1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL PROCESO AL PROCÉS (VII)

Notas del atardecer

No sólo es raruno que Sánchez y Cuixart estén aquí, sino que, por mucho menos de lo que ellos hicieron por la estabilidad del Estado, te ponen una calle en Zamora

Guillem Martínez Madrid , 26/02/2019

<p>Pla, en los lavabos del TS.</p>

Pla, en los lavabos del TS.

G. M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

COLOSSAL. Hotel Victoria. Bañera. Leyendo tuits del presi Torra animando a la parroquia a escuchar el testimonio de los presos. En el más I+D invita a escucharlos amb llum als ulls i força al braç. “¿Con luz en los ojos y fuerza en el brazo? Esa es la descripción de un pajero de tota la vida”. Hola. Les presento a Josep Pla. Se me colgó de la chepa este finde. Fue abrir una botella y allí estaba, debajo de su boina. Desde entonces, llevamos tantas gastadas –botellas, no boinas–, que la prestigiosa firma Cardhu nos ha enviado un burofax: que si compramos otra nos regalan un globo –saben, snif, que no necesitan mucho más para fidelizarnos–. “En Cat no hay mentalidad de Estado. Si se fija, no hay cats en los Altos Cuerpos del Estado. Bueno, hay notarios, pero tan solo por esa fascinación cat colossal que es la transmisión ordenada del patrimonio. Puro derecho romano. El último que entendimos. En Cat, si exceptuamos al señor Sandro Rosell, un incomprendido, un adelantado a su tiempo, sólo ha habido dos grandes estadistas. El señor Cambó. Colossal. Y, aunque me pese, el señor Pujol. Ambos sabían que Cat es la isla más occidental de Italia, un país con más reglas secretas que interiorización del Estado. Ambos sabían que a la isla no se le ha de explicar todo, sólo lo que quiere oír. Y que el Estado es lejano y extraño en una isla en la que sólo hay notarios. Por lo que no hay que exigirle mucho. Hay que pagarle, esperando que, cuando lo necesites, proceda. Como el señor March, mallorquín, otra isla occidental italiana, que pagó el golpe a Franco, sin esperar nada a cambio. Salvo absolutamente todo y a su debido tiempo. Por lo demás, el señor Pujol es un mamón colossal. “El mal parit me echó de Destino en el 74, cuando me dio el siroco de elogiar la trayectoria colossal del fascismo portugués tras la Revolución de los Claveles, aquella collonada”. Wala, le digo. “¿Qué quiere? Soy el subconsciente colectivo cat. Soy conservador. ¿Por dónde iba?”. Pujol. “El señor Pujol me vino a ver, ya como president, a mi lecho de muerte. Pujol, eres más bajito de lo que recordaba, le dije. Goethe murió pidiendo más luz, más luz. Y yo llamando enano a Pujol. Ya ve qué mierda de frase para la historia. ¿Lo ve? Carecemos del idealismo depurado del Norte, incluso cuando nos quedamos pajarito. Somos una isla italiana, gregaria y silenciosa. No damos para más”. ¿Whisky? “Insesantemente. El whisky es lo mejor. Nítido, puro. Bebes un litro de whisky y meas un litro de meo”. ¿Qué le parece el juicio, senyor Pla? “Una meada, pero no de whisky. Costará el alivio”. Colossal.

DRAMATIS PERSONAE. Ya es lunes. El senyor Pla y el menda ya estamos en el TS. Hoy, interrogatorio de Cuixart. Cuixart es, junto a Sánchez, el segundo no político en declarar –en este caso, a la Fiscalía, a la defensa, pero no a la Abogacía del Estado–. Era el presi de Òmnium, una asociación cultural catalanista, católica y conservadora, fundada durante el franquismo. Òmnium, como el distinto y distante Real Club de Polo, iba tirando como una asociación sólo conocida y vivida por sus asociados, ultima generación de varias generaciones comiendo filetes. Hasta 2010. Ese año el TC –estamos hoy reunidos, hermanos, por él–, sacó, tras 4 años de investigaciones, la sentencia contra el Estatut. El veredicto del TC fue contestado por una manifestación gigantesca. La primera de la serie procés. Organizada, si nos ponemos fácticos, por CiU y ERC, se decidió que la convocara un no-partido. Le tocó a Òmnium. Desde entonces, no ha dejado de crecer exponencialmente, lo que implica un cambio de rol. Cuixart es un asociado. Llegó a ser tesorero cuando Òmnium estaba presidida por Muriel Casals. Cuando Casals lo dejó para pasar a ser diputada –2015, Tercer Acto del Procés–, Torra pasó a ser presi en funciones. Se postuló para presi ad hoc. Pero fue vetado por una ERC atenazada por el convergencialismo para comerse con patatas, como así fue, una lista única al Parlament. ERC, en contrapartida, consiguió imponer a Cuixart en Òmnium, entonces, un hombre de la órbita ERC. Torra, por cierto, para postularse en el cargo dimitió como dire del Museu del Born. Al quedarse posteriormente en el paro, la Gene le dio la dirección de una revista, hasta que luego le hizo diputado. Y, después, zas, presi. “Cuando no puedes presidir una colla de coros y danzas, te hacen presi de la Gene. Són collons. Pla, me desconcentra. “No se desconcentre y escriba, que nos acercamos a la hora del whisky de la tarde”. Cuixart, en sus etapas anteriores a ser presi, me explica un miembro de la ejecutiva, el consell, o cómo se llame, de Òmnium, era un tipo silencioso, que no abría mucho la boca. Es empresario –el oficio de moda entre el procesismo–. Tiene una fábrica de packaging –“desde BCN te ofrecemos soluciones al envasado en stick pack y sobre plano a escala internacional”, asegura en su web; no sé lo que es todo eso, pero dan ganas de comprarse uno–.

DRAMATIS, A SECAS. En la cárcel Cuixart ha sufrido algún cambio personal. Se ha postulado como no político y sin ningún plan para serlo. Posiblemente ha dado un giro al catolicismo. O, al menos, estando ya casado por lo civil, se ha vuelto a casar por la Iglesia. Con tres curas. También se ha alejado de ERC y se ha acercado, al menos epistemológicamente, a la CUP, tal y como ha quedado tras el procés –un colectivo más nacionalista que izquierdista, y que en ocasiones alude al procés como un camelo, y en otras pues no–. Su defensa, por lo que oigo, es la más diferenciada del resto, sin llegar a ser netamente diferente. Es el único hasta ahora que ha abjurado de lo que declaró ante el juez durante la instrucción –como el 100% de los acusados, reconoció la Constitución, negó la unilateralidad y el carácter jurídico del referéndum y la DUI –“Colossal; calli–. ¿Afecta en algo esa renuncia para su defensa? En absoluto. La defensa parte de la defensa de los derechos fundamentales. Concretamente del de manifestación, al que en ocasiones se acopla el de autodeterminación. También alude al derecho a la desobediencia pacífica. Manifestación y desobediencia pacífica, y el hecho de no haber protagonizado ninguna obstrucción a una orden jurídica –los registros del día 20S– son los ejes, diría. Para lo cual, también diría, se rebaja mucho el concepto de desobediencia. En Cat, por esos días, hubo más uso de la manifestación que de la desobediencia, que en términos sociales no llegó a existir –no hubo, por ejemplo, desobediencia fiscal, la madre del cordero–. Y, en gran parte, gracias a los esfuerzos de Òmnium y ANC para que así fuera –no sólo es raruno que Sánchez y Cuixart estén hoy aquí, sino que por mucho menos de lo que ellos hicieron por la estabilidad del Estado, te ponen una calle en Zamora–. Utilizando un registro coloquial –con acopio de hostia y algún collons; “habla para la isla”; calle, Pla–, la defensa de Cuixart es la más vehemente y mejor comunicada. Y la más parecida al discurso del procés en sus glory days. Cuixart es sin duda quien más se ha aprovechado de no ser político. Es decir, de no tener contacto con la toma de decisiones en aquellos días. Vamos, las asociaciones, sin tomar decisiones –a pesar de su desorden, fueron decisiones verticales, centralizadas, como quedó claro el 26-O–, fueron fundamentales para comunicar a la sociedad el discurso procesista. Es decir, para que no hubiera desbordamiento, la rebelión esa que se busca en el derecho a manifestación. Perlas Cuixart: “El pacifismo forma parte de nuestro ADN” –aludiendo a un ADN cat, me temo, metafórico, pero que da mal rollito–; “la violencia no es un instrumento para comunicarnos con el Estado”, lo que habla del procés como de un intento desesperado para comunicarse con el Estado. “¿Lo ve, Martínez? Aquí nadie entiende al Estado, esa cosa que en Esp no habla”.

DRAMATIS PERSONAE II. Turno de Carme Forcadell, expresi del Parlament cuando los idus. Miembro de la ejecutiva de ERC, cuando Carod, fue defenestrada, por tanto, en la ejecutiva de Puigcercós. Con las referéndums pro-indepes municipales –un proceso de consultas iniciado en 2007; los futuros partidos procesistas participaron en ellos queriendo evitar que se preguntara directamente por la indepe– vuelve a algo parecido a la política. Por el sistema complicado de elecciones de la ANC, llega a presidirla. No es alguien a quien ERC tenga mucho apego, pero es promocionada por CDC en aquella ANC con cierta predominancia de ERC sobre CDC –proporción invertida en la etapa Sánchez–. Presidenta del Parlament, los medios procesistas la presentaban como una persona decidida y astuta. Puede serlo, pero no quedó claro en sus actuaciones, salvo el 27-O, cuando tramitó una DUI fake –es decir, lo contrario a una declaración de indepe; incluso su aplazamiento ad eternum– en tiempo real y sin que nadie se enterara. Alejada de ERC y de CDC, tal vez ha sufrido, por tanto, la prisión más dura y solitaria. Su defensa, con matices, se aproxima más a la del pack Forn y Vila. Perlas: “Las manifestaciones fueron espectaculares. Es decir, un espectáculo”, “no quisimos desobedecer al TC ni un solo momento”, “una resolución política” –es decir, la del 9-N, la del 27-O– “empieza y acaba en sí misma”.

¿QUÉ ESTÁ PASANDO? Bueno, por ahora el juicio está planteando dos debates. Que no sé hasta qué punto interesan al Tribunal. A) Los límites de la democracia en un Estado de Derecho –es decir, también la inversa: los límites del Estado de Derecho ante la democracia–, y B) los límites del derecho de manifestación –es decir, también la inversa: los abusos del Estado sobre el derecho de manifestación–. Las actuaciones del Estado y del procesismo, durante los días en los que estos debates adquirieron cuerpo, fueron caóticas. Algo dramático, cuando se es Estado. Costará ordenarlas. Costará que este juicio las ordene, bajo una forma no penal. Ignacio Sánchez-Cuenca publicó este finde en CTXT un artículo formulando la actuación del Estado. Básicamente, cerrarse a cualquier discusión sobre la Ley, aunque en una sociedad más de dos millones de personas pidieran cambios en ella. Es más, situaba al rey en el epicentro de la decisión y de la estilística: en su discurso del 3-O primó el Estado de Derecho, es decir, la ley, no la democracia, no la posibilidad de establecer mecanismos de reforma y diálogo. Lo que acerca, implícitamente, al rey a los posicionamientos al respecto de C's, PP y Vox. Lo que, glups, también puede explicar una época –”Lo que usted llama época, yo lo llamo la vida, Martínez”–. Por el lado procesista, el caos fue mentir a su sociedad, confundir, es decir, devaluar la democracia y los derechos, sentimentalizándolos. Y, exponerse con todo ello a delitos no previstos ni calculados en un Estado de Derecho que ha apostado por la Ley y no por la política. “El catalán, genéricamente hablando, tiende al estado agradabilísimo de ser víctima”; “es más cómodo y fácil creer que aprender, que conocer. La constatación de este hecho nos podría llevar a creer que las concepciones religiosas son permanentes a cualquier nivel”, dice el senyor Pla, citando dos fragmentos de Notes del Capvesprol / Notas del atardecer, que es su manera de decir que nos vayamos a por nuestro whisky y su posterior meo. Mañana, más.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fattsbackett

    @Antonio. El concepto que citas en tu comentario como definición de Estado de Derecho, si te fijas, no sirve de nada, porque no hay Estados que no se rijan por leyes, es decir, por normas. De manera que lo que estás definiendo es a los Estados, sin más. El estado de Derecho es una CLASE de Estado que requiere el elemento de la democracia, y el resto que he mencionado. Así, Rusia, China, Cuba, Corea del Norte, Arabia Saudí, se rigen por leyes, pero no son Estados de Derecho, sino Estados autoritarios.

    Hace 2 años 2 meses

  2. fattsbackett

    @Antonio. Los cuatro elementos están unidos y forman un todo: la soberanía pertenece al pueblo o la nación, que se expresa a través de leyes aprobadas por sus representantes, y se organiza institucionalmente a través de diferentes poderes que ejercen cada una de las funciones estatales. Todo este entramado tiene como fin último el reconocimiento y garantía de los derechos fundamentales de los ciudadanos, es decir, de delimitar y proteger un núcleo de facultades y libertades dentro de las cuales el Estado no puede entrar ni tampoco dañar.

    Hace 2 años 2 meses

  3. fattsbackett

    @Antonio. El concepto de Estado de Derecho se compone de cuatro elementos: soberanía nacional o popular, división de poderes, imperio de la ley, y garantía de derechos fundamentales. La ausencia de cualquiera de ellos le priva de su carácter de Estado de Derecho, y serlo es un requisito para la entrada en la UE, por ejemplo. Si te interesa contrastar lo que te explico, te aconsejo dos libros estupendos, que son un clásico en la materia: “Estado de Derecho y sociedad democrática”, de Elías Díaz, ed. Taurus (es de los años sesenta pero fue muy importante para la redacción del art. 1 de la Constitución de 1978); “Estudios sobre el Estado de Derecho y la democracia”, de Ernst Wolfgang Böckenförde, ed. Trotta.

    Hace 2 años 2 meses

  4. Cada dia més patètic en G.M.

    "La Cup és más nacionalista que izquierdista". Una de tantas aseveraciones que GM (Guillermo Martínez, o General Motors) es incapaz de argumentar, desarrollar, justificar, etc.

    Hace 2 años 2 meses

  5. Antonio

    @Fattsbackett, madre mía. Usted si no que no sabe lo que es un Estado de Derecho. Es un estado que se estructura conforme a derecho, es decir conforme a la ley. Si las leyes son democráticas, quizás obtenga como resultado una democracia (aunque esto no ha ocurrido nunca), pero si las leyes no son democráticas obviamente usted no tiene democracia por mucho derecho en papel que se escriba.

    Hace 2 años 2 meses

  6. Medard

    "...un colectivo más nacionalista que izquierdista..." la CUP? Ja mos diras a la xent no il·lustrada: si la CUP no és esquerra que e esquerra a Espanya? Tu xic t'has begut l'enteniment o només xarres pa unaltra illa que se diu Estado Español! Maitant, jo ja en tinc prou... Lo güisqui t'ha fotut l'enteniment enlaire...Au molt bons capvespres! Jo ja te deixo que no m'agrae lo güisqui aguest que te fots!

    Hace 2 años 2 meses

  7. zyxwvut

    Para el derecho a disentir en diferido que practica CTXT, como debe ser. Un poco de mesura, señor Martínez. https://elpais.com/politica/2019/02/26/actualidad/1551210406_834895.html

    Hace 2 años 2 meses

  8. fattsbackett

    Contraponer Esrado de Derecho y democracia es un signo de ignoramcia, puesto que, por definicion, no hay Estados de Derecho no democráticos. El concepto de Estado de derecho precisamente sirve para resolver la contraposición entre democracia y ley.

    Hace 2 años 2 meses

  9. zyxwvut

    A cada crónica que escribe le leo más perdido, señor Martínez, debería releer sus crónicas de los dias de efervescencia secesionista para refrescar los datos. Ahora sólo intenta justificar y exculpar en nombre del "diálogo" a unos señores y señoras que siempre despreciaron el diálogo porque lo tenían todo decidido. Lo único "dialogable" eran los plazos para la secesión ¿recuerda?. Por cierto, por si no lo recuerda, el señor Pla era tan fascista como cobarde, hay pruebas abundantes de ambas facetas.

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí