1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FÚTBOL

Estadios en estado de excepción

Bajo la excusa de la lucha contra la violencia en el deporte se están amparando actuaciones en las que se coarta la libertad de expresión

Ricardo Uribarri 27/03/2019

<p>Pancarta contra Florentino Pérez en el estadio Santiago Bernabéu. </p>

Pancarta contra Florentino Pérez en el estadio Santiago Bernabéu. 

@MadridistaGrada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En España se da una curiosa forma de entender la libertad de expresión en los campos de fútbol. Se puede silbar el himno nacional sin ninguna consecuencia porque así lo avala la justicia pero no se puede criticar la gestión de un dirigente deportivo “porque puede incitar a la violencia”. Si se te ocurre sacar una pancarta que ponga “Fulanito dimisión” es casi seguro que te la quite la seguridad privada del club, además de arriesgarte a que te echen del recinto y a que te abran un expediente si eres socio. ¿Quién considera lo que se puede y lo que no se puede decir? Los mismos a los que se censura.

El último episodio se vivió en el Santiago Bernabéu hace unos días pero han ocurrido sucesos similares en otros lugares en los últimos años. Varios grupos de aficionados repartidos por las gradas mostraron durante el partido unas pancartas en las que se leía “Florentino culpable”, “Florentino vete ya” o “Florentino dimisión”. Rápidamente, los vigilantes de la empresa privada que se encarga de la seguridad en el estadio las confiscaron. No había insultos. Tampoco parece que incitaran a la violencia. Sólo expresaban críticas y una petición. ¿Bajo qué argumento se justifica esa actuación?

La coartada se encuentra en la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. En su artículo 2 define los actos o conductas que incitan a la violencia en el deporte. Y entre ellas incluye las recogidas en el apartado ‘b’: “La exhibición en los recintos deportivos, en sus aledaños, o en los medios de transporte organizados para acudir a los mismos de pancartas, símbolos, emblemas o leyendas que, por su contenido o por las circunstancias en las que se exhiben o utilicen de alguna forma inciten, fomenten o ayuden a la realización de comportamientos violentos o terroristas, o constituyan un acto de manifiesto desprecio a las personas participantes en el espectáculo deportivo”. Además, el artículo 20 del Real Decreto 203/2010 que desarrolla la citada Ley, señala que “las entradas indicarán en su reverso las causas que impiden el acceso al recinto o la permanencia en el mismo”, especificando en su apartado “f” que entre ellas están, “introducir, exhibir o elaborar pancartas, banderas, símbolos u otros mensajes que inciten a la violencia, o en cuya virtud una persona o grupo de ellas sea amenazada, insultada o vejada”.

La Ley 19/2007, en su artículo 3, deja claro asimismo que “corresponde, en particular, a las personas organizadoras de competiciones y espectáculos deportivos velar por el respeto de las obligaciones de los espectadores de acceso y permanencia en el recinto, mediante los oportunos instrumentos de control. Y adoptar las medidas necesarias para el cese inmediato de las actuaciones prohibidas cuando las medidas de seguridad y control no hayan logrado evitar o impedir la realización de tales conductas”. Por tanto, es el club el que decide si hay espectadores que no estén ‘cumpliendo’ con sus obligaciones.

Hay muchos aficionados que se preguntan si bajo la excusa de la lucha contra la violencia y la intolerancia en el deporte no se está coartando su libertad de expresión, amparada por la Norma suprema del ordenamiento jurídico español, como es la Constitución, cuyo artículo 20 reconoce y protege “el derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción”. Da la impresión que un dirigente deportivo que no desee ver cuestionada su gestión ni recibir críticas que menoscaben su reputación puede impedir cualquier comentario que le resulte incómodo gracias a la manga ancha que le concede la normativa específica vigente.

Javier Rodríguez Ten, Doctor en Derecho y profesor de la Universidad San Jorge ahonda en este aspecto. “Las normas deberían tener una cierta flexibilidad para no prohibir absolutamente todo. Una pancarta que manifieste un rechazo a algo que forma parte de la vida interna del club, que sea discreta y no ofensiva, entiendo que no debería tener ningún tipo de problema. Pero esas normas a veces se ponen para intentar influir en determinadas conductas y a lo mejor nos pasamos un poco para intentar evitar cosas que nos pueden afectar. Si la dirección de la entidad dice que no quiere pancartas críticas para autoridades y demás, en realidad ¿a quién está protegiendo? A sí mismo”.

Emilio Abejón, secretario general de la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE), asegura que “la ley 19/2007 es precursora de la Ley Orgánica de protección de la seguridad ciudadana. Es una ley que otorga un poder sancionador de tipo administrativo con presunción de veracidad a las fuerzas de seguridad. Luego los movimientos sociales se han quejado mucho cuando esta normativa ha salido de los estadios y se ha convertido en la famosa ‘Ley Mordaza’, que lo que hace es convertir en sanciones administrativas lo que antes eran sanciones del ámbito penal, por lo general, bastante más modestas, pasando a imponerse sanciones por aspectos inverosímiles. Una de las características de esta normativa es la arbitrariedad que concede a los organizadores, que la utilizan a su beneficio porque hay dirigentes que piensan que en su estadio no se les puede decir nada ni censurar su gestión”.

Los encargados de actuar la mayoría de las veces en estas situaciones de conflicto en los estadios son los vigilantes de seguridad privada de los clubes mientras que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado suelen adoptar una actitud pasiva, algo que Abejón no termina de entender. “Hace unos años, pusimos una pancarta en el Calderón contra la gestión de los dirigentes del Atlético en la que se leía ‘patente fraude de ley’, una frase textual de la sentencia emitida unos días antes que condenaba a la familia Gil. La seguridad del estadio nos la retiró y la policía se desentendió cuando fuimos a reclamar. Hicimos un escrito a la Delegación de Gobierno porque entendemos que la policía está para intervenir cuando se vulneran derechos fundamentales y nos respondieron que si los organizadores consideran que esa pancarta puede generar violencia, no debían actuar. Que ellos deben asegurar la pacífica convivencia en el evento y que si actuaban podrían producirse enfrentamientos con otra parte de la afición que puede pensar lo contrario. A nosotros nos parece especialmente grave esas ganas de agradar de nuestras autoridades a los dirigentes de los clubes”.

Cabe preguntarse qué decisión podría tomar la justicia si alguno de los afectados se decidiera a llevar un caso así ante los tribunales. El representante de FASFE explica que “bastantes de estas personas que se ven envueltas en una situación de este tipo suelen recibir una propuesta de sanción por parte de Antiviolencia. Es un proceso administrativo en el que por lo general, si los afectados lo persiguen, les terminan por quitar la sanción porque los argumentos son muy discutibles. Y en el caso de que haya un procedimiento sancionador por parte del club podría haber una posible reclamación judicial porque estamos ante la tutela de un derecho fundamental”. En relación con el reciente caso vivido en el Bernabéu, hay que reseñar que el artículo 16 de los estatutos del Real Madrid señala que ‘sin perjuicio de la libertad de expresión y censura inherente a cada persona, (el socio) debe actuar, manifestarse y producirse, en todo momento, con la más absoluta corrección y respeto hacia el Club, sus socios y representantes de la entidad a la que pertenecen’. ¿Choca esta redacción con la crítica a la gestión del presidente?

Rodríguez Ten también apunta a la posibilidad de recurrir la normativa vigente como vía para cambiar estas situaciones. “Que una pancarta ponga ‘Florentino dimisión’ no debería suponer ningún tipo de problema ni debería relacionarse con una incitación a la violencia. Otra cosa es que haya normas de régimen interior que digan que no se podrán poner pancartas alusivas a cosas y personas y que las retiren. Pero esas normas de régimen interior se pueden recurrir por los interesados, no tienen por qué ser definitivas”.

Abejón anuncia una de las iniciativas que está pensando tomar la Federación de Accionistas y Seguidores sobre este asunto. “Queremos tener un buen catálogo de casos concretos con testimonios y documentos para presentar una reclamación al Defensor del Pueblo y que pueda actuar en consecuencia, exigiendo responsabilidades y unos cambios en las conductas. En cualquier caso, la vía de los tribunales siempre es la más efectiva. Lo que ocurre es que si te dan la razón en una instancia anterior no sienta jurisprudencia”.

En la competición española conviven equipos que son sociedades anónimas con otros que siguen siendo clubes deportivos, uno de los cuales es el Real Madrid. ¿Cambia algo si estas situaciones se producen en uno u otro dependiendo de su forma jurídica? “En el caso del Real Madrid estamos hablando de una entidad en la que el socio es soberano, al menos presuntamente, y debe ser partícipe de su gestión, es dueño del club de alguna forma, lo cual agrava aún más la situación”, señala Abejón. “En principio la legislación afecta por igual a todos. Pero la realidad es que un club deportivo es de sus socios y si estos entienden que existe una limitación en las normas internas que no procede tienen en su mano corregirlo. Deberían poder votar y cambiarla si hay una mayoría. En una sociedad anónima deportiva es más complicado modificar las cosas” añade Rodríguez Ten.

El secretario general de FASFE considera que “la gente tiene derecho a emitir sus opiniones y quejarse de un directivo o un jugador y si alguien cree que se le ha injuriado o se le ha calumniado por alguna manifestación tiene acceso a los tribunales para exigir responsabilidades y rectificaciones. Lo que no puede ser es estar viviendo desde hace varios años un estado de excepción para acceder a un estadio por motivos, en muchos casos, que no le caben en la cabeza a nadie”.

En España se da una curiosa forma de entender la libertad de expresión en los campos de fútbol. Se puede silbar el himno nacional sin ninguna consecuencia porque así lo avala la justicia pero no se puede criticar la gestión de un dirigente deportivo “porque puede incitar a la violencia”. Si se te ocurre sacar una...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pepe Grilo

    Empezamos mal con lo de que "Se puede silbar el himno nacional sin ninguna consecuencia" Pues naturalmente. Y si así lo avala la justicia es porque quienes defienden tal aspecto de la libertad de expresión se lo han currado. A lo mejor los socios o espectadores unido podrían currarse su derecho..., ¿no?

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí