1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sônia Guajajara / Líder indígena brasileña

“Los que ya no creen en la política se dejan llevar por la ola fascista”

Andrea Ana Gálvez 9/01/2019

<p>Sônia Guajajara</p>

Sônia Guajajara

Thallita Oshiro

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Su comunidad, los indígenas guajajaras, ven a Sônia como un pájaro que vuela llevando los saberes de su gente y aportando nuevos conocimientos a su pueblo. Un pájaro que lucha con ellos desde hace cinco siglos.

Sônia Guajajara nació en Tierra Indígena Arariboia en el nordeste de Brasil. Pertenece a uno de los 305 pueblos originarios que habitan el país sudamericano. Hija de labradores del interior, pasó su infancia ayudándoles en la recolecta de mijo, mandioca y arroz. A los diez años fue a estudiar a la ciudad mientras trabajaba en casas de familia. Con mucho esfuerzo pudo estudiar en la universidad donde se formó en Letras, Enfermería y Educación Especial.

Empezó a militar en organizaciones indígenas locales, y poco después ya formaba parte de la coordinación a nivel regional y nacional de los pueblos originarios, llevando importantes denuncias a organismos internacionales como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la Cumbre del Clima.

En las elecciones de 2018, y por primera vez en la historia brasileña, una persona indígena, Sônia Guajajara, fue candidata a la vicepresidencia de Brasil junto con Guilherme Boulos por el partido de izquierdas: PSOL.

“El don es el conocimiento que se tiene pero que no es de uno, puede ser del agua y del berzo también”. El don de Sônia proviene del entendimiento de la lucha colectiva como forma de vida: “Luché como una mujer indígena, nosotras llevamos dando la disputa por más de quinientos años”.

Hablar con Sônia es empezar a aprender otra lengua. Una lengua que proviene del Maranhão y que tiene la sabiduría de una vida construida en la lucha con otros. Encendemos nuestras pantallas y abrimos Skype. En nuestra charla, un océano. Hablamos sobre indigenismo, violencia, medioambiente, derechos humanos y feminismo.

¿Qué significó que, por primera vez en la historia de Brasil, una líder indígena fuera candidata a la vicepresidencia de Brasil?

En Brasil era una urgencia tener esa presencia indígena en una fórmula presidencial. Yo fui pre-candidata a la presidencia y luego después compuse la fórmula con Guilherme Boulos como presidente. Para nosotros significa acabar con el lugar de invisibilidad en que la sociedad brasileña nos colocó. Ante la negativa de que los indígenas no pueden estar en estos espacios, organizamos 130 candidaturas indígenas en 2018 para los diversos cargos políticos y una candidatura a la presidencia. Para nosotros es muy significativo e histórico. Porque venimos de cinco siglos de invisibilidad, de genocidio y de exterminio de muchos pueblos. Justo en este momento que tenemos una política tan agresiva que nosotros pudiéramos formar parte de una candidatura presidencial fue un salto muy grande: tanto por tener representación indígena como por ser una mujer indígena la que llegó a ese lugar.

Usted forma parte de la Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Brasileña y ahora coordina la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil ¿Cómo fue dejar su tierra, dar ese salto a las instituciones y a la política partidaria?

Fue un nuevo aprendizaje, lo que no quiere decir que fue un inicio, porque en la disputa electoral damos continuidad a lo que ya hacemos, sólo que ahora desde otro lugar, desde la política institucional en la que nunca estuvimos. Desde ahí conseguimos tener un conocimiento mayor de las disputas de poder y del juego político. Necesitábamos estar allí porque es precisamente en ese lugar donde se toman todas las decisiones. Sólo por el hecho de estar en esa disputa dentro del ámbito institucional para mí ya fue un gran paso. Fue una decisión importante. Y para mí fue una experiencia muy buena. Me gustó mucho hacer campaña, viajar por todo Brasil, conversar con otros entendimientos de lucha y ampliar la articulación de nuestros colectivos. Fuimos entendiendo que la lucha indígena no puede ir sola, tiene que ser una lucha conectada con todas las otras personas que luchan por la justicia, la igualdad y la libertad. 

Usted como mujer, activista e indígena estuvo en el punto de mira de muchas críticas y fue un receptáculo de mucho odio. ¿Cómo lo vivió a nivel personal?

Sí, de hecho recibí muchas críticas, muchos comentarios negativos. Pero la verdad es que no me impactó, nada de lo que fue dicho me superó en ningún momento. Me preparé para eso, sabía que iba a tener muchas críticas. Me mantuve muy firme y me preparé, incluso, para más de lo que finalmente recibí. Creí que iba a ser muchísimo peor. Acabé dejando de lado las críticas que fueron programadas principalmente por personas que no tienen el coraje de asumir y acaban haciendo esto por medio de mensajes en las redes sociales. De hecho, en el día a día estuve muy bien acogida. Me sentí muy querida y bien recibida por la mayoría de la gente. Lo que me interesa es la vivencia, el contacto directo con las personas, mucho más que las noticias falsas que se propagan por las redes virtuales. 

Supongo que con la victoria de Bolsonaro vuestra lucha se tendrá que redefinir. ¿Cuáles son los principales desafíos que tienen que enfrentar los pueblos indígenas hoy en Brasil?

los que están disputando nuestro territorio como el agro-negocio se sienten respaldados política y legalmente, y por eso aumenta la violencia

Estamos en un momento gravísimo de nuestra historia. Aunque ningún momento haya sido fácil para nosotros. Nuestros recursos económicos originarios fueron saqueados sin tener en cuenta la vida de los pueblos que habitaban ese lugar. Ahora, tenemos un presidente electo que ya se declara totalmente contrario a los derechos de la vida de los pueblos indígenas. Entonces, estamos ante un desafío mayor para continuar en la lucha por la demarcación de las tierras indígenas. Venimos de ese proceso de lucha, de regularización de los derechos territoriales y ahora tenemos un presidente que ya declaró en muchas ocasiones que no habrá más demarcación de tierras indígenas. Y además va a revisar procesos ya concluidos. Se coloca totalmente contra la existencia de los pueblos originarios, porque sin territorio no tenemos cómo garantizar nuestro modo de vida. Junto a la demarcación, también tenemos que enfrentar el aumento de los conflictos, de la violencia en el campo. Si la mayor autoridad política se declara abiertamente contraria a la demarcación, los que están disputando nuestro territorio como el agro-negocio se sienten respaldados política y legalmente, y por eso aumenta la violencia. Estamos hablando de pueblos indígenas pero, la verdad, lo que está en juego hoy es la democracia brasileña. Nuestras libertades democráticas fundamentales están amenazadas con el gobierno de Bolsonaro. La criminalización de los líderes y los movimientos sociales que están luchando por los derechos y la justicia, es uno de los mayores desafíos que tenemos que enfrentar en esta época.  

Al igual que en Perú, Colombia, México y en el propio Brasil, hace poco conocíamos la sentencia por el asesinato de la hondureña Berta Cáceres. ¿Cómo opera la justicia ante las ejecuciones de estos líderes indígenas y ambientalistas?

Los Estados no reaccionan, no investigan, no hacen que la justicia funcione. Esta evidente impunidad hace que aumente la violencia. Es justamente esta impunidad la que habilita a que se sigan cometiendo estos crímenes. Los países son cómplices de esta violencia. Esto se ve claro en el caso de Berta Cáceres, pero no sólo, en realidad sucede en toda Latinoamérica.

¿Esta situación de violencia se ha incrementado?

La gente no se revelaba públicamente como racista o fascista, estos sentimientos se mantenían velados. Pero ahora esos discursos resultan avalados por la autoridad máxima del país 

Sí, ahora es mucho peor. Por mucho tiempo las personas tuvieron estos sentimientos de odio dentro del armario. La gente no se revelaba públicamente como racista o fascista, estos sentimientos se mantenían velados. Pero ahora esos discursos resultan avalados por la autoridad máxima del país que incita el odio y a la violencia. De esta forma se va promoviendo que la gente se sienta con muchas ganas de expresar esto. Y lo hacen en la práctica. La tarea es evitar que se activen las prácticas de esos discursos. Pero no está aconteciendo esto. De hecho se promueve la violencia física y las prácticas de racismo y odio.

Usted participó en el 4º Encuentro Latinoamericano de Feminismos en Argentina. En el encuentro se habló mucho de cómo articular las diferentes luchas y de cómo acompañar las distintas agendas dentro del movimiento. ¿Qué tienen que decir las mujeres indígenas al movimiento feminista latinoamericano? 

El feminismo dentro de los pueblos indígenas siempre existió y formó parte de la resistencia. Pero siempre de puertas hacia dentro. Ahora las mujeres indígenas asumieron un papel muy importante para fuera también. Hemos participado mucho de todos los frentes de lucha con un protagonismo muy significativo. Hoy tenemos mujeres indígenas asumiendo puestos de poder regionales y también otros espacios del movimiento indígena. Lo que tenemos que decir es: “luche como una mujer indígena. Vamos a resistir. Nosotras llevamos cinco siglos de lucha”. Vamos a darnos las manos ante un mundo que parece caer sobre nosotras negando derechos y poniéndonos trabas y límites. Pero estamos demostrando que nosotras no tenemos límite. No tenemos fronteras. Y lo importante de esa fuerza es que la creamos todas las mujeres juntas. No tengo duda de que el siglo XXI es de las mujeres. Estamos protagonizando este siglo, cada una con su fuerza, cada una con su sabiduría, cada una dentro de su propia resistencia. Estamos haciendo historia y marcando la diferencia.

¿El movimiento feminista está ampliando las demandas y diversificando sus luchas?

Creo que estamos llegando. Creo que el movimiento feminista quizá se abrió más, pero también las mujeres indígenas vimos la necesidad de esta alianza. Cuando nosotras vamos juntas, liderando procesos no tienen cómo negarnos. El movimiento feminista se está ampliando, pero también muchas mujeres ya no aceptan más estar en un segundo lugar y están buscando esos espacios de conquista de autonomía. Y somos nosotras quienes fortalecemos esto. Son muchas las categorías feministas que están en este momento. Cada una haciendo lo que hace en la búsqueda de autonomía. Al final ese es el sentido de que las mujeres estén asumiendo el protagonismo. El sentido de todo es esa autonomía, esa libertad y esa fuerza que tenemos para seguir con la lucha. 

Hace unos días participaste en la Cumbre del Clima, allí se discutió cómo se va a implementar el Acuerdo de París. Después de muchas negociaciones se llegó a un acuerdo muy poco ambicioso ¿Cómo se está posicionando Brasil y qué se puede esperar del Acuerdo de París bajo estas circunstancias?

Sí, de hecho está en peligro la continuidad del Acuerdo de París. Tanto EE.UU., Rusia, Arabia Saudí y Kuwait, y ahora también Brasil no quieren asumir estos compromisos, porque si no tendrían que cambiar sus posturas y con ellas tendrían que cambiar también las prácticas para reducir las emisiones.

Nuestra tarea es presionar al Estado brasileño para continuar dentro del Acuerdo de París, porque así tenemos un respaldo legal para seguir presionando y seguir luchando. El Acuerdo garantiza, entre otras medidas positivas, la reducción de la deforestación y el mantenimiento de los conocimientos tradicionales. Tenemos que seguir trabajando para que dentro de él haya una coherencia entre las medidas aprobadas en el acuerdo y la aplicación de esas medidas. El planeta ya no soporta más tanta presión, ya no soporta más este modelo depredador, que es un modelo de desarrollo que sólo destruye. Y si no hacemos nada, seremos cómplices de ese caos. Y tampoco sirve mantenerse dentro del acuerdo, aprobar las medidas y después no cambiar las prácticas locales. Cada país tiene que tener las condiciones estructurales, adecuadas y específicas para implementar las medidas recogidas en el acuerdo.

¿Cuál es el papel de los pueblos indígenas brasileños en la conservación del medio ambiente?

Históricamente los pueblos indígenas han probado que su modo de vida por sí sólo protege el medio ambiente

Históricamente los pueblos indígenas han probado que su modo de vida por sí sólo protege el medio ambiente. Nosotros tenemos una forma sostenible de vivir. Por eso, algunos que avalan el progreso y el desarrollo no nos aceptan. El progreso no será tal, si no se respeta a las personas que viven en el territorio. Para tener vida en el planeta se necesita tener una naturaleza preservada y protegida. Una de las formas de mostrar respeto es la demarcación de las tierras indígenas y la protección de esos territorios. Aunque no haya una política efectiva de protección de los territorios, los indígenas son, y así se ha comprobado, los que más lo protegen. Es una forma natural y gratuita, por la simple razón de que es un modo de vida. No sirve seguir buscando tecnología cara si tenemos una solución dentro, mucho más barata, que es respetar las poblaciones que habitan ese territorio.

Estamos viviendo un momento particular. Algunos países están saliendo de acuerdos internacionales básicos que costaron mucho trabajo y tiempo. ¿Podemos seguir confiando en los acuerdos internacionales que hasta hace poco regulaban la vida y los derechos humanos de manera global? ¿Cómo percibes este nuevo escenario mundial?

Lamentablemente vivimos un momento de retroceso. Fueron muchos años de trabajo y de lucha para conquistar que los derechos humanos estuvieran garantizados. Y sin embargo, ahora la cosa es muy distinta, tenemos que probar que los derechos humanos son necesarios. Lo que está sucediendo es una inversión a la hora de entender lo que son los derechos. Es algo ilógico. Estamos en un momento muy peligroso, por eso tenemos que estar preparados para más organización, mucha lucha y firmeza para evitar esta tragedia. La ola del fascismo se está extendiendo y los que ya no creen en la política ni en las promesas, se dejan llevar por esta ola, que les devuelve respaldo y les avala.

¿Cómo imaginas el Brasil del mañana?

El Brasil del mañana va a tardar una generación entera en poderse conquistar. Un Brasil diverso, en el que convivan las diferencias con respeto, un Brasil que reconozca los pueblos originarios y que valorice las culturas. Tenemos que invertir mucho en educación para cambiar la situación actual. No desistimos. Es necesario continuar luchando por lo que creemos y seguir alimentando nuestros sueños. Ese es el sentido de resistir.

Su comunidad, los indígenas guajajaras, ven a Sônia como un pájaro que vuela llevando los saberes de su gente y aportando nuevos conocimientos a su pueblo. Un pájaro que lucha con ellos desde hace cinco siglos.

Sônia Guajajara nació en Tierra Indígena Arariboia en el nordeste de Brasil. Pertenece a uno de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. A,

    El que acepta el poder de los estados como un mal necesario, el que defiende visiones jerarquicas y verticales es en definitiva un defensor del fascismo. Es decir, un 95% de la población de este planeta.

    Hace 2 años 10 meses

  2. A.

    Desde el momento en que aceptamos el poder de los estados como algo necesario o el concepto de estado nación somos fascistas. Cualquier visión jerarquica y vertical de la sociedad es una visión fascista.

    Hace 2 años 10 meses

  3. Roberto

    Agradezco enormemente este tipo de entrevistas de CTXT. Con ellas se dan a conocer importantísimas luchas en más lugares del mundo. Esto me lleva a concluir que cada vez que leo este tipo de entrevistas a luchadores internacionales, lo vea más claro. La lucha social, y la coordinación de esa lucha, ha de ser global. Y cuando digo global, me refiero a planetaria.

    Hace 2 años 10 meses

  4. c

    Quienes no creen son quienes habiendo sido sus regiones atrasadas y engañads dsde , hace decadas, no qieren saber y / o tienen tiempo de informarse debidamente , por internet en medios como este, publico, eldiario y infolibre o ls canales d ePodemos e IU y equo en yutube

    Hace 2 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí