1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Interpretando al VAR

Con la mitad de la temporada disputada, se han detectado siete errores no corregidos por el sistema de videoarbitraje en 397 incidentes en las áreas, lo que supone un porcentaje de acierto del 98,24%

Ricardo Uribarri 16/01/2019

<p>Sala del VAR durante el partido Francia – Perú del Mundial de Rusia.</p>

Sala del VAR durante el partido Francia – Perú del Mundial de Rusia.

Joosep Martinson - FIFA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Como principio general cabe empezar diciendo que toda aquella tecnología que ayude a que el fútbol sea más justo debe ser utilizada y apoyada. Y el sistema de videoarbitraje (VAR) hace que lo sea. En concreto 58 veces más justo, que es el número de errores de apreciación que ha corregido en los 190 partidos disputados en la primera vuelta de la Liga española. Sólo por eso, se justifica su presencia. Sin embargo, no hay jornada sin que algún equipo se queje de cómo se aplica. El que hace unos meses pensara que estábamos ante un mecanismo que iba a acabar con la polémica, a estas alturas habrá comprobado que la realidad es muy distinta. ¿Por qué?

con VAR o sin VAR se siguen viendo conspiraciones por todos lados

Ni siquiera la innovación más revolucionaria que ha sufrido el fútbol en toda su historia ha sido capaz de cambiar, por el momento, unos cuantos vicios del pasado. Con VAR o sin VAR, los equipos protestan y cuestionan el sistema sólo cuando se sienten perjudicados. Cuando son beneficiados nadie lo alaba. Callados como mudos. Con VAR o sin VAR, sólo se crea “alarma social” cuando el afectado es un club importante. Las acciones que perjudican a los pequeños pasan casi inadvertidas. Pero las de los grandes abren informativos, periódicos y copan programas de radio. Con VAR o sin VAR se utiliza la coartada de los errores de los colegiados para tapar fracasos deportivos. Y con VAR o sin VAR se siguen viendo conspiraciones por todos lados. Antes se decía que el árbitro era de tal o cual equipo. O que la Federación movía los hilos a favor de unos u otros. Ahora siguen comentando lo mismo. Los medios más próximos al Real Madrid recuerdan jugadas en las que supuestamente les han perjudicado. Pero callan las que les han podido beneficiar. Y en Barcelona se repite la película al revés. En muchos aspectos, estamos igual que cuando todo dependía únicamente de los colegiados.

De poco o de nada parecen servir el peso de las estadísticas ofrecidas por el Comité Técnico de Árbitros. Esas que dicen que en lo que llevamos de campeonato apenas se han detectado siete errores no corregidos por el VAR en 397 incidentes en las áreas, lo que supone que el sistema ha permitido un porcentaje de acierto del 98,24%. El VAR ha corregido 22 fueras de juego mal señalizados en jugadas de gol, reducido las protestas un 9,40% y las simulaciones un 75%. 

en lo que llevamos de campeonato se han detectado siete errores no corregidos en 397 incidentes en las áreas, un porcentaje de acierto del 98,24%

A pesar de ello, el número de insatisfechos con el VAR va creciendo. El primero que pidió aclaraciones públicas a la Federación sobre los criterios utilizados fue el Atlético de Madrid después del derbi en el Bernabéu. La contestación que recibió, según filtraron algunos medios, es que habían sido unos malos alumnos porque la plantilla no fue a clase el día que le tocaba. Semanas después resulta que ya son unos cuantos equipos (Real Madrid, Levante, Getafe, Valladolid, Villarreal…) los que de forma pública o privada han manifestado sus dudas sobre los supuestos de actuación. ¿Todos han hecho pellas? ¿O quizá está faltando más pedagogía por la parte de los que tienen que enseñar e interés en los que tienen que saberse las normas? Urge una nueva ronda de visitas a los vestuarios para insistir en las explicaciones.

Conviene recordar que el VAR sólo entra en cuatro situaciones:   

1.- Para validar o no un gol después de una posible falta anterior, una situación previa de fuera de juego, o si el balón ha traspasado una línea del campo en la jugada precedente.

2.- Para señalar un penalti no pitado por el árbitro, anular uno mal señalado o sancionar una falta previa en una jugada que acaba en pena máxima. 

3.- Para corregir una tarjeta roja directa sin motivo o el caso contrario, para expulsar a un jugador por una acción no juzgada como tal. 

4.- Para amonestar de forma correcta al jugador que ha cometido una infracción si ha habido un error de identidad.  

Y todos estos supuestos se rigen bajo unas mismas normas: por un lado, el árbitro tiene siempre la última decisión pero no puede consultar la pantalla de televisión ubicada en la banda del campo por iniciativa propia. Y por otro, el VAR sólo interviene en errores claros y manifiestos, no en jugadas interpretables. Y aquí está el principal problema que está teniendo el sistema.

Hay quien a estas alturas cree que se está utilizando poco el VAR. Creen que el árbitro debe acudir a ver el monitor casi cada vez que haya una acción polémica para salir de dudas.  Y quién, por el contrario, cree que el VAR debería de limitarse a lo que es más objetivo: líneas de gol, fueras de juego e identificación de jugadores, para evitar los problemas que acarrea decidir situaciones que, en la mayoría de las veces, ni viéndolas por televisión consiguen poner de acuerdo a todo el mundo. Está por llegar el momento en que los responsables del VAR a nivel internacional deberán decidir qué camino seguir. Si convertirse en un Gran Hermano que todo lo ve y todo lo juzga dejando atrás el principio de mínima intervención, o centrarse en lo más inobjetable a costa de poder crear insatisfacción entre los aficionados ante las expectativas creadas.

A los que antes les costaba entender los fallos de los colegiados como un error humano ahora ya no aceptan ninguna decisión que no se ajuste a su percepción

La llegada del VAR hace que muchos esperen la perfección en las decisiones arbitrales tomadas en un partido. A los que antes les costaba entender los fallos de los colegiados como un error humano ahora ya no aceptan ninguna decisión que no se ajuste a su percepción, sin darse cuenta que la máquina puede rebajar el porcentaje de interpretación pero que al final, siempre habrá una persona que será la que decida. El VAR no es más que otro árbitro viendo una imagen de televisión. Y eso no le hace infalible. A veces, hasta el ángulo desde el que está tomada una imagen puede llevar a engaño. “El objetivo nuestro ideal sería el error cero pero eso es imposible. Siempre encontraremos alguna jugada en la que el VAR debió haber intervenido y no lo hizo”, explicó en su última aparición ante los medios el director del Comité Técnico de Árbitros, Carlos Velasco Carballo.

Los amantes de las confabulaciones defienden que un árbitro que está en activo no debería ser el que asesore al compañero que está pitando en el césped. Bien porque en un alarde de corporativismo no se atreva a corregirle para no dejarle mal o porque la competitividad entre ellos pueda incitar a lo contrario. Defienden que debería formarse a personal específico, que no se sabe muy bien de dónde saldría, para realizar esa tarea. Sinceramente, cuesta pensar que haya alguien mejor preparado que los árbitros que están pitando actualmente para juzgar lo que pasa en un campo. Los que siempre ven manos negras recelarían hasta de un robot si fuera el último encargado de impartir justicia.

Apenas llevamos seis meses bajo este sistema y hay cosas que corregir, como ha reconocido Velasco Carballo. La experiencia y el tiempo harán que el funcionamiento mejore. Seguramente se producirán menos fallos arbitrales pero los que haya serán más llamativos. Pero ahora y en el futuro sería recomendable que con el VAR antepongamos el beneficio de la utilidad a la exigencia de la perfección. Habrá quien crea que con un solo error que no subsane ya es un fracaso. Quizá sea mejor pensar que con una sola injusticia corregida ya merece la pena.

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital y Marca. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    https://www.diariosur.es/v/20120705/malaga/doble-voto-bendodo-20120705.html flexipolítico

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí