1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Vox y la extrema derecha de Bolsonaro

El partido de Abascal es más próximo al neoliberalismo de los ultras latinoamericanos que al discurso obrerista de Salvini o Le Pen

María Eugenia Rodríguez Palop 30/01/2019

<p>Brasil</p>

Brasil

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A estas alturas mucha gente sabe ya identificar los atributos esenciales de las extremas derechas en todo el mundo. Repliegue nacional, orden y seguridad, reacción punitiva, militarismo, xenofobia, aporofobia, homofobia, misoginia… una restauración reaccionaria en toda regla que se adapta, sin embargo, a la idiosincrasia de cada nación resurrecta.

En España, Vox representa una propuesta de corte abiertamente neoliberal y desregulatorio, y ha renunciado tanto a las dosis de aparente proteccionismo económico como a la retórica de las clases trabajadoras, que exhiben una buena parte de las derechas en Europa. Vox ha querido acercarse más a los ultras latinoamericanos como Bolsonaro, que a Salvini o a Le Pen.

Vox se alimenta de un círculo de “ricos” en el que se dan encuentro los de rancio abolengo, los grandes herederos de toda la vida, los nuevos ricos surgidos de la cultura del “pelotazo” y el extractivismo, y los ricos aspiracionales tardochenteros que han hecho del nuevorriquismo una auténtica profesión de fe. Todos ellos reclaman menos impuestos y más recortes sociales, quieren expulsar del mercado laboral a migrantes y mujeres, y se niegan a aceptar cualquier cautela ambiental que ponga límite a su incontenible voracidad. O sea, los ricos de Vox, como los de Bolsonaro, no son solo los grandes propietarios que se benefician de la bonificación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones o de la bajada del tramo autonómico del impuesto sobre el patrimonio, los terratenientes que se dedican al cultivo del toro bravo o a la organización de monterías carísimas en sus enormes fincas, sino también los ricos recién llegados que en Almería han hecho dinero rápido con la producción intensiva bajo plástico y las canteras de mármol, y los que, contra todo pronóstico, creen estar en disposición de formar parte de este club tan distinguido. A estos últimos, es a los que les debe traer muy buenos recuerdos la liberalización total del suelo, la actividad especulativa y la burbuja inmobiliaria. De manera que, a diferencia de esa extrema derecha europea, de retórica izquierdista, que, como en Finlandia, se considera “socialista”, Vox ha pergeñado un programa económico que está más en sintonía con las derechas latinoamericanas, subalternas de la política depredadora de EEUU y del Fondo Monetario Internacional.

Estas derechas constituyen hoy un grave peligro para la supervivencia de los pobres, los migrantes y las mujeres en cualquier lugar del planeta. En América Latina han expulsado a la mitad de la población del acceso a la salud, la educación, la vivienda, el agua o la luz, y han articulado, después, sofisticadas técnicas de seguridad para controlar a esa población a la intemperie. Como dice Zibechi, el tipo de Estado que se corresponde con este sistema de acumulación por despojo es el Estado policial, con sus correspondientes “campos de concentración” para los de abajo. Solo hay que ver los entornos de la gran minería, de las megaobras de infraestructura y de los monocultivos, en América Latina, donde este sistema ya funciona; barriadas periféricas enteras sin agua potable ni electricidad, pero abarrotadas de hombres armados1.

Vox se apunta también a la política disuasoria que incluye la expulsión masiva de inmigrantes y la ilegalización a las ONGs que les presten ayuda. Su objetivo es fortalecer a las fuerzas policiales para que garanticen una inmigración “ordenada”, “compatible con nuestra cultura occidental” y vinculada al mercado laboral; un contingente de pobres que sea útil a un crecimiento económico ilimitado y al servicio de las grandes fortunas. La xenofobia es una de las versiones de la aporofobia y se canaliza también a través de herramientas represivas.

Esta reacción militarista/punitivista en favor de los ricos, la hemos visto también en Bolsonaro apoyada, además, por el pentecostalismo y el mismísimo poder judicial. BBB: Bala, Buey y Biblia. Una combinación exitosa de militarización, agronegocio e Iglesia2. En Brasil, la Iglesia Universal del Reino de Dios controla 70 emisoras de televisión, más de 50 radios, un banco, varios diarios y tiene 3.500 templos3, y su poder mediático ha sido de enorme relevancia en la subpolítica de los memes con la que la extrema derecha ha vehiculado el odio y el resentimiento4.

En España, también Vox se ha convertido en el brazo armado de la Iglesia católica. Su política educativa, que vuelve al modelo único (con devastadores efectos discriminatorios), se apoya en los colegios concertados (en su mayor parte, religiosos) y tiene como fin evitar las injerencias “ideológicas” del poder público, esto es, la educación en la diversidad sexual y la “ideología de género”. Y se entiende, por supuesto, que, entre tales injerencias, se cuenta también el intento de acabar con la educación segregada en manos del Opus Dei. Estas derechas coinciden también con sus respectivos líderes religiosos en la lucha contra las mujeres. Abascal y Bolsonaro canalizan la catarsis del hooliganismo machirulo; alimentan el imaginario de un macho alfa proveedor-cazador que preside con mano dura tanto la vida familiar como las instituciones estatales, y quieren aislar a las mujeres en el exclusivo rol de madre y esposa.

Finalmente, en España, como en Brasil, la extrema derecha es claramente antimemorialista y negacionista. Vox quiere convencernos de que Franco no existió, no hubo golpe de Estado ni dictadura militar, no hay víctimas del franquismo, ni fosas, ni nada que recordar, que no hayamos recordado ya. Bolsonaro reivindicó también la dictadura en el impeachment contra Dilma Rousseff y celebró la tortura de sus víctimas. La dictadura brasileña, de hecho, cumple todavía, para muchos, un evidente papel positivo, como referente económico y fuente de autoestima nacional, porque en Brasil, como en España, no ha habido purgas administrativas, sino que se ha dado una descarada continuidad institucional entre la dictadura y la democracia. Por eso, no es extraño que en ambos países se haya arbitrado una persecución ideológica desde las instituciones ligada a la defensa de la unidad nacional y protagonizada, muy especialmente, por esa parte del poder judicial que nunca llegó a trabajar en una lógica democrática.

El uso que Bolsonaro ha hecho de los jueces en Brasil y el que también las derechas han empezado a hacer en España, se han traducido en continuos montajes judiciales y guerras jurídicas contra cualquier adversario. Acusaciones falsas o manipuladas, persecución policial, servilismo de la fiscalía, abuso de la prisión preventiva (que ya no es una medida cautelar sino un cumplimiento extralegal de la pena), supresión de los derechos de las personas presas por según qué delitos, incremento desmesurado de las sanciones…todo ello unido a un espectáculo mediático que busca destruir la imagen pública y debilitar el apoyo popular de políticos, periodistas, profesores universitarios o raperos.

En fin, no cabe duda de que la cercanía de Vox a la extrema derecha latinoamericana augura para nosotros un panorama mucho más desolador del que puede predecirse para los países que en Europa ya conocen formaciones parecidas.


1. Raúl Zibechi, “Decir fascismo confunde y despolitiza”, Rebelión, 10/11/2018 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=248876

2. Ángel Calle, “La ultraderecha: el voto productivista contra el mundo”, eldiario.es, 13/12/2018 https://www.eldiario.es/ultima-llamada/ultraderecha-voto-productivista-mundo_6_843125696.html

3. Raúl Zibechi, “Pentecostalismo y movimientos sociales”, Rebelión, 25/10/2018 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=248169

4. Ángel Calle, “La ultraderecha: el voto productivista contra el mundo”, eldiario.es, 13/12/2018 https://www.eldiario.es/ultima-llamada/ultraderecha-voto-productivista-mundo_6_843125696.html

A estas alturas mucha gente sabe ya identificar los atributos esenciales de las extremas derechas en todo el mundo. Repliegue nacional, orden y seguridad, reacción punitiva, militarismo, xenofobia, aporofobia, homofobia, misoginia… una restauración reaccionaria en toda regla que se adapta, sin embargo, a la...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

María Eugenia Rodríguez Palop

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. hitler

    La derecha esta en auge porque la izquierda bolchevique ya no cuela, subnormal

    Hace 2 años 8 meses

  2. cambo

    "Vox no cuantifica ni siquiera de manera aproximada la pérdida de ingresos que supondría su REFORMA ECONÓMICA, el mayor paquete de rebajas fiscales pa ricos de nuestra historia .VOX nos viene a confirmar que fascismo y neoliberalismo forman un buen matrimonio: dar libertad absoluta de explotación y saqueo a la oligarquía al tiempo que se desarma a la mayoría social mediante una combinación de demagogia y represión. Quieren reducir impuestos...a ls ricos es el programa economiuco del PP-mafia=todo para ls ricos menos para ls pobres que son mayoria ( por algo pacta con el PP que tiene mas de 100 casos de corruPPcion en tribunales ), lo que aumentaria la brecha entre ricos y pobres y no permitiria que un pobre salga d pobre en su vida y tras haber nacido pobre = https://www.eldiario.es/tribunaabierta/revolucion-fiscal-Vox_6_849775023.html + https://nuevarevolucion.es/el-programa-economico-de-vox/# + Segun el politologo Pablo Simon, Vox mas centralista que la liga de Italia, mas a favor d ls ricos que el partido francés FN y mas ultracatoloco que el partido Alternativa de Alemania = https://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2018/12/17/politica/vox-reune-las-claves-de-la-extrema-derecha-es-un-partido-autoritario-xenofobo-y-populista + https://www.eldiario.es/economia/PP-Andalucia-Aguirre-Comunidad-Madrid_0_855664710.html + https://www.publico.es/politica/consecuencias-cambio-andalucia-pactos-pp-cs-vox-supondran-transferencia-millones-euros-publicos-iglesia-farmaceuticashtml + https://www.eldiario.es/politica/Vox-propuestas_0_856014523.html + https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/10/10/la_web_institucional_vox_pertenece_desde_creacion_una_empresa_inmobiliaria_87577_1012.html = https://www.publico.es/economia/pasaria-liberalizase-suelo-pide-extrema-derecha.html + https://www.publico.es/economia/mercado-inmobiliario-comprar-alquilar-vivienda-vuelve-privilegiados.html + https://www.eldiario.es/canariasahora/politica/Vox-Palmas-investigado-apartamentos-turisticos_0_863364367.html = pago d favores cn politicas especuladoras pa sus amigotes ... Luego dicen que ellos no reciben dinero para sus sedes pero ademas el dinero d ls chiringuitos dnde trabajó Abascal no ha dejado rarstro : Desaparecido dinero dond dirigio abascal : https://www.publico.es/politica/fundacion-publica-madrilena-dirigio-abascal.html + https://www.publico.es/politica/fundacion-publica-madrilena-dirigio-abascal.html + http://diario16.com/las-cuentas-oscuras-vox/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_term=http%3A%2F%2Fdiario16.com%2Flas-cuentas-oscuras-vox%2F&utm_content&utm_campaign=Novedades+en+Diario16+%282%29 + Tribunal d Cuentas niega recibir d Vox-elecciones europeas =https://blogs.publico.es/juan-carlos-monedero/files/2019/01/Vox-isla%CC%81mico.jpg y han sido financiados por un grupo terrorista Irani ( aunque dice no quiere moros en españa ) : https://www.publico.es/politica/exilio-irani-financio-80-campana-europea-vox-2014.html + https://blogs.publico.es/puntoyseguido/5465/la-hermandad-de-vox-y-los-yihadistas-del-pueblo-irani-en-14-claves/ https://blogs.publico.es/david-bollero/2019/01/14/abascal-se-atraganta-con-su-financiacion-islamica/ + https://www.publico.es/tremending/2019/01/14/tremending-topic-tiene-su-cosita-lo-de-empezar-la-reconquista-con-dinero-irani/ + https://www.publico.es/tremending/2019/01/15/los-tuiteros-evidencian-la-enesima-mentira-de-vox-tras-desvelarse-que-fueron-financiados-por-opositores-iranies/ . En las redes sociales como twiter son puro histerismo falseador triunfalista y victimista para tapar que tiene el mismo programa que el PP.artido de la mafia-corruPPta ( PP +de 100 casos de corruPPcion ) y han pactado cn ellos. . Se dicen nacional.socialistas pero persiguen-atosigan a los socialistas ¿ pero no estaban a favor del currela ? : solo son corporativistas camuflados de populismo visceral al servicio de ls ricos . https://www.publico.es/tremending/2018/10/11/abascal-dinero-publico-el-hilo-que-muestra-que-santiago-abascal-es-otro-liberal-que-ha-vivido-toda-su-vida-de-lo-publico/ + https://www.eldiario.es/politica/Sueldos-publicos-Santiago-Abascal_0_861963985.html

    Hace 2 años 8 meses

  3. c

    https://www.eldiario.es/internacional/corrupcion-familia-Bolsonaro-internacional-Davos_0_859864247.html https://www.eldiario.es/internacional/Bolsonaro-sospechoso-asesinato-Marielle-Franco_0_859865104.html Blsonaro solo se ha dedicado a matar pobres : https://www.eldiario.es/internacional/Jair-Bolsonaro-defendiendo-legitimando-paramilitares_0_862314607.html Bolsonaro dice que dios por encima de todo y de lo 1º que hace es cargarse el amazonas y a ls indiuos lo 2º permitir que la gente tenga hasta 4 armas sin tener que jusutificarse y dice que quiere acabara cn la violencia...

    Hace 2 años 8 meses

  4. Javier López

    Excelente atículo Mª Eugenia

    Hace 2 años 8 meses

  5. rc

    VOX es la última bala del r78 por legitimar con votos su existencia, en España la gran masa de votantes la forman funcionarios y pensionistas, la gente joven no vota, los pobres no votan, los inmigrantes no votan En España solo votan los que viven del dinero público, de la impresora del Banco Central Europeo. El día que la UE deje de comprar deuda, todos esos votantes de PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos , CIU, PNV, VOX, etcétera... dejarán de votar, y ahí será cuando de repente nos hayamos convertido en un país abandonado a su suerte Se habla mucho de partidos en España, pero muy poco de sociedad civil. En Francia están los chalecos amarillos, aquí los pobres del taxi están siendo criminalizados, y en la tele solo hablan de VOX, de Podemos, del PSOE etc etc

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí