1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Atreverse a imaginar la revolución

Miles de jóvenes han comenzado a manifestarse periódicamente en decenas de ciudades de Europa, EEUU y Japón por la lucha contra el cambio climático

Samuel Martín-Sosa 13/02/2019

<p>La activista de 15 años Greta Thunberg.</p>

La activista de 15 años Greta Thunberg.

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

“No hemos venido aquí para rogar. Hemos venido aquí para hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no. El verdadero poder pertenece a la gente”. Así de desafiante se expresaba la sueca Greta Thunberg en su discurso ante 200 países en la cumbre del clima en Katowice el pasado diciembre. La foto de esta chica de 15 años, posando al lado de un cartón sobre el que había escrito a mano “huelga escolar por el clima”, había recorrido las redes durante las semanas previas. La contundencia de sus palabras hacía intuir que su participación ante Naciones Unidas no se correspondía con la típica cuota infantil de turno para rogarle a los papás y las mamás del mundo que cuidaran el planeta. Greta estaba allí para anunciar que la paciencia de los jóvenes se había terminado, al igual que el crédito de los políticos. “Ustedes no son lo suficientemente maduros para contar las cosas como son”, espetaba.

La chispa que encendió esta chica con su llamamiento a una huelga escolar todos los viernes ha prendido con fuerza en distintas partes de Europa. Con la llegada de 2019 los estudiantes de secundaria de varias ciudades de Bélgica comenzaron a convocar huelgas escolares y manifestaciones los viernes. A la primera convocatoria en Bruselas asistieron 3.000 jóvenes. La semana siguiente ya fueron 12.500. En la tercera convocatoria lograron sacar a 32.000 personas a la calle en la capital belga con lemas que recordaban que “no tenemos un planeta B”, que “se ha agotado el tiempo” o que “estamos ya más calientes que el clima”, en referencia al hartazgo acumulado. En Lieja 15.000 se manifestaron con cantos de “a las armas”. Gante, Lovaina o Amberes también se sumaron a la protesta.

al igual que el veganismo es un fenómeno más femenino que masculino, también las huelgas climáticas han tenido rostros principalmente de mujeres

Una coalición de 3.500 científicos belgas firmó una carta en apoyo a las manifestantes, acción que replicaron sus colegas científicos holandeses cuando las protestas se extendieron a aquel país y más de 10.000 estudiantes marcharon por las calles de La Haya días después. La llamada recorrió decenas de ciudades en Alemania (Berlín, Dortmund, Frankfurt, Koblenz, Leipzig o Munich) y al menos 15 ciudades de Suiza, donde los estudiantes clamaban “Make love, not CO2”. Belfast, Brighton, Cambridge, Glasgow, Manchester, Oxford, Southampton y así hasta 25 ciudades del Reino Unido se unieron este mes a las protestas, junto con otras ciudades en Japón, Australia y EE.UU. En el Estado español existe una llamamiento en Barcelona para los próximos días y a nivel mundial se ha convocado un paro estudiantil internacional el próximo 15 de marzo.

Juventud concienciada y empoderada

Tiene sentido que estas movilizaciones sean promovidas por gente joven; son los que más tienen que perder ante la crisis climática. El reciente informe que aboga por la limitación del aumento de la temperatura a 1,5ºC nos habla de un tiempo de reacción no superior a 12 años, lo cual adelanta esa visión que llevamos décadas manejando del “futurible impacto a las generaciones venideras” y lo transforma en algo tangible en el “ahora”: ellos son “ya” el futuro ese del que veníamos hablando. Para esas fechas apocalípticas estos jóvenes no habrán alcanzado aún la treintena. Las encuestas de opinión muestran hace tiempo que la juventud está mucho más concienciada con el planeta que las generaciones de sus padres o abuelos. Según una encuesta de Global Shapers, difundida por el Foro de Davos, al 48.8 % de los millennials del mundo –los que tienen ahora entre 18 y 35 años– lo que más les preocupa es el cambio climático. En este estudio, llevado a cabo en 180 países en 2017 y en el que participaron 31.000 jóvenes, el 78.1 % declaró estar dispuesto a cambiar su estilo de vida para proteger la naturaleza y el medioambiente. Los más comprometidos son los jóvenes latinoamericanos y los del sur de Asia, con un 82,5 % y 86.7 % de los votos, respectivamente.

Cuando se les preguntó quién tiene la mayor responsabilidad para hacer del mundo un lugar mejor, los encuestados no eludieron su cuota de responsabilidad, optando en primer lugar por las propias personas (34,2%), aunque también señalaron de forma clara al gobierno (29 %) y a las organizaciones internacionales (9%).

Algunas de las movilizaciones sociales que están encontrando en la gente joven a uno de sus principales protagonistas entroncan con valores que no se corresponden con cambios incrementales dentro del sistema, sino que plantean un cuestionamiento del sistema mismo. El movimiento vegano, por ejemplo, que entre otras cosas nos interpela sobre nuestra forma de alimentarnos en un planeta en crisis, es un movimiento en auge (se podría decir que mucho más que el ecologismo) que está impulsado principalmente por gente joven. Las movilizaciones masivas del 8 de marzo por su parte, solo se pueden explicar por la fresca irrupción de las nuevas generaciones que se empoderan y reactualizan el discurso feminista. Por cierto, al igual que el veganismo es un fenómeno más femenino que masculino, también las huelgas climáticas han tenido rostros principalmente de mujeres.

En la última década, ha bajado en más de un 40% la cantidad de chicos y chicas entre 18 y 25 años que se han sacado el permiso de conducir

La fuerza de la juventud está provocando cambios en posiciones que hasta ahora parecían monolíticas. En Estados Unidos, si eres republicano, tienes una alta probabilidad de ser también un negacionista climático (en torno al 76% de los que se declaran republicanos lo son). El sesgo ideológico en aquel país ha sido tradicionalmente muy fuerte. Pero eso está empezando a cambiar con las nuevas generaciones. Una encuesta reciente muestra cómo el 36% de republicanos millennials ya creen en el cambio climático, frente a tan solo un 18% en las generaciones del baby-boom y anteriores. Aún más, el 60% de los republicanos millennials creen que el gobierno de su país, actualmente en manos del partido al que votaron, no está haciendo suficiente en materia ambiental, y solo el 44% se muestra favorable a continuar la explotación de los combustibles fósiles, frente al 76% de apoyos que se recaban en la generación de sus mayores.

Potencial de transformación

Un problema para la transición ecosocial es la ausencia de conciencia del verdadero diagnóstico planetario y sus implicaciones, como demuestra el hecho de que el imaginario social futuro respecto a las expectativas de vida apenas haya sufrido mutaciones en las últimas décadas. Si salimos a la calle a preguntar por cómo se ve la gente a sí misma en el futuro, probablemente la mayoría nos hable de la intención de viajar tras la jubilación, comprar una casita en la playa o el campo, o comprarse finalmente ese coche deportivo con el que siempre estuvieron encaprichados. Y por supuesto disfrutando de todas las ventajas del Estado del bienestar. Es decir, escenarios que no se han visto influidos por la realidad de un mundo cambiante a velocidad de vértigo, constreñido por una realidad de disponibilidad energética y material decreciente, y con los sumideros de residuos a rebosar.

Por ejemplo, podemos pensar que a priori el mito del coche como icono de la libertad e individualidad difícilmente pueda derribarse algún día. Hasta ahora para las personas jóvenes que accedían por primera vez al mercado laboral (las que podían) su primer espacio de privacidad adquirido era un coche propio, mucho antes incluso que una vivienda, que en muchos casos no llegaban a conseguir o tardaban en hacerlo. El coche se proyecta así como un espacio donde amar, soñar y probablemente hasta percibir cierta libertad. De hecho un estudio sobre la relación de los conductores con sus coches muestra aún hoy cómo el 54% de los españoles considera que el coche es hoy más importante que hace veinte años; el 84% de los encuestados declaró “adorar” conducir y solo el 24% consideraba el automóvil como un bien obsoleto para los nuevos tiempos. En dicho estudio el coche seguía siendo en nuestro país el objeto personal mejor valorado por delante del teléfono móvil y la televisión. Pero quizá, esto esté empezando a cambiar en las capas más jóvenes de la población. En la última década, ha bajado en más de un 40% la cantidad de chicos y chicas entre 18 y 25 años que se han sacado el permiso de conducir, y más allá de los coletazos de la crisis las razones parecen apuntar a un cambio de paradigma, según el cual los jóvenes ya no lo ven tan útil, particularmente en ciudades donde pueden desplazarse en transporte público u optar por coches compartidos.

La ilusión de lo impredecible

Dice Edgar Morin que “hay que creer en lo improbable; es decir, en la humanidad”. “Lo improbable, aunque posible, es la metamorfosis”, señala también. Las imágenes de chicas sonrientes y combativas tomando las calles con determinación para decir que hasta aquí hemos llegado no puede ser un revulsivo más ilusionante. Pero también nos enseña a confiar en lo impredecible, y en buena medida, también en lo improbable. Nadie había sido capaz de pronosticar que miles de jóvenes iban a echarse a la calle por una causa tan global, etérea e incorpórea como el cambio climático. Nadie. Y si somos honestos, si nos lo hubieran planteado con anterioridad, también lo hubiéramos considerado si no imposible, sí harto improbable. Entonces hay que preguntarse: ¿por qué ponemos límites a nuestros sueños? ¿Por qué no nos atrevemos a imaginar que pueda darse una revuelta de estas características, o incluso más allá y usando el concepto de Morin, una metamorfosis?

Cuando examinamos el diagnóstico planetario nos entra una depresión terrible, y no es para menos. En un escenario de escasez creciente, la competencia por los recursos nos hace augurar guerras, violencia, individualismo, acaparamiento, y en general un embrutecimiento de las sociedades que justifica el cierre de fronteras y el alzamiento de muros para proteger lo nuestro frente al de fuera. Y mirando no solo la historia, sino también el presente, hay razones sobradas para estos augurios. Pero a menudo se nos olvida introducir en la ecuación el factor sorpresa, la posibilidad de que ocurran cosas que no sigan el patrón probable. No consideramos, por ejemplo, que pueda haber movilizaciones masivas y espontáneas en la sociedad a favor de la vida y la justicia que puedan llegar a hacer tambalearse a las instituciones, al igual que tampoco se fue capaz de aventurar el 15M o las primaveras árabes; a la mayoría de la gente estas revueltas le pillaron por sorpresa.

Nadie había sido capaz de pronosticar que miles de jóvenes iban a echarse a la calle por una causa tan global, etérea e incorpórea como el cambio climático

Ciertamente está por ver la capacidad de influencia de estas huelgas climáticas, así como los mecanismos que va a desplegar el sistema para absorberlas y anularlas. De momento, han demostrado que vienen pisando fuerte –ya se han cobrado la dimisión de una ministra por ningunearlas–, y su discurso es inspiradoramente sistémico, encuadrado bajo el paraguas de la justicia climática.

Como conclusión, quizás debamos revisarnos esa autolimitación cercenadora que nos imponemos cuando imaginamos el futuro, que nos termina por convencer de que no hay nada ya que podamos hacer para cambiar la muy inercial y esquizofrénica deriva del mundo y que mejor sentarnos a esperar el acto final.  Nos sentimos pequeñitos ya no solo como individuos; también como sociedad. Nos hemos autoconvencido de que no vale la pena intentar cambiar las cosas porque no seremos capaces de conseguirlo. Las huelgas de estudiantes llaman a la puerta de nuestras conciencias para decirnos que efectivamente, el entorno es tremendamente negativo, pero eso no debe conducirnos a autoimponernos barreras de lo posible. Como dice un personaje de la novela El Pentateuco de Isaac, de Angel Wagenstein: “Nuestra fuerza radica en los caprichos del caos, en la arbitrariedad de las partículas que se mueven en desorden, en el juego sin reglas. En otras palabras: en la sorpresa que muchas veces nos sorprende a nosotros mismos por el alcance de sus resultados”. Este mensaje puede traducirse en lo siguiente: la sociedad tiene una fuerza increíble para cambiar las cosas. Lo que no sabemos es si lo hará, ni cuándo. Pero puede pasar. Solo hay que actuar.

La sueca Thunberg en su discurso ante la cumbre de cambio climático también dijo: “Hasta que no comiencen a centrarse en lo que debe hacerse en lugar de lo que es políticamente posible, no habrá esperanza”. Pero quizás, en cierto modo, la esperanza sea también nuestro freno. Como defiende el Comité Invisible en su manifiesto “Ahora”, nadie jamás ha actuado por esperanza, y esta está, de algún modo, confabulada con la espera. Y no podemos esperar. Es lo que deben haber pensado miles de chicas y chicos que salen estos días a las calles para darnos una lección revolucionaria.

-----------------

Samuel Martín-Sosa Rodríguez es responsable de Internacional de Ecologistas en Acción.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    NO haran nada por el cambio clima pqe qieren explotar recirsos, plantar naranjas en sur de Francia y gastra menos en calefac https://elasombrario.com/dia-mundial-de-la-educacion-ambiental-20-pistas-para-un-reencuentro-con-el-planeta/ . Un informe de la prestigiosa revista médic The Lancet concluye que se necesita un cambio radical de la dieta para alimentar a 10.000 millones de personas en 2050 de forma saludable Para salvar el planeta y comer sano hay que reducir un 50% el consumo de carne roja y azúcar : https://www.eldiario.es/ballenablanca/365_dias/medio_ambiente-salud-alimentacion-carne-azucar_0_857765230.html https://www.telesurtv.net/news/evidencias-cambio-climatico--20181129-0033.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=18 Cuanto ha subido la temperatura en tu region desde que nacistes : https://www.nytimes.com/interactive/2018/08/30/climate/how-much-hotter-is-your-hometown.html?smid=pl-share https://www.ecoticias.com/cambio-climatico/187502/Aumenta-hambre-mundo-debido-factores-cambio-climatico https://www.eldiario.es/ultima-llamada/desmontar-argumentos-negacionistas-litigacion-climatica_6_813028709.html La Universidad de Oxford y Agroscope publican un amplio estudio sobre el impacto medioambiental de los alimentos. La ciencia busca reducir la huella ecológica desde el supermercado. http://www.publico.es/sociedad/ciencia-ensena-proteger-planeta-llenas.html. http://www.publico.es/sociedad/ciencia-ensena-proteger-planeta-llenas.html http://blogs.publico.es/espejos-extranos/2018/05/17/de-la-isla-de-mare-a-otro-mundo-posible/ http://www.lecturalia.com/blog/2018/05/15/el-cambio-climatico-amenaza-bibliotecas-y-archivos/ http://www.nuevatribuna.es/articulo/sostenibilidad/neoliberalismo-perjudica-salud-ambiental/20180131120806147976.html - http://www.agroinformacion.com/cambio-climatico-influye-la-incidencia-severidad-las-enfermedades-los-cultivos/ - . http://ctxt.es/es/20180418/Politica/19060/miguel-altieri-agroecologia-hambre-monsanto-agricultura.htm Y tambien recomiendo los videos en yutube donde sale Miguel Altieri - http://blogs.publico.es/malas-hierbas/2018/04/22/dia-de-la-tierra-10-propuestas-para-frenar-el-deterioro-ecologico-de-espana/ - https://www.eldiario.es/sociedad/solo-enferma-planeta_0_756974763.html La presión social sobre los políticos por el cambio climático es nula porque se percibe como un problema lejano. Pero medio ambiente y salud suelen formar un binomio. Y sus efectos llegarán al ser humano Olas de frío y calor, eventos extremos, sequía, caída de la producción alimenticia o aumento del polen son algunas de las consecuencias del cambio climático sobre la salud. La deforestación y el cambio climático provocan la aparición repentina de nuevos ríos en Argentina Fiyi avisa de que ya lucha por su supervivencia por culpa del cambio climático Convertir España a la energía limpia cuesta menos que la indemnización por el almacén Castor www.eldiario.es/sociedad/Convertir-Espana-energia-indemnizacion-Castor alimentos de KM 0 . https://www.eldiario.es/consumoclaro/por_derecho/Norovirus-conviene-productos-proximidad-temporada_0_772373753.html decreimiento no envases alimentos no manufacturados integrales y ecologicos reciclaje abolir la obsolescencia programada

    Hace 2 años 2 meses

  2. cambo

    Pintura no contaminante ( cal + grafeno ) y que arsorve CO2 inventada por un español : https://www.somostriodos.com/la-pintura-transforma-casa-arbol/?utm_source=autoflow&utm_medium=email&utm_content=TBES_ES_SOMOS&utm_campaign=blogalert MEDIDAS dl Despachos-estudiosB&L (peticion gobierno frances) reducir contaminacion http://www.bl-evolution.com/Docs/181208_BLevolution_Etude-Trajectoire-rapport-special-GIEC-V1.pdf Prohibir dsd 2020 vender carros nuevo pa uso particular construir casa individual salvo repoblar campo vuelos fuera de la UE no justificados y  cubre fuego termico noches AMIANTO https://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2019/02/08/economia/la-cav-registro-35-muertos-por-amianto-el-ano-pasado https://www.eldiario.es/madrid/Dejadez-investigacion-parlamentaria-Metro-Madrid_0_865114338.html MINERIA https://www.ecoticias.com/co2/191595/CO2-crecera-mas-2019-debido-sumideros-naturales-debilitados https://blogs.publico.es/ecologismo-de-emergencia/2019/01/28/mineriadesastresaccidentes/ https://www.eldiario.es/sociedad/balsas-mineras_0_861964494.html https://www.eldiario.es/ballenablanca/365_dias/tablas-periodicas-explican-irracional-elementos_0_860564981.html https://www.eldiario.es/internacional/compania-minera-Vale-desastres-dividendos_0_863364409.html PESTICIDAS , contaminan agua y matan fauna . Cientificamente demostrado : https://www.libresdecontaminanteshormonales.org/2018/10/23/el-consumo-de-alimentos-ecologicos-reduce-el-riesgo-de-cancer/ = si lo eco ahora cn la nueva regulacion de la UE del PP ,se parece mas a lo no eco, pues mas razon para comprar eco entonces ademas protegemos abejas y siempre sera mas sano a un precio poco mas mayor que antes . Depuracion corporal de pp.estic´ida$-etc : https://www.ecoticias.com/agricultura-ecologica/113825/10-maneras-limpiar-cuerpo-herbicidas-pesticidas-toxinas-nocivas MAR https://blogs.publico.es/ecologismo-de-emergencia/2019/01/26/europa-y-el-mar/ SALUD . https://blogs.publico.es/otrasmiradas/17847/la-contaminacion-puede-reducir-nuestra-inteligencia/ . Pintura no contaminante ( cal + grafeno ) y que arsorve CO2 inventada por un español : https://www.somostriodos.com/la-pintura-transforma-casa-arbol/?utm_source=autoflow&utm_medium=email&utm_content=TBES_ES_SOMOS&utm_campaign=blogalert AVIACION https://www.ecoticias.com/co2/191546/La-aviacion-emitira-un-21-mas-de-CO2 CIUDAD-AIRE https://www.eldiario.es/ballenablanca/365_dias/Investigadores-relacionan-contaminacion-prematuros-Espana_0_862314360.html https://www.eldiario.es/ballenablanca/365_dias/Viajar-Metro-Londres-exposicion-contaminantes_0_860214058.html https://www.eldiario.es/ballenablanca/transicion_energetica/emisiones-CO2-coches-europeos-declaradas_0_856015250.html Causas del empeoramiento d ela calidad del aire en Esp : http://www.publico.es/sociedad/calidad-aire-contaminacion-atmosferica-empeoro-2017-espana.html INCINERADORAS gREENPEACE, ccoo, ETC ETC https://www.elboletin.com/noticia/171444/sanidad/contradicen-el-informe-epidemiologico-que-avala-la-incineradora-de-valdemingomez.html ROPA https://www.publico.es/sociedad/industria-textil-vivir-vestir-ropa-destruye-planeta.html RIOS-AGUA https://www.ecoticias.com/medio-ambiente/190238/Rios-navegables-estan-creando-peligrosos-cocteles-quimicos + https://www.eldiario.es/aragon/sociedad/lindano-cronifica-Gallego-positivos-Bailin_0_802470058.html + https://www.libresdecontaminanteshormonales.org/2018/05/31/rios-hormonados-en-para-todos-la-2/ + https://ctxt.es/es/20180307/Firmas/18342/rios-espana-contaminacion-quimicos-prohibidos.htm + https://www.ecoticias.com/medio-ambiente/111290/rios-espanoles-contaminados + https://noticias.eltiempo.es/quien-contamina-los-rios-espana/ + https://blog.oxfamintermon.org/contaminacion-de-agua-en-espana-que-nos-espera/ GANADERIA comer menos carne es bueno para evitar contaminacion. Hoy en dia en gipuzkoa se hace carne en laboratorio ...https://www.ecoticias.com/co2/191997/Como-reducir-gases-contaminantes-rumiantes + Por ley, las macrogranjas deberian llevar un sistema de reciclaje de purines para producir agua, abono y electricidad = https://www.ecoticias.com/co2/186387/Si-comemos-menos-carne-se-emite-menos-CO2 El PP y C$-VOX que les apoya : financiaron poco el renove para coches electricos y encarecen la electricidad No financian la compra de bicis electricas No persiguen a als empresas contaminates, en Asturias por ejemplo NO solucionan los problemas del reciclaje y con ello todo acaba con incineradoras como solucion NO GRAvAN EL DIESESL NO PERSIGUEN LA CORRUppCION D0 wwAGEN CON LS MOTORES DIESEL no fomentan el transporte publico

    Hace 2 años 2 meses

  3. Josep Maria Camps

    Cierto: la irrupción de las huelgas escolares contra el cambio climático creadas e impulsadas por Greta Thunberg forman parte de lo inesperado, de lo que el articulista llama el caos. Un caos que se convierte en menos inesperado cuando se contempla el mundo a través del paradigma de los sistemas complejos. Y hay que tener en cuenta que Greta empezó contra el criterio de su familia, pero también de los activistas climáticos suecos con los que entró en contacto. Aquí os dejo un relato de su historia y unas cuantas reflexiones personales que quizás os pueden interesar: https://bit.ly/2MXRksf

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí