1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Amos Oz y la mentira sionista liberal

El judaísmo humanista y democrático que defiende Oz es fundamentalmente incompatible con el deseo de un Estado de mayoría judía

Nathan Goldman 13/02/2019

<p>Israel.</p>

Israel.

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Amos Oz, probablemente el novelista israelí contemporáneo más conocido, es desde hace tiempo un declarado defensor de las políticas del sionismo liberal. Los liberales sionistas, que se encuentran a medio camino entre el sionismo de derechas y el anti o post sionismo, creen que Israel tiene el derecho de existir como patria para los judíos, que ese Estado debe ser una democracia liberal, y que los palestinos, también, tienen derecho a poseer una patria nacional. Uno de los aspectos centrales de esta ideología es el apoyo a una solución de dos Estados, que es exactamente lo que Oz lleva defendiendo desde que terminó la guerra de los Seis Días en 1967, mucho antes de que tantos otros abrazaran esa causa. En la actualidad, para muchos judíos de izquierdas en Israel y en todo el mundo, el sionismo liberal lleva décadas siendo una creencia de sentido común.

Pero la crisis ha llegado. Los defensores del sionismo liberal están fuera del poder tanto en Israel como en Estados Unidos, su principal partidario y aliado. Bajo el mando de la derecha israelí, la ocupación de los territorios palestinos se ha consolidado aún más y, al mismo tiempo, el Gobierno ha reprimido la disidencia interna (y externa). En diciembre del año pasado, Trump cumplió una promesa electoral al ordenar que la embajada de Estados Unidos en Israel se trasladara a Jerusalén, ciudad que reconoció formalmente como la capital de Israel, en lo que supone una afirmación de la soberanía de Israel. Las circunstancias políticas presentes han hecho algo más que desbancar al sionismo liberal de los resortes del poder: han provocado una confrontación con los propios principios de la ideología. El sionismo liberal pretende encontrar un equilibrio entre el carácter judaico de Israel y su carácter democrático. Sin lugar a dudas, en la forma actual que adopta el Estado, ha primado aquel frente a este. Este carácter se hizo explícito cuando se aprobó en julio la “ley del Estado-nación judío”. No obstante, los sionistas liberales esperan poder recuperar el equilibrio, aunque cada vez parezca estar más claro que las dos ideas (Israel como democracia e Israel como Estado judío) son tan irreconciliablemente opuestas que cualquier intento por reconciliarlas está condenado al fracaso desde el principio.

Este es exactamente el tipo de pensamiento que el libro de Amos Oz, Estimados fanáticos: cartas desde una tierra dividida, intenta combatir. Estimados fanáticos, que se publicó originalmente en hebreo en 2017 y ahora acaba de aparecer en Estados Unidos en la traducción inglesa de Jessica Cohen, es un grito de guerra para los sionistas liberales que cada vez están más preocupados porque su visión del futuro de Israel no se ha materializado. El libro se esfuerza por dar la mejor impresión de claridad, franqueza y optimismo sensato. Es un cóctel narcótico de consuelo y filosofía superficial para aquellos moderados que esperan que pase la era del extremismo, y puedan recuperar el control de Israel para llegar a una conclusión de manera razonable.

cada vez parece más claro que las dos ideas (Israel como democracia e Israel como Estado judío) son tan opuestas que cualquier intento por reconciliarlas está condenado al fracaso

Los tres cortos ensayos que componen Estimados fanáticos están unidos por la idea de que el extremismo (de ningún tipo en particular, sino el “fanatismo en sí”) es el enemigo de la gente razonable, en Israel y en todo el mundo. Oz escribe en el ensayo que da nombre al libro que “a medida que las cuestiones se vuelven más difíciles y complicadas, la gente anhela soluciones más sencillas”. Bueno, él al menos parece quererlo así. Enfrentado a un mundo plagado de diversas formas de violencia política, Oz deja claro desde el principio que Estimados fanáticos renunciará a todo tipo de análisis material y a las cuestiones de poder, historia e ideología en pro de la reflexión sobre ese elemento retórico que sirve para todo: la naturaleza humana. “El fanatismo”, escribe, “es mucho más antiguo que el Islam. Anterior al cristianismo y al judaísmo. Anterior a todas las ideologías del mundo. Es una característica fundamental de la naturaleza humana, un ‘gen malo’. La gente que pone bombas en las clínicas abortivas, asesina inmigrantes en Europa, asesina a mujeres y niños judíos en Israel, quema casas en los territorios ocupados por Israel con familias palestinas enteras dentro, profana sinagogas e iglesias y mezquitas y cementerios, son todos distintos de Al-Qaeda e ISIS en cuanto al alcance y la gravedad de sus actos, pero no en cuanto a su naturaleza”.

Oz parece estar desmesuradamente orgulloso de su propia magnanimidad cuando admite que ese tipo de actos “se llevan a cabo casi cada día, incluso contra los musulmanes” (el subrayado es mío). Para un cierto tipo de público lector conservador, quizá uno que esté dispuesto a tolerar a Oz como posible voz de izquierdas razonable y discrepante, puede que esto suponga una sorpresa. Para cualquiera cuya visión no esté nublada por una virulenta islamofobia, esto es evidente. No obstante, esto no le impide sugerir que el fanatismo contemporáneo es ante todo un fenómeno islámico. Según explica: “Los fanáticos religiosos e ideológicos de diversos tipos cometen horribles crímenes violentos”, pero en el siguiente párrafo, el ejemplo que emplea resulta ser “un musulmán fanático”.

Oz demuestra estar muy poco preparado para comprender cualquier tipo de violencia política. Sus análisis van desde lo banal hasta lo simplemente extraño, como cuando observa que “existen formas de fanatismo a nuestro alrededor que son menos prominentes y menos visibles”, como por ejemplo “fanáticos enemigos del tabaco que actúan como si cualquiera que osase encender un cigarro cerca debería ser quemado vivo” o “fanáticos vegetarianos y veganos que en ocasiones suenan como si estuvieran listos para devorar a las personas que comen carne”. Asimismo, a esta desconcertante categoría pertenece su afirmación de que el fanatismo está en auge porque estamos demasiado alejados de la época de Stalin y Hitler, que “parecen haber imprimido en las dos o tres generaciones posteriores un profundo temor ante cualquier tipo de extremismo y un cierto comedimiento frente a los impulsos fanáticos”. Uno se pregunta aquí cómo consigue cuadrar esta absurda afirmación, que queda desmentida por toda la segunda mitad del siglo XX, con la afirmación que hace de que los primeros colonos sionistas heredaron una variedad de fanatismos europeos.

Oz demuestra estar muy poco preparado para comprender cualquier tipo de violencia política

Y luego también está el análisis banal. “La curiosidad y el poder de la imaginación”, reflexiona Oz, “puede que nos hagan parcialmente inmunes al fanatismo”. ¿Las pruebas? Una anécdota sobre el escritor israelí, Sami Michael, que, cuando el conductor de un coche en el que viajaba le comentó que los judíos deberían “matar a todos los árabes”, lo escuchó amablemente y respondió, “¿y quién, en su opinión, debería matar a todos los árabes?”. Michael apremió a su racista conductor para que detallara las consecuencias que se deducían de su afirmación hasta que el conductor, que evidentemente quedó aturdido por la lógica conclusión que entrañaba su pronunciamiento –puesto que eso supondría asesinar a niños–, le dijo a Michael, “¡Caballero, usted es un hombre muy cruel!” La lección que extrae Oz de esta historia es la siguiente: “quizá activar nuestra imaginación, y obligarnos a ver de cerca el sufrimiento de nuestras víctimas, tendría el poder, en distintos lugares, de actuar como antídoto de la crueldad simplificada que se emplea en los eslóganes del estilo ‘¡Muerte a los árabes!’ y ‘¡Muerte a los judíos!’” Dejando a un lado el hecho de que la anécdota revela una falta no solo de imaginación, sino también de curiosidad, la idea de que estas facultades puedan contener la violencia extremista, aunque sea un pensamiento agradable, también es un pensamiento embarazosamente ingenuo. En el mes de octubre pasado, un hombre irrumpió en la sinagoga de Pittsburgh, Tree of Life, al grito de: “¡Muerte a todos los judíos!”, antes de proceder a asesinar a once de ellos, aparentemente sin inmutarse al observar de cerca el sufrimiento de sus víctimas. Oz también añade el “humor” al potencial curativo de la curiosidad y la imaginación, y bromea con que: “Yo, personalmente, nunca he conocido un fanático que tenga sentido del humor”. Supongo que nunca ha visto un video en el que aparecen soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel gritando y riéndose después de que uno de ellos hubiera disparado a un palestino desarmado.

Cuando Oz describe el judaísmo tal y como él lo entiende, lo hace por oposición a las fuerzas del fanatismo. Su concepto del judaísmo no es ni religioso ni nacionalista, sino más bien textual y ético, y es, en esencia, democrático y plural. “La democracia y el pluralismo”, escribe, “son sencillamente expresiones populares de la santidad de la vida y la igualdad del valor de las personas. Son manifestaciones del verso talmúdico ‘Quien salva una vida, salva al mundo entero’. Estas ideas no son extrañas ni son importadas. La santidad de la vida humana se deriva directamente del más profundo espíritu judaico en su máxima expresión. Creo que eso procede del mismo lugar que da origen a ‘No causes dolor’ y ‘Lo que es odioso para ti, no se lo hagas a tu vecino’”.

Oz denuncia que la derecha hable de “sangre judía” y de “un monstruoso concepto” que “se ha vuelto popular entre muchos de los judíos más extremistas de Israel” (y también en Estados Unidos, donde la revista Tablet inició una campaña para examinar la genealogía de la senadora electa por el Estado de Nueva York, Julia Salazar, y rebatir la reivindicación que hizo de su carácter judaico). Oz identifica correctamente la afinidad de esta forma de pensar con el racismo biológico de los nazis: “esta horrible frase, ‘sangre judía’, no aparece por ninguna parte en las fuentes judías. Ni una sola vez. Nuestro pensamiento no contiene el concepto de ‘sangre judía’… por el contrario, ‘sangre judía’ fue un concepto central en las Leyes de Nuremberg que promulgó el Reich de Hitler”. Hasta rechaza formas evidentemente menos nefarias de nacionalismo judío para favorecer una visión más humana, humanística y filosófica. “Ciertamente, existe una nación judía”, afirma, “pero es diferente de la de muchos otros países porque su elemento vital no ha sido traspasado a través de los genes, ni a través de las victorias en el campo de batalla, sino más bien a través de los libros”. Y luego lo reviste de poética: “Los judíos no construyeron pirámides ni erigieron catedrales… Ellos creaban textos y los leían juntos en familia, durante las celebraciones y en las comidas a diario”.

Oz el humanista, Oz el sionista liberal, Oz el demócrata, es también Oz el etnonacionalista, porque el sionismo liberal es etnonacionalismo

Estas descripciones sobre un carácter judaico más allá de la sangre y la tierra son hermosas, pero no son más que una farsa. A pesar de hablar del judaísmo como una tradición polifónica y filosófica, Oz se muestra inquebrantable en su compromiso con un nacionalismo judío tan simple y brutal como el resto. En un contexto de alarmismo ante la posibilidad llegar a la solución de un solo Estado, admite que “[insiste] en el derecho de los judíos israelíes, como cualquier otro pueblo, a ser una mayoría”. Y aquí es donde el lado oscuro de la visión de Oz salta a la palestra. Cree en el gobierno de la mayoría (para los judíos mismos, supuestamente con la condición de que aquellos que vivan entre ellos y sean una minoría disfruten de los mismos derechos y salvaguardas con arreglo a la ley). Los “judíos y los árabes”, escribe, “pueden y deben vivir juntos, pero yo consideraría absolutamente inaceptable formar parte de una minoría judía bajo un gobierno árabe, porque casi todos los regímenes árabes de Oriente Próximo oprimen y humillan a sus minorías”. Desde luego, Israel sí que ha oprimido y humillado a sus minorías. Esta hipocresía revela el trasfondo racista del argumento de Oz, que también se hace evidente en la lectura que hace de los palestinos y de los otros vecinos étnicamente árabes de Israel y la sugerencia que hace de que una verdadera democracia con una mayoría no judía constituiría un “gobierno árabe”. Al contrario, una solución de un Estado no constituiría nada de eso, sino un autogobierno democrático para toda la población.

El hecho es que Oz el humanista, Oz el sionista liberal, Oz el demócrata, sea también Oz el etnonacionalista, porque el sionismo liberal es etnonacionalismo, aunque para algunos sea un anatema decirlo. Él se identifica a sí mismo como parte de “la izquierda sionista, que se opone a la ocupación y que rechaza gobernar a otra nación, aunque sigue creyendo que el pueblo judío posee un derecho natural, histórico y legal a una existencia soberana como mayoría, aunque solo sea en un Estado democrático muy pequeño”. Pero ningún Estado puede controlar su demografía, es decir, garantizar una mayoría judía, y seguir siendo “democrático” en ningún sentido que sea válido. El control demográfico significa restringir quién puede entrar en el Estado, quién puede procrear y quién puede permanecer; significa vigilar el concepto mismo de quién es y quién no es judío. El judaísmo humanista y democrático que defiende Oz es fundamentalmente incompatible con el deseo de que un Estado de mayoría judía.

la situación no es ni un “conflicto” abstracto ni una disputa conyugal, sino el sometimiento de un pueblo a otro

En la era de Trump y Netanyahu, la incoherencia de esta ideología nunca ha sido tan clara. Pero existe el peligro de que –al igual que ciertos expertos se apresuraron a descartar a Trump como una aberración en lugar de una expresión de la plenitud estadounidense, en nocivo apogeo– los sionistas liberales puedan descartar a Netanyahu por apartarse de los redimibles valores de Israel. Esta es la clase de pensamiento que propugna Oz, un pensamiento que define el fanatismo en base a su forma más que a su contenido. El fanatismo nunca se presenta a sí mismo como una opción moderada y razonable como sí lo hace, por poner un ejemplo, el llamamiento “liberal” a crear un etnoestado “democrático”.

Una de las funciones de la retórica de razonabilidad es disfrazar lo inmoral y cruel de respetable, pero otra es limitar la imaginación política. El único argumento que emplea Oz en contra de la solución de un Estado, y que aparece en Estimados fanáticos, es que es descabellada. “La idea de un Estado binacional”, afirma, “que ha recabado el apoyo de la extrema izquierda, así como de algunas figuras de la derecha delirante, la considero una broma patética. No se puede esperar que los israelíes y los palestinos, después de cien años de sangre, lágrimas y catástrofes, se metan juntos en una cama doble y comiencen una luna de miel”. Este giro hacia lo abstracto y la metáfora de la cama demuestra otra vez la reticencia de Oz a hablar de poder en términos materiales: la situación no es ni un “conflicto” abstracto ni una disputa conyugal, sino el sometimiento de un pueblo a otro. Deja claro que no le interesa argumentar desde un punto de vista moral contra la solución de un Estado, porque eso significaría tomarse las cosas en serio.

A pesar de que Oz desea permanecer en el centro, la izquierda judía sigue avanzando a medida que las contradicciones del sionismo liberal se vuelven día a día más patentes. La evidente injusticia de la ocupación y la parodia del continuo apoyo estadounidense para mantenerla, han provocado que muchos jóvenes judíos –movidos, a menudo, por valores judíos– se cuestionen no solo los actos de Israel, sino el Estado mismo. El movimiento que hace falta para alcanzar una verdadera visión democrática, en la que tanto los israelíes como los palestinos sean libres e iguales, podría parecer demasiado entusiasta a Oz y a otros moderados. Hasta podría parecerles fanático. En un mundo fracturado, los movimientos que anhelan la justicia normalmente dan esa impresión.

--------------------------------------------------------------------------------------------

Nathan Goldman es un escritor que vive en Minneapolis. Sus artículos han aparecido en The Nation, Los Angeles Review of BooksThe New Inquiry y en otras publicaciones. También trabaja como editor del blog Full Stop.

Traducción de Álvaro San José.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Baffler.

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Nathan Goldman

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan

    En la solución 2 estados podemos creer todos....menos los palestinos, la rechazadon en 1948, y la han seguido rechazando, incluso cuando esa vía se abrió en los acuerdos de Oslo, Arafat se asustó de que se le acabase el chollo de vivir como un marajá como señor de la guerra y se le ocurrió lanzar otra Intifada. Al final todo eso es lo que ha reforzado a la derecha en el poder en Israel. Ya está bien con la manipulación histórica de que a los judios se les regaló la tierra después de la guerra mundial para que tuviesen un sitio para ellos. Los judíos ya habían estado repoblando el territorio y a diferencia de los palestinos que eran más de poseer sin tener (para evitar el pago de cualquier impuesto) los judíos compraron la tierrra, por cierto, tierra que en su gran mayoría fue donada al estado de Israel, de forma que no puede haber especulación inmobiliaria, a ver si por aquí aprendemos. El interés palestino siempre estuvo en exterminar a los judios como se demostró en la matanza de Hebrón en 1929 y en la alianza con los nazis del Muftí de Jersusalem, Al-Hussini que tiene una gran album de fotos con Hitler, Himmler y compañía. Vergonzoso el cariño que tiene la izquierda española a los pro-nazis de los palestinos, lo que en parte de su territorio aplican la Sharia, y donde se ejecuta a homosexuales y se discrimina a las mujeres. Ya un poco harto de la doble moral tanto de la oficialista UNRWA como de los BDS.

    Hace 2 años 9 meses

  2. c

    Antes de decir lo que voy a decir , respecto a lo de palestina diré que : no me gustan los sionistas por que financian guerras y su mayor negocio son las armas ( vendiendolas incluso a grupos neonazis : https://www.publico.es/internacional/venta-armas-israel-vende-armas-neonazis-regimenes-tercer-mundo.html ) y la maniPulacion de los medios y elecciones : https://www.publico.es/internacional/black-cube-black-cube-juguete-israeli-interferir-elecciones.html Personalmente no me gusta el judaismo como religion salvo algunos aspectos de la dieta no me gusta ls ortodoxos por que dicen que los no judios solo merecemos ser sus esclavos pero sin duda aunque la convivencia deberia ser pacifica , por los visto los filisteos que ahora son los Palestinos, les esclavizaron y respecto al islam los judios estaban antes que el islam en esas tierras. - Los sionistas de UK, prestaron dinero a hitler conociendo sus planes contra los judios, que antes dejó escritos en su macabro y tétrico libro : no les importa la guerra. ¿ Montaron una guerra para poder tener un estado con ayuda de UK aun a costa de la muerte de colegionarios religiosos ? - Respecto al estado de Israel se ha vuelto un estado teocrata-racista-sionista, como Arabia, Turquia y como quieren que sea Ejpaña , Polonia y la Biblica Usa : https://blogs.publico.es/puntoyseguido/5097/las-10-implicaciones-de-la-instauracion-de-la-republica-judia-de-israel/ https://blogs.publico.es/balagan/2018/08/27/netanyahu-y-la-irresponsabilidad-de-europa/ - No hay duda de que el estado teocrático d´Israel es uno de los principales beneficiarios de la "Guerra contra el terror" , que ha desmantelado a poderosos países árabes : https://blogs.publico.es/puntoyseguido/500/11-de-septiembre-paso-antes-y-despues http://www.nazanin.es/?p=13408  http://www.nazanin.es/?p=12616 https://blogs.publico.es/puntoyseguido/500/11-de-septiembre-paso-antes-y-despues/ Se dice que en las torres del 11S, no habia judios sino solo afros y por entonces la CIA ya habia pactado con los talibas. Hay un libro al respecto en USA. https://blogs.publico.es/balagan/2019/01/14/snowden-y-khashoggi/ https://www.marianne.net/culture/amos-oz-et-les-verites-d-israel?_ope=eyJndWlkIjoiZWIzMmJmZDhjYjg1NDQ4MmQwN2JiYmEwMzQ2MmExMmQifQ%3D%3D BoicoK a israel .https://blogs.publico.es/balagan/2019/01/28/el-bds-se-instala-en-irlanda/ Relacion de Arabia y Israel : una piedra negra encerrada en un toldo cubico negro https://www.publico.es/internacional/black-cube-black-cube-juguete-israeli-interferir-elecciones.html Dicen que el NuevoOrdenMundial es sionismo- iluminati . Los iluminati lo crearon sionistas, y se llevan muy bien con los árabes de la Meca donde hay una piedra negra en un toldo cubico negro : ( blackcube ) Http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2018/08/08/economia/la-banca-se-desprende-de-casi-75000-millones-en-activos-inmobiliarios : el banco santander decidiese vender, en agosto de 2017, el 51% de los activos tóxicos de banco popular al fondo estadounidense black-stone . https://www.publico.es/internacional/black-cube-black-cube-juguete-israeli-interferir-elecciones.html https://blogs.publico.es/otrasmiradas/17924/palestina-y-la-criptonita-del-monte-carmelo/ el banco santander decidiese vender, en agosto de 2017, el 51% de los activos tóxicos de banco popular al fondo estadounidense black-stone . ls grupos sionistas especuladores condenados por participar en la creacion de la gran crisis mundial de 2011, . La Comunidad de Madrid-PP-C$, recurre la sentencia que abre la puerta a que se anule la venta de viviendas sociales del IVIMA a Goldman Sachs-Azora en 2013 : https://www.eldiario.es/madrid/Gobierno-Garrido-Supremo-sentencia-viviendas_0_801420281.html https://www.publico.es/internacional/black-cube-black-cube-juguete-israeli-interferir-elecciones.html Dicen que el NuevoOrdenMundial es sionismo- iluminati . Los iluminati lo crearon sionistas, y se llevan muy bien con los árabes de la Meca donde hay una piedra negra en un toldo cubico negro : ( blackcube stone ) . https://www.publico.es/internacional/black-cube-black-cube-juguete-israeli-interferir-elecciones.html

    Hace 2 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí