1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

El sol de España no nace en el Esequibo

En una campaña electoral reñida y acre como pocas, parece que vamos a seguir oyendo hablar de ‘Venezuela’ por lo menos durante una buena temporada

Àngel Ferrero 20/03/2019

<p>kiosco maduro</p>

kiosco maduro

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Se sorprendía Vicenç Navarro de que en el Latinobarómetro de 2007 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el a la sazón presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fuese el líder peor valorado del continente (1,27) por detrás del entonces presidente de EE.UU., George W. Bush (1,99), de Colombia, Álvaro Uribe (4,40), o México, Felipe Calderón (4,10). Navarro atribuía estos resultados a la cobertura desfavorable de Venezuela en los principales medios de comunicación y señalaba que, de los cuatro diarios más importantes de España, en el período 2008-2009 hubo hasta 37 artículos de opinión contrarios al gobierno venezolano y ninguno favorable al mismo, una cobertura que, huelga decirlo, aportaba abundante munición a la derecha. Fast forward al año 2019. Venezuela no sólo se ha instalado firmemente en el discurso político español, sino que parece haberse convertido en uno de los principales temas de la campaña de las próximas generales, uno con el que, como es notorio, la derecha espera desgastar al PSOE aprovechando la crisis política que sacude al país latinoamericano.

Casi 7.000 kilómetros separan en línea recta Caracas de Madrid. Según cifras oficiales de 2018, en España residen 91.228 venezolanos, una comunidad inferior en cifras a la marroquí (682.515), la china (183.837), la colombiana (160.111), la ecuatoriana (140.032) o la ucraniana (99.108). Estos son sólo un par de datos que ayudan a poner en perspectiva el papel sobredimensionado que Venezuela ha llegado a ocupar en la política española. Por supuesto, la cosa cambia si este espacio se mide con parámetros ideológicos. Las políticas que el bolivarianismo impulsó a nivel nacional y regional han servido de inspiración para buena parte de una izquierda mundial que carecía de puntos de referencia tras la desintegración del campo socialista en los noventa. Además, la derecha española y sus patrocinadores no sólo mantienen intereses en Venezuela que las políticas socialistas del gobierno ponen evidentemente en riesgo, sino también numerosos lazos de solidaridad de clase con la derecha venezolana, que ha hecho de Madrid, y más en concreto de su mercado inmobiliario, el destino favorito de sus grandes fortunas. Miguel Ángel Capriles, familiar del político opositor Henrique Capriles, dirige por ejemplo el grupo inmobiliario Gran Roque.

Así las cosas, en su escalada verbal, y a propósito de Venezuela, hemos visto estas últimas semanas a Pablo Casado llamar “cobarde” al presidente del Gobierno de España, a quien ha acusado de “agasajar a dictadores sanguinarios” y de “someterse a Podemos” a la hora de decidir su política exterior, y otros cargos del Partido Popular, como su secretario general, Teodoro García Egea, han hecho declaraciones del mismo tenor. Uno de los puntos álgidos de esta ofensiva, aún en curso, fue cuando Esteban González Pons, diputado en el Parlamento Europeo por el PP, decidió ir un paso más allá y llevar la campaña al propio territorio venezolano. Lo hizo creando ad hoc y a toda prisa una comisión de eurodiputados formada por los españoles José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra y Gabriel Mato Adrover, la holandesa Esther de Lange y el portugués Paulo Rangel. El viaje era desde luego una apuesta segura: aunque el motivo declarado de la delegación del Partido Popular Europeo (EPP) era reunirse con Juan Guaidó, su previsible expulsión del país sirvió igualmente a sus intereses propagandísticos. Días después González Pons se reunió finalmente con Guaidó en la ciudad colombiana de Cúcuta, en la frontera con Venezuela.

Casado ha exigido asimismo varias veces al gobierno español que “lidere la acción de Europa frente a Maduro”. También lo ha hecho el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y desde el aún extraparlamentario Vox se ha abundado en este tipo de afirmaciones. La nostalgia colonial de los líderes de la derecha española detrás de su deseo por recuperar un rol dirigente en los asuntos latinoamericanos –un rol que, por otra parte y como no escapa a nadie por alto, ningún gobierno de la región les ha solicitado– no debería ocultar su disminuido tamaño real a escala europea y transatlántica: señores de sus tierras que otean el horizonte bajo la divisa ‘Plus Ultra’, pero que en Europa son subalternos de políticos y empresarios mucho más poderosos que ellos y que ven a España, en buena medida, como una cabeza de playa para que sus compañías tomen al asalto una región que ha estado para ellos gobernada demasiados años por ejecutivos progresistas.

Podemos y Venezuela 

Venezuela –aunque habría que escribir más bien “Venezuela”, por lo que semánticamente ha llegado a significar el término en el discurso político español y que poco tiene que ver ya con la realidad del país– cumple además con otro papel: el de disciplinar a la izquierda. Greg Gandin ha analizado bien esta función en un reciente artículo para The Nation traducido para este mismo medio. Donald Trump, escribía Grandin, “preside una nación que sufre una crisis al parecer insuperable y es cuestionado por una oposición unida (o suficientemente unida)”, por lo que “está desesperado por encontrar algo que le saque del estancamiento”. “Irán es demasiado arriesgado, por el momento, y sus predecesores han exprimido lo que queda de Oriente Medio y el Golfo Pérsico”, por lo que “Venezuela es tentadora”. Mientras, “los demócratas de izquierdas quieren que el debate político se centre en las medidas políticas nacionales”. Sin embargo, continúa el autor, “una coalición política no puede dominar el debate de la política nacional a menos que también domine el debate de la política exterior”, que describe como “el lugar en el que, en términos gramscianos, se establece la hegemonía, y no en otras naciones, sino dentro de esta nación; el lugar donde se resuelven las ideas normativas respecto al mejor modo de organizar la sociedad; el lugar donde las contradicciones –entre ideas, intereses, grupos sociales– se reconcilian”.

Los paralelismos son claros. No es éste el lugar para entrar en detalle en el papel de la política exterior en la política española ni en la relación de los dirigentes de Podemos con Venezuela a través de la Fundación CEPS. Los medios de comunicación y la derecha no han perdido oportunidad, como es sabido, por utilizar “Venezuela” como ariete contra la formación (también, por cierto, contra la izquierda abertzale y la izquierda independentista catalana). Cabe añadir que con bastante éxito. Las intervenciones del portavoz de Podemos en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, Pablo Bustinduy, son más la excepción que la norma. Sin necesidad de acudir al extremo de la alcaldesa de Madrid, que solicitó desde televisión el reconocimiento de Guaidó como presidente de Venezuela, ni a las inevitables muestras de “ninismo” –“ni Maduro ni Guaidó”– (una exquisita equidistancia que sirve ante todo a quien la enuncia para salvaguardarse de los conflictos de la política cotidiana y conservar intacta su supuesta pureza política), las declaraciones del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la comisión del Senado sobre financiación de partidos, son, quizá, el ejemplo más claro. “Ya no comparto algunas de las cosas del pasado, y la situación política y económica en Venezuela es nefasta”, dijo Iglesias. “He podido decir cosas en política que ahora no comparto”, insistió una vez, y en una segunda volvió sobre el tema: “A veces uno puede decir que lo que dije hace algunos años no se corresponde con lo que pienso ahora”. Si la situación recuerda a aquel adagio de “si a los veinte no eres de izquierdas, no tienes corazón, y si a los cuarenta no eres conservador, no tienes cerebro” es porque, efectivamente, se le parece.

Resulta interesante comparar qué hizo ante una disyuntiva similar el antiguo co-presidente de La Izquierda, Oskar Lafontaine. En 2007, ante las acusaciones del secretario general del partido liberal alemán, Guido Westerwelle, de “flirtear” con el socialismo latinoamericano, Lafontaine decidió no amedrentarse, tomar partido y defender la política del gobierno venezolano en un artículo para el diario Die Welt. “No se trata, para nosotros, de poner como ejemplo para Europa a los nuevos gobiernos socialistas progresistas en Venezuela y en Bolivia”, explicaba Lafontaine al señalar que “demasiado distintas son las bases de partida sociales y económicas”. “Es, empero, bienvenida allí la llegada al poder de políticos que quieren poner las riquezas del subsuelo de su país al servicio de los pobres y de los expoliados”, añadía.

Cualquier intento de Podemos por huir de “Venezuela” con declaraciones ambiguas tiene visos de terminar en fracaso: los votos que pueda ganar por el centro, si alguno, los perderá a buen seguro por la izquierda, y la diferencia seguramente no servirá para compensar la pérdida. Peor aún, tanto los medios de comunicación como la derecha considerarán que sus tácticas de intimidación cumplen a la perfección sus objetivos, y las seguirán empleando con intensidad redoblada. Y, por el camino, se desdibuja que en la situación actual hay un agresor y un agredido, y la solidaridad con el último se diluye. Quedan menos de dos meses para el 28 de abril. En una campaña reñida y acre como pocas, parece que vamos a seguir oyendo hablar de “Venezuela” por lo menos durante una buena temporada.

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Àngel Ferrero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Polacaless

    No se equivoco amigo, en España y el mundo entero solo hablan de Venezuela.

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí