1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

RECAPITULANDO (II)

Caballos y camellos

Un juicio tiene una velocidad propia y unas reglas que solo conocen los iniciados. Aquí tratamos de explicar algunas

Guillem Martínez 23/02/2019

<p>Una imagen de la sala del Supremo durante el juicio al procés.</p>

Una imagen de la sala del Supremo durante el juicio al procés.

SEÑAL DE TELEVISIÓN DEL T. S.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

LOS JUICIOS SON RAROS. Un juicio es raro. Hasta el punto de que los hombres van vestidos con puntillas. Lo que explica que en un juicio existe una lógica diferente a la cotidiana. Un camello, por ejemplo, es un caballo sometido a su descripción en un proceso penal. En ocasiones, en efecto, resulta que era un camello. En otras, un caballo. En otras, una cabra. Un proceso penal no abreviado, en todo caso, es lentoZzzzz. Como el amor –todo lo contrario a un juicio–, tiene una velocidad propia y unas reglas que solo conocen los iniciados, y que resulta difícil explicar al mundo. Es mucho mas lento y difícil de leer –un juicio, no necesariamente el amor– en la cultura jurídica latina y continental que en la anglosajona. Un juicio –otra vez, como el amor– es algo alejado del sentido común, sea lo que sea eso, hasta el punto que puede ensuciarse cuando se aproxima al sentido común ése. Un juicio, la justicia –y, brrrrr, el amor– poseen lógicas propias, no necesariamente humanas y sencillas. Conviene recordar que, por ejemplo, el sumario de Llarena no existe en este juicio. Sólo existió para encausar a los acusados en el TS. En principio este juicio es un momento cero sobre el que no hay nada edificado. Y, por ahora, ha edificado poco. Será importante, para edificar el relato de fiscalía o de las defensas, el tramo que se inicia el miércoles, con las declaraciones de los testigos. Todo está abierto. Todo. Hacia arriba y hacia abajo. Por otra parte, en un juicio no se juzga todo, sino solo que se acota en él. Aún no tenemos una idea clara de los tramos de realidad que están dentro o fuera. Entre otras cosas porque, en esos tramos, hubo poca realidad.

FISCALÍA. Fiscalía sigue, aparentemente, apollardada, pero no tanto. Concepto apollardada, explicaciones. A) Parece permanecer en la lógica del sumario, establecida cuando Llarena. Es decir, hace mil años. B) Parece tener, me dicen, cierto síndrome de Estocolmo respecto a Maza. Me dicen, en ese sentido, que Maza, el Fiscal General que inició la cosa, era un cachondo, un tipo divertido, hasta cierto punto el alma del TS, el que organizaba los cenorrios y todo eso. Su acceso sobre los fiscales tenía un sólido cable humano y de respeto. Parece que, por tanto, también respetan, más allá de lo –aparentemente– útil, la vocación genérica de pugnar por el delito de rebelión, que por ahora no está claro. Concepto pero-no-tanto, explicaciones. A) La fiscalía ha conseguido en sus interrogatorios, digo yo, someter a alguna contradicción las declaraciones de los acusados. Lo que era su función en este tramo. Básicamente, contradicciones entra actitudes y fechas. Eso queda ahí. Se ampliará y se sellará, o no, durante el tramo testifical. B) Sería lógico que, no obstante, fiscalía, después de su arranque taciturno, se ponga las pilas –suele hacerlo–, cambie de enfoque y aporte nuevas informaciones. El testigo secreto, por ejemplo, que apareció en la primera sesión, ya no es secreto. Es un mosso. De Lleida. Alguien de dentro. A ver lo que dice cuando toque. Un dato inquietante: a todos los acusados se les ha preguntado por su adscripción a Òmnium. Parece una pregunta ritual. Pero no lo es. Lo que lleva a intuir que fiscalía tiene un proyecto –penal, se supone– para Òmnium. Ya veremos.

LAS DEFENSAS. Si bien no han respondido a fiscalía y abogacía, hasta ahora, dos personas –Junqueras y Romeva–, no parece que hayan apostado por una defensa política. Simplemente se han acogido a su derecho de no responder a fiscalía. Diría –no lo sé; lo sabré en breve– que el grueso de defensas ha decidido, o ha acabado de decidir, contestar a fiscalía tras el rollo positivo que supuso al respecto la defensa de Forn. Xavier Melero, en ese sentido, está aportando, hasta ahora, la defensa más efectiva. Nítidamente jurídica, y dejando que su defendido, en sus respuestas, le dé a la cosa épico-procesista. Por el mismo precio, se asiste a las contradicciones del Estado durante el procés. Y eso es lo que están haciendo, con variantes y con mayores o menores hipotecas, el resto de defensas.

Falta por ver si la defensa de Cuixart responderá o no a fiscalía. Parece ser que, si no su eje, su énfasis serán las actuaciones policiales durante el 1-O, un día que el Estado se volvió majara, puro pitote y descontrol, y no supo gestionar una manifestación, esas cosas que se gestionan mejor cuando no se hace nada. Salvo la de Melero, el resto de defensas sigue teniendo un marrón: demostrar ante el Tribunal que no sucedieron cosas que, por otra parte, sus acusados deben demostrar a sus votantes que sí sucedieron. No veo que eso sea un problema. No lo está siendo en el juicio. No lo ha sido en ningún tramo del procés, esa cosa que se está reformulando como una guerra cultural –se lo explico más abajo–. Bueno. Defensas, sinopsis hasta la fecha: no es descartable que no sea así, pero parece que el delito de rebelión es un traje muy grande para el cuerpo del procés. De manera un tanto inesperada, parece que está ganando cuerpo el delito de malversación –parece que se han sumado gastos, por ahora, de unos 300.000 euros; poco, para una consulta; mucho, para malversación, si finamente se demuestra–. Y parece que la rebelión se empieza a transformar, lentamente, en algún delito por acto preparatorio punible. Ya veremos. Es pronto.

EL TRIBUNAL. El Tribunal se la está jugando y lo sabe. Sabe que esto puede acabar en el TEDH. Marchena es la respuesta, y la respuesta de Marchena está siendo elegante, siempre al quite. La única aspereza creada es la rapidez, en ocasiones destajismo, que está adquiriendo la causa, una causa que, parece ser, no quiere convivir con una campaña electoral en abril, ese mes en el que todo el mundo es menos monárquico. Sobre Marchena. Fiscal en Canarias, fue llevado a la Secretaría General Técnica de la Fiscalía General del Estado –a la que aportó, me dicen, “su diseño intelectual”– por el Fiscal General del Estado Eligio Hernández –PSOE–. Prosigue en ese cargo cuando es Fiscal General Jesús Cardenal –PP–. Entra en el TS con Luciano Varela. Varela y Marchena son los pesos pesados del Tribunal, los más reconocidos, “los cerebros”, me dicen. Varela, en todo caso, media hora antes de que Marchena dé por concluida, cada día, la sesión, ya está recogiendo sus papeles. Es decir, lo ve venir, lo que implica cierta complicidad y aproximación en la lectura del juicio con Marchena. Más sobre Marchena. En medios jurídicos se lee su reacción ante la aparición de su nombre en un wasap de un senador del PP ––recuerden: tras esa aparición, Marchena renunció a presidir el CGPJ– como algo positivo y que le acredita. Un juez progresista me explica: “Marchena no va a dictar sentencia condenatoria sin una actividad probatoria de cargo razonable y suficiente, verificada en el plenario”. ¿Los hay que no hagan eso?, le digo. “Sí, existe la otra opción”.

GUERRA CULTURAL. Hasta ahora, en el juicio han aparecido temas intelectualmente importantes. El límite de la democracia y el límite del Estado de Derecho frente a la democracia, por ejemplo. Es decir, el límite también de la demagogia y la mentira, y el límite del Estado de Derecho cuando se niega a las reformas y llega a reprimir y penalizar sus intentos. No creo, no obstante, que este sea el tema del juicio, o que participe mucho en él, snif. De hacerlo, tampoco creo que llegara, en forma de debate, a la sociedad. Creo, en fin, que va a llegar poco a la sociedad. El procés, ahora lo veo prístino, no es una política, no es un proyecto. Es una guerra cultural. Y las guerras culturales son ejercicios reaccionarios que están supliendo a la política en Europa y en los EEUU. En tanto que guerra cultural, es un fenómeno cultural. Es decir, difícil de enjuiciar sin meterte en berenjenales yuyus. En ese sentido y con esa lógica, el documento Enfocats, tan importante para la fiscalía, no es nada. Es guerra cultural, una serie de planes delirantes para consumo interno, para no ser efectivos salvo en una guerra cultural. Enfocats, esa es mi lectura, es un programa tan efectivo y programático como otros que vimos aquellos días, similar a otras campañas y documentos que señalaban que Miguel de Cervantes, es decir, Miquel Sirvent, era cat. A ver cómo traducen ese caballo a camello sin crear otra guerra cultural, o sin intensificar esta. Nos vamos a hartar, por otra parte, de guerras culturales en el Estado en las próximas décadas. A ver cómo sale de esta la primera que se ha llevado a juicio. Es posible que no llegue a juicio ninguna más de las promovidas por otros nacionalismos, diría. En tanto que guerra cultural, no importan los hechos que fije este juicio. En Cat, por ejemplo, no ha supuesto ninguna catarsis el hecho de que los líderes procesistas hayan reconocido –seguirán reconociéndolo y aportando datos– que el grueso de sus discursos eran falsos, puro armamento pesado en una guerra cultural, que no política o jurídica. Como no ha supuesto ninguna catarsis observar que lo que dijo Puigdemont el 14-9-17 –“en menos de 24 horas, el Departamento de Estado de EE.UU. y Juncker han dicho que respetarán el referéndum”– es tan falso como lo que diga esta mañana a primera hora. Las guerras culturales –existe una supremacía legal de las mujeres; todas las denuncias de maltrato son falsas; Trump, anuncian que reconocerán a Cat...– son así. Puro bulo.

LOS CABALLOS Y LOS CAMELLOS. Lo deseable sería que los presos, tras el juicio, abandonaran la cárcel –no son chalecos amarillos, no han practicado la violencia a tutiplén– y la política –han mentido, son absolutamente deshonestos; lo han sido en un periodo de penurias, recortes y retroceso de la democracia en el Sur–. Pero lo deseable no siempre coincide con lo penal. Ni los caballos son camellos.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Thomas Paine

    Enfocats es exactamente los protocolos de los sabios de Sion, me imagino incluso redactados por la misma persona. Habríamos de preguntarle a Umberto Eco. ¿Un ejemplo de “guerra cultural” no sería la negación de esa enfermedad genética de LA ESPAÑA, ese cáncer de la democracia, ese emblema definidor del “autentico” nacionalismo español, esa “rabia cegadora” que involuciona a la supuestamente progre intelectualidad española, esa histórica versión española del antisemitismo llamada anticatalanismo? Y peor es la secuela que produce en muchos ciudadanos catalanes tomando el terrible aspecto del virus de “L'autoodi” que convierte a, en principio, buenas personas en homólogos de Stephen el personaje de Samuel L. Jackson en la película de Quentin Tarantino “Django desencadenado”

    Hace 2 años 2 meses

  2. zyxwvut

    A cada crónica se le ve más despistado, señor Martinez. ¿Ahora resulta que el 1-O fué una manifestación? Y las ocupaciones previas de colegios, y los niños y ancianos puestos de barrera buscando la foto, la persecución desesperada del muerto..., todo eso no existió. Debe releer sus propios artículos. Sobre el lenguaje le dejo una reflexión de fondo. https://blogs.elconfidencial.com/espana/filosofo-de-guardia/2019-02-15/dialogo-cataluna-presupuestos-autodeterminacion_1826742/

    Hace 2 años 2 meses

  3. Uno

    ¿? Marchena es el típico juez ts del pp. O, lo que es lo mismo, el típico juez ts. Sus favores y su buen comportamiento ya han sido premiados (hola sofi ke ase?) y volverán a serlo cuando dicte la sentencia que le digan que tiene que dictar. Parece mentira que alguien que se dice anarquista presente semejante versión edulcorada y hagiográfica de un esbirro del Estado y, de lo que es peor, el Partido.

    Hace 2 años 2 meses

  4. Pep

    Me gustan mucho los dibujos, es usted una caja de sorpresas, Martínez. Muy bien, oiga, muy bien.

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí