1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Reflexiones para después de una huelga

La potencia de las movilizaciones del 8M ha convertido al feminismo en un campo de disputa: ¿feminismo liberal, socialdemócrata o autónomo?

Nuria Alabao 9/03/2019

<p>Jóvenes, durante la jornada del 8 de marzo, en Madrid.</p>

Jóvenes, durante la jornada del 8 de marzo, en Madrid.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Lo hemos vuelto a hacer. El 8M, las manifestaciones, la huelga feminista son herramientas, momentos de expresión de una fuerza social que emerge, que crece, que se configura mes a mes sin contornos claros. Es desborde y es alegría de estar juntas. Estos últimos dos años –levantados sobre las luchas de siglos que nos precedieron, y más cercanamente las de nuestras madres y abuelas– son de conquista, de creación de legitimidad masiva, de la sensación de estar construyendo algo irreversible.

Ayer vimos, entre los miles de rostros y pasos que acompañaron la protesta, caras muy jóvenes, jovencísimas. Eso nos deja una certeza: se está produciendo un cambio cultural. Existen ya nuevas generaciones de mujeres que entrevieron un abismo entre la igualdad formal y la igualdad en la vida –real, cotidiana y micropolítica– y para esa pregunta encontraron algunas respuestas en el feminismo. Nuevas generaciones que necesariamente lo reinventarán y lo harán mejor, mujeres que van a llegar a adultas con algunas certezas. Serán muchas las cosas que las jóvenes que se han subjetivado en este tsunami feminista no van a permitir en su trabajo futuro, en sus relaciones por venir, en su vida diaria. Este cambio cultural no tiene, pues, vuelta atrás.

Las manifestaciones fueron masivas en las ciudades, fueron quizás más costosas de levantar en pueblos y ciudades pequeñas, pero ahí también las compañeras nos dicen: cada año somos más. Desde esos lugares, a menudo olvidados, las mujeres que lo tienen más difícil que nosotras las urbanitas pelean un feminismo que les sirve para hacer mejor la vida en la España vacía para que pueda, quizás, algún día, volver a poblarse. Gracias ganaderas, gracias agricultoras, médicas rurales… 

En las grandes capitales, los bloques de mujeres racializadas, inmigrantes –las que han tenido que arañar su espacio de legitimidad en las protestas– han tenido una presencia ineludible. Ellas, las que sufren el racismo día a día, las que son mayoría en el trabajo doméstico, las que han pasado por el CIE, las escasas refugiadas que han conseguido voz pública nos recuerdan a todas aquellas que no pueden venir a la manifestación o hacer huelga: las que siguen en los CIES, las internas, las temporeras de la agricultura sin derechos, las que si hacen huelga pueden perder su trabajo, las que perdieron su vida en el estrecho. 

A medida que aumenta la precariedad en el trabajo, el derecho de huelga se torna más y más difícil. Tampoco a ellas, las que no pueden parar, las olvidamos. Como no olvidamos a las transexuales o a las que no encajan en el estrecho binarismo de género, las bolleras o las que están en tránsito. Ellas –elles– también construyen el feminismo y estaban en la manifestación, en su organización y en el día a día de la pelea por vivir mejor todas nosotras. Como están también muchas trabajadoras sexuales que son feministas y que sienten que han quedado atrapadas en el fuego cruzado de una guerra durísima. Una guerra donde las que ponen en juego sus vida son ellas, pero a ellas es a las que se les dice que no tienen derecho ni a hablar ni a organizarse.

Trabajo invisible de construir el movimiento

En las riadas de gente que colapsaba las principales calles de muchas ciudades, todas esas mujeres se encontraron. (Quizás también la trabajadora doméstica y su empleadora.) Lo que hay detrás son cientos de reuniones de preparación, asambleas, comisiones, grupos de trabajo donde construir los consensos, donde tejer las alianzas que permiten coordinar acciones como las del 8M. No olvidamos eso tampoco. Sobre todo cuando vemos a los partidos tratando de liderar el movimiento, cuando los medios hacen sus propias interpretaciones, muchas interesadas y directamente falsas –como la portada de La Razón diciendo que en la cabecera de la manifestación de Madrid estaban las ministras–. Entonces, recordamos que hay un sustrato casi invisible que son esas redes de militancia feminista que tienen que pelear día a día su autonomía para no ser instrumentalizadas. Esas redes tienen que permanecer y fortalecerse y generar mil formas de organización o cuajar en espacios de ayuda mutua y de sostenimiento colectivo. Más allá de las guerras de cifras o las peleas por la interpretación del 8M tienen que mantenerse autónomas de los partidos y sus intereses electorales. Su función será servir de contrapoder a esos mismos partidos, impulsar las demandas feministas gobierne quien gobierne y no solo resistir, sino avanzar. Como dice la militante feminista Justa Montero, “Ni un paso atrás” no nos sirve a todas, para muchas, donde están hoy ya es intolerable.

El feminismo es un poder para el cambio social, pero cuando una fuerza de esta magnitud se desata, se convierte también en un campo de disputa –una vía de promoción social, un semillero de votos, una forma de legitimación política, empresarial o incluso sistémica–. Las personas y los agentes implicados en esta lucha, tenemos objetivos diferentes e incluso opuestos, y estamos desigualmente armadas en la lucha por imponer nuestra visión. Al final, las que tienen mayor capacidad de construir el relato público son las mujeres con poder –las políticas, las banqueras, las que tienen gabinetes de comunicación o recursos– y también las periodistas que tenemos una especial responsabilidad en cómo se construyen esas interpretaciones sociales. El feminismo autónomo tiene que construirse también en lucha contra esas interpretaciones, y hacerlo no solo con discursos sino con organización, penetrando los distintos espacios sociales.

El feminismo hoy está en disputa. Lo hemos percibido estos días –ya casi en campaña electoral– con los movimientos de los partidos por cabalgar o posicionarse respecto de la movilización. PP y Vox no pueden ser feministas y antifeministas a la vez así que se han desmarcado de la convocatoria diciendo que no pueden apoyar el manifiesto “politizado y partidista” elaborado por los partidos de extrema izquierda. En una loca competición electoral el PP comparte cada vez más argumentario con Vox y dice con él, que las movilizaciones pretenden enfrentar a hombres y mujeres. Aquí el partido ultraderechista hace lo de siempre: codifica en términos culturales, polariza con un argumento superficial cuando están en juego cosas sustantivas –la igualdad material o la lucha contra la violencia machista– para no tener que hablar sobre lo que en ellas nos jugamos.

Por su parte, Cs perdió mucha intención de voto de mujeres en las encuestas tras su posicionamiento en contra de la huelga el año pasado. Este año han cambiado de estrategia y disputar el sentido de la manifestación anunciando que ellos también son parte y enarbolando su propuesta de feminismo liberal. De esta manera buscan competir por algunos de los votantes del PSOE, pero esto también les sirve para diferenciarse del PP como derecha liberal o centrista. Su feminismo es para ese “diez por ciento de mujeres que pertenecen a una clase que no tiene ningún interés en afirmar con nosotras que nuestras vidas valen más que sus beneficios”, dicen Cinzia Arruzza y Lidia Cirillo.

Mientras, el PSOE trata de aparecer como el partido feminista original, el de “toda la vida”, el que ha hecho más políticas de género. También ha aprobado una serie de decretos para evitar algunos aspectos de la brecha salarial; la ampliación de los permisos de paternidad y anuncia la recuperación de la cotización de las cuidadoras no profesionales –que se retiró de la Ley de Dependencia tras la crisis–. El Gobierno quiere dar el mensaje que con políticas públicas adecuadas se puede responder a las demandas del feminismo, canalizar el descontento hacia su solución institucional. Pero el PSOE tampoco escapa a la crisis generalizada de la socialdemocracia: sus políticas de igualdad se redactan en el contexto del 135, de la austeridad, de las batallas que han ido cediendo a los intereses del capitalismo financiero. Sí, hacen políticas de igualdad pero ¿para quién? Cuando hablan de feminismo no hablan de migrantes, ni de la situación de las trabajadoras domésticas –que esta legislatura se han quedado esperando una equiparación de derechos con el resto de los trabajadores–. Tampoco hablan a las kellys que piden la derogación de la última reforma laboral que permite las externalizaciones que han precarizado todavía más su trabajo. Ni es un feminismo que interpele a las de la PAH o del Sindicato de Inquilinas, ¿acaso tenían la intención de aprobar la regulación de alquileres que estas pedían? 

Por desgracia, a veces parece, que a pesar de su historia pasada –o contra ella– el feminismo del PSOE hoy le habla a una determinada capa social privilegiada. Lo hemos visto cuando han puesto en agenda su preocupación por las cuotas en los consejos de administración de las empresas, una medida de la que han hablado mucho esta legislatura. (¿Acaso propuestas como esta de techo de cristal están tan alejadas del feminismo liberal de Cs?)

Si las condiciones laborales, de vida, caen, si los servicios públicos se siguen contrayendo, la igualdad que se propugna para la mayoría es una igualdad en la miseria, en vidas que no llegan a final de mes. 

Pero el feminismo, sobre todo en su configuración más autónoma –la que está contenida en las Comisiones del 8M o los movimientos de base– es una herramienta de transformación. Frente a la meritocracia del feminismo liberal, queremos igualdad, pero no solo con los hombres, también entre nosotras. No queremos más violencia machista, ni ninguna de las violencias que operan socialmente para mantenernos vulnerables. Queremos que las tareas domésticas y los cuidados dejen de recaer mayoritariamente en nuestras manos y de permanecer en la sobra, pero ¿podría el sistema retribuirnos todo ese trabajo? ¿Podría el capitalismo continuar como hasta ahora sin la reproducción gratuita de la mano de obra? ¿Y sin la estratificación de esa misma mano de obra que aumenta la explotación en cada estrato: mujeres, inmigrantes, mujeres inmigrantes, mujeres inmigrantes sin papeles, víctimas de trata? El manifiesto que convoca a la huelga recoge de una u otra manera estas cuestiones; detrás de esa bandera marchamos. 

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cambo

    IDEOLOGIA GENERO MACHISTA 1 Ideol Genero Macho= decir qe hay ideologia-genero pqe cada cual haga lo qe siente (cuando catolics hn controlao dsd siglos to la gente=teologia d genero) 2 Ideol Genero Macho= manada d Pamplon-descripcion d hechos por sus jueces fue agresion + ls condenan por abuso= manadas.proliferado+se fugan https://www.publico.es/sociedad/manada-sabadell-fuga-investigado-violacion-multiple-sabadell.html 3 Ideol Genero Macho= El machismo es cultura-bruta=mata-perjudica tbn a hombrs ls machists hn creado su propia pesadilla+lo niegan+culpas-castigos a ellas 4 Ideol Genero Macho= qe son mayoria denuncia falsa https://diario16.com/la-jueza-lara-esteve-violencia-genero-porcentaje-denuncias-falsas-meramente-testimonial/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_term=https%3A%2F%2Fdiario16.com%2Fla-jueza-lara-esteve-violencia-genero-porcentaje-denuncias-falsas-meramente-testimonial%2F&utm_content&utm_campaign=Novedades+en+Diario16+%282%29 5 Ideol Genero Macho= decir qe es violacion derchos a gener-masculino por detencion+calabozo : a tods s puede llevar 48h a interrogar si posible sospechos@ (en manifa tbn pero si es ley mordaza ls parece bien) 6 Ideol Genero Macho= machists no s qejan cuando a violadas s ls pregunta si hizo pa serlo=¡machistas admiten "provocacion" pa delinquir!=¿qé se consideraria provocar pa ellos?En qé delito pasa idem?=por ley si t provocan+caes=memo salvo agresion qe no hace la mujer 7  Ideol GenMach=decir qe s niega custodia compartida a hombre(callan maltratador) :  si pega madre no puede qerer hijo pqe   madre pal hijo es important+necesaria=no puede tener custodia  y si concede a maltratador aveces menor-asesinad@ =violacion derechos d menor machista calla 8 Ideol Genero Macho= decir qe penas a hombres son injustamente peores y qe no ha vilencia d genero sino domestic= Ls penas no deben ser = pqe si hay + Mujer qe mueren a manos d H qe a revés =existe machismo-cultural=ls penas alts sn pa disuadir=72% de sentencias confirman 9 https://www.eldiario.es/sociedad/mujeres-denunciaron-violencia-machista-verano_0_847265366.html + https://www.publico.es/videos/735660/las-feministas-desmontan-las-mentiras-de-vox 10 Ideol Genero Macho-terrorista=Desd 2003 + d 900 mujeres asesinadas=eta pero ad+ en - tiempo : terrorismo machista ni les importa 11 ideol gen macho echar culpa a ls mujeres d todo desp d crae ellos el machismo qe incluso les perjudica a ellos 12 ideol gen macho qerer familia sin qe ellas trabajen o gamnen mas cuando hoy hacen falta dos buenos sueldos 13 ideologia genero macho https://diario16.com/muere-asesinada-una-abogada-manos-hombre-defendio-matar-mujer/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_term=https%3A%2F%2Fdiario16.com%2Fmuere-asesinada-una-abogada-manos-hombre-defendio-matar-mujer%2F&utm_content&utm_campaign=Novedades+en+Diario16+%282%29 14 Ideologia gen macho ls puts amables d ls pelis, decir qe violadas qerian etc etc etc 15 ideolog gen macho decir "no ha igualdad pqe hombrs + accident laboral"=1ªellos djan antes ls escuelas.2ªa ls mujrs no ls dejan trabajar en tods partes.3ªls empresaurios no cumplen cn la legalidad en materia d seguridad.4ª la precariedad la crean ls partidos qe votan ls machists ¿mujeres d la drcha sumiss-masocs-culpabilizads? https://www.publico.es/tremending/2019/02/04/el-hilo-de-la-fiscal-susana-gisbert-sobre-los-motivos-por-los-que-muchas-mujeres-victimas-de-violencia-machista-no-denuncian/ 16 Disruptors-endocrins afecta glánduls=cancer+esterilidad+orientacion-sex+obesidad En comida(melamina envases pesticidas plasticos) tikets cosmetic limpiadors pañals compresa juguete mueble vajilla leche https://www.ecoticias.com/vida-saludable/192119/ninos-acumulan-toxinas-suelos-muebles-hogares https://www.libresdecontaminanteshormonales.org/2019/02/27/melamina-disruptor-endocrino-en-platos-y-muebles/

    Hace 2 años 1 mes

  2. c

    1ª-huelga no abandona cuidados a enfermos= enseña a ls hombres a encargarse d ello sin huelga no toman en serio Ls atascos menos qe la mani facha d Colon 2ª-Huelga no perjudica tant a empresaurios qe saben fecha periódica y cambian gente En la Cosntituc no está reconocida igualdad economica Hace falta 2 buen suelds pa sacar dlte familia + qereis rechazar mujer curre-gane 3ª-ls machistas han creado su propia pesadilla y siguen culpando a ellas Sin machismo no habria feminismo. https://www.eldiario.es/economia/datos-ir-huelga-feminista_0_874913249.html 4ª-Balance daños d huelga 8-M 0 contenedores quemados 0 cajeros reventados 0 autobus incendiados 0 penes castrads 3.000.000 machirulos ofendidos 4.000.000 neuronas machists infartads. 5ª-No feminazis sino hembristas=machistas Feminazis solo en nazismo el feminismo es derecho-feminista Machismo=hembrismo=borderia acoso manipular etc 6ª-No hay igualda cn machismo machismo mata tbn a hombrs sin feminismo s alienta machismo 7ª-https://www.publico.es/videos/735660/las-feministas-desmontan-las-mentiras-de-vox Feminismo https://www.elboletin.com/noticia/171967/nacional/experiencia-caritas:-hay-mayor-impacto-de-la-pobreza-en-las-mujeres.html + rural https://www.publico.es/publico-tv/publico-al-dia/programa/750570/como-viven-las-mujeres-del-mundo-rural recomiendo la web : fademur

    Hace 2 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí