1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Recapitulando

La cosa aún está v.e.r.d.e

Parece que el Govern preveía violencia para el 1-O y la asumió. Pero de ahí a organizarla, hay un trecho. Descomunal, por otra parte

Guillem Martínez 9/03/2019

<p>Una imagen de la sala del Supremo durante el juicio al procés.</p>

Una imagen de la sala del Supremo durante el juicio al procés.

SEÑAL DE TELEVISIÓN DEL T. S.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

LA REBELIÓN, PARA EL QUE LA TRABAJA. Un juicio es líquido, etc. Esta semana el líquido del juicio está mojando a los acusados / han empezado a venir los testigos de la acusación. La percepción, por tanto, también ha cambiado. Pero las percepciones de un juicio –latino, continental– también son líquidas. En esta escuela de juicios, vamos, no hay Perry Mason, ni nadie que, acosado por defensa y fiscalía, acabe llorando y diciendo “fue el mayordomo”. Sorprende, en todo caso, que los testigos de la acusación se ordenen en la exposición de dos delitos: rebelión y sedición. Fiscalía aún está poniendo toda la carne en el asador por esas dos figuras. Algo chocante, cuando uno observa la carne –poca– y el asador –descomunal–.

SOBRE LA INCOMPETENCIA COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES. Datos para ver endeble la chica rebelión/sedición. Los Hombres/as G –Rajoy, Soraya SS, Zoido– estuvieron durante la crisis, como se deduce de sus testimonios, de perfil, y delegaron la cosa a mandos policiales y militares/GC. Por lo que declararon bajo juramento, tampoco estaban muy al día de lo que hacía la tropa. Lo tradicional, cuando se te rebela o sediciona algo o alguien, es encerrarse en la war-room y enviar a Franco, la Legión y los Regulares a Asturias. Algo que no se hizo. Por otra parte, la Legión/los Regulares desplazados a la Zona Cero Cat, se han visto disminuidos a lo largo del juicio. En su día, se informó que eran 17.000 unidades. En el juicio, ahora, son 6.000. Si bien mi conocimiento táctico de la solución violenta de conflictos se reduce a lo que aprendí en Transformers, Transformers II y Transformers III, 17.000/6.000 es poco para enfrentarse a una minería que ha accedido a la dinamita. Lo que es un indicio de que no había dinamita. O, incluso, minería. Por otra parte ha quedado claro que los planes policiales eran de chiste –para los días 20-S y 1-O–, o/y que no respondían a los instrucciones judiciales. Además, para el 1-O, la poli/GC dejó de cascar a media mañana, por lo que la protesta en forma de votación siguió el resto del día, sin que nadie declarara la comuna. Es decir, que la rebelión siguió a sus anchas a lo largo del día. Es decir, que más bien no la hubo, porque no la había. Por otra parte, se sigue sin entender las instrucciones judiciales de aquel día. ¿Qué interés judicial había en impedir una votación que, el 1-O, ya no tenía ninguna de las características de un referéndum?

REBELIÓN, PORQUE YO LO VALGO. Lo aportado por los testigos es, no obstante, una estructura para la rebelión o la sedición. A saber: una organización criminal jerarquizada, con capacidad de transmitir órdenes, un cuerpo policial rebelde y armado –los Mossos–, y unas masas organizadas, sensibles de tomar el palacio de invierno, y capaces de, en ese trance, emitir violencia Y sí, hubo violencia. Policial y de la otra. Por otra parte, como en cualquier manifestación cuando se lía. ¿Eso es rebelión? Lo puede ser, si se demuestra que la violencia, por parte de los manifestantes, estaba organizada, es decir, se recibía desde algún despacho de la organización criminal esa. O desde la Sierra Maestra cat. Que sería, ahora que caigo, Montserrat. El testimonio del mosso Castellví –continuará el lunes– parece dar constancia que el Govern preveía violencia para el 1-O y la asumió. Pero de ahí a organizarla, hay un trecho. Descomunal, por otra parte. Supongo que dilucidar eso será el gran qué de este juicio y de su sentencia. Y, los caminos de la violencia, en un caso penal, son inescrutables, además de un marrón y un juego azaroso. Esto no debería de haber llegado a juicio. Debería haber permanecido en la política. Nunca debería haber sobrepasado a dos gobiernos, por otra parte, y como está quedando para sentencia, incompetentes. Pero lo ha hecho. Y las categorías penales para explicar aquel lío político serán forzadas y duras, como todo cuando pasa a lo penal.

UNA ESTRUCTURA PARA LA REBELIÓN. ¿O PARA LA PROPAGANDA? Verbigracia: sí, existió un grupo organizado, jerárquico y que transmitía órdenes hacia abajo, que fueron obedecidas en todo momento. Pero esas órdenes no eran órdenes, sino propaganda. El sentido –y así lo he descrito desde 2012– era crear cohesión en torno a un Govern en un momento de crisis de Régimen –en un momento, vamos, en el que la clase política cat se jugaba el pan e, incluso, la segunda residencia–, antes que una rebelión, que siempre se abortó desde dentro del núcleo irradiador ese. Es más, siempre que se estuvo a punto de un desborde del procés –el 20-S, el 1-O, el 3-O, el 10-O, el 27-O–, hacia tramos no previstos y no dominados por el Govern, ese compendio jerárquico-propagandístico actuó para evitar que eso sucediera. Y con total éxito. Una organización gubernamental-propagandística es más fea que Picio, pero no sólo no es necesariamente delito –salvo para la inteligencia, la honestidad, la higiene social–, sino que es una tradición española. El PP lo ha sido en varias ocasiones. La última culminó el 11-M de 2004. Ahora lo está volviendo a ser, por cierto, mientras avanza hacia la casilla Vox. Y sí, están apareciendo documentos raros emitidos por la jerarquía del procés. El Periódico ha publicado noticias de una Constitución Cat, que vulnera derechos que ya no existen en Hungría. Se ha de decir, en ese sentido, que se encontrarán más documentos y más informaciones de esa guisa. Responden a lógicas propagandísticas, no tanto políticas, no tanto a un itinerario. Responden también a un Govern incapaz, que en plena austeridad carecía de la capacidad intelectual para paliar la situación, y que debía trabajar 8 horas al día, que empleaba en esas chorradas. En aquellos días tuve acceso a comunicaciones internas del Govern. Se comportaban, y se comportan, como si vivieran en una realidad paralela, inconsistente, pero épica. Una locura que, en su día les empujó a preparar un referéndum y, a la vez, a planificar que no se celebrara, como ahora exigen a los CDR que aprieten y, a la vez, se les da hasta en las pestañas. Lo que supone un lío de contradicciones, que pueden llegar a ser penalizadas desde la cosa penal, pero que difícilmente pueden ser aclaradas desde esa lógica. Lo suyo hubiera sido, snif, aclararlas desde la cosa información/control del Govern/del power. Que ese problema, esa locura reaccionaria, ese juego de espejos propagandísticos y con documentos gore no lo solucione la sociedad cat hablando e informándose, sino que se pretenda solucionar en un juicio, con categorías penales y no psiquiátricas, pinta, lo dicho, mal. En el juicio ha salido el dato de que los servicios de inteligencia seguían el procés desde 2014. Vamos, que sabían que no era un proceso de autodeterminación, sino una espiral propagandística e inocua para el Estado.

HISTORIA DE LA DEFENSA. Las defensas prosiguen, apañadas. Más efectivas y con mayor utilidad social –dibujar una idea de verdad y de mentira válidas para la sociedad, si bien eso no es el objetivo de una defensa– conforme apuestan por una defensa jurídica. Son menos efectivas y con menor utilidad social, si bien no electoral, conforme se acercan a una defensa política, que según avanza el juicio, diría, están desapareciendo. Resultan, en algunos momentos, una pérdida de tiempo, incluso. La defensa de Cuixart aprovechará el juicio para vertebrar derecho a la manifestación, a la asociación y a la desobediencia. A ver cómo les va. Curiosidades: la defensa de Cuixart parece que esgrimirá la sentencia de la AN sobre los detenidos en el caso de la manifestación que rodeó el Parlament en 2012. La de Sánchez, en todo lo contrario, la sentencia del TS ante aquella sentencia de la AN, y que acabó llevando a los manifestantes al trullo. Las defensas, diría, son más o menos operativas. Pero mucho más la de Melero, que repercute en las demás. Están paliando el desastre inicial de las defensas. Desastre inicial: desde el 12-S de 2017, Alfonso Cuevillas –abogado no penalista; quiere hacer carrera política; es candidato del PDeCAT por Madrid; hace mítines en iglesias, demostrando la santidad y la inocencia de los acusados; socorro– estuvo en los Consells de Govern. Se supone que asesorando. Lo que puede dibujar un poco la magnitud de la tragedia del asesoramiento recibido por el procés desde 2012. Asistió a los detenidos en la AN y en TC, hasta que los detenidos empezaron a comprender que necesitaban penalistas cachas. Jaume Asens, al parecer dio asesoramiento y criterios eficaces tras el 27-O. Parece ser que fue él quien señaló la posibilidad belga, y la figura de Boye –un abogado relacionado en ocasiones con Villarejo– como abogado de los exiliados. Ahora Asens, Tinent d'Alcalde de BCN, será el candidato de Comuns por BCN, un partido que, en momentos de tensión social vertebrada por un grupo de indocumentados y reaccionarios mal asesorados, que no han profundizado ningún derecho, quizás no se interpuso entre ellos y el Estado –otros que tal– y la sociedad, como hubiera sido mono. Que sea número uno igual es una falta de percepción de todo ello, y del procés, ese objeto derechista, sobre el que la sociedad no tuvo, ni tiene, información.

LAS AVENTURAS DE MARCHENA. El Tribunal está cambiando el orden de los testigos. Primeramente aparecían por orden jerárquico. Ahora, diría, por la jerarquía de los hechos que le interesan al Tribunal. Lo que indica que el Tribunal tiene un mapa en la cabeza. Este juicio interminable –500 testigos; podría durar hasta Navidades–, puede terminar –o al menos ese cambio de orden es un indicio– cuando el Tribunal vea que ya tiene una lectura de la cosa. Una lectura sobre la organización o no de la violencia, y una lectura sobre el uso del dinero público.

LA COMUNIDAD DE SENTIDO PROCÉS. Los medios procesistas siguen intensificando la percepción de hechos que, por otra parte, no afectarán al juicio. Como la violencia policial. Por lo que veo, están describiendo un juicio parcial –no se percibe eso en el juicio; a ver la sentencia–, y lo narran en clave de victoria anunciada, o derrota que asombrará a Europa. Es muy posible que no suceda ninguna de ambas cosas. La propaganda es una locura. De Estado. En el juicio, por cierto, los testigos y acusados aportan como realidad la información vertida desde sus trincheras en aquellos días. Lo que indica, snif, la necesidad de información contrastable para vivir con cierta felicidad. Estamos aquí porque el constitucionalismo y el procesismo –es decir, sus medios; se supone que fueron invitados a ello– crearon sendas realidades indemostrables, que tendrán que ser evaluadas por lo penal. Lo que haría reír, si no hiciera llorar.

LA COMUNIDAD DE SENTIDO V.E.R.D.E. Otra comunidad de sentido importante, que se está vertebrando en este juicio es la cosa Vox, el locus en el que más pronto que tarde se pretende refundar el PP, con una lógica de extrema derecha europea, y de recentralización y acotación de derechos individuales. Una juerga, vamos. En cierta manera, el punto de vista Vox para este juicio coincide con el procesismo: el Gobierno lo hizo mal y a destiempo. Coincide también con el procesista minion, que no con el procesista acusado –todos, por activa, muy activa, y por pasiva, han dicho que el procés no era nada y no tenía nada–, en que esto fue una rebelión que tira de espaldas. Se diferencian en las corbatas. La acusación Vox, y algunos de los –glups– testigos, vienen a la sala con corbata verde. Es la misma corbata de Rajoy cuando la moción de censura. La ha llevado también, en ocasiones, el rey. Hagamos filología. Esa corbata nació en la II República. Era un símbolo monárquico. Era verde, en tanto que v.e.r.d.e son las siglas de Viva el Rey De España. ¿Por qué se reivindica a la monarquía en plena monarquía? Se reivindica, supongo, el cambio de sentido de la monarquía tras su discurso del 3-O. Un discurso que ancoró la democracia en las propuestas y temperamentos de la derecha española. El 3-O, las elecciones andaluzas y este juicio son la puesta de largo de la nueva derecha española, esa cosa que no sabe ganar, sino sólo vencer. Una derecha verde, si bien no ecologista.  

LA REBELIÓN, PARA EL QUE LA TRABAJA. Un juicio es líquido, etc. Esta semana el líquido del juicio está mojando a los acusados / han empezado a venir los testigos de la acusación. La percepción, por tanto, también ha cambiado. Pero las percepciones de un juicio –latino, continental– también son...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Querido señor Martínez. Ignoro si usted leerá esta breve reflexión, pero el enorme respeto que siempre ha sentido por su visión de la situación política de Cataluña, el rigor y amenidad de sus libros (que me han ayudado a entender tantas cosas) y artículos (hasta ahora), y la mezcla de conocimiento y amenidad de su estilo, me ha decidido a dedicar un rato a escribir este comentario, de finalidad más que dudosa. La cuestión es fácil de explicar: desde que comenzó el juicio a una parte de los dirigentes del secesionismo a sus crónicas les falla el “tono”, le veo totalmente perdido, desorientado y errático en el enfoque, en la mezcla de ficción y realidad, y en esa permanente obsesión por trivializar y excusar unas actuaciones de unos profesionales de política que no han dudado en utilizar los sentimientos de sus seguidores (cuidadosamente orientados a lo largo de años de pujolismo), para garantizar su condición de privilegiados a costa de provocar una confrontación civil (no a causa de desigualdades sociales, sino de banderas), de la que esperan seguir aprovechándose. Insistir una y otra vez en repetir la última excusa del secesionismo, ese supuesto “objeto” para “negociar con el estado”, no ayuda a entender lo sucedido, y más cuando las pruebas de la voluntad de crispar al máximo, con sangre y algún muerto a ser posible, para buscar las complicidades internacionales son más que evidentes. Afortunadamente la parte mortuoria de su plan no les salió bien. Como persona que vive en Cataluña he reflexionado mucho, no únicamente sobre todo lo que está sucediendo (que se puede entender bastante bien), sino de esas características que apunto de sus crónicas. Creo que hubo un momento en que falló una de las claves estratégicas de su interpretación de los acontecimientos : el presupuesto de que los artífices del “procés” no irían más allá de la política gestual. Ese presupuesto no se cumplió a partir de las jornadas del 6 y 7 de septiembre: el golpe “blando” parlamentario que se buscó legitimar con el supuesto referéndum del 1-O. Ahí ya se entró en una nueva dinámica que llevó la situación a un nivel distinto, a una crispación y una violencia más definidas que invalidó una clave importante de todas sus crónicas políticas: la que le permitía tratar en plano de igualdad la escenificaciones de ambos nacionalismos. Fomentar el malestar a largo plazo es parte de una nueva manera de que la clase política se perpetúe y eso no se va a solucionar ni con sentencias duras, ni con sentencias blandas. La gran mayoría de los y las que se sientan en el banquillo de los acusados son algo más que mentirosas o mentirosos (cualidad imprescindible para ser parte de la mayoría de la clase política), son hipócritas e intrigantes, llenos de ignorancia, supremacismo y etnicismo. Y ante esa realidad el tono de sus crónicas “patina”. Un respetuoso saludo.

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí