1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Deconstruyendo Nike Cortez

A la victoria se llega corriendo

Hernán Cortés fue también víctima de apropiación cultural por parte de Nike. Ocurrió, casualmente, en México

Juan José Santos Mateo 29/03/2019

<p>Pájaro de Rafa Esparza.</p>

Pájaro de Rafa Esparza.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

I'll mean something to you[1]

Frank Ocean, “Nikes”, 2016

El artista los llama pájaros. Son zapatillas marca Nike Cortez deconstruidas: el logotipo de Nike se convierte en las alas, y la zapatilla desgastada, ocupada por un calcetín relleno, en el cuerpo. Con la operación de Rafa Esparza las deportivas se transforman en una obra escultórica que gracias a la manipulación de sus elementos recuenta su origen, pero se intenta despegar del mismo. Es una pieza artística sencilla pero capaz de hacer volar complejas interpretaciones y referencias, que van desde la Victoria de Samotracia hasta el último asesinato en las calles de Honduras. Permite deconstruir la sangrienta historia de América, con sus sangrantes sarcasmos y sus sangrantes paradojas.

 Permite deconstruir la sangrienta historia de América, con sus sangrantes sarcasmos y sus sangrantes paradojas

Los primeros pájaros de Esparza iniciaron su vuelo en el 2009. Eran esculturas generadas siempre en base a las Nike Cortez, y el artista las vinculaba con el cruce entre la cultura gay y las pandillas latinas en el barrio Echo Park de Los Ángeles noventero. Las Cortez eran utilizadas por las pandillas latinas como señales de puntos de venta de droga al colgarlas de los cables de tendido eléctrico. Con el tiempo, tanto el barrio como la moda de las Cortez entre las pandillas evolucionaron: el primero, vía gentrificación, y el segundo, en los pies de los latinoamericanos que se establecieron en Los Ángeles huyendo de las guerras civiles y los conflictos armados en sus países de origen. De entre aquellos migrantes surgirían las futuras maras.

Para muchos, las Nike Cortez simplemente representan una anécdota vinculada a una manera de vestir. Para Esparza, el autor de las esculturas que pían y expían su pasado, son el nuevo disfraz del colonialismo: “La ironía del nombre de la zapatilla, así como de la historia de cómo ésta obtuvo el mismo, llamaron mi atención como un símbolo vehemente de la colonización. Aunque las bandas latinas de Los Ángeles son presentadas y ampliamente funcionan como organizadas unidades criminales, sus comienzos fueron inspirados por otros factores sociales. Las primeras pandillas latinas se organizaron para defender a los barrios del racista LAPD (Departamento de Policía de Los Ángeles). 

Al antropomorfizar las Nike en pájaros puedo pensar en las causas sociales que crearon las circunstancias en las que los jóvenes se organizaron para sobrevivir al capitalismo y a un Estado colonialista

Al antropomorfizar las Nike en pájaros puedo pensar en las causas sociales que crearon las circunstancias en las que los jóvenes se organizaron para sobrevivir al capitalismo y a un Estado colonialista, así como para convertirse en agentes violentos de esas mismas estructuras”. El artista utiliza las Nike Cortez usadas por él, por su familia, amigos e incluso desconocidos. Las rellena con alambre y pegamento para simular la presencia del pie: “Quiero referirme al cuerpo humano tanto como pueda en estos trabajos. Para que tengamos la sensación de los cuerpos que calzaron estas zapatillas”. Un relleno de antepasados que conforma un cuerpo colectivo –compuesto por millones de cuerpos– que aún corre por nuestras calles. Guerras coloniales, guerras culturales, guerras deportivas, guerras comerciales, guerras callejeras.

Atl-tlachinolli

España está de cumpleaños, y todos los niños espuman por la boca tratando de reventar la piñata de la tan injusta leyenda negra. Hace 500 años Hernán Cortés puso su pie en México. Toca hablar del gran diplomático renacentista, de nuestros absurdos complejos, del libertador del indio, y proteger a la extrema derecha con un yelmo de atrezo. Quién se va a comer el tostón en castellano antiguo de las cartas del propio Cortés, como aquella en la que afirmaba que emprendía su primer viaje, el cubano, “para saber y bojar la dicha tierra y para traer indios cautivos de ella, de que se pudiesen servir en la isla de Cuba para rescatar en ella oro y las otras cosas que hubiesen…”,[2] o las descripciones de López de Gómara, como esa en la que detalla la masacre de miles de tlaxcaltecas en Cholula: “Quemaron todas las casas y torres que hacían resistencia. Echaron fuera toda la vecindad; quedaron teñidos en sangre. No pisaban más que cuerpos muertos”.[3] Cortés no sólo se apropiaba de vidas, también de cultura. Tras la matanza en Cholula, colocó una cruz en la cúspide de su pirámide. Afiebrado de destino, como lo hizo cuando secuestró al símbolo olmeca de la victoria, el agua y el fuego, el Atl-tlachinolli, y lo dispuso como su representación al acuñarlo en una medalla con la inscripción “Judicium domini aprehendit eos et fortitudo ejus corroboravit brachium meum”: ‘La justicia del señor los capturó y su fuerza endureció mi brazo’. Y Nike decoró sus pies: Cortés calzaba unas Cortez.

Since Day One[4]

Hernán Cortés fue también víctima de apropiación cultural por parte de Nike. Ocurrió, casualmente, en México. La marca Adidas sacó al mercado el modelo Azteca Gold, aprovechando el tirón de las Olimpiadas de México en 1968 (los de la matanza de la Plaza de las Tres Culturas, los del saludo del black power como protesta contra la segregación en Estados Unidos). Al mismo tiempo, los antecedentes de Nike, Blue Ribbon Shoes y Onitsuka Tiger, lanzaron Aztec. Para evitar conflictos empresariales, éstos últimos cambiaron de nombre a Cortez (TG-24 Cortez), basándose en Hernán Cortés, a rebufo del impulso del conquistador que derrotó a los aztecas, y vencer así a Adidas.[5] Nadie pareció muy preocupado por las implicaciones de correr en las Olimpiadas de México con unas zapatillas que honraban al conquistador español. En 1971 aparece Nike como marca empresarial, cuyo nombre proviene de la diosa griega de la victoria. Su logotipo, el famoso “The Swoosh”, representa el ala de la diosa. Las renovadas Nike Cortez, diseñadas para correr largas distancias, derrotaron a las Azteca Gold, que desaparecieron de la faz de la tierra.

 Cómo iban a importar las poco sutiles referencias colonialistas de unas zapatillas deportivas, si ni siquiera se escucharon los disparos vecinos

Frenemos la carrera y detengámonos en el uso de la imaginería griega y del regüeldo conquistador en la arena deportiva y en los Juegos Olímpicos (que son invención griega). Nadie como Rafael Sánchez Ferlosio ha profundizado en las relaciones entre deporte y Estado, como tituló su artículo de 1997. Y lo hacía además citando el caso olímpico mexicano: “Ni Fidel Castro tuvo el mínimo de decencia de retirar a sus atletas de los Juegos Olímpicos de México tras la infame matanza de estudiantes de izquierdas en la Plaza Mayor, ¡Tan valiosas consideraba para el prestigio del Estado  –prácticamente coincidente con el suyo propio– las posibles medallas que los campeones cubanos llegasen a ganar!”. Cómo iban a importar las poco sutiles referencias colonialistas de unas zapatillas deportivas, si ni siquiera se escucharon los disparos vecinos. En dicho texto Ferlosio sigue ahondando, y lo hace mirando atrás, a la tradición griega de los Juegos Olímpicos, esos “juegos agónicos de masas” conectándolos con las consecuencias de la glorificación de la competitividad individual y colectiva: “Su valor pedagógico para la educación moral y para las exigencias de adaptación social que mejor se adecuan al liberalismo y a la economía de mercado”. Los conceptos se van enroscando como una serpiente pitón.

Y en esa economía neoliberal de mercado gana el que llega primero. En aquel octubre del 68 mexicano, entre tiro y tiro, se pudo escuchar el pistoletazo de salida de una carrera comercial. Las Nike Cortez se convirtieron en indispensables para los joggers, y su imagen se hizo mundialmente famosa gracias a su aparición en Los Ángeles de Charlie (con el modelo “femenino”, las Senorita Cortez, que llevaba Farrah Fawcett), en conciertos de Elton John (quien en 1980 firmó un contrato por lucirlos a cambio de 16.000 dólares), Whitney Houston o Forrest Gump (“el mejor regalo que alguien puede recibir en el mundo entero”, decía Forrest al abrir su caja de Nike Cortez). Visto el éxito Nike redobla la apuesta (y la referencia violenta) y dedica unas zapatillas al Día de los Muertos, configurando las sugestivas Nike Cortez Day of the Dead. Lejos de ahuyentar a la clientela, la atracción continúa en la actualidad: Kendrick Lamar hizo su propia versión el año pasado. Todos corriendo detrás de unas Nike Cortez. Mientras otros corren delante. 

 En aquel octubre del 68 mexicano, entre tiro y tiro, se pudo escuchar el pistoletazo de salida de una carrera comercial

Manténgase alejados de las Nike Cortez

La Mara Ms-13 (Salvatrucha), nacida en Estados Unidos por algunos de los salvadoreños que huían de la guerra civil, adoptaron las Nike Cortez como seña identificativa. Hasta tal punto puede condenarte o salvarte calzar las Cortez, que muchas muertes han sido consecuencia de llevar o no ese modelo. En una llamada grabada por el FBI al líder de la MS-13, Edwin Manica Flores, se escuchaba en voz alta lo que todos habían oído en murmullos: “Manténganse alejados de los tenis Nike Cortez. Vestidos de esa manera el enemigo puede verlos, la policía puede arrestarlos y ¡boom! de vuelta a El Salvador. Para vivir una gran vida en Estados Unidos uno debe ser humilde, ya sabes, para evitar ser detectado”. Esa conversación causó su encarcelamiento por crimen organizado.

¡Boom! De vuelta a Centroamérica. Viajemos con unas Nike Cortez a Honduras. En el llamado, para más inri, Departamento Cortes (escogido por Hernán Cortés en su viaje de 1524 como posible asentamiento, “porque es el mejor que hay en toda la costa descubierta de esta tierra firme, digo desde las Perlas hasta la Florida”),[6] está San Pedro Sula, una de las ciudades más violentas del mundo. Allí es posible morir o matar por llevar esas zapatillas, que en gran medida se obtienen de la llamada piratería nueva; robos a camiones que transportan zapatillas de esa marca. Decimos hasta hace poco, porque Nike decidió abrir una fábrica en San Pedro Sula debido a esa demanda. La sed de The Red Swoosh no parece saciarse ni con un millón de apropiaciones, partan éstas de un anuncio comercial o de la amenaza de un marero. ¿Qué es lo que tienen las Nike Cortez? Su nombre conforma una imagen tan cómoda como su horma para aquel que ansía la victoria aunque ésta demande sangre ajena. En el imaginario de un marero Hernán Cortés no representa al genocida de sus antepasados, sino una amenazante entidad capaz de asustar al rival.

Just do it

En 1980 a Nike le salió otro competidor. Reebok. La inspiración para vencer al enemigo comercial apareció, de nuevo, en una historia de violencia. En 1977 Gary Gilmore, condenado por asesinato, para asombro de todo Estados Unidos solicitó que le aplicaran la pena de muerte. Su última frase antes de ser fusilado fue “Let´s do it” (‘vamos a hacerlo’). El publicitario Dan Wieden adaptó esas palabras para el lema de 1988 de Nike: “Just do it” (‘simplemente hazlo’). El éxito fue inmediato, acelerando la victoria frente a Reebok y multiplicando las ventas: Nike pasó de ganar 877 millones de dólares en los 80 a 9.200 millones en la siguiente década.

Las puertas del cielo

A Nike le gusta correr al límite. Tuvo que retirar del mercado en Reino Unido las Air Stab, y dejar de fabricar la edición limitada “Runnin´´n´Gunnin” acosado por las críticas tras el aumento de ataques con arma blanca y el apuñalamiento de un guardia de seguridad de la tienda de Nike en Londres. Quienes afirmaban que la alusión al apuñalamiento (Stab significa ‘puñalada’) en el nombre de esas Nike era un llamado a la violencia ganaron la partida a la marca, que defendía que Stab provenía del vocablo “estabilizar”. También destruyó todas las Nike Decade del almacén después de que entre el 24 y el 26 de marzo de 1997 una secta llamada “Las puertas del cielo” cometiera un suicidio masivo, todos calzando ese modelo. Nike se desentendió del suceso, pero la fascinación continúa postmortem. El rapero Frank Ocean se hizo con un par y se las calzó en el video de su canción “Nikes”.


[1] Significaré algo para ti.

[2] Cortes, H. (1949). Cartas de Hernan Cortes. España: Ebro.

[3] Gómara, F. L. (1965). Historia general de las Indias. Barcelona: Editorial Iberia.

[4] Eslógan de las Nike Cortez, que fue retomado en 2017 en una campaña acompañada por la frase “En Los Ángeles, poseemos nuestro pasado, creamos nuestro legado, y reclamamos lo que es nuestro”.

[5] En su libro “Shoe Dog” (Macmillan Publishers, 2018) el co-fundador de Nike, Phil Knight, recordaba la conversación que dio lugar al nombre: (“¿Quién era el tipo que pateó a los aztecas?” Preguntó. “Cortez”, dije. “Okey, llamémoslas Cortez”.)

 

[6] Cortés, H. (2014). Cartas de relación. Linkgua Ediciones S.L.

 

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan José Santos Mateo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí