1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Democratizar Europa: ¿a través de impuestos o de deuda?

Europa necesita desesperadamente resolver su problema de negociación colectiva para salir de la crisis

Thomas Piketty y seis firmas más (SOCIAL EUROPE) 13/03/2019

<p>Cuesta arriba.</p>

Cuesta arriba.

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

El 10 de diciembre de 2018 lanzamos un Manifiesto para la democratización de Europa junto con 120 políticos y académicos europeos. Desde su lanzamiento, el manifiesto ha reunido más de 110.000 firmas y está abierto a más. Este incluye un proyecto para un tratado y un presupuesto que permitan, a los países que así lo deseen, crear una Asamblea Europea y establecer verdaderas políticas en favor de la justicia fiscal, social y medioambiental en Europa —todo ello disponible para su consulta en varios idiomas en la página web—.

En el Guardian del 13 de diciembre, Yanis Varoufakis presentó su ‘New Deal’ Ecológico como alternativa al manifiesto, que considera irrelevante. Preocupados por asegurar la calidad del debate antes de las próximas elecciones europeas, exponemos y aclaramos las diferencias entre su plan y nuestras propuestas.

El plan Varoufakis se basa en el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que es el responsable de emitir bonos por valor de 500.000 millones al año que se incluirían en el programa de adquisición de valores del Banco Central Europeo (BCE). “Se venderán como pan caliente”, dice con ese entusiasmo comunicativo característico del antiguo ministro de economía del gobierno de Tsipras en Grecia a la hora de explicar sus propias soluciones.

¿Para qué servirían unos fondos recaudados de este modo –la reconversión ecológica de la economía europea, de donde proviene el eslogan “New Deal Ecológico”–? No tenemos intención alguna de criticar este objetivo. La reconversión de nuestro sistema de crecimiento en pro de un régimen económico sostenible hoy en día es absolutamente necesario. Debería implementarse a nivel europeo y, en efecto, desempeña un papel central en nuestra propia propuesta.

¿Cuál es la diferencia?

La principal crítica de Varoufakis parece ser la siguiente: ¿por qué queréis generar aún más impuestos si se puede generar más dinero? Efectivamente, nuestro presupuesto se financia a través de los impuestos, mientras que su plan se financia a través de la deuda pública. En sus propuestas, las empresas privadas involucradas en la transición ecológica piden prestado dinero al BCE después de pasar por un proceso de selección por parte del BEI. De hecho, parte de este acuerdo ya existe en el marco del plan Juncker. Lo que Varoufakis añade es que la compra de los bonos la realice el BCE en lugar de inversores privados.

En primer lugar, nuestras propuestas se basan en los impuestos porque una parte significativa del gasto que proponemos es gasto público: financiar que las universidades investiguen en nuevas tecnologías y compartir el coste de la migración entre los países miembros escapan al ámbito de las empresas privadas. Esta es una de las diferencias fundamentales entre nuestras propuestas: nosotros proponemos darle a Europa los medios para proporcionar bienes públicos a sus ciudadanos –incluida la campaña contra el calentamiento global, pero no exclusivamente–.

En segundo lugar, los nuevos impuestos compartidos que proponemos tienen por objeto reducir la desigualdad entre los países. Hay griegos ricos que no pagan suficientes impuestos y alemanes pobres que pagan demasiados; nuestro objetivo es garantizar una mayor participación por parte de los más ricos, independientemente de dónde estén, en beneficio de los más pobres, independientemente de su país.

No obstante, Varoufakis nos critica por limitar las transferencias entre los países asociados con el nuevo presupuesto adicional del 0,1 % del producto interior bruto. Nosotros introdujimos este parámetro para evitar que, una vez más, se difunda el engaño de la “unión de transferencia” como una excusa para no hacer nada. Si existe consenso para aumentar el umbral al 0,5 % de PIB o más, y si Varoufakis sabe cómo obligar a que los distintos países lo acepten, estaremos encantados de apoyar dicha modificación. Sin embargo, es mucho lo que se puede conseguir si se establece más justicia fiscal y se reduce la desigualdad entre los países.

¿La tecnocracia en auxilio del clima?

Otra importante diferencia entre nuestras propuestas es que nosotros nos imponemos la existencia de un marco legítimo y democrático. No es el caso de Varoufakis. Al cambiar radicalmente el centro de decisión de la política económica europea hacia los bancos centrales del BCE, Varoufakis no parece tan preocupado como lo estaba antes por el hecho de que los altos funcionarios tomen decisiones que afectan a millones de ciudadanos europeos a puerta cerrada. El plan Varoufakis entrega las riendas de la política europea a una tecnocracia sin control, ¡como si no hubiera inferido todas las conclusiones derivadas de la crisis griega!

Por el contrario, nuestro manifiesto tiene en cuenta las lecciones del presente. No se basa en la hipotética conciencia ecológica de los bancos centrales. Nuestra intención es anclar la reorientación de las políticas europeas en una arquitectura nueva, estable, institucional y democrática; esto permitirá la intervención de actores que hasta ahora se han visto marginados en acuerdos que no están definidos claramente con el propósito de cambiar el equilibrio de poder en el centro de Europa.

Las políticas llevadas a cabo por los ministros de economía en el ámbito europeo carecen de legitimidad, entre otras cosas. Para ser legítimas, estas políticas europeas, que ahora intervienen en el corazón de los pactos sociales de los estados, deben partir y estar controladas por una  asamblea integrada por parlamentarios europeos y, sobre todo, miembros elegidos en el ámbito nacional que, en última instancia, sigan siendo los garantes de estos pactos dentro de nuestras democracias.

Pretender que todo es susceptible de resolverse mediante la emisión de deuda y desdeñar la cuestión de la justicia fiscal y la legitimidad democrática de las decisiones relativas a la economía política, aunque se limite a la zona euro, no nos parece muy convincente. Dicho lo cual, coincidimos plenamente en que nuestro proyecto ganaría si se ampliara en muchas direcciones, en particular en las cuestiones relativas a la moneda y la deuda.

El tratado que proponemos, en efecto, prevé la posibilidad de compartir deudas superiores al 60 % del PIB y permitiría una mejor supervisión democrática del BCE mediante la aprobación y control del personal superior por parte de la Asamblea Europea. Sin embargo, estos apartados del tratado se beneficiarían si se divulgaran, y Varoufakis tiene razón en subrayar la importancia potencial del BEI y el BCE en cualquier estrategia verosímil de transición ecológica.

Financiar la transición ecológica

El Manifiesto para la democratización de Europa permite a los estados que así lo deseen, firmar un tratado para la creación de una nueva Asamblea Europea —el 20 % de los miembros elegidos en Europa y el 80 % elegidos a escala nacional—que aumentaría los nuevos impuestos, como a los beneficios de las principales empresas o a la riqueza de los ciudadanos europeos más ricos. Esto garantizarían que quieres se han beneficiado de la construcción de Europa participen en la financiación de los bienes públicos europeos, por ejemplo, la transición ecológica y la recepción e integración de los migrantes. Y, siempre que los estados reunidos representen al menos el 70 % de la población de la UE, la Asamblea Europea asumiría la tarea de controlar democráticamente y dirigir las políticas económicas llevadas a cabo por los ministros de economía de los estados que la conforman.

Sobre estas cuestiones es muy difícil predecir las mayorías transnacionales que podrían surgir en la asamblea. Por ejemplo, no hay nada que indique si las fracciones sociales de los principales partidos democristianos europeos se alinearían, o no, con los partidos de izquierdas para garantizar más justicia social en nuestras sociedades europeas, que actualmente están amenazadas por las fuerzas populistas en todas partes.

En conclusión, si bien tienen el gran mérito de existir, no creemos que las críticas y propuestas de Yanis Varoufakis estén en consonancia con los asuntos en juego. Europa no puede ignorar las cuestiones de legitimidad democrática y justicia fiscal verdaderas.

----------------------------

* Manon Boujou, Lucas Chancel, Anne-Laure Delatte, Thomas Piketty, Guillaume Sacriste, Stéphanie Hennette y Antoine Vauchez

Este texto se publicó originalmente en inglés en Social Europe

------

Traducción de Paloma Farré.

Autor >

Thomas Piketty y seis firmas más (SOCIAL EUROPE)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    sin impuestos no llegan ls derechos a todo el mundo y son normas d convivencia y desarrollo personal y social sin impuestos no hay democracia real pqe ñla educacion decente ty ls oportunidades son solo para una parte d la poblacion

    Hace 2 años

  2. c

    la drecha defiende emPPresaurios esPPeciuladores banca se acuerda d bajar impuestos si le conviene e incluso se los sube a ls demas luego decir que no hay=privatizar recortar rescatarse solo les benficia a ellos=dicen qe no pagar impuestos beneficia a tods=si ellos son ls qe tiene la mayoria dl dinero+las leyes ( amnistiafiscal+no vigilancia evasion+paraisosfescalespremitidos+bajosalario+precariedad+ despidolibre etc etc etc etc ) Asi el dinero no sale nunca d sus manos ls demas no tendremos oportunidades no se aprovecha talento s pone a ricos aun inutiles a mandar-por su familia En Espña no s paga ni al nivel de Francia-etc http://ctxt.es/es/20180718/Politica/20814/Piketty-OCDE-riqueza-tasa-de-rentabilidad-economia.htm%22odo https://ctxt.es/es/20190213/Firmas/24350/Simon-Wren-Lewis-Social-Europe-Economia-tribuna-impuestos-ricos-trabajo.htm https://www.nuevatribuna.es/articulo/economia/mentiras-fiscales-rivera-casado-abascal/20190220085144160314.html no pagar pa evadir : https://www.publico.es/economia/evasion-fiscal-agencia-tributaria-denunciado-delito-fiscal-70-contribuyentes-papeles-panama.html https://diario16.com/la-ciudad-financiera-del-santander-las-sociedades-paraisos-fiscales-oculta-la-autoridad-libia-inversiones/ banca y ricos a suiza, https://www.publico.es/politica/herve-falciani-mi-caso-mostrar-banca-aprovecharse-fallos-juridicos-politicos.html

    Hace 2 años

  3. cayetano

    Son curiosas las aparentes distancias entre Varoufakis y los autores del Manifiesto que encabeza PIketty junto a otr@s, Nacho Álvarez entre ell@s, curiosas porque son momentos de encontrar y forjar consensos ante la reacción. Y es curiosa la iniciativa, de la que confieso sólo he leido el artículo y manifiesto, pues aparece como un nuevo club de la UE, que al menos debiera contar con la participación de las cuatro grandes economías por volumen y habitantes de la UE -según sus proponentes-. En realidad sería un club que avanzaría en políticas de convergencia social y transición ecológica, como parte del motor económico que dibujara otro paisaje humano. Las tensiones que soporta la metamorfosis del capitalismo actual, sin duda requeriran tanto de las medidas monetarias y de deuda que propone Varoufakis, como de las impositivas propuestas por el Grupo de Piketty. Pues la intervención del Estado al abordar los tres grandes ejes propuestos, como son la transición ecológica, la normalización de la inmigración y la diversidad, o la convergencia social, son de vital de importancia. Pero lo son, no sólo o prioritariamente desde la perspectiva asistencial o educativa, sino desde la perspectiva promotora de una nueva infraestructura económica que acompañe a los retos actuales desde la altura tecnológica del momento. Y ese desarrollo no puede quedar en manos del albur de manos invisibles, sino con transparencia sí, pero en las manos de tod@s. Y efectivamente como hace tiempo planteaba José Manuel Naredo deberá introducirse en la Contabilidad Nacional, y en la contabilidad de todas las empresas, los costes ecológicos, como ahora se incluyen los costes de la seguridad social por trabajador, pues estamos hablando de seguridad colectiva y universal. De esta forma, no sólo alentaremos a las empresas a contaminar menos, si no que alentaremos una industria del reciclaje y la descontaminación, una industria que borre las huellas ecológicas hasta no dejar rastro. Sólo los caminos que abren estos pasos pueden permitirnos abordar las tensiones que afronta la actual metamorfosis y salir de la crisalida. Pero hemos de ser conscientes de que las propuestas se quedan cortas, pues no sólo hemos de mirar como una oportunidad a la inmigración, sino también a la situación que atraviesa África y otros Continentes. Sea desde esta plataforma o avanzadilla europea, o desde cualquier otro ámbito de la UE, deberemos de comenzar a mirar al Tercer Mundo y en vías de desarrollo -emergentes o no-, como oportunidades para generar sinergías, tal y como de forma más o menos acertada esta haciendo China con la Nueva Ruta de la Seda. Es curioso, muy curioso que desde el gobierno italiano se esté planteando la participación con China, ante el asombro de los próceres europeos, sin cuestionarse la necesidad de hacer innecesario para un socio tan destacado como Italia dicha participación. Es decir, tomando la UE cartas propios ante el reto ya iniciado por los chinos como el gran Plan Marschall de nuestra época. Europa requiere generar su propio Plan Marshall que génere sinergías económicas en el Mundo y que no tiene por qué ser antagónico al chino. Sólo el crecimiento de la riqueza y la convergencia en sinergía internacional permitirán superar la tensiones que las rupturas del antiguo status quo estan generando. La metamorfosis del capitalismo requiere de cambios drásticos en las viejas políticas, y aumento de las viejas recetas sólo puede convertir a las antiguas medicinas en veneno. Un cordial saludo.

    Hace 2 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí