1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Más Madrid, menos Podemos

En un contexto tan poco amigable, la operación Carmena/Errejón tiene al menos la ventaja no pequeña de dejar fuera la única opción que era sin duda perdedora y sin retorno

Santiago Alba Rico 20/01/2019

<p>El juego de la silla</p>

El juego de la silla

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unos días, compartiendo unos vinos con dos miembros de Anticapitalistas, amigos admirados y queridos, yo les señalaba el indicio más paradójicamente elocuente del desahucio político de Podemos y de la derrota histórica sufrida: el hecho de que, cinco años después, volvíamos –ellos y yo– a estar de acuerdo en todo; y, una vez hecha esta constatación, no podíamos dejar de añorar esos tiempos mejores en los que nuestras diferencias, a veces ásperas, se inscribían en un proyecto colectivo ilusionante y ganador. Hoy, tras el acuerdo Carmena/Errejón, nuestras diferencias, sin duda, se han reactivado. ¿Es eso un motivo de esperanza? ¿Quiere decir que ese acuerdo es –o me parece– “ilusionante y ganador”?

Tras el acuerdo Carmena/Errejón, nuestras diferencias se han reactivado. ¿Es eso un motivo de esperanza? ¿Quiere decir que ese acuerdo es “ilusionante y ganador”?

Empecemos por aclarar en qué estábamos de acuerdo mis amigos anticapitalistas y yo: en que Podemos, por una combinación de torpezas discursivas y tejemanejes organizativos, había dilapidado una oportunidad histórica, desactivado el impulso rebelde y alegre de miles de personas y entreabierto la puerta por la que se había colado Vox; y estábamos también de acuerdo, frente a la amenaza destropopulista, tanto en la necesidad como en la dificultad de conservar las plazas municipales conquistadas en 2015. Ellos, rehenes de Podemos a través de su corriente, y yo, alejadísimo del partido cuyo parto acompañé, coincidíamos en que Podemos es una marca marchita y disuasoria abismada ya en el precipicio de la resta y el descuento. Como el coyote de los dibujos animados, perseguidor impotente, corre muy deprisa en el aire, sin nada a qué aferrarse y condenado, por tanto, a caer sin remedio en el vacío. Esto lo sabía muy bien Teresa Rodríguez en Andalucía, donde intentó frenar el derrumbe con una fórmula propia; y lo sabe muy bien Catalunya en Comú, que protege su fenotipo de las siglas hoy tóxicas del partido de Iglesias. 

Íñigo Errejón, en una balbuciente entrevista en la SER, recordaba el jueves estos ejemplos, junto a la necesidad largamente compartida de un gesto revulsivo, para justificar su iniciativa. Su incomodidad, a mi juicio, no tenía que ver con la consistencia inobjetable de estos referentes sino con la conciencia de que, para hacer ese gesto, ha tenido que operar a espaldas de Pablo Iglesias y su ejecutiva búlgara. Una de las razones que señalan el fracaso organizativo de Podemos o, si se prefiere, su sovietización, es esta: que, inhabilitados todos los espacios colectivos de deliberación y decisión, la única forma posible de intervención colectiva en la política interna ha sido la conspiración. Para abrir el partido, para cerrarlo, para burocratizarlo, para democratizarlo e incluso para destruirlo –incluso para abandonarlo– había y hay que conspirar. Anticapitalistas, que criticó Vistalegre I, también sucumbió a esta necesidad entrópica que ha acelerado la muerte de Podemos y que inicialmente ensombrece, como un pecado, el gesto refundacional de Errejón. ¿Cómo valorarlo entonces?

Veamos. Si alguien quiere un relato despiadado y en parte preciso de este diálogo conspirativo puede leer el artículo de Esteban Hernández en El Confidencial. Creo que Hernández se equivoca en las intenciones y en las conclusiones, pero acierta en dos de las ideas centrales: que Podemos estaba ya muerto y que el gesto de Errejón llega tarde.

La muerte de Podemos –como escribí en mi último artículo en CTXT– se puso en evidencia en Andalucía, donde sólo la campaña de Teresa Rodríguez amortiguó el desastre. Hasta tal punto Podemos está muerto que durante el último año, cada vez que pensaba en las próximas elecciones generales, me costaba trabajo convencerme a mí mismo –y aún más a mis amigos ex-simpatizantes o militantes podemitas– de que, a pesar de todo y en medio del tsunami destropopulista, era necesario votar al partido de Pablo Iglesias. Mi pregunta era: ¿Podemos representa sólo un obstáculo para el surgimiento de un nuevo y más razonable proyecto de cambio o también para el avance de la ultraderecha? Mi respuesta era siempre afirmativa a las dos partes de la disyunción: Podemos es un doble obstáculo y lo es de tal modo que, paradójicamente, cada vez que obstaculiza el paso de otra cosa mejor se lo franquea a las fuerzas reaccionarias y vuelve, por eso, más necesaria su existencia. Así que para justificar este voto a un cadáver político sólo se me ocurría ya utilizar el “argumento de las Termópilas”: si un montón de cadáveres sirvió para frenar el paso de los persas quizás un partido muerto sirva al menos para frenar el paso de los fachas. No es, desde luego, un argumento muy estimulante ni muy esperanzador para renovar el voto al partido que nos emocionó en 2015 y aún nos sacudía en 2016: poner un muerto en el camino de Vox mientras salimos corriendo. 

Así que uno deseaba –aunque no esperaba ya– algún gesto que, desde fuera o desde dentro, desbordase y, si se quiere, disolviese Podemos. Ese gesto lo hace ahora Íñigo Errejón. Lo hace –tiene razón Esteban Hernández– un poco tarde. Hubiera sido mejor confrontar seriamente a Pablo Iglesias en Vistalegre II, desmarcarse tras su derrota o incluso renunciar a ser candidato por Madrid y tomarse un tiempo para cuidar a su gente, proteger su prestigio público y preparar una reaparición sin ataduras. Este retraso inscribe su acuerdo con Carmena en el aura de la división y la conspiración –es decir, en la norma podemita– como en una sombra de pecado que dificultará la tarea de rebañar todos los votos, pues todos son necesarios para conservar el Ayuntamiento y ganar la Comunidad. Ese retraso, además, deja en el camino, al menos de momento, algunos de sus más cercanos y valiosos colaboradores. 

Ahora bien, hay que decir al mismo tiempo que Más Madrid es una buena idea. Es, de hecho, la mejor idea, si no la única, que en estas circunstancias –resignados al retraso del gesto y aceptada la batalla electoral– podría aún conservar lo ganado en estos años y anticipar la disolución fecunda de Podemos como obstáculo para la reconstrucción, con ese u otro nombre, del proyecto original. No se trata de aprobar sin reservas la gestión de Carmena ni de identificarse con Errejón; no se trata de renunciar a más, a mejor, a otra cosa, a todo; no se trata tampoco de “recuperar la ilusión”, frase tan hueca y tintineante como un cencerro en el cuello de una vaca. Estoy seguro –y también por eso apoyo esta iniciativa– que a mucha gente que no leerá este artículo el tándem Carmena-Errejón sí le devolverá la esperanza y la alegría. No es mi caso. Que vuelva a estar en desacuerdo con mis amigos de Anticapitalistas no quiere decir que la ampliación de Más Madrid a la Comunidad me parezca ilusionante. Me parece razonable, lo que ya es un avance notable respecto de la muy desesperada opción de poner un cadáver en el camino de los persas y salir corriendo. Y lo que –desde luego– me gustaría es que Carmena y Errejón comprendieran la necesidad no sólo de reilusionar a los potenciales votantes que no me leen sino también de convencer razonablemente a los desilusionados y a los desconfiados: a Podemos, a Equo, a IU, a Anticapis, a los movimientos, a los abstencionistas politizados y a los no politizados. Los votos de “izquierdas” están contados y, si no se trata hoy de transformar el mundo sino de conservarlo, ese modesto cometido exige rebañar todas las grietas, sin excepción, de la mitad izquierda –y más– del electorado. Para recoger algunos de estos apoyos –todos será imposible– no bastará carisma intergeneracional; hará falta también un programa a la izquierda del PSOE y un “estilo” en las antípodas de Podemos. 

No se trata de ilusionarse ni de tener razón ni del supremo bien ni del supremo mal; se trata de evitar que el “bloque reaccionario” gane las elecciones en Madrid

El problema es que cada formación y cada corriente tiene su fórmula infalible que excluye a las demás; y todas reprochan a sus rivales su sectarismo contra “la unidad de la izquierda” –otro cencerro de vaca–. El objetivo hoy, lo he dicho, no es transformar el mundo; no lo es, por tanto, la unidad de la izquierda, que tampoco es la condición para conservar la posibilidad de disputar las instituciones. No se trata de ilusionarse ni de tener razón ni del supremo bien ni del supremo mal; se trata de evitar que el “bloque reaccionario” gane las elecciones municipales y autonómicas en Madrid. Para este cometido basta un máximo catalizador de voluntades desunidas; en otro tiempo lo fue Podemos y, porque está muerto, ya no puede serlo. Pues bien, de todos los candidatos posibles a jugar ese papel –los imposibles son mucho mejores– Más Madrid, con algunas reservas, se me antoja el único realista y relativamente eficaz. 

Mi cálculo razonable es éste: Errejón no puede ganar las elecciones en la Comunidad con Podemos en contra; tampoco las puede ganar como candidato dócil de un Podemos perdedor; y probablemente tampoco las ganará aunque Podemos se sume a Más Madrid. Pero de estas tres posibilidades, que son las únicas realmente existentes, la segunda –la de la candidatura cadavérica– conduce a una derrota segura y sin retorno. En cuanto a las otras dos, la tercera –la de un Más Madrid amplio e integrador– depararía sin duda un buen resultado electoral y abriría la posibilidad de gobernar la Comunidad con el PSOE; la primera –la de obtener un resultado discreto, sin Podemos pero superior al de Podemos– permitiría al menos empezar a pensar en reconstruir –ventajas de la perífrasis en castellano– un proyecto de cambio sin ataduras, o con menos ataduras, tras las elecciones. Así que, en un contexto tan poco amigable, la operación Carmena/Errejón tiene al menos la ventaja no pequeña de dejar fuera la única opción que era sin duda perdedora y sin retorno.

En cuanto al cálculo de Errejón –imagino– ha sido éste: el de forzar, aunque fuera con retraso y desde las sombras podemitas, un gesto renovador y expiatorio, confiando en que su contenido mismo desactivará tanto el inicial rechazo de Pablo Iglesias como la propia sombra del pecado. Ojalá le salga bien. Es difícil pensar que Podemos apoye a Más Madrid en el Ayuntamiento y lo confronte en la Comunidad, aunque cualquier cosa puede esperarse de un zombi sovietizado. Confiemos en que Pablo Iglesias comprenda que la relación de fuerzas esta vez no le es favorable e, inteligente como es, negocie y acepte, como en la candidatura municipal, sobrevivir en otro cuerpo. Si no, todos perderemos mucho, pero Podemos cavará su tumba. Por otro lado, no es descartable que el tándem Carmena/Errejón logre improvisar una síntesis de seducción, programa y organización capaz de hacer olvidar –sumergidos como estamos en los sargazos de twitter– los pecados y las sombras. Puede ser tarde o puede ser pronto. Queda tan poco tiempo –otra paradoja de la época– que hay tiempo para todo, incluso para multiplicar una vez más las astillas y ahondar de nuevo en las heridas. 

Nos guste más o menos, tenemos que desear que Más Madrid consiga alguno de sus propósitos. Si todo sale mal, como es también probable, siempre me quedará la posibilidad de volver a estar de acuerdo con mis amigos anticapitalistas, que al menos son inteligentes, radicales y tolerantes. 

Autor >

Santiago Alba Rico

Es filósofo y escritor. Nacido en 1960 en Madrid, vive desde hace cerca de dos décadas en Túnez, donde ha desarrollado gran parte de su obra. El último de sus libros se titula "Ser o no ser (un cuerpo)".

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

34 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel Á

    Santiago Alba Rico, defendiendo el bombardeo de la OTAN en Libia, defendiendo la OTAN en Siria y a sus amigos yihadistas, defendiendo los nazis en Ucrania con apoyo de la OTAN (mirad sino quien es la referencia ideológica de los movimientos allí, un tal Stefan Bandera), usted se gana a pulso su sueldo de filósofo...porque defender las barbaridades que hacen sus jefes tiene mérito. Traidor a la gente, tiene usted muchos muertos sobre su conciencia, ojalá recoja lo que siembra.

    Hace 2 años 2 meses

  2. jose

    Guerra no es un político. Es un actor de la pizarra - guiñol de Suresnes, donde todo quedó atado y bien atado. Más de lo que imaginó Franco. Si Franco se hubiera enterado de esto de Guerra y lo otro de González, y lo de más allá de Borrell, y lo de más acá de este campeón de las elecciones que es Sánchez, se le habrían saltado las lágrimas de emossión. ¡Estas sí que son mis raisses! Pero no, estas cosas no se pueden difundir ampliamente. Como mucho en rincones. Pero Guerra estará muy satisfecho que la bolsa de pensiones sea de 9.500 millones y las diversas ayudas a la iglesia de 11.000 millones. Por supuesto, nada como Venezuela para hurtar lo de España. Como dice alguien: de la chaqueta de pana, a la chaqueta de pEna. ¿merece la pena ser famoso para esto? Lo dudo mucho. (No poco afecto le habría cogido a Alba)

    Hace 2 años 2 meses

  3. Tiro la toalla

    Si Podemos desilusiona, Más Madrid, ni te cuento. Errejón próximo candidato para las generales en las listas del PSOE. Esa es la jugada. Parece que todo nace y muere en Madrid. Os creéis el centro del mundo. A ver si la "izquierda española" mira un poquito más a Cataluña y aprende algo de los verdaderos Republicanos. Vivís en plena monarquía y todavía os atrevéis a criticar el independentismo.

    Hace 2 años 2 meses

  4. Antonio Tostón De la Calle.

    Borralo todo pero ni filósofo ni nanas. Trabajas para Usa. Israel. Está claro.

    Hace 2 años 2 meses

  5. Pocitos

    Santiago Alba Rico, el intelectual de izquierdas que en su perfil de wikipedia quiere que sepamos quien fue su bisabuelo, su madre (que en paz descanse), su hermana y su sobrina. Y que como buen trostkista, lo sabe todo de los soviets. Me falta zurzirme los calcetines, que llama el gulag: hola, está el enemigo? ... Qué pocos espejos en casa y en cátedra. Yo para las sopas prefiero caldo de gallina. El avecrem se me atraganta.

    Hace 2 años 2 meses

  6. c

    Una milonga "terorifica", para terminar sacandose d la manga que la opcion es el PP$:e de Carmena, cuando el problema de siempre y a raudales es Carmena-PP$.e ...por mal que lo hub hecho Podemos... Ya ns conocemos sr albarico - Dice Errejode : “Estoy haciendo lo que Podemos me enseñó: en situaciones difíciles, abrir, innovar e incorporar más gente. Yo no vine a estar en política, vine a hacer política. Había que elegir entre la comodidad y lo correcto ” = Es politico y no sabe lo que significa pasarse a otro partido con otro programa . Por la boca muere el Ppez. Menudo narcisista - cinico - inutil. Vaya paquete para Carmena y sus votantes Errejoon es un tiPPo que es un trePPa desleal etc y que va de guay como si nada hub hecho y siguiese en Podemos , menudo biPPolar Ahora ya sabemos que hub hecho de ganar el congreso - Vistalegre II... Podemos, un partido que por ser la verdadera alternativa y no depender de bancos, es puesto todo el rato en el ojo del huracan por movidas de toPPos dl PP$.e y sensacionalismos e incluso fakes Errejon sin avisar ( y mintiendo ad+ que es la opcion d Podemos pa llevarse votos cuando lo ha hecho sin avisar precisamente ) = no es honesto ni transparente = votarle sabiendo como actua no es cabal , estais avisados. ¿ de verdad quieren un mentiroso traidor opaco ? . Antes de vistalegre II le he oido criticar a P.I argumentos que él hab repetido hasta la saciedad A ls demas no se nos olvidan las palabras tan facil como a él Es un trePPa Carmena tiene un programa parecido al PP$.e

    Hace 2 años 2 meses

  7. Nacho

    ¿Se puede ser más brutal? Todos hacen mal, todos se equivocan, todo está muerto o se hace tarde. Nada te gusta, todo es un mal menor. Santiago, te admiro un montón, pero no seas tan cenizo. Aporta algo, mójate, no mires todo desde la barra de un bar. Sitio que parece el lugar natural de esa izquierda tan tiquismiquis.

    Hace 2 años 2 meses

  8. aLERNO

    PODEMOS BAJO IGLESIAS HA TENIDO DIAGNÓSTICOS CRITICOS MUY CERTEROS CON MUCHOS EXCEPTO CONSIGO MISMO. Después de sus primeras generales Iglesias pudo haberse dado cuenta, patentemente como muchos, que sin hablar de valía, méritos o preparación, él no era el líder maximizante requerido. Los datos eran nítidos. Y es triste que en adelante se ha dejado estigmatizar facilmente pero también se ha estigmatizado el solo, para acabar como el líder más denostado del panorama español. Solo puedo especular que el vértigo abismal, el sentirse sin referentes y sentir estar traicionando sus orígenes ideológicos, le acabaron de descomponer la orientación. Y ante la misma acabo traicionando la idea núclear del proyecto, aquella según la cual Podemos era realmente "otra cosa", un proyecto cálido, amplio pero frio y agudo cuando hacía falta, post- y trans-ideológico. Especulando, repito, me puedo explicar la falta de valor y creatividad intelectual y el recurso por más bien "refugiarse" en los orígenes ideológicos. Mediocres, fracasados, pero conocidos y cómodos. Especulando me explico que se arrimara a la vera de gente que no aporta pero si reconforta como Monereo o Monedero. Yo no apoyo a Íñigo por encima del resto. No soy nada etiquetable pero soy anticapitalista y no-marxista. Hace mucho que pensaba que Irene de líder con Echenique de escudero eran la constelación más efectiva (Iglesias podía fungir bien como Ministro del Interior, por ejemplo). Pero sí estoy de acuerdo en que lo que ha hecho Errejón es lo único (en bruto, las formas mejorables acaso forzadas como en Adelante Andalucía por el sovietismo del que habla el autor) que podía hacer por rascarle algo más a la circunstancia mediático-electoral actual. Coincido. Podemos está muriendo desde las primeras generales, podrá forzarse el mantenerlo con vida asistida pero dificilmente podrá encender un movimiento revulsivo. Los militantes, que no los vitantes, seguramente escogerán aun a Iglesias a futuro. Solo Iglesias puede, si se da cuenta, apear a Iglesias.

    Hace 2 años 2 meses

  9. jose

    El excelentísimo Sr Alba Rico ha equivocado su vocación: debería haber hecho la revolución en... ¡la Unión Soviética! Anticapitalistas... cuidado con esos que suenan a Mandel, miembro del secretariado de la IV Internacional, y que decía que la caída de la URSS era el resultado de la revolución pendiente de Trotsky, y Yeltsin su heredero. "La URSS y la Contrarrevolución de Terciopelo" de E. Mandel.

    Hace 2 años 2 meses

  10. jose

    ¿Bendodo no es ese político que respecto al matrimonio homosexual voto una cosa en la Diputación y otra en el Ayuntamiento de Málaga?

    Hace 2 años 2 meses

  11. cayetano

    Desde las izquierdas somos muy dados responsabilizando a los poderes de nuestros fracasos y divisiones, es una larga y reiterada tradición, antes de ayer ese mantra sonaba en IU durante el parto de PODEMOS . En cualquier caso, de ser cierto, ¿ninguno de los que piensan de tal manera, se ha parado a plantearse, cómo vamos a cambiar las cosas si estamos en manos de la voluntad de dichos poderes?. ¿Acaso es la malidición de los dioses sobre Sísifo, obligado a cargar una roca montaña arriba para después ser devoradas sus entrañas, y al día siguiente tras el dolor volver a iniciar el ascenso cargando la roca?. ¿Acaso son insuficiencias y carencias, que sean en momentos de efervescencia (IU)o reflujo(PODEMOS), promueven la división institucional y orgánica, pese a que el mínimo programático común sea compartido?. ¿Tan fácilmente se levantan las guadañas en la izquierda, que compartiendo mínimos comunes, distancias en formas, procesos, participación y tipología de direcciones o liderazgos, acaban en fratricidio?. Es cierto que somos humanos, y no sólo de ideas vive el hombre. Pero parece que podríamos decir que no sólo con ideas convive el hombre, y que la concepción de la política relacionada con el mundo económico de la derecha y algunas opciones democráticas e incluso progresistas, permiten más cohesión en este tipo de organizaciones que en las más "ideales". No en vano es posición pacífica que ostentar el poder (gubernativo) cohesiona los liderazgos. Quizás sea esa debilidad a la que no se ha encontrado respuesta por las izquierdas -al parecer de los hechos- lo que nos haga tan frágiles a la intervención de los poderes económicos, en algunas circunstancias de Crisis y en períodos de estabilidad sistémica. Quizás ese mantra intemporal sobre el mangoneo de las izquierdas por el poder establecido, debiera no sólo servir para arrojárselo entre las distintas facciones de los diferentes frentes de liberación como en la Vida de Brian. Sino que debiera movernos a una reflexión más profunda del por qué y cómo solventarla, creo que sería más interesante y fructifera, si en realidad es el objeto del tema, y no usarla como piedra arrojadiza. ¿Por qué quién de entre tod@s, herman@s no hemos arrojado alguna vez esta piedra, que de tanto usarla es canto rodado?. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 2 meses

  12. Rodolfo Carbajal Céspedes

    Soy votante de Podemos y confluencias, no militante, ni acérrimo...sólo una pregunta, es tan nefasto y duro el manejo organizativo que ha llevado a Podemos a ésta situación¿¿¿No son los medios lo que la han propiciado y son los artífices de ello...No crees que Iglesias hubiera sido un gran Jefe de Gobierno¿¿¿..que opinas de Irene Montero, es una buena alternativa¿¿¿..Saludos y gracias por el artículo..

    Hace 2 años 2 meses

  13. Carlos Ávila

    Cómo está el patio. Parece que han dado instrucciones desde la calle Princesa para entrar a saco. Bueno, ellos se lo pierden. Y sí, efectivamente, sovietización. Algunos ya nos hemos ido y otros seguirán el mismo camino. El último que apague la luz. ¡Ah!, sigo siendo suscriptor de ctxt.

    Hace 2 años 2 meses

  14. Alejandro Franco

    Ninguna sorpresa de esta opinión. CTXT siempre fue muy Errejonista. Recordar aquella entrevista de Cristina F. en formato vídeo y otros artículos de opinión "despellejando" a Podemos. Siempre es más fácil a los intelectuales "acudir en auxilio del vencedor". Por eso, yo, que fuí socio de CTXT, les dije adiós.

    Hace 2 años 2 meses

  15. Frisco

    ¿Santiago Alba es un seudónimo de Eduardo Inda? Bulgarización, sovietización de Podemos, marca perdedora...... Seguro que no, se presenta como filósofo y eso Inda nunca lo haría. A mí alguien se me presenta como filósofo y me parte de la risa. Creo que Carmena ha metido la pata -no es un chiste con la actualidad- al prestarse a la sucia jugada de Errejón. Errejón no tiene nada que ofrecer salvo a sí mismo, y sirve más como mondadientes que para meter con algo en un sandwich. Errejón, para ser honesto, un día tendría que acabar su discurso, contra los que roban, por la gente, sea rica, mediana o pobre, con partido o sin partido, con conciencia o sin ella, de derechas o de izquierdas, con esta declaración: "Os lo digo yo, ¡Iñigo Perón!"

    Hace 2 años 2 meses

  16. JK

    Claro, para no ser un estalinista hay que hacer justo aquello que plantean los que pierden todas las votaciones de los militantes. Por otra parte, si de lo que se trata no es de transformar la realidad, sino de evitar que el bloque reaccionario gane las municipales y autonómicas, tenemos ya al PSOE, que molesta menos. Para eso no nos hace falta Errejón.

    Hace 2 años 2 meses

  17. Fernando

    ¡Hala!, otro comentario más... sin publicar, Actualizo la página y unas veces sale el artículo con otros comentarios y otras vez no sale ni un solo comentario. ¿Será culpa del algoritmo y no del cha-cha-chá?. Probando...

    Hace 2 años 2 meses

  18. disiento

    Que pena de seudofilósofo, lleva camino de convertirse en otro Fernando Savater. Antes de leer una de tus columnitas, ya se lo que me voy a encontrar, no falla, siempre embistiendo contra Podemos, pase lo que pase (los enemigos de mis enemigos, son mis amigos, supongo). Unos pensamientos de altura ("zombi sovietizado"); ¿ sabrás tu, pedazo de imbécil, lo que fueron los soviets, qué tiene que ver Podemos con aquello ?. ¿ Te molesta que en Podemos se discutan las decisiones importantes, se voten y se actúe en consecuencia formando listas electorales o lo que sea ?. Pasa por Ferraz a cobrar y a lamerles las botas, mamporrero.

    Hace 2 años 2 meses

  19. Fernando

    Aparte de Madrid capital y Madrid CC.AA. , en cuatro meses también habrá elecciones en todo el Estado que sufrirán negativas consecuencias por el golpetazo del 17 de enero pasado. Santiago Alba Rico, después de alentar bombardear Libia "para salvar a los libios", pretende salvar la izquierda mediante la "destrucción creativa".

    Hace 2 años 2 meses

  20. JK

    Claro, claro, para no caer en el estalinismo y alcanzar la victoria hemos de hacer justo aquello que quieren los que sistemáticamente han perdido todas las votaciones de los inscritos. Por cierto, si de lo que se trata no es de transformar el mundo, sino de evitar que el "bloque reaccionario" gane las elecciones municipales y autonómicas, pues ya tenemos al PSOE, que molesta menos. Para eso no nos hace falta Errejón.

    Hace 2 años 2 meses

  21. Laura

    Excelente artículo. Mira que he visitado (e intento visitar cada año) las Termópilas, y soy conocedora de buen grado de la historia de Grecia, pero nunca escuché hablar de que el ejército de Leónidas dejara cadáveres y saliera corriendo como estrategia de combate...

    Hace 2 años 2 meses

  22. Enrique

    Ayuntamiento viene de ayuntar, o sea de juntar, de junta. Es una junta, que no es lo mismo que un jefe, o una jefa, a quien siguen los junteros. Somos mayores, no necesitamos un carnero guía.

    Hace 2 años 2 meses

  23. Rubén

    Vaya soliloquio psudointelectual para volver a vender la misma moto con otro barniz.

    Hace 2 años 2 meses

  24. Marcos

    Con adelante Andalucía hemos tenido el avance de lo que puede suponer Más Madrid. Con la diferencia de que Adelante Andalucía proponía un proyecto más arriesgado que el de izquierda tibia y acomplejada de Más Madrid. Al final Carmena está siendo el peor invento de Podemos. Normal, una persona que llegó y tiró por tierra los anhelos de participación de la ciudadanía con su "el programa electoral son unos consejos".

    Hace 2 años 2 meses

  25. CeX

    Información, ignorancia y manipulación. El problema de la extrema izquierda es que es muy bonita sobre el papel, pero no funciona. El mayor error del comunismo es pensar que el ser humano tiene las virtudes necesarias para llevarlo a cabo. Simplemente porque va contra la naturaleza humana. Es antinatura. Han arruinado todos y cada uno de los países en que se ha implantado. No hay ni una sola excepción. Aparte de la represión brutal, violación de los derechos humanos y los mayores crímenes contra la humanidad de la historia. Basta informarse un poco para tenerlo claro. El pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla. Esperemos que no suceda esta vez. La solución se encuentra también en la historia: capitalismo con pinceladas comunistas, que es lo que llamamos estado del bienestar (educación, sanidad, pensiones, etc).

    Hace 2 años 2 meses

  26. CTXT nos toma el pelo

    ¿Para qué eso de "Deja un comentario"? si luego no los ponéis. ¿A qué espera CTXT para dejarlos leer?

    Hace 2 años 2 meses

  27. Pregunta a CTXT:

    ¿Para qué sirve"Deja un comentario" si no se ve ninguno? ¿Dónde están?

    Hace 2 años 2 meses

  28. Javier

    Triste. Podemos trató de dirigir la ola de movilización del 15M en lugar de surfearla. Podemos cabalgó ese deseo de cambio hasta dejarlo exhausto sin preocuparse de la base que lo sustentaba. La cúpula pensó que bastaba con tener la idea, la izquierda en general se apoya en ese pensamiento mágico de que "tener razón" es la llave para transformar el futuro. La idea es la excusa en torno a la que reunirse y colaborar, lo importante no es la idea, sino reunirse y colaborar. Iñigo Errejón participó de todo este proceso, esperemos que haya aprendido la lección y esta vez lo haga un poco mejor. Espero por otro lado que su deseo de Carmenizarse sea solo de cara a la galería, porque Carmena, a su modo, hace que Pablo Iglesias sea tan inclusivo como la comisión de Política a Corto Plazo.

    Hace 2 años 2 meses

  29. Bendita Paciencia

    Dejar un comentario ? A este catecismo sectario y dogmático del errejonazo y anti-Podemos ? Sr. Santiago Alba Rico hable de usted mismo. Se fortelecerá en su autoestima, pero deje en paz ya a Podemos que ni le gusta ni lo acepta. No ve que se le ve el cerebro !!! Y CTXT es un medio independiente, sí, con los suyos, pero no con los demás !!!

    Hace 2 años 2 meses

  30. Fernando

    Santiago Alba Rico apologeta de la guerra en Libia que no dice una sola palabra de las consecuencias -en vidas humanas- de su verborrea.

    Hace 2 años 2 meses

  31. Pedro

    Fácil opinar cuando uno vive en un país machista, injusto y pobre, como un maraja. Este artículo dice lo que yo te hubiera dicho https://solicitoopinar.blogspot.com/2019/01/una-traicion-en-toda-regla.html

    Hace 2 años 2 meses

  32. Chaleco Amarillo

    Santiago Alba Rico, al igual que a Jorge Lago y Clara Ramas, te lo diré muy claro: se vive muy bien teniendo trabajo seguro y sueldo digno pontificando desde vuestras torres de marfil de los departamentos académicos y mejor aún apoltronados en el parlamento. Si la izquierda española está en crisis es precisamente porque las condiciones materiales de vida de la población han sido desatendidas en favor de otras cuestiones postmodernas simbólico-culturales entre ellas la última payasada errejonísta de hacernos comulgar con la bandera rojigualda en su nueva “estrategia” de arrebatársela a los fachas. Es increíble, no os dais cuenta de que el cansancio de quienes os votaron, en mi caso al menos, tiene que ver con vuestro abandono absoluto de una reivindicación clave y prioritaria como es la RENTA BÁSICA INCONDICIONAL Y UNIVERSAL. Sí, esa medida que acabaría con la pobreza y nos dejaría respirar a todos los que solo conocemos la precariedad laboral, la inseguridad e incertidumbre vitales. Pero ahora venís a vendernos a Dña Manuela la repostera y al ególatra Errejón como la panacea que van a movilizar a no sé qué masas. Sabed que en mi caso al menos me quedaré en casa, que no os vuelvo a votar, y que en caso de hacerlo lo haré únicamente a los republicanos e independentistas de izquierdas catalanes que tienen bastante más mérito que vosotros en combatir el viejo régimen antidemocrático del 78. Teníais a Pablo Iglesias, pero como ladraba verdades no os gustaba, demasiado áspero para la izquierda guay en la que os habéis convertido en vuestro viaje unidireccional al PSOE. En la línea de vuestras teorías relativistas postmodernas todo vale para vosotros, hasta la reciente jugada sucia, contáis para ello con los vientos mediáticos de El País y CTXT que soplan a vuestro favor. No obstante, os costará convencer. Errejonistas y manuelistas: jamás os votaré. La DESILUSIÓN y la DESMOVILIZACIÓN la ha creado vuestro posmodernismo errejonero que abandona absolutamente la cuestión material de vida (haciéndonos tragar que con subir el salario mínimo a 900 euros ya está todo hecho) y se centra en lo puramente simbólico. Vergüenza.

    Hace 2 años 2 meses

  33. cayetano

    Compartiendo o no parte de lo dicho, las lecturas basadas en los personajes políticos-lauclianas y cotillas-, aunque son de trascendencia al navegar las olas, no son las olas. Enfocar o enfatizar una disección no basada en las tribulaciones y alegrías de sus actores, conforman otra visión del mismo hecho aun compartiendo conclusiones. Pero vayamos a lo más trascendente aportando sobre lo ya dicho por SAR y compartido en sus conclusiones. La cuestión a dilucidar por Pablo Iglesias es comprender el papel del liderazgo, y comprenderlo en fases que son de expansión y reflujo. Si el liderazgo en una fase de expansión, entendido como mando, es sostenible aunque entiendo que innecesario y negativo. Ya que en expansión el liderazgo es indiscutido, te eleva por encima de la espuma de la ola, y su significación cargada de mando desprecia fuerzas y energías que se prestarían a seguirlo. Sin embargo, en reflujo, el liderazgo ejercido como mando, no sólo es negativo y no necesario, sino contraproducente, pues acelerará los efectos negativos sobre la organización y su liderazgo de la fase de reflujo. Precisamente en estas fases es cuando más se ha de entender el liderazgo como síntesis, y en Madrid pese a contar con mayoría interna de Podemos, deberían apostar por Más Madrid, y cambiar el estilo de liderazgo e imagen del líder-personaje. Lo contrario es un error, y ello partiendo de que el análisis político no puede ser discutido y por ello, nínguno de los oponentes a Errejón se han manifestado al respecto. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 2 meses

  34. Emigrante

    Mira que soy masoquista, sabiendo que este era un artículo tóxico se me ha ocurrido pinchar... Sres. de Ctxt, ¿de verdad no les da reparo descerrajarnos semejante batería de propaganda pro-Errejón, un artículo tras otro, tras otro, tras otro...? Todos intentando convencernos, 500 años después de Maquiavelo, de que el fin justifica los medios. Pues verán, uno sigue y seguirá pensando que los medios utilizados definen más al sujeto que los (maravillosos y beatíficos) fines que pueda proclamar. Una de dos, o son tontos (por tanto insistir, digo) o definitivamente nos toman por tales. Bueno, lo dicho, me voy a vomitar...

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí