1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El FMI vuelve a la carga con sus recetas sobre las pensiones

Si el sistema público de pensiones es un pilar básico del Estado del bienestar, la financiación debe de estar garantizada por el mismo

Carlos Ochando Claramunt (La Paradoja de Kaldor) 6/02/2019

<p>FMI</p>

FMI

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Recientemente hemos conocido la noticia de que el FMI ha publicado un informe titulado El futuro de los ahorros: el papel de las pensiones en un mundo que envejeceEn él se vuelve a incidir en el diagnóstico de siempre: las proyecciones demográficas en un plazo de 30 años someterán a los sistemas públicos de pensiones a tensiones insoportables (en términos de costes crecientes, cobertura, importe de las pensiones, déficit, etc.). Ante este escenario económico y demográfico realiza dos recomendaciones para ser tenidas en cuenta por los gobiernos de los países desarrollados, entre ellos España:

  1. Que los jóvenes (nacidos entre 1990 y 2009) incrementen sus ahorros, concretamente, el 6% de sus ingresos anuales deben dedicarse a la financiación de las pensiones y 
  2. retrasar la edad efectiva de jubilación 5 años (de los 63 años a los 68 en 2050).

Estas propuestas realizadas por el FMI no aportan ninguna novedad respecto a muchas de las propuestas anteriores realizadas por este organismo o por otros, como la Comisión Europea, la OCDE, etc.. La mayoría de las reformas propuestas por dichos organismos consideran el gasto público como la variable de ajuste ante los retos del envejecimiento de la población. Es decir, el objetivo se centra en la reducción de la tasa de generosidad o de sustitución del sistema público, empobreciendo cada vez más a los actuales y futuros pensionistas del sistema público.

Desde nuestro punto de vista, este tipo de propuestas tienen una serie de limitaciones o críticas que son necesario resaltar. Clasificaremos estas críticas en dos tipologías: 1) críticas de carácter conceptual y 2) críticas de carácter económico.

Empezaremos por las primeras, que entendemos que son algunas premisas básicas que permiten enmarcar algunos de los límites del debate:

1.    Podríamos hacernos la siguiente pregunta: ¿cuándo es insostenible el sistema público de pensiones? El nivel de (in)sostenibilidad no lo podemos medir por un indicador tan grueso y burdo como es el gasto público en relación al PIB. Al final, el nivel de gasto público dedicado a pensiones (como a cualquier otra partida del gasto público) depende de decisiones políticas y, por consiguiente, de nuestras preferencias colectivas. En definitiva, lo que es o no insostenible depende, en última instancia, de nuestras preferencias colectivas. El concepto de sostenibilidad también está determinado por posicionamientos normativos. A menudo, se suele presentar como un concepto meramente técnico y aséptico, pero no es así. La sostenibilidad (y/o insostenibilidad) está ligada al criterio de justicia y/o equidad que utilicemos. Muchos expertos alertan que el sistema público de pensiones es insostenible porque utilizan un criterio de equidad contributivo y/o de equivalencia actuarial, en el que consideran que los únicos mecanismos de financiación son las cotizaciones sociales de los trabajadores y empresarios. Pero esta opción, lejos de ser neutral y objetiva, no deja de ser normativa.

Un sistema público de Seguridad Social no tiene porqué guiarse por criterios de equidad basados en los seguros privados. Si algo caracteriza el sistema público es que su criterio de justicia es diferente al adoptado por los seguros privados

Creemos que un sistema público de Seguridad Social no tiene porqué guiarse por criterios de equidad basados en los seguros privados. Si algo caracteriza el sistema público es que su criterio de justicia es (y debe ser) diferente al adoptado por los seguros privados. Si no disociamos el criterio de contributividad del de solidaridad, entonces la (in)sostenibilidad deja de ser determinista e infalible. Algo es o no insostenible dependiendo del criterio de justicia que adoptemos como premisa normativa en nuestro análisis. Por ejemplo, un criterio de justicia y equidad en el que prime el derecho vitalicio a la seguridad económica –independientemente de las diferencias de la esperanza de vida–, que contemple otras contribuciones no monetarias en la valoración del esfuerzo contributivo, que garantice el derecho a una vida digna y que incorpore mecanismos de financiación (fiscales) diferentes a las cotizaciones, nos lleva a entender el concepto de insostenibilidad de una manera muy diferente.

2.    Toda propuesta de reforma del sistema de pensiones es una decisión con implicaciones distributivas. ¿Sobre quién hacemos recaer el coste de la mayor financiación del sistema?, ¿sobre los propios pensionistas, sobre los trabajadores, sobre los ciudadanos o sobre los empresarios?, ¿cómo transferimos los riesgos? En ese sentido la propuesta del FMI hace recaer los costes de una mayor financiación sobre los propios trabajadores, especialmente y en esta última propuesta, sobre el propio bienestar de los jóvenes.


3.    La viabilidad económica-financiera de un sistema público de pensiones no depende tanto de variables demográficas (tasa de dependencia), sino de variables económicas (tasa de crecimiento del empleo, tasa de actividad, crecimiento de la productividad, crecimiento de los salarios y de la participación de éstos en la renta nacional, crecimiento económico, extensión de la economía sumergida, etc.). Por ejemplo, si existiese en la economía española un crecimiento de la productividad fruto de un cambio importante del modelo productivo, se podría aumentar las cotizaciones sin afectar el empleo y los beneficios de las empresas. Aspecto éste que parece estar en un segundo plano (o incluso olvidado) en la propuesta del FMI dada la centralidad que ocupa la cuestión demográfica en el diagnóstico del “problema (financiero)”.

4.    La financiación de un sistema público de pensiones está estructuralmente ligada al patrón de distribución de la renta. Es decir, cuanto más desigual sea la distribución de la renta, más dificultades de financiación tendrá un sistema público de pensiones (si no cambiamos la fuente de financiación sobre el empleo y los salarios a otras fuentes que graven otro tipo de bases fiscales). Esto es lo que ha ocurrido en la economía española, cuya distribución funcional y personal de la renta se ha hecho más desigual, captando las rentas salariales un porcentaje cada vez menor de la renta nacional. 

Centrémonos ahora en el segundo tipo de críticas que hemos llamado “de carácter económico”. 

1.    Consecuencia, en parte, de la estructura productiva española, la devaluación salarial, el elevado desempleo y la desigualdad en la distribución de la renta, la tasa de ahorro privado española es muy baja, especialmente, entre la población joven. Por tanto, el margen de ahorro privado para la financiación de las pensiones es muy escaso. Por otro lado, los incentivos fiscales a los planes privados de pensiones –que es lo que mantiene el escaso atractivo de los fondos de pensiones privados– son claramente regresivos, beneficiando a las rentas más altas. 


2.    Las dos reformas aprobadas en 2011 y 2013 fueron muy duras y regresivas, tanto, en términos de equidad como de bienestar para los actuales y futuros pensionistas. Según estimaciones, en 2050, la tasa de sustitución de las pensiones pasará del 80% al 50%. No cabe duda que precisamente ese era el objetivo en un modelo de reforma que ajusta el gasto en función de los ingresos. Ante las previsiones de un estancamiento de los ingresos del sistema, desde esta perspectiva política e ideológica, solo cabía ajustar el gasto para mantener un cierto equilibrio presupuestario en el sistema público, haciendo recaer todo el ajuste sobre los actuales y futuros pensionistas. Realidad que tampoco ha acabado sucediendo, dado el abultado déficit contributivo del sistema público.

La reforma del 2011, que aumentaba en dos años el periodo de cotización (35 a 37 años) para el cobro del 100% de la pensión, suponía una reducción de las pensiones de todos aquellos que acumulan menos de 37 años de cotización. En términos medios, 2,5 puntos porcentuales menos de pensión para cada jubilado con un periodo de cotización comprendido entre 16 y 35 años. Con 25 años de cotización esta medida supone una pérdida de 7,2 puntos. Teniendo en cuenta, además, las asimetrías en las carreras laborales entre hombres y mujeres esta reforma tenía un evidente impacto de género negativo para las mujeres La otra importante medida aprobada en la reforma del 2011 era la ampliación del periodo de cálculo de la Base reguladora a 25 años. Se estima una reducción de la pensión de un 1% por cada año de ampliación. Nuevamente, esta medida vuelve a tener un claro efecto negativo sobre las pensiones de las mujeres.

solo por la reforma del 2011 se estima que, una vez finalice el periodo transitorio en 2027, la reducción de la pensión será del 7% al 11%

En resumen, solo por la reforma del 2011 se estima que, una vez finalice el periodo transitorio en 2027, la reducción de la pensión será del 7% al 11%. Esta reducción del gasto en pensiones era, como no podía ser de otra manera reconocida por la propia Memoria Económica de la Ley 27/2011, que estimaba una reducción de más de 5% (otros estudios estimaban la reducción del gasto en pensiones en un 6% o incluso un 8%). Estimaciones a muy largo plazo el propio Gobierno y del Banco de España, cifraban en un 40% la caída del gasto en pensiones hasta 2050. En términos de PIB, esto suponía una caída entre el 3% y 4% del PIB del gasto público en pensiones hasta 2050.

A esta dura reforma del gobierno del PSOE se han sumado las reformas acometidas por el gobierno del PP, especialmente, en 2013: el nuevo índice de revalorización y el factor de sostenibilidad. Como es sabido, la introducción del nuevo factor de revalorización, diferente al IPC, supone una pérdida de poder adquisitivo de las pensiones (actuales y futuras) que depende de la tasa de inflación que finalmente alcance la economía española cada año. La otra gran medida aprobada por el PP –pero propuesta y sugerida por el gobierno anterior del PSOE– fue el factor de sostenibilidad. Una nueva medida injusta e innecesaria que responde más a criterios de equidad actuariales que a un verdadero criterio de justicia solidario que debe de presidir un buen diseño del sistema público de Seguridad Social.

Pues bien, la propuesta de alargar la edad efectiva de jubilación en 5 años supone un nuevo recorte de las prestaciones públicas. Recordemos que la reforma del 2011 ya prologaba la vida laboral desde los 65 años a 67 años. Algunos autores estimaron el efecto de esta prolongación de la edad de jubilación en una reducción de las pensiones públicas de un 7,5 aproximadamente.

3.    Finalmente, la reciente propuesta del FMI deja inalterada -como casi siempre- las fuentes de ingresos del sistema público, presuponiendo que solo se puede incrementar los ingresos por la vía de una mayor creación de empleo (realidad ésta que no acaba por cumplirse por la naturaleza precaria del empleo creado por el modelo actual de crecimiento económico en nuestro país).

Ante este tipo de limitaciones, autores como Zubiri, defienden que, si se desea evitar un empobrecimiento generalizado de los jubilados futuros, se debe pasar de las propuestas como las del FMI en las que los ingresos determinan los gastos a otras en las que sean los gastos los que determinen los ingresos necesarios.  Es cierto, que esta propuesta nos lleva a un cambio en la naturaleza del sistema actual, rompiendo su naturaleza fundamentalmente contributiva que tiene actualmente ya que deberíamos de incorporar nuevas vías fiscales de financiación. ¿Existen alternativas de financiación? Creemos que sí. En una anterior entrada en este blog titulada “El debate sobre la financiación de la Seguridad Social” se planteaban cuatro posibles líneas de reforma para aumentar la financiación del sistema público de pensiones: a) la reforma de las cotizaciones, b) la financiación finalista del Estado, c) aumentar la financiación fiscal y d) crear nuevas fuentes de financiación. Haremos un breve comentario de cada una de ellas.

Primero, la reforma de las cotizaciones (impuesto afectado) debería tener como objetivo reducir su regresividad y aumentar la capacidad recaudatoria. La reforma debería incluir tanto la modificación de las bases de cotización como el cambio en los tipos de cotización.

Segundo, respecto a la financiación finalista del Estado, una de las alternativas de financiación sería trasladar al Estado la obligación de financiar determinadas partidas de gasto público (pensiones de supervivencia, gastos de administración, gestión y personal, revalorización de las pensiones, financiación de los déficits de los regímenes especiales, políticas de conciliación, etc.).

Tercero, ya bastantes autores plantean la necesidad de buscar nuevos mecanismos de financiación fiscal no dependientes del empleo y los salarios -diferentes a las tradicionales cotizaciones sociales- que aumenten los ingresos estructurales del sistema público (impuestos directos, indirectos, especiales, nueva fiscalidad medioambiental o “verde”, etc.).

Finalmente, podríamos crear un impuesto finalista para financiar la Seguridad Social pública (“impuesto o contribución de solidaridad”) basado en las transacciones financieras, las actividades que dañan los recursos medioambientales, el volumen de negocio de las empresas etc.). No olvidemos que la clave para la financiación es la capacidad de la sociedad de seguir generando renta y riqueza. 

En resumen, creemos que el diseño de la financiación del sistema de pensiones debe realizarse teniendo en cuenta la naturaleza del sistema público de pensiones que se pretende financiar. A diferencia, de la propuesta del FMI, creo que deberíamos optar por la defensa de un sistema de financiación de reparto no estricto en el que se incorporen otras fuentes de financiación distintas a las cotizaciones (aportaciones de los Presupuestos del Estado). Si el sistema público de pensiones es un pilar básico del Estado del bienestar (como la sanidad y la educación), la financiación debe de estar garantizada por el Estado (por ejemplo, las aportaciones de los Presupuestos del Estado deberían de cubrir automáticamente el déficit de la Seguridad Social por la insuficiencia de cotizaciones). Pero, como siempre, y afortunadamente, la elección que hagamos entra en el terreno de las opciones y preferencias sociales, colectivas y políticas. 

-------------------------------

Carlos Ochando Claramunt es actualmente Profesor Titular de Universidad en el Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Valencia.

Recientemente hemos conocido la noticia de que el FMI ha publicado un informe titulado El futuro de los ahorros: el papel de las pensiones en un mundo que envejeceEn él se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Ochando Claramunt (La Paradoja de Kaldor)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí