1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

El 82% de la ciudadanía cree que hay desigualdad entre mujeres y hombres en todos los derechos

Belén Barreiro 27/02/2019

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

España es uno de los países del mundo desarrollado en el que el debate sobre el feminismo ha cobrado mayor protagonismo político, social y cultural. Fuera de nuestras fronteras, la pujanza del movimiento feminista español despierta una mezcla de fascinación y envidia (sana) en los círculos progresistas. Hemos visto cómo, en un plazo relativamente breve de tiempo, las demandas que proceden del feminismo han ido ganando presencia en la calle, en la esfera pública y en el propio ámbito de la política, forzando a los partidos a definirse y a reaccionar. Hoy se habla más que nunca del tema. Por lo demás, la virulencia de las críticas al feminismo en los ambientes más conservadores y machistas testimonia el grado de hegemonía cultural que ha adquirido la causa de la mujer.

La expansión de las tesis y planteamientos feministas ha alcanzado un nivel tal que hoy constituye el movimiento más transversal de la sociedad española. Se trata de una coalición muy amplia que parte del reconocimiento de una injusticia estructural en el reparto de recursos materiales, simbólicos y afectivos entre los géneros y que reclama una corrección profunda de dichas injusticias. El movimiento feminista lucha por esa corrección combinando demandas políticas específicas con la presión de las movilizaciones y, sobre todo, la conformación de un consenso social en el que las reivindicaciones sobre la igualdad suenen naturales, de sentido común.

Gracias a su naturaleza transversal, las tesis feministas han arrasado en la sociedad española. Este avance se ha producido en un corto lapso de tiempo: hay un antes y un después del 8 de marzo de 2018, fecha que se ha convertido ya en un hito mundial. Como no podía ser de otra manera, el éxito feminista ha provocado a su vez reacciones agresivas y campañas de desprestigio. Se ha acusado al movimiento de autoritario, de haber creado una “corrección política” que reprime las voces discordantes y escépticas. Quizá la acusación más dañina sea la que insiste en que las tesis feministas son minoritarias en la sociedad a pesar de su fuerte presencia en la esfera pública, es decir, que no son más que una moda pasajera que cuenta en la actualidad con fuertes apoyos mediáticos pero que no responde a una preocupación extendida en la sociedad. Con otras palabras, que el feminismo se ha convertido en una “burbuja política” de la que muchos tratan de sacar provecho y que casi nadie se atreve a pinchar. Según esta manera de ver las cosas, el día en el que la burbuja finalmente explote, se descubrirá que el discurso feminista no tenía los amplios apoyos sociales que se presumían.

Para salir de dudas, nada mejor que realizar una encuesta exhaustiva que permita determinar el alcance y las limitaciones de las reivindicaciones feministas en la sociedad española. Las encuestas continúan siendo irremplazables para averiguar las grandes tendencias en la opinión pública. Desde 40dB. preparamos la primera encuesta integral sobre feminismo, respondiendo a las preocupaciones planteadas por la revista CTXT. Sus resultados principales se presentaron el día 8 de noviembre en las I Jornadas Feministas Internacionales de Zaragoza, organizadas por esta revista.

Se trata de una encuesta on-line, de ámbito nacional, con una muestra de 1.007 entrevistados, llevada a cabo entre el 11 y el 17 de octubre de 2018. Las preguntas incluyen tanto los problemas “macro” como los “micro”, desde el machismo general que impregna la vida pública española y sus principales instituciones y organizaciones, hasta el machismo en el seno del trabajo y la familia, pasando por las experiencias íntimas de discriminación y coacción que sufren muchas mujeres en su vida cotidiana. Asimismo, la encuesta también pregunta sobre medidas y reformas, desde la formación de género que deberían tener los jueces hasta la política pública que debería seguirse en torno al problema de la prostitución.

2. Desigualdad, machismos, micromachismos y violencia

Así como durante la crisis económica se han realizado numerosos estudios sobre el aumento de la desigualdad de ingresos en la sociedad española, las desigualdades de género no han merecido tanta atención. La opinión pública tiene una visión bastante contundente con respecto a la desigualdad de género: el 82% de los/las españoles/as cree que en este país existe desigualdad entre mujeres y hombres con respecto a sus derechos sociales, políticos y económicos. Únicamente el 6% se muestra en desacuerdo con esta afirmación. Además, son mayoría quienes creen que la situación de la igualdad entre hombres y mujeres está peor en España que en otros países de nuestro entorno. Como cabe imaginar, los porcentajes son más acusados aún en la submuestra compuesta por las mujeres.

La desigualdad de género se manifiesta en múltiples ámbitos. Tiene un componente que podríamos llamar “sistémico”, pero también se encuentra en la experiencia cotidiana de las mujeres. El machismo se detecta en las relaciones inter-personales y desde ahí llega hasta el funcionamiento de las instituciones.

Por un lado, nos encontramos con un machismo ubicuo en la vida social y personal de las mujeres. Nueve de cada diez personas entrevistadas cree que se critica más a una mujer que a un hombre con una vida sexual activa. Asimismo, son mayoría quienes piensan que la pornografía es machista (aún más entre las mujeres). Los umbrales de tolerancia con respecto al machismo son variables dependiendo del asunto del que se trate. Por ejemplo, la sociedad es más laxa con el machismo que impregna el humor: la mitad de la ciudadanía –el 52%– opina que la crítica a los chistes machistas es exagerada.

En el ámbito laboral, el machismo adquiere especial relevancia. La discriminación salarial por género aparece de forma regular en las estadísticas oficiales y así lo refleja también la propia opinión pública. Casi ocho de cada diez personas creen que hoy en día a las mujeres se les paga menos dinero por ejercer el mismo trabajo que los hombres. De la misma manera, casi seis de cada diez entrevistados/as manifiesta que muchos hombres se sienten incómodos teniendo a una mujer como jefa. Esta opinión es sobre todo compartida por mujeres (la diferencia por sexo es de 36 puntos porcentuales).

El estudio indaga también en las opiniones ciudadanas con respecto al grado de machismo de algunas instituciones o sectores, una pregunta inédita que arroja resultados muy interesantes. La ciudadanía considera especialmente machistas algunas profesiones e instituciones: la Iglesia encabeza el ranking de machismo, seguida de la publicidad, la política, la judicatura, el cine o la televisión. Los profesionales que salen mejor parados son los médicos, aunque incluso en este caso una cuarta parte de la población les atribuye actitudes machistas.

Como cabía esperar, la acusación de machismo a personas con las que el entrevistado tiene una relación directa y personal resulta más delicado. En general, al pasar de las estructuras y tendencias sociales a las personas de carne y hueso, los juicios de valor se vuelven más delicados, no sólo por los vínculos emocionales que nos une a ellas, sino también porque al expresar una crítica la persona entrevistada está reconociendo una cierta debilidad en su propia vida. En este sentido, la valoración de que la pareja sea machista sólo aparece reflejada en un  10% de los entrevistados (15,5% en el caso de las mujeres y 4,2% de los hombres). Según se observa en los gráficos, son las mujeres quienes identifican más actitudes machistas entre padres, madres, jefes o parejas.

Pese a que cueste calificar de machistas a los que nos rodean, las mujeres sí reconocen sufrir machismo cotidiano en sus hogares: seis de cada diez admite haber llevado la mayor parte de las tareas del hogar por el mero hecho de ser mujer. El machismo, además, provoca muchas otras situaciones difíciles para las mujeres: por ejemplo, el 35% de ellas confiesa haber pasado miedo volviendo a casa por la noche.

Los datos más escalofriantes del estudio son precisamente los que reflejan las situaciones de acoso y agresión que sufren las mujeres. El 63,5% de ellas reconoce haberse sentido acosada por un hombre, ya sea de forma física o psicológica. Una cuarta parte, además, admite haber sido agredida física y/o sexualmente por un hombre. Llama la atención que sólo el 8% de las mujeres agredidas afirmen haber denunciado la agresión; un 13,6% prefiere no contestar a la pregunta, mientras que el 78,5% no ha puesto una denuncia.

3. Un feminismo transversal

Una percepción generalizada de desigualdad de género en la sociedad española no es incompatible con un avance muy notable de actitudes feministas. El 52% de la ciudadanía ya se siente feminista. Entre los hombres este sentimiento está menos extendido, aunque casi la mitad de ellos se considera feminista (45%). Entre las mujeres lo hace el 58,6%.  Este dato es quizá la confirmación más acabada de la naturaleza transversal del feminismo contemporáneo.

Desde un punto de vista político, se aprecian diferencias importantes según recuerdo de voto, pero aun así los niveles mínimos de feminismo son esperanzadoramente elevados. Los más feministas son los votantes progresistas, muy por encima de los votantes conservadores. Entre las/os votantes de Unidos Podemos, el 74% se reconoce feminista; en el electorado del PSOE hay también una mayoría, aunque algo más ajustada, con un  56,7%. Los electorados del PP y de Ciudadanos son prácticamente idénticos en este aspecto: no llegan a cuatro de cada diez los/las que se sienten feministas: a pesar de que se trata de porcentajes bajos, son lo suficientemente importantes como para que los partidos de la derecha no puedan enarbolar un discurso abiertamente anti-feminista.

Sentirse feminista no implica necesariamente ser activista. De hecho, la mayoría de quienes se declaran feministas se consideran poco o nada activo/a. Igualmente, son pocas las personas feministas que participan en actividades que convocan las organizaciones feministas o que militan en ellas. Entre los y las feministas, el feminismo se vive sobre todo incorporando en el día a día valores como la libertad, la igualdad, la independencia y el empoderamiento. Esto es así en todas las generaciones, aunque aún más entre los más jóvenes.

No son tantos/as quienes admiten haber participado en la huelga del 8 de marzo: así lo reconoce dos de cada diez, una cifra por debajo de la que recogió el estudio de 40dB para 20 minutos (Ulises) a los pocos días de la huelga (el 44%). Es posible que la memoria nos traicione y que la formulación de la pregunta, más concreta que en Ulises, sea la causante de las diferencias en las respuestas (en Ulises se preguntaba por formas de participación y movilización diversas, mientras que en esta ocasión se ha preguntado solamente por la participación en la huelga). En todo caso, las mujeres participaron casi el doble que los hombres. A pesar de estos niveles relativamente bajos de implicación directa en las movilizaciones, el 47% de la opinión pública declara mantenerse informada sobre el movimiento feminista.

En contra de los discursos que critican el feminismo como una ideología divisiva y confrontacional, la gran mayoría social (siete de cada diez personas entrevistadas) entiende que el feminismo no se ejerce contra nadie, teniendo como objetivo la igualdad de derechos entre mujeres y hombres. Tampoco parece haber calado especialmente la tesis de que el feminismo busca privilegios arbitrarios o inmerecidos para mujeres: tan sólo el 30,5% cree que el movimiento feminista beneficia únicamente  a las mujeres (sube hasta el 36,9% entre los hombres).

Pese a que los votantes progresistas se sienten mucho más feministas que los conservadores, casi el 48% de la opinión pública cree que el movimiento feminista no es ni de izquierdas ni de derechas. El 38,7% lo califica de izquierdas, mientras que únicamente el 1,2% lo identifica con la derecha.

Los datos, pues, confirman claramente la naturaleza transversal del feminismo en España.

4. ¿Qué hacer?

Los poderes públicos tienen tarea por delante. Mayorías abrumadoras, por encima del 80%, creen necesario que se fije por ley la igualdad salarial entre hombres y mujeres; que los jueces reciban formación sobre igualdad para que no se dejen llevar por estereotipos o prejuicios machistas a la hora de dictar sus sentencias; y que se equiparen los permisos de maternidad y paternidad haciéndolos intransferibles, de forma que ambos progenitores disfruten de 16 semanas de baja. Además, más del 60% de las personas entrevistadas piensa que se debe introducir la perspectiva de género en el Código Penal, así como establecer una remuneración para el trabajo doméstico en el hogar propio. Cambiar el lenguaje actual para hacerlo más inclusivo, utilizando, por ejemplo, la palabra ‘el alumnado’ en lugar de ‘los alumnos’, recibe menor respaldo, si bien cuatro de cada diez entrevistados/as es partidario/a de hacerlo. En términos generales, se observa que el respaldo a estas medidas es mayor entre las mujeres que entre los hombres, así como entre los más jóvenes.

Contrariamente a lo que sucede en el resto de asuntos por los que pregunta la encuesta, la prostitución despierta opiniones contrarias a lo que piensa una parte importante del movimiento feminista. Seis de cada diez personas están a favor de la legalización, mientras que sólo una de diez optaría por abolirla. Cabe destacar que el 28% no tiene claras sus posiciones, ya sea porque aún no sabe qué pensar o porque no esté de acuerdo con ninguna de las dos opciones de respuesta que se plantean. Se trata, por tanto, de un asunto en el que una parte de la opinión pública aún está por definirse.

Entre las personas a favor de la legalización, más de nueve de cada diez opinan que las administraciones públicas deberían conceder a las prostitutas derechos, seguridad social y posibilidad de pagar impuestos. Entre los/las partidarios/as de la abolición, tres cuartas partes creen que las administraciones públicas deberían apoyar a las prostitutas en su transición a una nueva forma de vida. La sociedad, por tanto, está muy sensibilizada con la difícil situación que viven las mujeres condenadas a practicar la prostitución y, ya sean abolicionistas o pro legalización, es favorable de manera abrumadora al apoyo y protección de las mujeres que sufren esa situación.

5. Recapitulación

Los datos de esta primera encuesta sobre feminismo permiten llegar a algunas conclusiones. En primer lugar, el feminismo, lejos de ser una burbuja, constituye en la actualidad una de las fuerzas sociales y políticas más potentes. El feminismo ha conseguido colarse en el “sentido común” de la sociedad: conductas y situaciones que hace no tanto se podían percibir por amplias mayorías como normales o tolerables, hoy resultan inadmisibles. Se ha producido una concienciación muy importante en este tema. Así, se señalan deficiencias en la igualdad de género tanto en la esfera familiar y personal como en el mundo laboral y en el funcionamiento de muchas instituciones y sectores de la vida pública.

En segundo lugar, el feminismo es un movimiento transversal. Si bien hay diferencias significativas por género, la sociedad no está partida en dos mitades más o menos equivalentes en torno a las cuestiones de igualdad de género. Las mujeres pueden contar con el apoyo y complicidad de una parte muy importante (aunque todavía no mayoritaria) de los hombres. Políticamente, el feminismo encuentra un mejor aliado en los partidos progresistas que en los conservadores, pero incluso dentro de los conservadoras hay una minoría suficientemente grande de partidarios de la causa feminista que impide que estas formaciones puedan caer en la tentación de buscar una ventaja electoral criticando el feminismo.

En tercer lugar, hay consensos suficientemente amplios para que los poderes públicos emprendan una política ambiciosa de reformas en cuestiones de género, colocando a España en una posición destacada, como ya ocurrió durante la década pasada con la extensión de los derechos civiles. Para ello será necesario que la presión de la sociedad civil, y sobre todo del movimiento feminista, continúe ganando posiciones.

------------------

Belén Barreiro es directora de 40dB. y ex presidenta del CIS.

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí