1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La entrevista que nunca se escribió

Un recuerdo de hace casi cuarenta años. Dos estudiantes de periodismo se presentan en la casa que Sánchez Ferlosio tenía en Coria. Él entonces no hablaba con los periódicos. Pero les alojó y agasajó aquella noche

Miguel Ángel del Arco / María Jesús Ortiz 2/04/2019

<p>Sánchez Ferlosio, en una imagen de archivo.</p>

Sánchez Ferlosio, en una imagen de archivo.

LUIS SEVILLANO / FOTOGRAFÍA CEDIDA POR LA EDITORIAL

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Estamos en los años ochenta y los protagonistas de este cuento real son dos jóvenes estudiantes de periodismo que pretendían abrirse camino en la profesión, empezando por el mundo de las colaboraciones mal pagadas de los medios. Una entrevista diferente, un reportaje interesante, pensaban, podían ser sus armas. Les sobraban ganas, ideas y arrojo. Habían leído, y admiraban, a un escritor que entonces no solía aparecer en los periódicos, Rafael Sánchez Ferlosio, se documentaron, se prepararon y fueron a buscarlo.

Supieron que tenía una casa en Coria donde pasaba temporadas y allí se presentaron una Semana Santa, sin avisar y sin encomendarse a nadie. Pasaron Plasencia y llegaron al pueblo. Lo primero que hicieron, previsores, fue apalabrar una habitación en una pensión económica. Tras dejar en ella las bolsas de viaje, preguntando, llegaron a una casa solariega con una gran puerta de madera que cerraba un jardín de paredes altas y recias. Unos golpes tímidos con la aldaba les parecieron estruendosos, pero apenas se debieron oír en el interior. Pasaron unos minutos y repitieron la llamada, esa vez un poco más fuerte, algo más decidida. Entonces se oyó que alguien se acercaba desde dentro.

Se abrió la puerta y era el mismo Rafael Sánchez Ferlosio, que preguntó, educado, qué deseaban los jóvenes visitantes. La pareja dudó, dieron las buenas tardes, se miraron, quizá tartamudearon, pero acabaron informando de que eran periodistas y querían concertar con él una entrevista.

–Pero yo no hago entrevistas. No hablo con los periódicos.

Dijo, medio hosco y muy convencido, el escritor. Y ahí se fue al suelo todo el atrevimiento de los intrépidos reporteros. Acertaron torpemente a insistir un poco, pero siguió negando con la cabeza y pensaron que no quedaba más remedio que despedirse, volver sobre sus pasos y dedicar el resto de la semana a conocer aquella zona del noreste de Extremadura.

Entonces él reiteró amablemente, como si se justificara, que no daba entrevistas, que hacía tiempo que lo tenía decidido. Y sin pausa, como si formara parte de la propia explicación, preguntó dónde se alojaban. Cuando indicaron el nombre de la pensión, se empeñó en acompañarlos. La pareja de jóvenes aprendices de periodistas, atolondrados, se intentaron defender de la amabilidad del escritor. No sirvió de nada, los escoltó hasta la casa de huéspedes con la firme intención de que recogieran sus pertenencias y alojarlos en su propia casa. Explicaba, obsequioso, que, ya que se habían desplazado tan lejos y no podía atender su petición, qué menos que ofrecerles su hospitalidad.

El mismo escritor presentó sus respetos a la señora de la pensión, para añadir que los jóvenes eran invitados suyos. La mujer se encogió de hombros algo malhumorada, puede que no osara contradecir a la conocida figura, pero acababa de perder unos clientes. El caso fue que Rafael Sánchez Ferlosio se los llevó a su casa, un antiguo palacio de la casa de Alba, y pidió a una señora que parecía empleada que preparara la habitación de su padre.

No salía la joven pareja de su pasmo. El padre al que se refería el escritor era Rafael Sánchez Mazas, también escritor, ensayista, intelectual e ideólogo del fascismo español, miembro fundador de Falange, el inventor del grito, ¡Arriba España! Su habitación era una inmensa sala, tapizada de libros encuadernados en piel, llena de candelabros y de lámparas de brazos enormes, con un escritorio imponente, con cantidad de mesitas auxiliares, y adornos y recuerdos de viajes y de regalos, y una descomunal cama con dosel, a los pies de la cual dejaron sus sendas bolsitas de viaje. El ya anfitrión les indicó la puerta que comunicaba con el baño, les dejó que se acomodaran y propuso que cuando estuvieran preparados los llevaría a conocer el pueblo.

Se miraron atónitos, desbordados, cuando los dejó solos, sin saber cómo moverse en semejante habitáculo lleno de libros, de adornos, de historia, de cosas caras y solemnes. Andaban con pasos que apenas se posaban en el suelo y ni sacaron sus cosas de las mochilas.

Luego sabrían, se lo dijo él, que se había acercado Ferlosio a la puerta de la habitación, que había tocado, pero que, al no obtener respuesta, los dejó que descansaran más. Estaban aturdidos, alucinados, temiendo que se rompiera un objeto con solo mirarlo, preguntándose cómo era posible que estuvieran en aquel lugar. Y resulta que el autor admirado no se atrevió a llamar más fuerte a la puerta.

Por fin salieron los tres de la casona y el autor de El Jarama se encargó de hacerles de guía turístico de Coria: les enseñó las murallas romanas, les contó de los orígenes vetones de la ciudad, les mostró el castillo, patearon sus calles irregulares y estrechas. Caminaba resuelto, hablador, con los jóvenes embobados a su lado, observados por la gente que se asomaba a las puertas de las casas o con la que se cruzaban. Pero el mapa del pueblo trazado en el paseo propuesto por el escritor apenas tenía estaciones en los monumentos, se dirigió a la casa de una señora que hacía helados artesanos.

–Tenéis que probarlos.

La ciencia de la señora consistía en dar vueltas pacientemente, con su mano, a un recipiente posado sobre un gran cacharro lleno de hielo. Los probaron, y por la fruición con la que el escritor dio cuenta del suyo, y por la simpatía que demostró tenerle la señora María, se vio que era esa una visita habitual. Conocía la vida de la mujer, la de sus hijos, la de su casi manual fábrica de helados, y la contó como si fuera un paisano más de la villa.

Ceremonioso, amable, y como si no tuviera otra cosa que hacer, fue conduciendo a la pareja de novatos periodistas de nuevo a su casa. Les sugirió que se preparasen, refresca por la noche, indicó, para salir a cenar. Al rato tocó quedamente en la puerta de la habitación de su padre. Salieron y los llevó a un restaurante del centro de Coria. Lo conocían y los pusieron en una mesa discreta. Ninguno de los comensales levantó la mirada, o era un habitual del sitio o no lo conocían. Pareció encontrarse en el local tan cómodo como en la casa de la señora de los helados.

Para la pareja era tan incómoda como increíble la situación. Los tenía obnubilados con su hospitalidad, por su trato. Tan grande y tan sencillo, tan importante y tan cercano. Estaban encantados y agradecidos, pero ¿podrían hacer preguntas? O solo debían hablar de los helados y de la historia de Coria. El mismo se fue abriendo. Todo lo hacía fácil. Le hicieron muchas preguntas y contestó a todas. De sus libros, de su padre, de su familia, de política, del poder, de literatura, de su manera de escribir, de sus gustos, de sus manías, de la economía. Del grupo de sus amigos de los años cincuenta, Ignacio Aldecoa, Jesús Fernández Santos o Carmen Martín Gaite, su primera esposa.

Renegaba humildemente, pero convencido, sin un ápice de falsa modestia, de sus libros, cosa que sorprendió mucho, casi escandalizó, a unos lectores entregados como los que compartían cena con él.  Tronó sobre todo contra El Jarama, no así contra Alfanhuí.  “No me gusta nada El Jarama –dijo a sus incrédulos acompañantes– Quizá algo el lenguaje. Eso sí lo cuidé. Pero es un libro pelmazo, no tiene ni pies ni cabeza. Alfanhuí se puede perdonar”. Eso dijo de la historia mágica del niño de los ojos amarillos, como los alcaravanes*: que se podía perdonar. Pero poco más, porque aseguró que en aquel momento no le importaba nada la literatura, “lo que me interesa es la gramática”.

Comía Rafael Sánchez Ferlosio como un solitario. Echado sobre el plato, como con prisa, agarrando con fuerza la cuchara, sorbiendo con cierta ansia. Luego dejaba el cubierto en la mesa, se rascaba la cabeza y contaba. O se extrañaba de que tuvieran los jóvenes interés por su persona, o de la agitación de Madrid, de la vida de Coria o de los helados de la señora María. Tenía una mirada intensa, huraña podría parecer. Una imagen en contradicción con su actitud, su hospitalidad, su sensibilidad, su trato a dos desconocidos invasores a quienes parecía pedir disculpas por no tratarlos todavía mejor. Mojaba el pan en el plato y rebañaba. Luego miraba el plato vacío y sonreía, entrañable. Por alguna razón se habló de aficiones, de entretenimientos. Confesó entonces que le gustaban mucho las ferreterías. Su cara se iluminaba de dicha al decir que pasaba buenos ratos mirando herramientas y útiles y puntas y tornillos y llaves inglesas o Allen y grapas, martillos, serruchos. Hacía el listado de cosas que se podían encontrar en un sitio así y que le producían tanto contento.

Su cara se iluminaba de dicha al decir que pasaba buenos ratos mirando herramientas y útiles y puntas y tornillos y llaves inglesas o Allen y grapas, martillos, serruchos. Hacía el listado de cosas que se podían encontrar en un sitio así y que le producían tanto contento

En aquel tiempo mandaba en el gobierno Felipe González y concedió que no era precisamente santo de su devoción, pero aquí no se está reproduciendo una entrevista que no se escribió nunca, se describe un encuentro único, una experiencia que sólo pudieron contar a los amigos, probablemente uno de los mejores momentos periodísticos de sus vidas.

Intentaron pagar la cuenta de la cena, dudando para sus adentros si su economía les alcanzaría, pero Sánchez Ferlosio cortó en seco su pretensión. Sacó su cartera y se arregló con el camarero.

–Si no os doy la entrevista qué menos que os invite a cenar.

 A cenar, al helado artesano, al paseo y al palacio de su familia. Y a un encuentro inolvidable. Volvieron a la casa, dieron buenas noches y se recogieron. Pasó la pareja la noche sin apenas dormir, aturdidos, acurrucados en aquella cama inmensa donde había dormido Sánchez Mazas. Se atrevieron a tocar con delicadeza los volúmenes, muchos dedicados, para ojearlos, con cuidado de dejarlos exactamente como estaban, procurando no hacer un ruido que perturbara aquella especie de santuario. Tenían la mejor entrevista que se le hubiera hecho nunca a Rafael Sánchez Ferlosio, decía uno. Esto sí que es hacer periodismo, decía el otro. Jubilosos, achispados de ilusión, repasando el encuentro, degustando cada momento de la cena. Sólo que nunca podrían escribirlo, se quedaría solo para ellos. Y ambos coincidieron en que era así, nunca podrían publicarlo. Lo que habían escuchado, lo que habían descubierto, se quedaría en sus notas mentales. Ni siquiera hizo falta que el escritor les indicara que todo había sido off de record.

A la mañana siguiente los esperaba para desayunar con ellos en el salón del palacete. Después dejaron Coria como la experiencia más alucinante.

Pasado el tiempo, los dos jóvenes estudiantes se convirtieron en periodistas y ejercieron la profesión. Él haría muchas entrevistas, también a Rafael Sánchez Ferlosio cuando publicó más libros y decidió hablar con la prensa, pero la que hicieron en Coria nunca llegó al papel. Ni puede llegar. Este recuerdo del encuentro, tan intenso, solo quiere ser un homenaje entregado al gran escritor y pensador que acaba de morir.

Sí se cuenta, no obstante, lo que contó de su hija Marta, a la que adoraba. Imposible distinguir hoy si lo relató en aquella cena del restaurante del centro de Coria o en alguna de las entrevistas, ya con grabadora, que él le haría después. Rafael Sánchez Ferlosio siempre tuvo ese aspecto desaliñado, entre algo loco y pordiosero. Eso hacía que lo miraran con cierta desconfianza. Describía divertido que se iba con Marta al Retiro, él con un abrigo grande y un sombrero destartalado. Se separaban y se encontraban entre los árboles. Entonces los guardias del Retiro le llamaban la atención, “eh, oiga”, mientras padre e hija se partían de la risa.

Hace unos meses ella se lo encontró en la sala de espera de un consultorio médico de la madrileña calle López de Hoyos, cerca de su último domicilio. Con el mismo aspecto, con el mismo aura, con sus ojos intensos, uno poco más rendido. Recordó emocionada el encuentro en su casa de Coria. Pensó acercarse, pero habían pasado casi cuarenta años. No había cambiado nada, ni la admiración ni el respeto, se le ocurrió que ya lo habían molestado bastante entonces. 

-----------------------------------------------------

*En una versión anterior de este artículo se decía “ojos amarillos como los alacranes”. Los ojos amarillos de Alfanhuí recordaban a los alcaravanes, unas aves, y no a los alacranes, que son artrópodos. 

Autora >

Miguel Ángel del Arco / María Jesús Ortiz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. alex

    Hace unos meses ella se lo encontró en la sala de espera de un consultorio médico de la madrileña calle López de Hoyos, cerca de su último domicilio. Con el mismo aspecto, con el mismo aura, con sus ojos intensos, uno poco más rendido. Recordó emocionada el encuentro en su casa de Coria. Pensó acercarse, pero habían pasado casi cuarenta años. No había cambiado nada, ni la admiración ni el respeto, se le ocurrió que ya lo habían molestado bastante entonces,Por respeto al maestro.

    Hace 2 años

  2. invitado

    Mil gracias.

    Hace 2 años 1 mes

  3. Miguel A.

    Gran artículo, pero los ojos amarillos de Alfanhuí no son por los alacranes (que es como se les llama a los escorpiones en el sur de España), sino por una ave esteparia y de cultivos ruderales, el alcaraván, de grandes ojos amarillos y cuya llamada recuerda al nombre del protagonista del libro.

    Hace 2 años 1 mes

  4. invitado

    Mil gracias.

    Hace 2 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí