1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LA CENA (II)

Viajes por el espacio

Gonzalo Torné 16/02/2019

<p>Segunda parte: viajes por el espacio.</p>

Segunda parte: viajes por el espacio.

Sandra Rein

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Organizar una cena se ha vuelto un asunto más complicado de lo que era diez años atrás. La gente sigue dietas muy estrictas, se niega alimentos y le incomoda sentarse en la mesa con alguien que los consume: vacuno, aves, pescado, incluso la leche de vaca se ha vuelto sospechosa... La lista es larga. Proliferan alergias o intolerancias que antes, o bien no existían, o bien se saldaban en una vida de padecimientos privados. A veces parece que señalar un cambio conlleva un reproche, y reconozco que muchas personas de mi edad tienen idealizado un pasado que ni siquiera vivieron, y aunque les entiendo (reconforta pensar que hubo una época en que las cosas se hacían realmente bien, te ofrece un agarradero de esperanza) no me cuento entre ellos. Intento mantener la mente abierta, y aunque no tengo valor para abandonar la carne (ni me han convencido de que un cerdo o una cabra prefiriesen no nacer a terminar ya cadáveres en una mesa humana) entiendo la energía que impulsa a los jóvenes a vivir en un mundo más compasivo. Y lo celebro. Pero organizar una cena hoy en día está lleno de imperceptibles líneas rojas que antes no existían, es solo un dato.

De manera que aunque Dai Na me había obligado a prometerle explícitamente (soy bueno prometiendo de manera impersonal) que no marearía a Patricia, en el Gourmet del Corte Inglés me dio tal temblor de manos mientras sostenía un sobre de salmón ahumado que la llamé al móvil.

         -No te apures, le guste todo lo que sea español.

Dejé despacio el salmón en su sitio. Una de las mejores decisiones que he tomado (no tanto como padre, sino como persona que lidia con una paternidad) fue no resistirme ante los primeros indicios de que había dejado de ser una divinidad para mi hija; de manera que he visto sin alterarme como los ojos de Patricia (tan húmedos como los de su madre) me devolvían las imágenes de un varón falible, cansado, impotente, extraviado y ridículo. Sencillamente, me he dedicado a disfrutar de la caridad de los buenos momentos. Pero que las ironías de mi hija no me duelan tampoco me ayuda a comprenderlas. Al menos me había dado carta blanca.

Mientras hacía cola en el Gourmet (con una cosecha de chorizos sangrantes y morcillas de cebolla) pensé en cómo cambia la propia vida pese a que uno se empeñe en quedarse en el mismo sitio. Te educan a comer carne, te envían a trabajar para que tu familia disfrute de un buen filete a diario y una mañana te despiertas transformado en un asesino de animales que contribuye al desgaste del planeta. Y luego está lo de las chicas, mi política vital pasa por no meterme en líos y aplicar un viejo adagio de los Masclans: las guerras con las mujeres son las únicas que se ganan saliendo por patas; pero entiendo que los muchachos de mi edad estén un poco moscas cuando les aseguran que las cosas que solían decir y hacer con sus amigas, sus novias y sus compañeras de trabajo (y parece que a ellas bien que les gustaba) son ahora faltas, y como te descuides, también delitos. No les estoy defendiendo, solo digo que si ya es difícil adaptarse a los tiempos, amoldarse a que lo que hiciste bien estaba mal puede ser verdaderamente fastidioso.

Me metí en el coche celebrando la precisión de la palabra que había elegido, porque aunque no llega a resquemor, si que me fastidia cómo ha cambiado la consideración hacia las personas que ocupan mi espectro político. Lo contaré antes de que se enteren por Patricia: soy un apolítico de izquierdas. Y por si son amantes de la precisión lo diré de otra manera: llevo votando toda mi vida al PSOE. Ahora puede parecer una posición cómoda (lo siento, ya estoy a la defensiva) pero en mi familia todo me predisponía a votar al partido de los botiguers, al fin y al cabo llevamos tres generaciones de Masclans administrando una pastelería de pasta seca en la zona noble de la ciudad, y si no pienso en catalán es porque no lo estudié en el colegio, y porque mi padre, como mi abuelo (como yo mismo), siempre fue reacio a buscarse problemas extras en un mundo que los procura a paletadas, donde incluso en las regiones de lo invisible prosperan las bacterias maléficas y las mutaciones insidiosas.

Si es cierto que cada uno libra las revoluciones que le permite su posición de partida, que no me diese la gana de darle mi voto a los botiguers fue mi revolución, y creo que merece un respeto, aunque no sea tan espectacular como tomar un Palacio de Invierno, promesa que, por cierto, cada año incumplen los que presumen de militancia. Todavía recuerdo el disgusto de mi padre al enterarse, porque un voto cuenta poco, pero disgustar a un padre te constituye en el centro maligno del ecosistema familiar, y es algo digno de paladearse... Claro que son ideas (¡triunfos!) que prefiero no transmitirle a Patricia, no sé si algún sociólogo o jurista ha calculado qué parte de la educación que damos a nuestros hijos se basa en ocultar nuestros hábitos de cuando fuimos hijos. Espero que no, algunas certezas se soportan mejor en una civilizada penumbra.

No me volví izquierdista por clase ni por interés (aunque la pastelería haya ido decayendo hasta un punto que...), sino por convencimiento de que el reparto de beneficios, dentro de un orden, era un asunto de justicia, o de conciencia como decíamos con mi primera mujer (y este preciso momento, mientras maniobro para estacionar el coche, echo tantísimo de menos el aire de nuestras conversaciones vagamente políticas mientras, sentados descalzos en el suelo, vaciábamos una botella de Riesling helado; aunque si una mano me agarrase del brazo para devolverme allí le daría un mordisco hasta tocar hueso). Conciencia y orden, reparto y mesura. En lo demás apolítico, no militante; quiero decir que no seguía el asunto, no me inmiscuía, no seguía el día a día, ni los detalles. Era una marca de civilización que renovabas en la urna cada cuatro años.

Con eso bastaba con no ser como los otros, porque para sentirse superior siempre hay que sentir que alguien es inferior, y aquí los inferiores, los subterráneos, los habitantes de las cavernas, constituían la derecha española que de lo brutos que son ni ultraderecha le salía. Pero no solo era eso, qué va, había mucho más: el aborto, el divorcio, el matrimonio entre homosexuales, los límites de velocidad, la prohibición del tabaco que iba ennegreciendo los pulmones de tantos incautos, creo que también hicieron algo con los dentistas... y encima nos latía una vena de respeto por el catalanismo, que desde que se murió mi padre me muerdo la lengua con las prisas que le dieron por aprender catalán. Éramos los buenos, unos buenos de manual.

Dejé los chorizos y las morcillas sobre la encimera y recordé el día crítico. Había ido a la Plaça Catalunya a sacar a Patricia de un tipi donde pasaba las horas “militando”. No es que me importase, aunque mi sentido de peligro no dejaba de zumbar, la parte serena de mi cerebro asumía que cada maduración sigue un ritmo. Le llamaban el 15-M pero si el Barcelona ganaba la copa los Mossos iban a pasar el cepillo para facilitar la celebración. Y no me apetecía nada ir a buscar a Patricia al hospital (me dan aprensión) y mucho menos a la cárcel (me dan miedo). Lo que me encontré allí me sorprendió; en lugar de chillarme, Patricia, su amigo y su amigo-amiga (respeto los cambios de sexo en el plano intelectual, pero en vivo me dan tanta aprensión como los hospitales) querían hablar, pretendían convencerme, ayudarme, su euforia me recordó a un equipo de investigadores a los que se les aparece el objeto de estudio que llevan meses conjeturando. No sé de donde salen estas comparaciones.

Lo que vino después estuvo entre el chorro de agua fría y el salivazo de ácido. Me acusaron de haber sostenido con mis votos a una casta de corruptos que habían paralizado las reformas de izquierda, gatazaos (creo que añadieron castrados) indistinguibles del votante del PP. He dicho que soporto bien la ironía de Patricia (aunque no me resbala del todo), pero aquella conversación tenía como objetivo romper algo en mi interior. Una pedagogía agresiva. Y me dolió. Estuve a punto de decirle al chico-chica que si fuese por los del PP él-ella estaría en un manicomio, pero no era de la familia y no volvería a verlo-verla, así que me limité a ejercer de padre (y activar mi fuerza) para llevarme a Patricia del brazo al coche.

No hablamos, pero al sentarse en la cabina del copiloto se puso a llorar. Las mujeres y los llantos constituyen un lenguaje jeroglífico que me sobrepasa. Podía estar llorando por cientos de motivos, entre los que no podía descartar que se diese vergüenza a sí misma, era una Masplans y su vida empezaba a parecerse demasiado a un desastre. Algunas de las cosas que me habían dicho se movían entre mis dedos como una navaja abierta, de acuerdo, pero una cosa es hacerse de izquierdas para ayudar a los desfavorecidos y otra convertirse en uno de ellos, a nadie le gusta ser un desgraciado, esa es una verdad intemporal. Arranqué, no hablamos, la dejé en casa de mi segunda mujer, con la que Patricia (y sus suspensos y las matriculas desaprovechadas: el coste extraviado de su educación) había tramado una amistad de apariencia inocente que terminó como el rosario de la Aurora, y que por suerte no tengo que contar porque no juega el menor papel en el episodio de la cena.

Bueno, ya tengo la mesa puesta, y por si fuera poco ya ha sonado el interfono y he escuchado la voz de Patricia (“nosotros”, qué inquietantes son los plurales) y ese crujido solo puede ser el entrañable ascensor ascendiendo. Supongo que eso de “le gusta todo lo español” ha sido una de esas ironías que de tan gordas saltan de categoría y se convierten en sarcasmos. Porque si algo ha heredado Patricia de la familia de su madre es un deprecio activo a lo que ella llama Reino de España. Así que menos mal que he dejado de lado la ocurrencia de preparar sangría porque empiezo a sospechar que a su lado sube uno de esos críos de la Cataluña profunda a quien votar al PSOE, aunque sea desde una perspectiva apolítica, un gesto casi abstracto, le parecerá una traición a la patria, al país a la nación o a lo que sea que sea este rinconcito de tierra... Da igual, que ya suena el timbre y no estoy para detalles, aunque el diablo (y Dios) estén, según se dice, en ellos, ya veremos. Lástima que Dai Na no esté aquí, las mujeres orientales, y espero no ofender a nadie con esto, tienen un tacto especial con las cosas de la cortesía especial, aunque Dai Na nació en Linyola, pero, espera, espera, que abro...

 

¡Continuará!

Autor >

Gonzalo Torné

Es escritor. Ha publicado las novelas "Hilos de sangre" (2010); "Divorcio en el aire" (2013); "Años felices" (2017) y "El corazón de la fiesta" (2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    moraleja no vote al PPa$.e que no es de izdas - PP Vx y C$ mismo programa economico : todo para ls ricos - Up defiende tus derechos aun si no voyttas si luego no cuaja no les culpes ¿ ¿vas a traicionarte ? - Ls "medios" d "izda rota " a "izda desmovilizad"  Callan .lo conseguido n instituciones votando  .lo movilizado en calle dsd 15M=mareas, pah,etc  .el cansancio q lleva .fakes insistentes=no sirve rebatir .trols pagads cn corruPPcin=no hacen na + q´eso .la complicidad d fakebuk+tuiter .llaman drcha-movlizada a fakes .qe bastante no hacer fakes dsd la izda .ser despreciado+ninguneado a pesar d tó

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí