1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

“Vamos a volver a matarnos por la comida”

El conflicto entre taxistas y conductores de VTC implica tanto tecnología y transformaciones de negocio como la vieja guerra por la supervivencia laboral

Miguel Ángel Ortega Lucas 30/01/2019

<p>Taxistas manifestándose frente a la sede del PP el pasado 28 de enero.</p>

Taxistas manifestándose frente a la sede del PP el pasado 28 de enero.

Nacho Picó

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Se habla, sobre todo, en torno a la guerra Taxi-VTC que lleva librándose en las calles desde hace más de una semana, de una suerte de choque de civilizaciones, de cambio de paradigma, de enfrentamiento fatal entre modernidad y decadencia. Pero puede que lo que subyazga en el fondo no tenga tanto que ver con aplicaciones de móvil como con fenómenos bien antiguos: “Vamos a volver a matarnos por la comida, como en la Edad Media”, comenta un taxista en la manifestación frente a la sede del PP. 

Lo cierto es que el ambiente que se respira en la mañana del lunes 28 de enero a la altura del número 13 de la calle Génova, en Madrid, bien podría recordar a un auto de fe en la Plaza Mayor, algunos siglos atrás. La conversación con varios taxistas en la acera –sesentones largos, muy cordiales, educados– se hace difícil por el estruendo atmosférico. Centenares de compañeros suyos han tomado ese tramo de la calle, con altavoces y banderas, y entre las soflamas de protesta puede volar algún que otro huevo, en modo catapulta, contra la fachada de la sede nacional del Partido Popular.  

Ya ha habido heridos, en los dos bandos, a estas alturas: la pasada semana, un taxista era arrollado por un VTC (Vehículo de Transporte con Conductor) mientras trataba, junto con sus compañeros de protesta, de cortar la A-2 de Madrid (el conductor actuaría movido seguramente por “el miedo” al enfrentamiento, dijeron los mismos manifestantes); días después, el chófer de un VTC recibía un disparo en un hombro (sic) mientras circulaba por la Avenida del Mediterráneo. Según el colectivo de turismos con conductor, medio centenar de vehículos de ese tipo ha sufrido algún tipo de “desperfecto” desde que se iniciara la huelga indefinida de taxistas en Madrid. 

Según el colectivo de turismos con conductor, medio centenar de vehículos de ese tipo ha sufrido algún tipo de “desperfecto” desde que se iniciara la huelga indefinida de taxistas en Madrid

El parón actual no es el primero. Éste sucedió el pasado verano, y tocó a su fin cuando el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, anunció que trasladaría la competencia para regular las licencias de VTC a las comunidades autónomas; de ahí que fuera sólo, para los taxistas, una tregua. La protesta se reanudaría si no veían soluciones. El 18 de enero volvieron a ponerse en huelga indefinida en Cataluña. No les convenció la propuesta de la Generalitat de establecer un tiempo de pre-contratación para los VTC de 15 minutos; que transcurra al menos ese tiempo entre el momento en que el usuario contrata el viaje y el momento en que se lleva a cabo. Finalmente, el pasado 24 de enero la Generalitat impuso que ese tiempo de pre-contratación del servicio se prolongara hasta una hora. Esto propició la desconvocatoria de la huelga en Cataluña. En Madrid continúan, desde su inicio el día 20.  

¿Qué es lo que piden los taxistas en Madrid? Principalmente, que se cumpla la ratio de un coche VTC por cada 30 taxis (no se cumple en casi ninguna comunidad autónoma, alcanzando en la capital una relación de 6.559 licencias de coches de alquiler con conductor frente a 15.576 de taxis, según los datos de Fomento de enero de 2019). El problema de las licencias VTC es que no se han aprobado más solicitudes, oficialmente, desde el año 2015, a través de un Real Decreto del gobierno de Rajoy, pero sí se siguen otorgando las que se habían aprobado antes de esa fecha, así que en realidad no han dejado de aumentar.  

Ésta es la esencia del conflicto: con el crecimiento de ese negocio paralelo de transporte, los taxistas consideran que la competencia (desleal, dicen: “no están cumpliendo la ley”) ha llegado demasiado lejos. “Nosotros estamos regulados”, cuenta Antonio, uno de los taxistas con quien hablamos durante la protesta de la calle Génova. Inciden en la cuestión de que no se trata de no permitir que haya competencia, sino de que jueguen con las mismas reglas. Por eso piden también, por ejemplo, que haya más inspecciones que controlen la dinámica laboral de esos chóferes, y que los VTC no puedan recoger pasajeros de manera espontánea –levantando el brazo en plena calle, como siempre se ha hecho con ellos–, porque legalmente no pueden. Las principales plataformas de ese formato, Uber y Cabify, aseguran que no funcionan así, y que si se ve a algún peatón levantando el brazo y entrando en un coche oscuro de matrícula azul es sólo para que el conductor con el que ha contratado ya el viaje le identifique; los taxistas con quienes hablamos dicen que lo hacen de manera irregular. 

Según esto estaríamos ante un conflicto con base legal, burocrática, de normas. Sin embargo, la mencionada medida sobre el tiempo de contratación del servicio de los VTC (a un taxi también se le puede llamar y no hay tiempo establecido para que llegue: lo normal es que cuanto antes llegue mejor para el usuario) es una de las cosas que la ciudadanía puede interpretar como un intento de poner puertas al campo; a un campo que los taxistas considerarían de su exclusiva propiedad. Como si no les gustara que el vecino de las tierras colindantes, recién llegado, se pusiera a explotar el terreno (un terreno que en realidad no es exclusiva propiedad de nadie) con métodos que socavan el sustento propio, porque luego salen más resultonas en el mercado de la plaza. No se trata de eso, dicen los taxistas esta mañana: “Nosotros también tenemos aplicación” (MyTaxi), y achacan que pueda existir esa impresión entre la gente a una suerte de campaña mediática anti-taxi por la cual vuelan las mentiras en la prensa y la televisión como ahora los huevos en Génova.  

La versión de los usuarios, que no conocen –ni les suelen importar– los entresijos burocráticos o legales del asunto, que sólo piensan en qué opción (de transporte en este caso) les conviene más, suele ser muy similar: el taxi sale perdiendo en la comparación con los VTC. 

María, madrileña, usuaria de Uber desde hace más de un año, sostiene que para ella son todo ventajas por la “calidad del servicio”. “La evolución implica mejora”, dice, y considera que un VTC es mejor que un taxi porque todo es más cómodo, más limpio y más seguro. Hay algo clave: en este tipo de coches el usuario contrata el servicio con el móvil sabiendo previamente que va a pagar equis cantidad de dinero; ni un céntimo más (también la identidad del conductor): “Yo me voy a Barcelona, y si no la conozco puedo tener la duda de que el taxista me esté llevando por el camino más largo. Con esta gente sabes que te llevará por el más corto porque el precio ya está fijado”. No es que el taxista sea sospechoso de esas prácticas a priori, pero de esta forma el conductor del VTC no podría utilizar esa treta (quizás no frecuente, pero conocida por todos) de ninguna forma. 

Yurena, vasca, usuaria de Cabify, que utilizó mucho en Madrid el pasado verano, considera “abismales” las diferencias en el servicio: “Cuando cojo un Cabify sé a qué hora va a venir, sé por dónde va, y me avisa con una llamada cuando está en el punto en que hemos quedado”. El aspecto más importante para ella, de nuevo, es el precio cerrado, saber a priori cuánto te va a costar. “Tú decides si lo quieres o no”. Tampoco ha notado variación entre un viaje y otro haciendo el mismo trayecto en Madrid; distintos conductores le cobraban lo mismo. Por lo demás, el coche está “impecable; con aire acondicionado en verano y calefacción en invierno. Te dan un botellín de agua, te preguntan si quieres conversación o no, si quieres escuchar música o ir en silencio...”. Los taxistas con que se ha encontrado, dice, suelen estar “de mal humor”; los VTC “son muy agradables en general”. 

La figura del taxista cabreado puede resultar un cliché pero algo tiene de cierto. Y mucho de comprensible

La figura (arquetipo urbano eminentemente madrileño) del taxista cabreado puede resultar un cliché pero algo tiene de cierto. Y mucho de comprensible: qué ser humano aguanta al volante, en una ciudad como Madrid, horas y horas de tráfico salvaje sin descomponer el gesto en algún momento, a lo largo de esas jornadas de doce o catorce horas sin las cuales –afirma Alfonso, otro de los taxistas con quienes hablamos en la calle Génova– no sale rentable el día. Es cierto que están en su puesto de trabajo (y que quien no sabe sonreír no debiera tener nunca un negocio, según cierto proverbio chino), pero el humor es variable y todo el mundo debiera tener derecho al desahogo. 

Quizás María, la usuaria de Uber, desliza en esta frase otra clave mayor: los chóferes de esa empresa “se esfuerzan por cuidarte porque tienen que ganar un cliente”. Aunque no tengan ganas de sonreír, sonríen.

Ganar clientes. Hasta ahora los taxistas no tenían que hacer ningún esfuerzo por ganar clientes: el taxi era el taxi (como una rosa es una rosa es una rosa); te tocara al volante Cary Grant o el Joker de Batman. Y si uno se subía a un taxi y el taxímetro marcaba a ciertas horas un suplemento, más lo que costara el trayecto, nadie se planteaba si era más o menos justo; habría que hacer unas cuentas que el cliente no tiene tiempo ni energía de hacer. [Muy recientemente, este redactor tomó un taxi desde la parada de la estación de Méndez Álvaro: el taxista avisó de una nueva regulación había eliminado los suplementos, pero se ha establecido una bajada de bandera para los taxis tomados en estacionamiento de 7,5 euros, que en teoría cubren los dos primeros kilómetros de viaje. ¿Es justo eso para los dos partes? A priori, sin hacer estudio alguno, sentado ya en el taxi, no podemos saberlo. Tampoco en el caso de las tarifas VTC. Sí se viene comprobando que no suele haber excesivas diferencias de precio final entre ambos, a grandes rasgos.]  

La palabra cliente, la palabra negocio, lleva a cierta reflexión que no resulta trivial en este caso: el hecho de que un taxi se pueda considerar un “servicio público”. 

Servicio público sería, por ejemplo, según definición respaldada por juristas, “aquella actividad de contenido económico y asistencial que, bajo la responsabilidad de una Administración, es prestada de forma continua y universalmente para satisfacer necesidades esenciales de una colectividad social”. ¿Serían los taxis, según esto, una actividad “bajo responsabilidad de una administración”? No. Las administraciones se limitan a otorgar las licencias; pero las “necesidades esenciales” que el taxi viene a cubrir no las presta ninguna administración pública: se trata de un servicio ofrecido por particulares que deben cumplir la ley y rendir cuentas de sus ingresos; igual que un panadero. La cuestión es que el taxi ha ocupado desde su aparición una suerte de servicio, de necesidad perentoria en muchos casos, sin paralelo en su ámbito: de ahí, por ejemplo, que tengan el privilegio del uso de un carril, en las ciudades, que sólo pueden usar también los autobuses (transporte exactamente público, como el metro: establecido y regulado por la administración, aunque lo puedan operar empresas concesionarias).   

No es, stricto sensu, un “servicio público”, pero por su regulación, y por esa sanción histórica del uso de toda la comunidad, tampoco puede ser considerado como Cabify o Uber: empresas –ahí el matiz– exactamente privadas. Esto puede explicar que un VTC ofrezca ciertas prestaciones; puede explicar que sus chóferes sonrían “siempre”; y puede que también explique el encono con que los taxistas están encarando el conflicto. Un conflicto, cabe pensar, que se habrá venido cociendo a temperaturas cada vez mayores cada día, cada noche: en ese mismo territorio del tráfico urbano tan susceptible de hacer perder los estribos a cualquiera; quizá más a quien ve cómo se le va yendo un trozo del (disputadísimo) pastel en las narices. 

–¿Tanto han notado la bajada en lo que ganan? 

–En un 20% por lo menos –dice Alfonso, en la protesta de Génova–. No se puede jugar así con las familias. Vamos a volver a matarnos por la comida, como en la Edad Media.

–Nosotros tenemos un carné profesional, una cartilla para ser taxistas... Lo único que ellos tienen es más dinero –señala Antonio. Se refiere a las empresas, no a los chóferes en cuestión–. Porque la verdadera mafia está ahí; no somos nosotros. Aceptamos una competencia, pero legal.

–¿Serían piratas, en su opinión? 

–Ahora mismo sí. No cumplen la ley... Y hay una cosa muy clara: aquí en Madrid al menos podemos malcomer, pero en las ciudades pequeñas se los están cargando. En Segovia por ejemplo, en la estación del AVE, el Uber te pone un coche de 14 plazas, que va dejando a los pasajeros en sus sitios. Esos conductores tienen un trabajo precario, mal pagado, pero es que además a los catorce o veinte [taxistas autónomos] que había allí se los han cargao. Esto no pasa sólo en el taxi sino en todos los sectores. Y al dueño de Uber lo vamos a ir haciendo cada vez más rico. Esto es lo que tenéis que decir los medios de comunicación. Ahí es donde tenéis que ir. 

–Puede haber algún golfo, claro –responde Alfonso al sacar a colación el lucrativo negocio de la reventa de licencias por un solo individuo, también en el sector del taxi–... Pero hay otra cosa mucho más peligrosa: el día en que estas empresas se hagan con el taxi, que antes o después se van a hacer, vamos a pagar el doble por el viaje. Eso es de sentido común.

–En San Francisco se han cargado el taxi –interviene un tercero. 

Tiene razón. La cooperativa Yellow Cab, que aglutina a taxis clásicos de esa ciudad californianase declaró en quiebra a finales de 2015, ahogada por la competencia de Uber y Lyft. Según contaba Brian Solomon en este artículo de la revista Forbeslas prestaciones de estas compañías para los clientes, así como la flexibilidad de horarios, no sólo provocó la pérdida de clientela sino una sangría de conductores, que pasaron a engrosar las filas de la competencia. Si bien los responsables de Yellow Cab se lo tomaron a la americana, como un reto para resurgir de sus cenizas (su deseo era retener y conseguir conductores que “estén contentos de estar detrás” de su marca “porque ofrezcamos la mejor oportunidad de ganarse la vida con un taxi”), Yellow Cab, decía el periodista, “puede ser la primera pieza de dominó en caer en el asalto global al negocio del taxi. Muchas compañías locales de taxi han reclamado legislación para protegerles de Uber, pero la empresa”, con un respaldo de más de 60.000 millones de dólares, “es dura de derrotar”.

El problema, o matiz importante, es que no todas las empresas dedicadas a estos servicios son Uber. Y, dentro de Uber, también habrá siempre clases. 

Al día siguiente de la concentración de taxistas en Génova, en la mañana del 29 de enero, los conductores madrileños de VTC hacen lo propio, pero ante la sede nacional de Podemos, en la calle Princesa, bajo el lema Somos trabajadores, no multinacionales. Según explica uno de los manifestantes, llamado Iván, a través del micrófono, la formación morada estaría tratando a taxistas y VTC’s como “marionetas políticas”, porque “mienten continuamente”. “Dan un discurso precioso hacia el taxi y mienten. Aquí [los conductores de estos vehículos] también somos autónomos y pagamos nuestros impuestos en España. No sé si lo hacen por mala fe o por ganar el voto del taxi, pero de esto comen muchas familias también... Estamos cansados de que nos pinchen las ruedas, de que nos disparen; de trabajar con miedo”. 

Manifestantes de Cabify y Uber frente a la sede de Podemos.

Otra conductora, venezolana, toma a continuación el micrófono para decir que sólo aspiran a “trabajar dignamente”. “Yo sólo sé que mi empresa me paga en blanco, que me dio de alta en la Seguridad Social y que tengo derecho a mis vacaciones. Me siento orgullosa de ser conductora de Uber”... Al mismo tiempo, preguntamos al azar entre la multitud a uno de los manifestantes. Resulta ser rumano, residente en España desde hace quince años, y trabajador de una de estas empresas (cuyo nombre prefiere omitir). Opina, cauto, que “cada cual defiende lo suyo” en este conflicto. En su opinión, los taxistas “quieren seguir con su monopolio, pero hay trabajo para todos”. “Nosotros nos conformamos con un sueldo de 1.300-1.400 euros trabajando seis días a la semana entre diez y doce horas”; en su caso, con un sueldo base al que luego suma comisiones.  

Dos jóvenes españolas, no mayores de 30 años, se declaran trabajadoras de Cabify, pero de la rama administrativa: dicen estar “muy contentas” tanto con el trato que reciben de la empresa como con el ambiente “joven” (“esto no se mantiene sólo de conductores; también hay oficinas que llevan adelante el trabajo”). Defienden que sus superiores dan espacio también a gente mayor “que estaba ya fuera del mercado laboral, a la que le quedaban cinco o seis años para la jubilación”. “Yo llevaba parada año y medio, soy madre, y, si puedo, aquí me quedaré”. Respecto a los taxistas, opinan que “han estado monopolizando todo”. “Puede que en algunas cosas tengan razón, pero la forma en la que están protestando” no les parece correcta, por “agresiva”. “Y si consiguen parar esto [que los gobiernos autonómicos restrinjan este nicho de negocio, como ya está apuntando la Generalitat catalana], puede haber un precedente peligroso”. “Es como si McDonald’s le declarara la guerra a Burger King” por hacer también hamburguesas.

los conductores madrileños de VTC hacen lo propio, pero ante la sede nacional de Podemos, en la calle Princesa, bajo el lema Somos trabajadores, no multinacionales

La última persona con quien hablamos, también mujer, de mediana edad, se muestra asimismo muy contenta con su trabajo: “Me encanta dar un servicio especial, digno, porque el taxi muchas veces va de ‘me conviene, no me conviene’ [llevar al potencial cliente]; con nosotros, el coche es del cliente”. Esta conductora dice trabajar entre ocho y nueve horas y estar “encantada” con su jefe. Su jefe, dice, es autónomo, dueño de una licencia VTC. Tiene a otra persona contratada, además de ella; los dos perciben un sueldo fijo, están dados de alta en la Seguridad Social y tienen sus vacaciones... El jefe de esta mujer (“una persona encantadora”) resulta ser taxista. 

Hablando de esas empresas, Uber y Cabify, el día anterior (aunque hay más, no tan conocidas, como Vector Ronda y Moove), Antonio, el taxista, apuntaba con la mirada al mismo edificio de Génova, 13 –mientras sus compañeros más furiosos gritaban a quienes se asomaban a las ventanas de la sede del PP: “Te va a votar / tu puta madre”–, para explicar el sentido de manifestarse precisamente allí: “¿Es que no hay una campaña [autonómica electoral] muy cerquita...? A lo mejor necesitan dinero [el PP], y puede haber empresas interesadas en pagarla... De eso es de lo que hay que hablar. Ése es el fondo de la cuestión. Nosotros aquí defendemos nuestro subsistir”. El presidente de la Comunidad de Madrid (PP), Ángel Garrido, ya ha asegurado que no piensa seguir “el modelo catalán” implantado estos días de restricción de los VTC. 

Alfonso nos alcanza un papel, un panfleto repartido en la protesta. Figuran ocho señores, cuatro por cara del papel. Junto a cada foto, un nombre y un vínculo: 

“Rosauro Varó. Hijo de Amalia Rodríguez, diputada en el Congreso por el PSOE. Acumula miles de VTC’s que explota a través de Uber y Cabify”/ “Jaime Castellanos. Banquero y cuñado de Emilio Botín. Acumula miles de VTC’s que explota a través de Uber y Cabify”... La fórmula es igual con Pedro del Corro (“consejero delegado de Mediapro y Globomedia”) y Bernardo Hernández (“exconsejero de Google y Yahoo”). Continúa con el exministro de Fomento popular Íñigo de la Serna (“NEC para la implantación de sistemas de tecnología de comunicación en las ciudades”) y concluye con Ildefonso Pastor(“de diputado y senador del PP a Uber”), Isaac Martín (“del Ministerio de Fomento con el PP a Cabify”) y Xavier Cima (“marido de Inés Arrimadas [Ciudadanos],de diputado catalán a Uber”).

Reflexionaba Iñaki Gabilondo en su videoblog, a cuenta de este conflicto, que “seguramente tienen razón” los taxistas, en la cuestión de las licencias. “Pero, con las luces largas, es una batalla que no pueden ganar, porque su verdadero rival no es la competencia, sino un cambio de página en la historia” al que adaptarse sin opción. “Es difícil, es duro, es incierto...”, pero así es, “inexorablemente”.

Renovarse o morir, sí, en un mundo en que el futuro ya no es mañana sino hoy mismo; todos los días. Y no hay industria que no termine siendo deglutida por el signo de unos tiempos híper tecnologizados. Y sin embargo, más allá de aplicaciones de móvil, esta guerra Taxi-VTC se parece bastante en el fondo a algo nada nuevo bajo el sol: tribus de iguales (igual de pobres) devorándose entre sí, con razones o no, para llevar comida a la familia. Como en la Edad Media. O la del Bronce. 

Se habla, sobre todo, en torno a la guerra Taxi-VTC que lleva librándose en las calles desde hace más de una semana, de una suerte de choque de civilizaciones, de cambio de paradigma, de enfrentamiento fatal entre modernidad y decadencia. Pero puede que lo que subyazga en el fondo no tenga tanto que ver con...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. hola por aqui, hola por alla

    en vez de adaptarse como todo el mundo a los cambios, en cataluña legales, optan por despedir al personal, supuestamente; el gobierno de madrid en vez de cumplir la ley prefieren no hacerlo....no suena raro que los que nos piden dia si y dia tambien que hay que adaptarse a los cambios y hay que cumplir la ley no lo hagan y encima chantajeen con despidos, y los que los defienden pongan el grito en el cielo con los chantajes de los que cortan calles y huelguean. jjejej! no se, solo expongo, es un poco raro que los malo- malisimos sean los taxistas y los de la economia gaseosa santos......que es lo que se trasluce de los medios.

    Hace 2 años 7 meses

  2. Trist@an

    Ya, muy fácil decir que es el futuro y debemos aceptar que la tecnología es inevitable que traiga precariedad y nos aplaste, pues NO, para esto esta la REGULACION, para protegernos y que no se nos coma el capitalismo.

    Hace 2 años 7 meses

  3. antonio

    Bueno, estamos en un pais corporativista y los que se corporativizan no dejan a los demas vivir. Es decir ahogan todo

    Hace 2 años 7 meses

  4. jose

    Desde hace mucho tiempo la gente se mata por la comida, no es nada nuevo. Al día mueren 60 mil personas (22 millones al año, la mitad niños) por este motivo, resoluble, en cuanto que sobran capitales apalancados en bancos poco transparentes. Pero ahí tenemos a Sánchez defendiendo el modelo norteamericano de cómo quedarse con el petróleo de los demás. Que ejemplar es pedir elecciones cuando uno no convoca las propias. ¿Y Guerra, el hombre que presumía de doblegar a quien se le opusiera? Esta vez Trump le ha... eso.

    Hace 2 años 7 meses

  5. c

    son todo estrategias d ls neoliberales gringos mientrs gritan que china ns invade ...Cn la miel igual... La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria concluye que la mayoría de los usos de pesticidas neonicotinoides representan un riesgo para los polinizadores silvestres y las abejas de la miel y Los gobiernos europeos tienen más evidencias sobre el daño que los insecticidas provocan a las abejas Pero ....https://www.ecoticias.com/naturaleza/191506/plaguicidas-toxicos-abejas-Europa-bendecira la europa del PP PPa$.e C$ PPNv uPPN uPPD Geroabai CC CIU y Vx el mismo programa econom Los pesticidas están matando en masa a las abejas Mientras que ns dicen que China ns invade, hasta ls nacionalistas regiuonales como PPNv y Gerobai apoyan en la UE esos pesticidas : 1ª no polinización = comprar semillas pre-polinizadas a multinacionales ( o drones polinizadores ) que pocos podran pagar = vender tierras baratas a terratenientes que trabajan para multinacionales 2ª comprar miel a India dnde la producen multinacionales y uqe mucha la compran a ls chinos... 3ª pesticidas fabricados por filiales de multinacionales de USA-EEUU

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí