1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GESTAS Y LEYENDAS

Un Borbón bastardo, una bicicleta y una medalla olímpica

Marcos Pereda 23/01/2019

<p>Final de 2.000 metros sprint en París, 1900. Fernando Sanz, en el centro de la imagen.</p>

Final de 2.000 metros sprint en París, 1900. Fernando Sanz, en el centro de la imagen.

Los Olímpicos Españoles 1900-1936. Fernando Arrechea.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Se llamaba Fernando, pero pasó a la historia como Fernand, así, sin la “o”, por aquello de hacerlo un poco más francófono. Era un tipo alto, bien parecido, educado en extremo. Todo un chevalier. Pudo ser el primer medallista olímpico del ciclismo español, la segunda presea de toda la historia después de la que lograron Villota y Amézola en pelota vasca. Año 1900, Juegos Olímpicos de París. Al final su éxito, el de Fernand, se lo apuntó Francia. Y el caso es que el muchacho tenía sus vínculos con España. Entre otros, ser hijo de un español. Porque este Fernand (o Fernando) Sanz, era hijo bastardo de un Borbón (perdón por la aliteración). Nada menos que de Alfonso XII, el que fuera rey de España.

O eso dicen las malas lenguas…

Fernando Sanz y Martínez de Arizala nació el 25 de febrero de 1881 en Madrid. El apellido le vino por su madre, Helena Sanz, cantante de ópera castellonense muy conocida en la época. Artista de gran talento, una de las grandes voces de su tiempo, Helena (su nombre real era Elena Armanda Nicolasa, pero con tales antecedentes coincidirán conmigo que era complicado comerse el escenario) destacaba igualmente por su belleza. “Ojos negros e insondables cual dos abismos que llaman a la muerte y al amor”, la definió Castelar, que era un tío muy avanzado en su época aunque bastante hortera para la descripción. Pero vamos, que la artista era una auténtica belleza, una de esas que despiertan pasiones entre literatos y levitas. Tanto que llegó a encapricharse de ella la levita mayor del reino, que era (salvo prueba en contrario) la del rey Alfonso XII. Sí, el de dónde vas Alfonso XII, dónde vas triste de ti. El del amor eterno, inquebrantable, arrebatado hasta el extremo (no hay que olvidar que este Borbón en concreto falleció jovencito de tuberculosis, que es algo que da mucho caché romántico) con María de las Mercedes Orleans y Borbón. Solo que el papel couché siempre tiende a la exageración, y al bueno de Alfonso le tiraba la casta, así que le guardó el respeto debido al cadáver de su esposa (muerta en junio de 1778) antes de encamarse con la contralto en cuestión, a la que le dio dos hermosos hijos de nombres Alfonso (ya ven, casualidad) y Fernando. Nacieron en 1880 y 1881, y no es plan ahora de andar echando cuentas, no me sean malvados…

¿Qué cómo sabemos todos estos chismorreos? Bueno, de primeras porque estas cosas, por muy Borbón que uno sea, se acaban filtrando en indiscreciones y papeles cada vez menos metafóricos (y a la historia reciente me vengo a remitir). Pero es que con la señora Sanz y sus hijos hay, además, pruebas jurídicas. Tan evidente era la regia paternidad de Alfonso (muerto en 1885, cuando nuestro Fernando contaba solo cuatro añitos) que la Monarquía española (ahora representada por una cornudísima, y viuda, María Cristina de Habsburgo) decidió echar un poquito de tierra sobre el asunto siguiendo un formato perfeccionado a lo largo de los siglos: le pagaron a la buena señora una pasta a condición de que no dijese nada, no alborotase demasiado y, sobre todo, se marchase de España. Nada menos que medio millón de francos (en la época Le Petit Parisien se podía comprar por cinco céntimos, para que nos hagamos una idea), que se depositaron en un banco de París. Solo que el banquero en cuestión puso problemillas para que Fernando y Alfonso retirasen sus ahorros una vez muerta su madre (el deceso se produjo en 1898), aduciendo que no tenían derechos sobre tal dinero. Al final todo acabó en los tribunales, que reconocieron filiación, herencia y cuantas cosas más solicitaron los dos hermanos en el proceso. Era el año 1905 y ambos, Alfonso y Fernando, resultaban reconocidos como descendientes del Rey Sol, hermanastros de Alfonso XII, tíos de Don Juan de Borbón, tíos abuelos de Juan Carlos I y tíos bisabuelos del actual monarca reinante. Por hacer un poco de contexto, vaya…

Por cierto, que todo eso ya lo sabía la que fuese Isabel II de España (y primera entre las campechanas) que visitaba frecuentemente a sus nietos en su exilio parisino, mostrándose muy cariñosa con ellos sin problema ni remordimiento alguno.

Pero estábamos con lo del medallista olímpico. La verdad es que Fernando, o Fernand, era un gran sportman, que en la época era cosa muy de señoritos, un rasgo de distinción. Y lo que más le gustaba era la bicicleta, que ya empezaba a contar con algunas pruebas que aun perviven hoy en día (la Lieja había celebrado su primera edición en 1892, la Roubaix en 1896). Pero aquello era la carretera, la ruta, las polvorientas sendas llenas de barro y dificultades. Poco afín a una mentalidad aristocrática, incluso real. No, a Fernand le tiraba el velódromo, la pista, esos óvalos llenos de sueños en cuyas gradas se mezclaban grandes señoras y pequeños truhanes al son de la buena música, siempre esperando por el siguiente sprint, siempre bastante poco atentos al resultado. Sí, eso era la alta sociedad. El Parque de los Príncipes, el canalla Velódromo de Buffalo.

Empezó a competir nuestro Fernand Sanz, y mostraba buenas maneras. En 1899 ganó el Prix Aboilard, y el mismo 1900 quedó tercero en un mitin de velocidad en París, dentro de la categoría de diletantes. Por delante de él se clasificaron Albert Taillandier y Ferdinand Vasserot. Así que este Sanz no se lo pensó dos veces, y se lanzó al gran evento del año. Nada menos que los Juegos Olímpicos de París.

Las pruebas de ciclismo tuvieron lugar en el velódromo de Vincennes (hoy Velódromo Jacques Anquetil, y cerramos el círculo de las golfadas y la falta de fidelidad matrimonial). Y allí, con solo 19 años, nuestro príncipe bastardo se coronó. Fueron cuatro las carreras que debió disputar, todas ellas sobre una distancia de 1000 metros (metro arriba o abajo, que la cosa no está nada clara), dos vueltas a los 500 metros de cuerda que tenía la pista (nos remitimos a lo ya dicho sobre mediciones y demás). En la primera ronda quedó segundo. Venció después en los cuartos de final y en la semifinal, mostrando una gran capacidad para el sprint que le llevó a recorrer la última recta (doscientos metros) de ambas carreras en 14 y 13,4 segundos respectivamente. Sangre de Borbón, furiosa y competitiva. En la final, disputada frente a Georges Taillandier (el mismo que lo había vencido meses antes en la otra prueba de la que hablamos más arriba) no tuvo nada que hacer, y fue batido claramente. El vencedor hizo un tiempo de dos minutos y 52 segundos…

Medalla de plata. La primera en el casillero de las casas reales europeas, aunque él fuera un bastardo. Competía ya bajo bandera francesa, así que no pudo sumar sus estadísticas a la historia olímpica española. Pero, qué más da. No estaba nada mal para un diletante, ¿no?

Lo cierto es que después de ese éxito nuestro Fernand continuó compitiendo, aunque de forma muy esporádica. En parte porque no había apenas carreras adaptadas a sus características, y en parte porque la vida de la alta sociedad parisina resultaba agotadora en extremo. Ese mismo 1900 había intentado correr en los Campeonatos del Mundo de ciclismo, celebrados en el mismo París en agosto (Fernand logró su medalla olímpica el 13 de septiembre) pero no logró clasificarse. Ya ven, el joven aprendía rápido. Dos años más tarde quedaría segundo en el mitin de velocidad para aficionados de París. Esta vez su verdugo será un tal Charles Piard.

Pero en esos momentos Fernand Sanz ya casi no estaba interesado en la bici. No, demasiado tranquilo, demasiada poca acción. Él prefería algo más directo, más…contundente. Así que probó con el boxeo. Y se le dieron bastante bien las hostias, porque fue campeón de Francia de “boxeo inglés” (el noble arte que conocemos en la actualidad) en los años 1903 y 1904. Un tipo polivalente, vaya.

Fernand Sanz (o Fernando Sanz Martínez de Arizala, hijo del rey Alfonso XII) murió joven, cuando aun no había cumplido los 44 años. Fue en enero de 1925, en Pau. Jamás se casó, y siempre tuvo fama de bohemio, de golfo. Nunca llegó a trabajar, y repartía sus tiempos entre el deporte, la poesía y la música. Un crápula de manual, vamos.

Y no me saquen conclusiones genéticas, que les veo venir…

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí