1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El escándalo del Spiegel y la seducción de contar historias

Los hechos son la esencia del periodismo, pero también son un sistema manipulable. En la época actual resultan insuficientes. Necesitamos educación y eso requiere un periodismo más sabio

Jeff Jarvis 16/01/2019

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Toda persona que escribe conoce la seducción de la narrativa”. 
– Bernhard Pörksen en Die Zeit

El mundo del periodismo alemán está lidiando con las consecuencias de un impactante escándalo en Der Spiegel: un premiado reportero de 33 años  – no, un fabulador y un farsante– llamado Claas Relotius se inventó un artículo tras otro con un desprecio sorprendente y audaz por la verdad, tal y como evidencia esta verificación de su descripción de la psique rural estadounidense.

Los periodistas alemanes están cuestionando el procedimiento empleado por Der Spiegel y la propia psique de Relotius (le dijo a sus editores que se debió al miedo al fracaso) , como ocurriera con los escándalos estadounidenses comparables de Jayson Blair en The New York Times y Janet Cooke en The Washington Post. Sin embargo, los alemanes están ahondando en la esencia del periodismo al cuestionar los peligros de la seducción de la narrativa; las recompensas inapropiadas inherentes a los premios profesionales; el riesgo para la credibilidad de la institución en la era de las “f*ke news”; la necesidad de que los medios sometan sus investigaciones a un análisis interno; etcétera.

En la medida que me lo permitan las omnipresentes barreras de pago y mi malísimo (sehr, sehr schlecht) alemán [y espero que mis amigos alemanes me corrijan cuando me equivoque], quiero analizar lo que comentan los periodistas alemanes para ver qué lecciones pueden extraer los periodistas de todo el mundo.

Los peligros de la historia y del contador de historias

“Una hermosa mentira”. Es el titular del ensayo publicado en Zeit Online citado al inicio de este artículo, en el que Pörksen, profesor de estudios audiovisuales, examina la forma de un relato: “Lo que aquí se pone de manifiesto se denomina distorsión narrativa, la parcialidad del relato. Tienes la historia en tu cabeza, sabes lo que los lectores o colegas documentados quieren oír. Y tú ofreces lo que funciona”. Y funcionó. Relotius era tan conocido por su estilo que su revista había creado una etiqueta para él: “La voz de Relotius”.

En periodismo, demasiado a menudo la historia se convierte en una creación que se retroalimenta. En los inicios de mi carrera profesional en el Chicago Tribune, vi a un redactor jefe escribir un titular  –con su víctima y su dramatismo – y después ordenar a su equipo de investigación que consiguiera esa historia. Me preocupa que, cuando voy de oyente a clases de periodismo, oigo hablar de conseguir citas para completar “mi historia” con ese énfasis en el control de la narrativa por parte del reportero. Me disgusta que el proceso demasiado a menudo comience  –en la sala de redacción y en el aula –  con la presentación de una historia que la gente desee leer.

Esta ha sido durante mucho tiempo mi herejía. Ya en 2011 cuestionaba el artículo como la unidad atómica del periodismo en una época en que, sin embargo, jugábamos con flujos y corrientes: el periodismo como proceso; el artículo deconstruido. Eso inquietó a los contadores de historias.

El caso del Spiegel se adentra en nuestras presunciones y nos lleva a preguntarnos si nuestra compulsión por hacer que las noticias cautiven (sí, que sean entretenidas) nos desvía del camino. En varias reacciones que he leído en los medios alemanes, algunos se preguntaban si básicamente deberíamos hacer las noticias más aburridas: solo los hechos, mein Herr. “A la postre, ¿no necesitamos una nueva objetividad, un regreso a una forma de comunicar más estricta?”, pregunta Pörksen, “¿o, por el contrario, una declaración de subjetividad absoluta y abierta que identifique una descripción específica como una percepción puramente personal?”. ¿Es necesario que admitamos que el periodismo no es un espejo del mundo (“Spiegel” significa espejo)  – en cumplimiento de la Directriz Principal de la no interferencia –  sino que, por el contrario, por la labor que ejerce, es una parte actora en el mundo? (Las plataformas de Internet están lidiando exactamente con este mismo dilema al tener que hacer frente a compensaciones por manipulación al tiempo que se aferran a la neutralidad).

El verdadero problema, por supuesto, es que hemos permitido que nuestros medios de producción determinen nuestra misión y no al revés (una reflexión que a menudo he escuchado a Jay Rosen). Escucho a periodistas decir que su papel principal es el de contadores de historias. No. Les escucho decir que su tarea es la de llenar un producto: un periódico o revista, o un programa. No. Nuestro trabajo consiste en informar del debate público. Y ahora que se oye a la gente hablar y participar, he actualizado mi definición de periodismo: emplazar a las comunidades a que entablen un debate civil, informado y productivo. Esto significa que nuestra labor principal no es escribir, sino escuchar ese debate para averiguar qué necesita para que funcione. Después informamos. Después escribimos  – o emplazamos o enseñamos o empleamos otros medios de los que ahora disponemos –. Primero hay que escuchar, después relatar. Esta es la filosofía que subyace en el nuevo grado en Periodismo Social que hemos iniciado en la Facultad de Periodismo Newmark.

 Y ahora que se oye a la gente hablar y participar, he actualizado mi definición de periodismo: emplazar a las comunidades a que entablen un debate civil, informado y productivo.

Estas lecciones no se enseñan fácilmente ya que la adicción a la escritura como arte  – frente al periodismo como servicio – es feroz. El periodista y crítico Stefan Niggemeier ilustra perfectamente este desafío en su crítica al mea culpa de Ullrich Fichtner, redactor jefe del Spiegel, por la caída de Relotius. “El daño empieza en la primera frase”, dice Niggemeier, para luego citar la entradilla de Fichtner: “Justo antes del final de su carrera, el esplendor y la desgracia han ido de la mano en la vida de Claas Relotius”. De este modo, Fichtner convierte la historia del fabricante de historias en una bonita historia; no puede evitarlo. Su prosa se vuelve aún más florida cuando escribe sobre los temas y personajes de Relotius: “…no son seres humanos de carne y hueso, viven solo en el papel, y su creador se llama Claas Relotius. En ocasiones los hace cantar, en otras llorar, en otras rezar”.

Ah, en opinión de todo el que ha escrito sobre él, Relotius sabía escribir. Annette Ramelsberger afirma en el Süddeutsche Zeitung: “Escribió historias que eran más grandes que la vida, más extraordinarias y hermosas que la vida, con protagonistas perfectos, con una dramaturgia que un director no habría formulado mejor. Su escritura tenía el tirón de una novela. Eso es exactamente lo que eran: las historias de un narrador que se hace pasar por un periodista”.

Niggemeier cita la explicación que dio Fichtner sobre el motivo: “Cualquiera que posea un material así como reportero, cualquiera con talento dramático puede convertirlo en oro, como en un cuento de hadas. Relotius tiene el talento. Se inventa el material”. De modo que Niggemeier dice que Fichtner considera que el problema radica más en el material  – los hechos falseados –  que en la forma, la narración de historias: “La rueda y la exageración en la que entran en este oficio los periodistas y sus galardones”.

Los peligros de los premios y la autocomplacencia

Relotius ya ha devuelto los cuatro premios que le concedió el Reporter Forum alemán y algunos se cuestionan el valor de dichos galardones. Esta es otra de mis arraigadas herejías: que nuestros Pulitzers son negativos para el periodismo estadounidense porque nos empujan más a impresionar a los demás que a realizar un servicio público. Por supuesto, no siempre es así, solo demasiado a menudo.

“¿Qué ocurre cuando un sector se caracteriza por su vanidad?”, pregunta un titular en la publicación comercial Meedia, donde admite que está asustada ante la “incontrolable fiebre de entrega de premios” de la profesión. Meedia afirma que un portal para premios periodísticos  – su mera existencia dice mucho –  vale más que 700 trofeos a la espera de un ganador.

El problema mayúsculo aquí es que nuestras varas de medir el éxito se han jodido completamente. 

El problema mayúsculo aquí es que nuestras varas de medir el éxito se han jodido completamente. Desde el punto de vista empresarial, valoramos la cantidad porque sí  – tirada, audiencia, visitas, clics, CPM –,  lo cual, como me gusta decir, inevitablemente te lleva a gatos y Kardashians y, en última instancia, al ciberanzuelo de carne y hueso: Donald Trump. Desde el punto de vista editorial, valoramos la atención a nosotros: el más leído, el que más clics ha recibido, el que más e-mails ha recibido, el tiempo dedicado. Todos estos parámetros se centran en los medios, son egocéntricos. Por el contrario, nuestros indicadores de éxito deberían establecerlos el público según sus necesidades y objetivos. Si alguien ha de otorgar premios al periodismo, deberían ser las comunidades a las que atendemos.

Por lo que respecta a la historia perfecta, cuidada e ingeniosa que se elabora para ganar premios: hay que dejarla atrás. Holger Stark afirma en Die Zeit: “El caso Relotius no supone el fin del reportaje, sino de la manifestación artística que es el reportaje impecable y artificioso que engaña a los lectores y simula que puede describir el destino del mundo a través de una persona encarnada en la figura del narrador omnisciente-autoritatario, que aparece en escena y fuma y deslumbra: esa manifestación artística cinematográfica debe, al fin, desaparecer…”

Un fallo de verificación de datos

El proceso de verificación de datos de Der Spiegel tiene mucho prestigio  – como aún lo tiene el del The New Yorker o como lo tuvo en su día el del Time Inc.–  de modo que, ¿cómo ha podido fallar? En una época de desinformación e informaciones erróneas, los verificadores son nuestros mejores y últimos defensores de la verdad.

Monika Bauerlein, periodista alemana y actual CEO de Mother Jones, que en su juventud admiraba los reportajes de investigación de Der Spiegel (“Hoy me dedico a lo que me dedico gracias a ellos”), lamenta que el trabajo que hicieron los 60 verificadores del Spiegel no fuera tan bueno como el que hace Mother Jones, compuesto por una quinta parte. Bauerlein comenta que, además, se da la circunstancia de que la historia que ayudó a alertar al Spiegel del engaño de Relotius era de Mother Jones.

Quiero insistir en el maravilloso trabajo de comprobación de los hechos del “reportaje” de Relotius que desde Fergus Falls, Minnesota, llevaron a cabo dos personas que vivían allí. Si Der Spiegel hubiera realizado una verdadera verificación de datos, habría descubierto el engaño. Entonces, ¿por qué falló? Quizás porque…

Efectivamente. En otro artículo, Niggemeier afirma que el mítico Dok  – departamento de documentación (investigación o verificación) –  de Der Spiegel confiaba demasiado a menudo en la credibilidad del reportero. Sostiene que estos sistemas están creados para detectar los errores del reportero atareado que se ha descuidado o apresurado, o simplemente ha cometido un error humano, y no para detectar un trabajo fraudulento. Esto indica que se trata de un sistema cerrado que verifica la veracidad confiando en sí mismo.

Como nota al margen, he formado parte de un proceso llevado a cabo por una organización fuera de EE. UU. que está intentando establecer normas de confianza en el ámbito del periodismo y me ha desanimado el hecho de que, en ese esfuerzo, no hay disposición para escuchar al público y sus preocupaciones (“¿Por qué no confías en nosotros?”), para ensayar sus normas con el público (“¿Esto ayudaría a que confiaras en nosotros?”), e incluso para consagrar en esas normas la necesidad de escuchar al público (“Empezamos por escucharte”). ¿De modo que una institución que inspira desconfianza cree que infunde confianza sistematizando los procesos que desde el principio la han hecho no digna de confianza? ¡Arg!

Una aclaración: los hechos son la esencia del periodismo. La comprobación de los hechos es vital. He venido defendiendo que en las escuelas de Periodismo necesitamos hacer más esfuerzos por enseñar técnicas para verificar tanto los hechos como lo que la gente dice en las redes sociales. Pero, al final, hay que recordar que los hechos propiamente dichos son un sistema manipulable. Véase la involuntaria epifanía de Kellyanne Conway acerca de los hechos alternativos. Después véase la brillante charla de Danah Boyd en SXSW EDU acerca de la cultura de las noticias y el verdadero problema: las epistemologías en conflicto.

Sí, por supuesto que necesitamos la verificación de datos. Pero en la época actual los datos son insuficientes. Necesitamos educación. Necesitamos una nueva Ilustración. Eso requiere un periodismo más sabio.

Noticias falsas, reportero falso

Lo que duele en el alma de este caso es, por supuesto, el momento en que ha sucedido. Justo cuando el periodismo está siendo acusado, en los Estados Unidos y desde las más altas instancias del Gobierno, como fabricante de bulos y patrañas y “enemigo del pueblo”, del mismo modo que está siendo acusado en Alemania como die Lügenpresse (un insulto nazi resucitado que significa “prensa mentirosa”), llega un escándalo repleto de mentiras periodísticas.

Como era de esperar, el periódico Bild, escaparate conservador (es decir, sensacionalista en espíritu si no en tamaño) se deleitaba metiéndose con el progresista Der Spiegel y trastocaba la expresión de Trump para llamar a Relotius, en inglés, “fake reporter” (reportero falso). Franz Josef Wagner, presunto columnista (sus columnas ocupan apenas lo que un tuit) de Bild, acusaba al Spiegel “de publicar mentiras durante años”. Y el propio embajador de Trump en Alemania, Richard Grenell, aprovechó la oportunidad para destrozar a los periodistas en cualquier parte y tuvo la osadía de exigir que se investigue al Der Spiegel por su sesgada actitud antiamericana. La revista se disculpó por las mentiras, no por adoptar ningún sesgo. Tal y como señala Niggemeier, ahora el Spiegel se disculpa con todo el mundo. La revista se ha disculpado con los lectores, los colegas periodistas, los jurados de los premios, las escuelas de periodismo, socios comerciales, clientes y la familia de su fundador, Rudolf Augstein. “¿En serio?”, exclama Niggemeier. “¿Con la familia Augstein? ¿Entonces no debería pedir perdón a los descendientes de Gutenberg?   –¡ después de todo, los artículos de Relotius se han impreso en papel! –”

La revista se disculpó por las mentiras, no por adoptar ningún sesgo. Tal y como señala Niggemeier, ahora el Spiegel se disculpa con todo el mundo. La revista se ha disculpado con los lectores, los colegas periodistas, los jurados de los premios, las escuelas de periodismo, socios comerciales, clientes y la familia de su fundador, Rudolf Augstein

Tal es la situación de debilidad y defensiva de Der Spiegel y del periodismo en la actualidad.

 

Investigarte a ti mismo

Si no hubiera sido por la diligencia de [el periodista español] Juan Moreno, uno de los colegas de Relotius en el Spiegel, el farsante podía haber seguido citando unicornios. Moreno estaba trabajando con Relotius en una historia, su intuición le avisó y trató de alertar a sus editores. Estos prácticamente amenazaron a Moreno con despedirle si sus alegaciones no eran probadas. Obstinado como debe ser un reportero, Moreno hizo un viaje a EE.UU. y, sin la aprobación de la empresa, encontró a algunas de las fuentes de Relotius y todas afirmaron que nunca habían sido entrevistadas por él. Tras arriesgar su propio empleo, ahora Moreno es un héroe.

En Die Zeit, el profesor Pörksen dice que Moreno se involucró en algo demasiado excepcional en Alemania (y yo añadiría que en todas partes): investigar la información que difunden los medios. Si el caso Spiegel deriva en el nacimiento de tal promesa, afirma Pörksen, entonces quizás no se habrá padecido en vano. Quizás. Justo ayer escribí que los periodistas deberían exigirse a sí mismos lo que están exigiendo a Facebook y Silicon Valley: transparencia, una autoevaluación ética, una crítica de los riesgos morales de nuestros modelos de negocio y parámetros, y honestidad sobre nuestra pérdida de confianza.

Por necesidad evidente, Alemania ha hecho del autoanálisis contundente virtud. Espero que hagan con el periodismo lo mismo que han hecho con su historia y espero que podamos aprender de ellos. En la era del Trump de EE.UU., el brexit del Reino Unido, la AfD de Alemania, el Putin de Rusia, los chalecos amarillos de Francia, el Bolsonaro de Brasil, el Duterte de Filipinas, el Erdoğan de Turquía, el Orbán de Hungría, el Maduro de Venezuela, el MBS de Arabia Saudí, el Xi de China – etcétera, etcétera –  podemos convenir que necesitamos periodismo más que nunca y que el periodismo necesita ser más estricto consigo mismo y debe rendir cuentas a su público más que nunca.

Dice Ramelsberger en el Süddeutsche: “De todo esto podemos aprender. En primer lugar: los periodistas no son artistas, principalmente son artesanos normales y corrientes. En segundo lugar, se deben a la verdad y no a su gloria. En tercer lugar, tiene una tarea. Son los… llamados recolectores de la basura del mundo de los hechos que documentan, cuestionan y dudan. De ahí no salen artículos que brillan en todas direcciones como bolas de discoteca. Por el contrario, es la reputación del periodismo y la misión que tiene en la sociedad lo que ayuda a la historia sólida, más que las historias que son demasiado buenas para ser ciertas”.

Ah, he oído que algunos dicen que, sin embargo, a causa de Internet, tenemos menos recursos y hacer un buen trabajo resulta más difícil; no podemos ofrecer verificación de datos, investigación y sabiduría. No. Por ese motivo debemos priorizar nuestra misión en nuestro trabajo. Renunciar a lo más insustancial de lo insustancial. Dejar de copiarnos mutuamente solo para generarnos números de visitas como churros. Poner fin a nuestro empeño por lograr el relato merecedor de un premio, cautivador, convincente y perfecto. Poner todos nuestros recursos a favor del trabajo que realmente importa: hacer lo que nos corresponde para garantizar un debate público productivo, informado y cívico.

-------------------

Jeff Jarvis es un periodista estadounidense. Dirige el Tow-Knight Center para el Periodismo Emprendedor.

Este artículo se publicó originalmente en Medium.

Traducción de Paloma Farré.

Autor >

Jeff Jarvis

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    FAKEBOOK (facebook) : . manipulacion electoral http://www.voltairenet.org/article199215.html como nos manipulan : https://www.youtube.com/watch?v=3OIQLp-iETM . "Cómo borrar tu cuenta de Facebook": New York Times, The Guardian o Wired pierden la paciencia . https://www.eldiario.es/tecnologia/Facebook-Times-Guardian-Wired-Zuckerberg_0_848315572.html . https://www.eldiario.es/theguardian/ano-finalmente-deberiamos-cerrar-Facebook_0_848665857.html . https://www.facua.org/es/noticia.php?Id=13487 . https://www.eldiario.es/theguardian/muro-Facebook-terrible_0_851115160.html - FAKES . https://blogs.publico.es/bulocracia/2019/01/08/oficial-el-idioma-espanol-lengua-extranjera-en-el-pais-vasco/ . El secretario general de la ONU y las ‎‎«fakes news» del Pacto sobre las ‎migraciones : http://www.voltairenet.org/article204330.html https://www.eldiario.es/tribunaabierta/fake-news-face_6_848375170.html . En los últimos tiempos los bots, las empresas de big data y los grandes poderes económicos y políticos se han ido apropiando de las redes Ahora las visualizaciones se venden al mayor postor y cada persona recibe un mensaje distinto, microsegmentado según su perfil individual .https://www.huffingtonpost.es/pilar-portero-y-ana-canil/un-asesinato-bien-vale-la-fabricacion-de-una-fake-news_a_23622379/ - https://www.publico.es/tremending/2018/12/11/hasta-la-manipulacion-se-manipula-la-agencia-de-noticias-afp-desmonta-un-tuit-viral-y-da-un-rapapolvo-a-libertad-digital/ . recomiendo el sistema anti fakes de www. publico.es : https://www.publico.es/videos/719557/respondemos-a-todas-las-preguntas-sobre-nuestra-herramienta-de-transparencia-tj-tool Recomiendo el sistema antifake de publico.es . https://mujeresymadresmagazine.com/fake-news/ Malcom X : “ Desprevenidos ante la manipulacion de la info, te harán amar al opresor y odiar al oprimido” La realidad, las evidencias y las soluciones basadas en analisis sintesis reflexion etc no es populismo ni pensamiento unico, el populismo son arengas sensacionalistas y viscerales , miedo, odio, que se lanzan para que no se vea la realidad llenas de demagogias y analisis poco profundos que dan noticias sesgadas Populismo es AR y La griso, T5, A3, Cs , Disidentia, El PPais la Razon, ABC Disidentia, etc es el pensamiento unico que intentan imponernos con fakes , manippulacion etc . https://www.periodicoclm.es/articulo/politica/exclusiva-eduardo-inda-reconoce-ante-justicia-invento-condena-lider-podemos-valdepenas-luis-benitez-lugo/20171117132651007660.html . http://www.publico.es/sociedad/asisemanipula-periodista-tve-denuncia-jefe-le-mando-falsear-noticia-monedero.html . http://ctxt.es/es/20180912/Politica/21718/Guillem-Martinez-Goebbels-propaganda-11-principios-politica-espa%C3%B1ola.htm . http://www.publico.es/tremending/2018/04/01/la-guerra-para-controlar-lo-que-piensas-el-estremecedor-video-que-muestra-lo-que-pasa-cuando-una-sola-empresa-controla-las-teles-locales/ . https://twitter.com/hashtag/RTVEdeTodos?src=hash . http://www.publico.es/tremending/2018/04/30/asisemanipula-las-mujeres-de-rtve-lanzan-una-campana-para-denunciar-la-manipulacion-en-la-television-publica/ . Fake a PI :http://www.publico.es/tremending/2018/04/23/fake-news-el-bulo-sobre-pablo-iglesias-que-han-difundido-varios-medios-y-el-partido-popular/ . RIVAS VACIAMADRID : http://www.zeleb.es/tv/asi-ha-sido-el-momento-en-que-el-td-ha-rectificado-una-fake-new-sobre-el-ayuntamiento-de-rivas . https://www.ecoticias.com/sostenibilidad/188512/Basta-Fake-News-desinformacion-puede-alimentar-forma-sostenible . https://www.youtube.com/watch?v=3OIQLp-iETM . https://www.telesurtv.net/news/Cinco-momentos-negros-de-la-television-20171120-0036.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=16 .https://www.eldiario.es/tecnologia/Manual-fake-papel-sesgos-cognitivos_0_841316711.html - . Sin duda tbn hace falta que la gente trabaje la objetividad, la reflexion ,el analisis profundo, la capacidad de ver las evidencias y contradicciones, etc y para ello, ademas d meter horas informándose ( que no es una perdida de T por que su vida está en juego y politica lo es todo en la vida ), hace falta trabajar el aqui-ahora y la ecuanimidad, por ejemplo con meditacion Lo que hace falta es que la tele publica informe y lo haga imparcialmente ...y Si se hace al respecto, por lo menos desde UP Pero el PP no quiere dejar de manipular la tele publica. Por lo demas en yutub hay mas de seis canales de Podemos e IU donde dicen lo que nadie dice y tbn estan ls de eldiario y publico que son los unicos que verifican las noticias. Hay que crear un registro de medios que meten fakes para multarles en juicio despues de comprobar pero si se comprueba los juicios serian rapidos. Se puede proteger tambien a los periodistas pero las multas no estan de mas ya que una cosa es, dentro de la coercion , la represion tipo ley mordaza y otra la correccion o punicion por un delito que hace daño a la sociedad y la ciudadania Ademas que : 1º si mete fakes es un medio pprivado y por tanto capitalista y lo que mas pupa le hace es la multa 2º los periodistas de estos medios suelen ser afines ya que es lo que exije la linea editorial Y digo un medio privado por que si publico, debe garantizar la veracidad y la completa informacion de la realidad y por atnto no tiene mas intereses que la objetividad y las evidencias La ciudadania se juega su futuro si no hacen algo los gobiernos. Analizando la realidad vemos que hay titulares tendenciosos. . http://www.publico.es/tremending/2018/04/23/fake-news-el-bulo-sobre-pablo-iglesias-que-han-difundido-varios-medios-y-el-partido-popular/ . http://cronicon.net/wp/la-verdad-un-problema-politico-neoliberalismo-y-medios-de-comunicacion/ . https://www.eldiario.es/juanlusanchez/cosas-aprendido-debates-fake-news_6_764033611.html . https://www.meneame.net/m/mnm/nacimiento-trol-eng ( para ir al articulo original clic al titulo ) . http://www.publico.es/politica/fake-news-denuncia-irregularidades-opacidad-grupo-fake-news-ministra-cospedal.html . https://www.eldiario.es/sociedad/Javier-Mayoral-periodismo-posverdad_0_762923784.html casi todos los medios están controlados por los mismos sea radio, tele, digitales etc Apenas permisos para canales alternativos. En España todos los medios de papel y tele estan compinchados. Imponer una visión , pautas emocionales-etc a través también de pelis-etc Las nuevas teles de leds pueden ser usadas como camara aun apagadas . Facebook recoge info personal, gogle por que web pasamos : mediatizar nº dseo y voluntad , pero no nos pagan nada por ello. . https://www.youtube.com/watch?v=3OIQLp-iETM . https://www.periodicoclm.es/articulo/politica/exclusiva-eduardo-inda-reconoce-ante-justicia-invento-condena-lider-podemos-valdepenas-luis-benitez-lugo/20171117132651007660.html . https://www.eldiario.es/tecnologia/seguridad-Facebook-dejara-compania-agosto_0_799320110.html . http://www.publico.es/tremending/2018/04/01/la-guerra-para-controlar-lo-que-piensas-el-estremecedor-video-que-muestra-lo-que-pasa-cuando-una-sola-empresa-controla-las-teles-locales/ http://blogs.publico.es/victor-sampedro/2018/07/20/trabajo-pornografia-infantil/ http://ctxt.es/es/20180801/Politica/20995/Facebook-Cambridge-Analytica-ciudadania-opinion-burbuja.htm . http://ctxt.es/es/20180912/Politica/21718/Guillem-Martinez-Goebbels-propaganda-11-principios-politica-espa%C3%B1ola.htm . https://ctxt.es/es/20190102/Firmas/23759/steve-bannon-bulos-vox-el-mentidero-jonathan-martinez.htm . https://ctxt.es/es/20190116/Politica/23892/periodismopremio-pulitzerclaas-relotiusder-spiegel-jeff-jarvis.htm

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí