1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Xabier Arzalluz, el guardián de las esencias

Muere el último padre del nacionalismo vasco histórico, líder del PNV durante dos décadas y miembro de la delegación vasca que negoció la Constitución, amado y repudiado a partes iguales que nunca tuvo reparos en mostrar una personalidad singular

Gorka Castillo 1/03/2019

<p>Xabier Arzalluz Antia, en una imagen de 2014. </p>

Xabier Arzalluz Antia, en una imagen de 2014. 

EAJ-PNV

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Hay un cuento de Lord Dunsany en el que los personajes dicen a modo de despedida: “Hasta que el recuerdo vuelva al corazón del hombre”. Recuerdo a mi padre bajo el alféizar del batzoki de mi pueblo esperando la llegada de Xabier Arzalluz (1932) con sus ojos claros encendidos y el corazón acelerado. Aquello era un acontecimiento de magnitudes colosales para un municipio de 1.500 habitantes. Había tantos o más periodistas que afiliados del PNV aguardando su llegada porque, como recuerda Ramón Mur en El Correo, “allí donde iba Arzalluz le seguían todos los medios de comunicación, por lo que pudiera decir que siempre tenía enjundia, tanto para sus partidarios como a los ojos de sus detractores, que los tuvo incontables”. Para mi padre era un guía espiritual a quien el simple hecho de estrecharle la mano le suscitaba quién sabe qué lucubraciones en su imaginación. Había que verle cómo escuchaba los discursos de aquel cura –así era cómo le llamábamos sus detractores– cuya legendaria ferocidad dialéctica levantaba el ánimo y la moral combativa a miles de militantes nacionalistas que, como mi padre, anhelaban la patria ausente. 

Era diciembre de 1996, un día de cielo turbulento en la costa vasca, el típico atardecer invernal que las gaviotas aprovechan para jugar con el viento. Un día de realismo mágico inolvidable porque a mi padre no le quedaba mucho y él ya lo intuía. Eso tampoco se olvida. La vida posee una pluma imaginaria que escribe mensajes en las paredes del alma y ahí quedan. Pocas semanas después falleció y nueve años más tarde tuve la ocasión de contárselo al propio Arzalluz, ajeno, por supuesto, a lo que sucedió a su alrededor. Lo hice en una de las últimas entrevistas personales que concedió porque ya estaba retirado. De las últimas, digo, y la única que pude hacerle. Dos horas y media frente al tótem viviente de mi padre. Todos sabemos que los políticos son gente muy particular, tipos a menudo vanidosos e inseguros capaces de inspirar pensamientos angustiosos como el Montag  de Ray Bradbury en Fahrenheit 451. Sin embargo, reaccionó dócil y empático, me miró fijamente y asintió gravemente: “Seguro que fue un buen vasco”. 

Recuerdo a Xabier Arzalluz Antía, que entonces contaba con 73 años, en un austero despacho sin casi decoración, rodeado de libros y papeles escrupulosamente ordenados. En aquel momento, asumía sin pestañear el papel que el común de los mortales le había asignado: el de ser el último líder irrefutable del nacionalismo vasco rumiando su retirada de la política activa en su laberinto de silencio. Insistió en que sólo era un militante de base del PNV y que sus disertaciones sobre la situación de aquellos días –Zapatero estaba a punto de abrir un proceso negociador con ETA que a la postre resultó decisivo para acabar con el terrorismo– sólo eran fruto de la lectura pausada más que de sus conexiones con el circo político. Pero Arzalluz, el controvertido Xabier Arzalluz, no dejó de mascullar palabras que resonaban en la sala como un martillo pilón. Ecos contundentes que él, un veterano de la escena mediática, entonaba con cierta maestría. O eso me pareció, hipnotizado como estaba de aquel encuentro íntimo. Duro como una roca cuando citaba a Aznar, se transformaba en arena fina al hablar de sus recuerdos, de la admiración que sentía hacia el coraje mostrado por Adolfo Suárez en muchos momentos de la transición, incluso de la atenuada relación que aún mantenía con Felipe González. Hábil como una comadreja, entró a todas las preguntas directo, sin matices, “de cara y al choque” dijo, como un jugador de rugby acude a una melé. Quizá, ahí descubrí el motivo de que su trayectoria política estuviera plagada de adhesiones indestructibles e hirientes desencuentros. Pero insistía que así era él y que nadie, ni siquiera él mismo, “está libre de pecado”.

Siempre contundente, Xabier Arzalluz fue un auténtico artista en el lanzamiento de dardos envenenados contra todo lo intocable de este país. “Así es él. El primero en clamar por el acuerdo con España, el primero en reunirse con Aznar, el primero en decir públicamente que con éste sí es posible llegar a acuerdos históricos, pero también el primero en llamarle fascista y en apelar al RH como símbolo de la ‘vasquidad’ a sabiendas de que esa alusión sería utilizada por sus oponentes para tildarle de racista y nazi, y por extensión, a todo al nacionalismo vasco”, me comentó un antiguo dirigente del PNV que terminó desertando hacia las tesis pragmáticas que por aquel entonces propugnaba el sucesor de Arzalluz al frente del partido, Josu Jon Imaz, a quien por cierto aborrecía. 

— Suárez, González, Aznar y Zapatero. Con todos ellos se ha reunido, ha pactado y ha tenido agrios distanciamientos. ¿Quién ha sido el peor para España?

— Con Zapatero nunca he coincidido, pero a los otros les conozco bien. Sin duda ninguna, el peor de todos ha sido Aznar. Creo que es una persona llena de complejos y demasiado desequilibrado.

Y era 2005. ¿Qué hubiera dicho hoy? “Lo despreciaba intelectualmente”, aseveró un antiguo miembro del Euzkadi Buru Batzar (EBB) ya retirado. Respecto a su biografía qué decir a estas horas. Pues que estaba casado, que tenía tres hijos y dos nietos, que llegó a la cima del PNV tras la muerte de Juan de Ajuriaguerra, en agosto de 1978, cuando sólo llevaba diez años como afiliado del partido. Arzalluz nació en la localidad guipuzcoana de Azkoitia, en el seno de una familia carlista, e ingresó a los 10 años en el noviciado de Loyola para hacerse jesuita. Licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza, amplió sus estudios en Berlín y Frankfurt y vivió también un fugaz paso por Madrid, donde impartió clases de Derecho Político en la Universidad Complutense. Políglota orgulloso, fue miembro del comité ejecutivo del PNV entre 1971 y 1977, diputado al Congreso en la primera legislatura y, aunque fue reelegido, renunció al escaño parlamentario para dedicarse al partido, cuya presidencia asumió en 1980 como sucesor de otro de sus grandes rivales, Carlos Garaikoetxea. Tras dimitir en 1984 fue nombrado de nuevo presidente un año después como sucesor de Jesús Insausti “Uzturre”permaneciendo como guardián de las esencias peneuvistas hasta 2003 cuando decidió no presentarse a la reelección y retirarse. “Me retiré porque quise. Si hubiera querido, hubiera seguido”, puntualizó, antes de asegurar que vivía la actualidad política como un militante de base, aunque mentía. Vigilaba a Imaz como hace un sabueso a su presa aunque siempre lo negó. “Es que no tenemos grandes diferencias. La doctrina del partido se estableció cuando yo era presidente. La duda estriba hacia dónde quiere ir. Eso es una cosa aún por descubrir. Yo no me voy a meter”, aclaró cargado de razones durante aquel repaso que hizo a su trayectoria política.

La sinceridad, o al menos eso me pareció, le brotaba cuando se miraba las dos heridas que no lograba cauterizar. La más perturbadora era la de las víctimas. Desde su apariencia de altiva superioridad, bajó su voz acerada y respondió: “Yo, desde luego, considero que las víctimas del terrorismo son una de las cosas más tristes que hay en Euskadi. En mi opinión, son mucho más que la AVT. El problema es que, cuando se organizan con unas directrices, como ahora está pasando con la AVT, detrás se forman intereses de los que viven personas y partidos políticos que intentan apoderarse de ellos. Nunca las he rechazado, porque me merecen todo el respeto, aunquí sí a determinados dirigentes de esas organizaciones”.

La otra muesca le empujaba a provocar las contradicciones existenciales de ETA pero terminaba cayendo en su propia trampa. Arzalluz, que detestaba el socialismo, llegó a decir en público una de esas frases lapidarias que sembraron de espinas o pétalos buena parte de su carrera: Prefiero un lehendakari negro que hable euskera que uno blanco que no entienda la lengua vasca.

— Pero su cercanía hacia un marxista-leninista vasco es más fuerte que hacia un liberal español.

— Hombre, yo soy independentista como puede serlo Otegi, pero jamás aceptaré el marxismo-leninismo como él, así que no comparto su modelo de país. Tampoco entiendo que alguien sea capaz de asesinar o justificar las muertes para lograr un objetivo político. Nada merece la pena si hay muertes y asesinatos de por medio. Ni siquiera la libertad de una patria.

Con Alemania sacaba a relucir sus dotes de taxidermista político, la mirada le relucía, se desparramaba sobre su sillón de orejas y movía las manos con suavidad por la mesa vacía, como un profesor. “Sería un error adaptarlo a España. El estado alemán no está formado por un Estado central y los 'lander'. Son los 'lander' los que constituyen el Estado de una forma casi esencialista. Aquí ocurre justo lo contrario. Es el Estado quien otorga autonomías. ‘Te doy autonomía’, dicen. Y no es eso. Se confunden de plano. Se sueña con la fórmula alemana, pero se olvida que deben partir de una filosofía que aquí nadie va a admitir, porque existe un concepto unitario del país muy fuerte”, explicó un Xabier Arzalluz que de cerca intimidaba con esa mirada taladradora que parecía sopesar a su interlocutor y el rigor de sus preguntas. Sin embargo, también poseía una gran capacidad de empatía, como demostró durante dos décadas cuando acudía puntual a un batzoki de cualquier rincón de Euskadi para impartir liturgias de partido a sus entusiasmados militantes. Eran siempre en domingo, a la hora de la misa de doce. Y entre ellos estaba mi padre.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Si Arzalluz hubiese sido un nacionalista español se podría definir sin problemas como lo que era: un racista y un supremacista de cuidado. Pero como estaba alineado con el nacionalismo vasco hay un auténtico campeonato mundial para encontrar adjetivos suavizantes y sinónimos complacientes. Este artículo se suma a la larga lista de rollos para "humanizar" al "carismático y polémico" racista.

    Hace 2 años 1 mes

  2. tolegarpio

    Arzallus, un paleto intelectualmente bien dotado. Un facha con una palanca para trepar llamada nacionalismo. Un arrogante que pilló un buen momento. Descansemos en paz, que ya bastante hemos tenido que tragar desde la "Transición",,,

    Hace 2 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí