1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

En mayo se juega todo

Mucha gente está cansada de que se le suba a la chepa un aparato en el que medran los más dotados para el sadismo institucional, los que hacia afuera dicen una cosa y hacia dentro hacen otra

José Luis Villacañas Berlanga 18/01/2019

<p>Podemos, Errejón, Iglesias</p>

Podemos, Errejón, Iglesias

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Sólo los distraídos desde Vistalegre II y desde las últimas elecciones generales pudieron sorprenderse del resultado de Podemos en las elecciones andaluzas. Sorprendente fue la completa falta de reflexión política y de asunción de responsabilidades por parte de una dirección ante el hecho de que, finalmente, ha entregado a la ciudadanía más necesitada de políticas sociales a los intereses más inconfesables, camuflados tras una ideología zurcida con los peores hilos. Pero todavía sorprende más la reacción fulminante, casi visceral y melodramática, ajena a todo análisis político, de la actual dirigencia de Podemos ante el anuncio de Errejón de formar tándem electoral con Carmena. Esta suma de elementos demuestra que lo único que parece importar al actual equipo dirigente de Podemos es que alguien desafíe su poder orgánico. Lo demás, todo parece estar bien, mientras no toque la jerarquía interna del partido.

En realidad, lo que la gente con conciencia cívica tiene ante sus ojos es la desolación e Iglesias parece no verlo. El movimiento de Errejón y Carmena ofrece una esperanza. Todo está en juego, desde luego, pero antes que nada se juega el sentido mismo de una política a la altura de los tiempos. Lo que hace que gran parte de la ciudadanía se quede en su casa, como ha hecho en Andalucía, es la lucha enconada por el aparato de partido, las purgas, las expulsiones, los acuerdos de camarillas, los dogmatismos, los botines electorales, la retórica melodramática con latiguillos sin vida. Pero hay algo peor. Mucha gente está cansada de que se le suba a la chepa un aparato en el que medran los más dotados para el sadismo institucional, los que hacia afuera dicen una cosa y hacia dentro hacen otra. Esos aparatos de cancerberos, celosos de su soberbia, no se soportan más. No son necesarios. Algo parecido a un partido lo es. Esto que tenemos, no.

Y para mostrar esa carencia de necesidad surge este dispositivo cívico de Carmena y Errejón. Ellos no cambian un ápice de su ideario, el que aportó más votos en Madrid y en España a Podemos. Ese dispositivo solo viene a complementar una herramienta política que ya no puede ser el partido clásico y mucho menos este, que se organiza como un aparato de hierro. Dijimos muchas veces que era preciso transformar el sentido de las instituciones y su relación con la sociedad civil. Lo dijimos tanto que la gente se cansó de esperar. Ahora es el momento de lograrlo porque el camino del desencanto nos asfixia.

Un dispositivo político en el que la gente entre y salga libremente, sin ser expulsada; que teja continuidades reversibles con la vida civil, que aporte su fe sin convertirse en un prebendado, que colabore con desprendimiento a cambio de que se respete su autenticidad y su convicción; un partido en el que nadie sea visto como un competidor a la búsqueda de cargos, sino como un interino que prepara el sitio para alguien todavía mejor, que ya viene de camino. ¿No hay en Madrid, en toda España, gente preparada para ofrecer a los madrileños la dirección política de una administración fiel a su pueblo, y no a unos mangantes? ¿Necesitamos estos burócratas de partido? ¿No hay en nuestros hospitales, empresas, universidades, cuarteles, judicaturas, institutos, laboratorios, talleres, fábricas, escuelas conciencia cívica suficiente como para colaborar con un gobierno limpio, de hombres libres, sin ataduras a una autoridad insana?

El nuevo dispositivo de Carmena y Errejón llama a toda esa gente de bien y les promete que no se creará la pesada losa política de una organización sádica para ponerla en la nuca de los votantes, de los ciudadanos. Sólo formará colectivos de actores cooperativos, capaces de responder a la sociedad sin los parapetos de ejecutivas, comités de garantías, comisiones de estatutos y alusiones a la voluntad de los inscritos, cuando todas estas zarandajas son parapetos que ya solo replican a la dirección. Lo que ofrece ese dispositivo es una fórmula aplicable a toda España. En la sociedad hay más saber, decencia, convicción democrática y coraje cívico que en las instituciones. Sólo necesitamos un cauce para que entre en ellas ese espíritu capaz de inundarlas de eficacia y justicia, de limpieza y cuidado. Si entran en ellas ciertos fantasmas, es porque nosotros hemos abandonado ese aliento. Esa es la única traición verdadera. Carmena y Errejón han abierto, han ampliado ese cauce. Que ahora crezca como un torrente de esperanza por las tierras de España. Porque en mayo, de nuevo y como siempre, se juega todo. 

Autor >

José Luis Villacañas Berlanga

Es catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense y director de la Biblioteca Saavedra Fajardo de Pensamiento Político Hispánico. 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

25 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Antonio

    Uno encaja todas las piezas del puzzle viendo la salva lanzada por los “intelectuales y filósofos” en la estela del podemismo. Con tan pobres y mezquinos cimientos ideológicos y morales el resultado no podría ser otro. Podemos, en su carrera estúpida hacia el fin sin importarle los medios, creó un partido autoritario, despreciando a su propia base. La izquierda parlamentaria despreciando a la gente. por viejo ya ni sorprende. Errejón es uno de sus principales artífices, simplemente es un capítulo más y no será el ultimo. Luego quieren que les voten. Toda su intelectualidad podemil ahora nos quiere convencer, mintiendo, que este nuevo macho alfa nos dará, no ya lo que queremos, si no lo que realmente necesitamos. Nos quieren convencer de que el ejemplo y la honestidad no importan si se gana, aunque no se sepa el qué se gana, que el pelotazo politico equivale a avance social, que la ambición de poder de un izquierdista es mejor que la ambición de poder de un derechista. Falacia más vieja que el cagar es la que repiten estos inanes de salón. Como son conscientes de la indigencia de su argumentación, ensalzan el romanticismo de su mentira: “ilusión”, “esperanza”, “decencia”. Tanto pellejo para tan poco seso. Solo espero que la gente no se desanime, pase por encima de estos filibusteros miopes y se organice al margen de futuros oportunistas por salir. Yo no soy “gente de bien”, así que… que os den morcilla.

    Hace 2 años 2 meses

  2. Antonio

    Uno encaja todas las piezas del puzzle viendo la salva lanzada por los “intelectuales y filósofos” en la estela del podemismo. Con tan pobres y mezquinos cimientos ideológicos y morales el resultado no podría ser otro. Podemos, en su carrera estúpida hacia el fin sin importarle los medios, creó un partido autoritario, despreciando a su propia base. La izquierda parlamentaria despreciando a la gente. por viejo ya ni sorprende. Errejón es uno de sus principales artífices, simplemente es un capítulo más y no será el ultimo. Luego quieren que les voten. Toda su intelectualidad podemil ahora nos quiere convencer, mintiendo, que este nuevo macho alfa nos dará, no ya lo que queremos, si no lo que realmente necesitamos. Nos quieren convencer de que el ejemplo y la honestidad no importan si se gana, aunque no se sepa el qué se gana, que el pelotazo politico equivale a avance social, que la ambición de poder de un izquierdista es mejor que la ambición de poder de un derechista. Falacia más vieja que el cagar es la que repiten estos inanes de salón. Como son conscientes de la indigencia de su argumentación, ensalzan el romanticismo de su mentira: “ilusión”, “esperanza”, “decencia”. Tanto pellejo para tan poco seso. Solo espero que la gente no se desanime, pase por encima de estos filibusteros miopes y se organice al margen de futuros oportunistas por salir. Yo no soy “gente de bien”, así que… que os den morcilla.

    Hace 2 años 2 meses

  3. observador

    Este episodio confirma lo que muchos ya sabíamos, no de hace unos meses o de hace un año, desde el inicio, Podemos no iba a ser diferente al resto de partidos. No iba a ser diferente porque las personas, personas son y ay! Amigo las personas son ambiciosas y como tal actúan. Si, también hay personas que no son ambiciosas pero entonces no llegan a las cúpulas salvo rarísimos casos como Carmena o Gabilondo. Vamos a ver, que Errejon aprovechando que Iglesias estaba en el europarlamento monto un partido dentro de su partido y que ahora se la ha clavado con nocturnidad y alevosía. Y Pablo en fin. Pero lo que importa es la acción política, y lo cierto es que gracias a Podemos tenemos un gobierno de cambio y un PSOE de izquierdas, seria una mala noticia que los morados se desinflaran porque entonces el PSOE se centraria demasiado.

    Hace 2 años 2 meses

  4. Pedro

    Artículo baboso donde los haya, podría aparecer en las páginas de El Mundo. Dentro de 5 o 6 años veremos a Errejón en el PSOE. Tratando de cambiarlo desde dentro etc, por supuesto.

    Hace 2 años 2 meses

  5. Fernando

    Hola... es el tercer comentario, probando, probando...

    Hace 2 años 2 meses

  6. cayetano

    Si quitamos el relato "aquí hay tomate", sobre valoración de los distintos personajes encarnad@s en diferentes lideres-a, podremos discernir sobre la real diferencia entre una y otra candidatura. Veremos que las intenciones políticas o programáticas y su ejecución son muy similares, cuando no equivalentes, por ello Podemos se presenta al Ayuntamiento con Más Madrid, como en Cataluña en Común, en Galicia... . Es decir, tenemos una diferencia que se sustancia en el hecho de pretender por Más Madrid no sólo el enganche de los partidos sino también de la ciudadanía, sea más o menos perfecta o correcta, este es su espíritu. Espiritu que pretende ser un revulsivo para recuperar la participación de la sociedad civil al elaborar el programa junto al compromiso de Campaña, para empezar. Además el espíritu de escuchar al diferente etc,etc... Hasta aquí bien, ¿entonces por qué causa tanto trastorno en Podemos y por qué se presenta de forma sorpresiva? Si atendemos a la historia, veremos las declaraciones de Abril de Iglesias sobre Errejón, parafraseando: de tonterías en Madrid ninguna, no se sale uno de la línea marcada, da igual quién marque esa línea, para un@s u otr@s. Y aquí encontramos un doble problema, no se permite capacidad de liderazgo real sobre el proyecto electoral al candidato a presidir, y no se permite un pérfil propio, un Más Madrid. ¿Pero qué provoca en lo orgánico de Podemos, en su dirección, esta erupción alérgia a Más Madrid en la Comunidad a diferencia del Ayuntamiento?. La traslación del eje programático, de dirección de campaña electoral, de la confección de candidatura, de Podemos a una plataforma más amplia que es liderada con mayor autonomía por su candidato al objeto de perseguir los consensos que estime para sumar. Exactamente igual que como ocurre en Galicia, Cataluña, Valencia..., la distancia puede ser o no de propuesta política, pero de entrada lo es de traslación del eje decisorio, perdido por la actual dirección de Podemos Madrid identificada con Pablo Iglesias. Esta es la lectura de fondo sobre la teatralización a que estamos asistiendo. Éste es el dilema: o aceptamos para Madrid, donde en Podemos tenemos mayoría, un perfil propio como en Cataluña, Galicia, Andalucía, Valencia, o hacemos valer nuestra mayoría orgánica a riesgo de no ser seguidos por los coaligados, y aun siéndolo sufrir un varapalo. Lo que está en cuestión es pasar página al esquema y forma de gobernar Podemos que inspiro sus inicios, y optaba por una dirección centralizada que arbitrara el conjunto de la vida orgánica y su confluencias. Lo que motivo el mayor de sus errores, que fué romper en no pocos sitios la confluencias ciudadanas municipalistas, que sólo permitió gobernar en la mayoría -que eran minoria- donde finalmente se presentaron de forma unitaria. Se trata de comprender de una puñetera vez, que el liderazgo de un proyecto emergente como Podemos, se consolida con el avance social de sus apuestas políticas que no necesariamente han de pasar por sus siglas. Se trata de cambiar la forma de liderazgo a uno más conciliador, de síntesis, hacedor de mayorías por convencimiento y persuasión, no por acción de la fuerza, sea estatutaria o no. Esa opción se impone a Podemos cuando debe optar en Madrid, por qué este nuevo liderazgo se ha consolidado en Comunidades, Naciones o Nacionalidades muy significativas y determinantes del Estado español. La diferencia es que en Madrid, la mayoría de la dirección se identifica con Pablo Iglesias. Sobre los objetivos y capacidades para los ciudadanos de Madrid, probablemente no existan diferencias. Y si quitamos todas las historias del corazón de las telenovelas realizadas sobre personajes políticos, entendiendo la distancia entre personaje y persona, que en política frecuentemente son solapables hasta el punto de acabar las relaciones personales junto a las distancias entre los personajes. Si quitamos todas estas historias del corazón, nos encontramos ante la identidad o equivalencia programática, ante el deseo compartido de sumar más. Si quitamos todo esto, nos encontramos con formas diferentes de entender la diversidad, de articular la diferencia, y con una opción sobre el formato del liderazgo de Podemos, no sólo de gestar un revulsivo para ganar Madrid. Que Pablo Iglesias entienda esto, entienda que la gran oportunidad fueron las municipales anteriores y fue un error el afan de control por sufrir una crisis de extensión, por qué las crisis no son de extensión en política, por qué la extensión consolida los liderazgos, y los consolida por encima de sus organizaciones en estos casos. En aquellas municipales y autonómicas, por ejemplo, y hablando de control de orgánico, desde el primero al último de los alcaldables de IU se hubieran partido la cara y ... por compartir un mitín con Iglesias compartiendo plataformas ciudadanas, hubieran sido o no alcaldes que se presentaban a la releeción. Comprender el papel del liderazgo socio-político, no exlusivamente partidario, es lo que requiere Podemos. Aprovechar el momento al menos en Madrid, dónde la visibilidad de Carmena la abuela y el niño, no pueden ser desperciadas. Además que sería un suicidio político para Podemos, al hacer estallar este formato de liderazgo en el conjunto del estado, probablemente con independencia de que se ganará o perdiera Madrid entre todas las candidaturas de izquierdas. Es en el reflujo de los proyectos partidarios, cuando se requieren revulsivos, sí, pero también es cuando más comprensión y capacidad de síntesis se requiere por parte de sus líderes estatales. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 2 meses

  7. Berto

    Carmena y Errejón son dos trepadores desleales y oportunistas. El autor del artículo -errejonista supongo- puede escribir cuantas necedades y mentiras quiera... el hecho queda ahí. La izquierda tiene que presentarse tanto en la Comunidad como a la alcaldía porque todo no es ganar y todo no es perder. Esas personas nunca nos podrían representar porque se representan a ellas mismas. Salieron de un proyecto colectivo y se declararon "jefes" de yo no sé qué... Que designen sus candidatos con sus deditos pero que no esperen apoyo de la gente de izquierda. Si después de las elecciones puede haber pactos porque hay mayoría... Pues mejor. Pero que no cuenten con los militantes de base para pegar sus carteles. Que se lo pidan al PSOE o a quien quieran pero no a Podemos. Nosotros pegaremos los nuestros.

    Hace 2 años 2 meses

  8. Fernando

    El jueves, 17 de enero de 2019, día del "errejonazo" para "Que ahora crezca como un torrente de esperanza por las tierras de España. Porque en mayo, de nuevo y como siempre, se juega todo". Preciossso, el resto da candidatos de otros Aytos. y CC.AA. se sentirán muy "agradecidos" por esta maniobra personal que les va a quitar un montón de votos.

    Hace 2 años 2 meses

  9. Ramon Bonilla

    Quien no quiera estar en un partido que no se afilie. Pero si lo hace, sepa que tiene unas normas y un funcionamiento que obliga a respetar los acuerdos de sus órganos. Lo que no vale es estar en él haciendo la guerrilla interna cuando nuestra posición es minoritaria. Me parece muy loable que Errejón quiera salirse del partido ... Pero su manera de hacerlo, por sorpresa, no es precisamente una garantía de que en su nuevo destino no vuelva a repetir la maniobra. Atenta Carmena, que te la juega a ti también.

    Hace 2 años 2 meses

  10. c

    se ha equivocado errejon pqe nadie qiere un trepa ¿ van a votar ls Carmenitas a un trepa mentiroso y traidor ? avisados estan Errejon sin avisar ( y mintiendo ad+ que es la opcion d Podemos pa llevarse votos cuando lo ha hecho sin avisar precisamente ) = no es honesto ni transparente = votarle sabiendo como actua no es cabal , estais avisados. . Antes de vistalegre II le he oido criticar a P.I argumentos que él hab repetido hasta la saciedad Es un trePPa Carmena tiene un programa parecido al PP$.e

    Hace 2 años 2 meses

  11. Racescas

    Ya me gustaría que Mas Madrid se pareciera en algo a Ahora Madrid. El buenismo de Carmena y Errejon no sé quién se lo puede creer, que le pregunten a Sanchez Mato..... Son dos proyectos personalistas que no pueden atraer a nadie.

    Hace 2 años 2 meses

  12. José Luis Hernández Zurdo

    SIENTO ASCO Y POR ESO ME VOY...SOLO PIENSAN EN ¡¡SUS SILLONES Y SUS MILLONES!!...¿Y AL PUEBLO QUE NOS JODAN...NO?

    Hace 2 años 2 meses

  13. P

    No creo que sea buena idea tratar a la gente como si fuese tonta. Podemos ver la valía de los concejales escogidos por Carmena, no son los mejores, son los más leales a ella misma, ya ve, como hace la cúpula de cualquier partido, y luchan por su lugar en las listas, como en cualquier partido, y se portan, en fin, como los miembros de cualquier partido.

    Hace 2 años 2 meses

  14. P

    Que graciosos son los errejonistas.

    Hace 2 años 2 meses

  15. MMOO

    Por fin una luz...

    Hace 2 años 2 meses

  16. JRG

    Muchas gracias por su artículo, más necesario que nunca. Personalmente, me ha sorprendido la reacción tan visceral carente de análisis político de Iglesias. Se nota demasiado que se lo ha tomado como una afrenta personal en toda regla, y es una verdadera lástima, porque podría haber consultado a otros (incluso a la militancia) y presentar Más Madrid como una posibilidad en lugar de como un enemigo traidor. Y Errejón por su parte, también podría haber intentado al menos proponer esto al aparato antes de lanzarse por su cuenta, sin duda a sabiendas de que de otra manera no iba a salir (no le iban a dejar). Porque ahora van a utilizar la etiqueta de "traidor" tan sistemáticamente como a Iglesias le tachan de otras muchas cosas en los medios. Un pena.

    Hace 2 años 2 meses

  17. cayetano

    Errejón no es Carmena, pero debiera serlo para hacer creible el salir a ganar. Es tan diáfano que no requiere más palabras. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 2 meses

  18. Mig

    Emn este momento de campaña palmera, buen momento para recuperar análisis criticos y decentes. https://ctxt.es/es/20180502/Firmas/19348/podemos-errejon-pablo-iglesias-carmena-comunidad-de-madrid-primarias-enmanuel-rodriguez.htm

    Hace 2 años 2 meses

  19. Mark

    CTXT , el próximo suplemento de El País

    Hace 2 años 2 meses

  20. Mark

    Operación salvar a Bonaparte Carmena y los que se arriman. Lo bueno de estas cosas es que se retrata todo el mundo. Les pueden dar mucho tanto como Errejón como a Iglesias pero más aún a los que los moderaditos justificadores de sus maniobras verticales y virajes ideológicos vacíos. Menuda campaña.

    Hace 2 años 2 meses

  21. Miguel

    Creo que el articulista se equivoca en:'' en mayo se juega todo'' Ha sido el 17 de este enero donde se jugaba...y la izquierda ha perdido, no sólo lo que podía ganar, si no lo poquito que ya había ganado.

    Hace 2 años 2 meses

  22. cayetano

    Son lógicos los comentarios anteriores, pues se mueven en la misma dinámica de merde que el artículo, lo explico. Explicar las reacciones y resultados políticos en función de la vida orgánica, de los aparatos de las organizaciones y relacionarlos proporcionalmente a los resultados electorales es un craso error. Los electores son muchos más que aquellos con vida orgánica e interesados por ella. De otra parte, interpretar lo ocurrido desde dicha perspectiva es contar una película de buenos y malos, de maniqueismo que no existe ni en política ni en la naturaleza humana o no (calma a aquellos que buscan dioses, reyes y tribunos), sustentada en la política de los cotilleos, de las intrigas, del mercado de abastos, la barbería o peluquería, el sálvame o aquí hay tomate de la política... . E indudablemente situar ese enfoque y discurso, con independencia de simpatías, provoca inflamación de los genitales en unos casos y en otros pasar página directamente. Flaco favor hacen y se hacen quienes nos montan un relato de amistades e intrigas, luchas internas de poder ..., con independencia de que estas ocurran, normalmente suelen estar impreganadas de fases políticas, de ascensos o reflujos, de readaptaciones a nuevas condiciones. Menos mal, que hasta el momento,al menos no he visto descender a Errejón a ese terreno y parece intentar templar gaitas cuando tocan esos vientos. Ganar Madrid requiere de sumar más, es evidente, y marcar un perfil propio si es apoyado por todos, como en el caso de Carmena puede contribuir a Ganar Madrid. Errejón no es Carmena pero necesitamos que lo sea. Creo que con esta última afirmación esta todo dicho, si es que se pretende ganar Madrid. Lo contrario como han dicho en algún comentario es un suicidio anunciado. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 2 meses

  23. Javilanas

    Me sorprende que el autor de este artículo desvincule tan explícitamente a Errejón de esas dinámicas "perversas" de los partidos tradicionales, de esas luchas intestinas por el poder, de ese juego de alianzas y traiciones, cuando el ex número 2 de Podemos trató durante años de conquistar el poder orgánico del partido, llegando a disputar en Vistalegre II el control del mismo y mediante estrategias como mínimo sospechosas de ser poco transparentes y éticas. No seré yo quien defienda a Iglesias, pero no me parece que Íñigo haya actuado como buen compañero, ni mucho menos como buen amigo. Tampoco tengo claro que este movimiento vaya a ayudar en absoluto a las izquierdas. Yo desde luego me alejaré y mucho de votar a "políticos" en el sentido peyorativo, estratégico, del término. Yo quiero BUENA GENTE al frente de las instituciones.

    Hace 2 años 2 meses

  24. José García

    No puede defenderse seriamente el desgajar a Íñigo de esas malas praxis partidarias en el interior de la organización. Donde Pablo colocaba peones de una mediocridad tan insultante como la de Espinar, ahí contraatacaba Íñigo con su peón Maestre. Esta enésima maniobra sólo logrará el más difícil todavía: que los dos, Pablo e Íñigo, Íñigo y Pablo, por separado pero más juntos que nunca, se peguen un hostiazo antológico en las autonómicas madrileñas. Y luego ya, si Carmena nos marca la línea a seguir debe de ser porque estamos más huérfanos todavía de lo que cabía temerse. Va de estar por encima de partidos e ideologías, pero ha pasteleado y metido cizaña como la que más, rodeada de una camarilla refleja y sin diálogo real con lo que queda por fuera de su contorno. Allá donde ha sentido que la deliberación política podía estropearle un buen golpe de efecto, ha enviado sin dudarlo al palanganero mayor del reino, su sobrinísimo. Además de que todavía queda pendiente de explicar por qué esto de Más Madrid no es un partido. Qué tiene de no partido, a mí que alguien me lo explique. Es un partidazo endogámico de presentar a concurso. Incluso si se esta dispuesto a comprar que los partidos ya no nos sirven, habrá que poner algo en su lugar. Ese algo no puede ser Más Madrid, que ya digo que es partido con todas las letras. Por más que Pablo e Íñigo insistan en atizarse públicamente para forzarnos a los ciudadanos a escoger bando, la realidad es que estamos tan hartos de ambos y de las lógicas de "familias" en los partidos, que hace mucho que les cogimos tirria y tenemos que cambiar de cadena cuando aparecen sus caretos por la tele. Y es que no se trata de defender tampoco a Iglesias. Con una calcinada realmente notable, no se entiende cómo puede ser que no esté ya en su casa patada en el culo mediante, que sienta que todavía "puede" algo... Dan vergüenza. Ambos.

    Hace 2 años 2 meses

  25. Emigrante

    Vaya artículo, mira que es difícil meter tanto cinismo en tan poco espacio, pero el autor se ha esforzado a fondo. Dice del aparato: ".. los que hacia afuera dicen una cosa y hacia dentro hacen otra". Pues no se me ocurre mejor definición para Errejón y cía. Otra puñalada trapera de este tipo que lleva metido en conspiraciones parece que desde el principio, y ya van... La militancia le ha dicho una y otra vez, por goleada además, que no quieren ir por ahí. Y nada, esto es cosa de un aparato represivo y sádico, oyes. Y sigue: "Sólo formará colectivos de actores cooperativos, capaces de responder a la sociedad sin los parapetos de ejecutivas, comités de garantías, comisiones de estatutos y alusiones a la voluntad de los inscritos". Todo muy democrático, ya vemos, nos lo guisamos y comemos nosotros. Eso de las consultas a los inscritos, primarias... qué pereza, que te pueden apear del sillón, jolín! Las listas nos las hacemos nosotros a medida sin tanta "zarandaja", que con los sillones no se juega. Anda y que os den por el PSOE, que es donde queréis ir todos desde el principio. A pillar mamandurrias. A la mierda ya!

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí