1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La hora de la verdad

El examen racional de lo sucedido nos hace concluir que no ha existido un alzamiento para hacer efectiva la independencia. Sin embargo, el relato de la fiscalía omite hechos que demuestran esto último

@oriolguellipuig 9/01/2019

<p>Puigdemont tras su declaración en el Parlament el 10 de octubre.</p>

Puigdemont tras su declaración en el Parlament el 10 de octubre.

Job Vermeulen / Parlament de Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los escritos de acusación presentados por la fiscalía y la abogacía del Estado recordarán a quienes los lean la gravedad de lo acontecido en el proceso que culminó con los hechos de octubre de 2017. Unos hechos que han causado daños importantes, políticos y sociales y que, en mi opinión, inhabilitan políticamente a quienes los propiciaron desde los puestos de mayor responsabilidad.

El relato de la fiscalía, que sustenta la existencia de una presunta rebelión (es decir, de un alzamiento realizado violentamente para declarar la independencia de una parte del Estado, derogar la Constitución y sustraer de la autoridad del Gobierno una fuerza armada), descansa sobre unos hechos que tienen como clave de bóveda la declaración del pasado 27 de octubre, en cuanto que confirmaría la existencia de un plan dirigido no solo a realizar contra la ley un acto de reivindicación y protesta política como el 1-O sino a alcanzar la secesión efectiva por medios ilegales. Tan importante es la declaración de independencia para la fiscalía, que el 21 de octubre (unos días antes de la “fake” DUI) anunció que la querella por rebelión solo se presentaría en caso de haberla.

Una vez presentadas por las acusaciones las conclusiones provisionales, ahora es el turno de las defensas. Fiarlo todo a la ausencia de la violencia que requiere el tipo de rebelión (un tipo que contempla maneras de violencia que no precisan del uso de armas ni de combates) es, en mi opinión, arriesgado. E insuficiente cuando se poseen elementos todavía más claros. La mejor defensa de los procesados frente a la acusación de rebelión que contiene el relato de la fiscalía es la verdad. La rebelión requiere violencia, sí, y las defensas deben sostener que no la hubo, pero también que se haya producido una acción para conseguir la secesión por vías ilegales. El examen racional de lo sucedido nos hace concluir que existió una clara determinación para celebrar (aunque estuviese prohibido y aunque existiese el riesgo de que hubiera alguna expresión de algún tipo de violencia) algo llamado “referéndum”, con el objeto de crear un gran artefacto electoral para obtener una fuente casi inagotable de recursos propagandísticos, un arma para la protección de la influencia propia y un instrumento ideológico para conseguir una buena posición política de cara a una negociación estatal sobre el reparto territorial del poder. Si en ese camino, además de despropósitos políticos, se han cometido delitos, lo dirán los tribunales a los que corresponda. Pero el mismo examen racional de lo sucedido nos hace concluir igualmente que no ha existido un alzamiento para hacer efectiva la independencia. Sin embargo, el relato de la fiscalía omite hechos que demuestran esto último y que deberían ser alegados por toda defensa que se precie de ese nombre. Los enumero a continuación:

1. Poco después de aprobadas las “leyes de desconexión”, el Govern acató (incluso contra la voluntad de los síndicos, según ellos han dicho) la disolución de la sindicatura electoral. Al renunciar a este teórico organismo de garantías se renunciaba también a que pudieran existir unos resultados aceptables ni siquiera formalmente, y también por tanto al reconocimiento internacional. En aquel momento el Govern anunció a quien quiso oírlo que no habría ni referéndum válido ni independencia.

2. La ley del referéndum preveía la declaración de la independencia por el Parlament en los dos días siguientes a la proclamación de los resultados. Como no había sindicatura, la ley era de imposible cumplimiento. Lo más parecido a esa proclamación por la autoridad electoral fue el envío de los resultados definitivos al Parlament por el Govern el día 6 de octubre. En los dos días siguientes, que constituían el plazo “legal” para la declaración de independencia, nadie hizo nada.

3. El día 4 la Mesa del Parlament convocó un pleno para el día 9, pero, pese a ello, el Govern anticipó el anuncio de los resultados oficiales al día 6, asegurándose de que no habría reunión parlamentaria en el plazo de dos días marcado por la ley suspendida para declarar la independencia.

4. El Parlament acató la suspensión decretada por el Tribunal Constitucional del pleno convocado para el día 9 con el objeto de tratar los resultados.

5. La Mesa convocó un nuevo pleno para el día 10. No incluyó nada más en el orden del día que un discurso del presidente de la Generalitat. Ninguna mención a declaración o votación alguna.

6. Lo único que ofreció el pleno del día 10, al margen de imágenes icónicas, fue un discurso borroso de Puigdemont, calculadamente confuso, que no incorporaba declaración ninguna. El presidente de la Generalitat (a quien no correspondía la declaración de la independencia según la ley) dijo asumir un mandato y propuso al pleno que todos los efectos quedaran en suspenso. El pleno no se pronunció. Nadie lo pidió. Tampoco pidió nadie que se procediese según las leyes de desconexión. Asumir, proponer. No declarar.

7. El presidente Puigdemont evitó por dos veces contestar positivamente al requerimiento remitido por el presidente del Gobierno sobre si se había producido la declaración de independencia.

8. Las intenciones quedaron claras cuando, el día 25, el presidente Puigdemont decidió la disolución del Parlament y la convocatoria de elecciones. Que la decisión quedase truncada por la reacción que ya conocemos y por la cobardía política no significa que el hecho pierda valor, por cuanto revela las verdaderas intenciones de respetar en última instancia el orden constitucional.

9. Hay un dato que me parece definitivamente revelador: el independentismo ajustó el calendario al máximo para que la votación de independencia se produjese cuando el Senado tenía preparada la aprobación de la autorización para la aplicación del artículo 155. ¿Qué hubiese pasado si el pleno se hubiera convocado el día 20, con la tramitación en el Senado no concluida? Sin duda una verdadera intención de proceder a una independencia unilateral habría llevado a declararla cuando el Gobierno no dispusiera de los mecanismos legales para neutralizarla lo menos traumáticamente posible. La Generalitat quiso asegurarse de que todo estuviese preparado para la entrega del poder cuando se produjese el gesto de ruptura.

10. Decidida la realización de ese gesto de ruptura (más gesto que de ruptura), Junts pel Sí y la Cup presentaron una propuesta de resolución en la que no se declaraba la independencia, sino que se constataba que el día 10 los diputados independentistas habían firmado en una reunión privada un documento cuyo texto (una declaración de independencia) se copiaba. Además del truco (ya ensayado por el Parlament con la definición de nación en el Estatut), para burlar la posibilidad de una declaración solemne, expresa y explícita, se añadió el de colocar este texto en la parte no dispositiva de la resolución, en el preámbulo.

11. Los miembros independentistas de la Mesa del Parlament, al preparar el pleno de los días 26 y 27, maniobraron para que constase en acta que la declaración no tenía efectos jurídicos y que solo era objeto de votación y aprobación la parte dispositiva.

12. El portavoz de Junts pel Sí, Roger Torrent, se afanó en declarar ante los periodistas que se había acordado que la declaración, situada en el preámbulo, ni tendría efectos jurídicos ni sería objeto de votación. Los gestos no podían ser más claros. Otra cosa es que los periodistas los captaran en un ambiente de mucha tensión. Y que a algunos sectores les interesase que trascendieran.  

13. Comenzado el pleno, el presidente de la Generalitat renunció a tomar la palabra. La presidenta del Parlament tampoco llevó a cabo ninguna iniciativa. Se limitó a leer la parte expositiva por petición (previo pacto, claro) del mismo Roger Torrent que había indicado a los periodistas en qué consistía el truco. Pero la presidenta seguidamente dijo: “Y a continuación votaremos la parte resolutiva de esta propuesta de resolución”. La parte del documento llamada DUI ni siquiera se votó. La siguiente resolución se limitaba a instar al Govern.   

14. Tras la votación se levantó la sesión. En el hemiciclo no se hizo ninguna mención a nada que pudiese hacer pensar en un nuevo Estado. Ni siquiera se gritó ¡Viva la República de Cataluña! o cualquier otra consigna. Un discreto acto en un lugar informal (la escalera del Parlament) sirvió de pequeño festejo para unos discursos ya plenamente políticos, que no aspiraban a tener ningún efecto legal.

15. La resolución, contra lo que ha dicho la fiscalía (y esto es verdaderamente llamativo) no se publicó. Ni en el DOGC ni en el BOPC. La publicación digital en una edición extraordinaria de los boletines (como se hizo con el 155 o con las leyes de desconexión) podría haber oficializado una declaración que no era tal.

16. No hubo un solo movimiento más. El Gobierno celebró una reunión en el palau de la Generalitat en la que no se adoptó ningún acuerdo. Estas son algunas de las cosas que un Gobierno que hubiese querido proclamar la independencia, o que la hubiera creído proclamar, hubiera hecho:

a.    Aprobar los decretos de desarrollo elemental del nuevo régimen político.

b.    Realizar un llamamiento público a la población.

c.     Comunicar al Gobierno de España la decisión del Parlament y ofrecer una negociación.

d.    Comunicar la independencia a las cancillerías extranjeras.

e.    Comunicar la independencia a las organizaciones internacionales.

f.     Aprobar las medidas para el control de la policía de la Generalitat.

No se hizo nada.

17. Tras la aprobación de la propuesta de resolución, la Generalitat no arrió ninguna bandera de España. El mantenimiento de la bandera estatal en el mástil principal del Palau de la Generalitat debe ser considerado como una confesión. Y un mensaje interno y externo.

18. El mayor de los Mossos, en clara conexión con los líderes de la Generalitat, se afanó a comunicar a los tribunales que la policía catalana seguía a su disposición.

19. Aprobada la aplicación del 155 se abandonó la Generalitat y se acató sin rechistar el cese del Gobierno y la disolución del Parlamento. No hubo un solo conato de resistencia. No realizaron ningún acto formal o administrativo ostentando sus antiguos cargos. Simplemente unas ridículas fotos de una reunión en el Parlament o del acto de recogida de los bártulos para consumo interno que no suponían desobediencia ninguna.

20. Llamados por la justicia española, los acusados se pusieron en todo momento a su disposición, ya en España o en el extranjero, sin ocultar su localización. Solo Marta Rovira y Anna Gabriel dejaron de acudir a una cita del país en el que residían al ser llamadas, y lo hicieron marchando al extranjero cuando ya había quedado descartada cualquier posibilidad de independencia. Es especialmente importante destacar el caso de Oriol Junqueras, Jordi Turull, Jordi Rull, Raúl Romeva, Dolors Bassa, Carles Mundó, Meritxell Borràs, Carme Forcadell, Lluís Guinó, Anna Simó y Ramona Barrufet, que se pusieron a disposición inmediata de la Justicia española sin dilatar por ningún medio su comparecencia ante ella.

21. Los inculpados reconocieron ante la Justicia que la declaración fue “simbólica” o “política”, y que no pretendía tener efectos legales. Algo parecido parece que declaró Puigdemont en Alemania, aunque lamentablemente no conozcamos todos los detalles de aquel proceso y de la defensa ejercida.

22. Todos los altos cargos y funcionarios de la Generalitat, empezando por la presidenta del Parlament, acataron la aplicación del 155.

23. El Parlament acató la autoridad del Tribunal Constitucional al participar en los procesos que sobre las instituciones de la Generalitat obraban en él.

24. Todos los partidos acataron la convocatoria de elecciones por el presidente del Gobierno, renunciando al caos político que hubiera ocasionado su no reconocimiento.

25. Todos los diputados elegidos el 21 de diciembre prometieron acatar la Constitución y el Estatuto de Autonomía, entre ellos Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y muchos otros de los acusados. En la nueva legislatura el Parlament ha acatado en todo momento las resoluciones judiciales.

Todos estos hechos forman parte también de la verdad. Una parte de la verdad que la fiscalía y la acusación popular no exponen en sus relatos. El gran problema añadido es que el independentismo tampoco parece interesado en subrayar esta verdad. Un sector que bordea el extremo, formado por personas que no se juegan nada personal, desea mantener la ficción procesista para recoger los frutos de su gran mentira. En su defensa de que existió un intento real de conseguir la independencia por vías ilegales (lo que dado el rechazo mayoritario a la independencia unilateral en Cataluña solo podía desembocar en violencia) coinciden con un sector del Estado, que parece haber decidido que (para desactivar lo que consideran una amenaza grave que sigue latente) lo va a creer si los autores lo afirman. Ambos sectores, con la ayuda de los medios que sustentan sus posiciones, van a estar muy interesados en que algunas verdades palidezcan.

El restablecimiento de un ámbito político en Cataluña de mínima racionalidad es posible, pero requiere de un ejercicio de sinceridad que aunque se refiere al pasado tiene perspectiva de presente. Si ese ejercicio de sinceridad no se da en el escenario que por circunstancias especiales es hoy el más propicio para ello, se habrá perdido una oportunidad única y se habrá perjudicado tanto el panorama social y político catalán como la vida de los acusados.

El reconocimiento de la verdad ante los jueces ayudaría a los ciudadanos a conocerla. Y eso tendría un valor “terapéutico” tan importante, sobre todo a medio plazo, que ayudaría a sentar las bases de futuros acuerdos, que no se podrán sostener sobre los cimientos de barro de la ficción. Desde el exterior, sin haber participado en el proceso, a la verdad se llega a través del análisis de los hechos. Pero el análisis de los hechos debe ir acompañado de la corroboración de las intenciones por las únicas personas que pueden hacer eso: aquellos que llevan la intención de los hechos de octubre en su fuero interno.

Por todo lo expuesto, creo que en los abogados de la defensa está hoy no solo la clave del futuro de sus defendidos sino la posibilidad de restaurar a medio plazo el clima de concordia y convivencia en Cataluña en lo relativo a esta cuestión. Acusados y abogados defensores sufrirán intensas presiones: las presiones que en todo juicio ejercen las acusaciones, que querrán demostrar sus tesis; pero, en este caso, también las presiones de quienes desde fuera de los tribunales están interesados en que continúe la ficción. Es el manifiesto desprecio por el análisis racional de los hechos y las realidades políticas lo que ha permitido mantener un escenario endiabladamente irreal. Todas las partes tienen ahora en sus manos la oportunidad de coincidir en el enderezamiento. Para ello serán necesarias la claridad y la generosidad. Ha llegado la hora de la verdad.

-------------------------

@oriolguellipuig es el seudónimo y la cuenta de Twitter del autor del artículo, que prefiere no desvelar su identidad por motivos personales. CTXT no publica piezas de opinión con seudónimo, pero ha hecho una excepción en este caso por el interés del artículo. 


 

Autor >

@oriolguellipuig

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

25 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. MartenCousland

    El señor Oriol Güell i Puig resume su artículo en que la DUI es fake, y, a partir de ahí, se desmonta toda la acusación contra los golpistas catalanes. Muy a brocha gorda, simplificando muchísimo. El señor Oriol Güell i Puig escribió este "artículo" el día 9 de enero de 2019. Y, apenas un mes más tarde, el señor Oriol Güell i Puig es vergonzosamente desmentido por, ni más ni menos, que el líder de los golpistas, el prófugo de la Justicia española, el señor Carles Puigdemont quien, en una entrevista concedida a Associated Press el 4 de febrero de 2019, sostiene, entre otras cosas, "“So we are on this path and don’t let anyone forget it because despite the inconveniences, it [la DUI] is valid and it can be activated when we have the conviction and the certainty that it should be" (link: https://apnews.com/f49b451b0b234928865e476c09c76b2b); Y, por si fuera poco, el propio Puigdemont lo repitió en su cuenta de Twitter: "The declaration of independence is still valid" (Link: https://twitter.com/KRLS/status/1092472518378696707). En resumidas cuentas, el señor Oriol Güell i Puig hace un esfuerzo supremo por "desmontar" las tesis de la Fiscalía de España sosteniendo que la DUI es falsa (la llama "fake DUI, literalmente") y el señor Puigdemont, un mes después de este escrito del señor Oriol Güell i Puig, lo deja a la altura del betún afirmando que "La DUI es válida y la activaremos cuando tengamos la certeza y convicción de que será posible"... Gracias por las risas...

    Hace 2 años 2 meses

  2. Mark

    ¿A qué demonios juega CTXT? ¿A publicar ultras embozados que representan lo peor del régimen ? Y dejando aparte la intencionalidad política, ¿dónde está vuestra deontología profesional? Gracias, profesor Sirera, valiente y lúcido como pocos vienen . http://communia.es/2019/01/14/guell-ctxt-y-los-juicios-de-moscu/

    Hace 2 años 2 meses

  3. Carles Sirera

    Hola colegas de la UdG, os explico algo muy fácil. Esto es escribir: http://communia.es/2019/01/14/guell-ctxt-y-los-juicios-de-moscu/ Seguid arrimados a los partidos políticos, de ese modo prosperaréis en la universidad. Saludos.

    Hace 2 años 2 meses

  4. opr

    Aquí hay una contestación muy posicionada a este artículo q creo q merece respuesta, de Oriol o de CTXT, si es q creen en el debate público.. http://communia.es/2019/01/14/guell-ctxt-y-los-juicios-de-moscu/

    Hace 2 años 2 meses

  5. elfo_gordo

    Interesante: su artículo construye un dilema para el independentismo. Digamos que es cierto lo que se expresa en el artículo, entonces no ha habido ningún delito, todo fue una pantomima y se ha engañado a esos dos millones de catalanes. Digamos que no es tan cierto lo que usted afirma (ha habido varios delitos que serán probados), entonces no se ha engañado a esos dos millones de catalanes y deberán pagar por los delitos cometidos. En cualquier caso, es imposible decir que lo ocurrido a partir del 1-O no ha sido nada.

    Hace 2 años 2 meses

  6. M

    No solo en esta ocasión. Este es el segundo artículo de Oriol Güell i Puig y la primera vez que se advierte de que es un pseudónimo. https://ctxt.es/es/20171115/Politica/16165/catalunya-independencia-proces-fake-dui.htm

    Hace 2 años 2 meses

  7. Isaías

    ¿existe el Sr Oriol Güell i Puig o se trata tan solo de una cuenta fake de una red social? Por saber a quienes tomáis como referentes y opinólogos.

    Hace 2 años 3 meses

  8. Servilius

    Señores de CTXT, ¿responderían ustedes a un anónimo? Así pues, ¿por qué esperan que comentemos este texto los lectores? ¿Por qué se publica?

    Hace 2 años 3 meses

  9. nose

    "1. Poco después de aprobadas las “leyes de desconexión”, el Govern acató (incluso contra la voluntad de los síndicos, según ellos han dicho) la disolución de la sindicatura electoral." ... ". En aquel momento el Govern anunció a quien quiso oírlo que no habría ni referéndum válido ni independencia. La sindicatura electoral se retiró el 22/09 cuando el TC les amenazó con la multa diaria: https://www.lavanguardia.com/politica/20170921/431445808502/tribunal-constitucional-multa-sindicatura-electoral.html "Puigdemont anima a que el 1-O “acabe el proceso y empiece el progreso” https://www.lavanguardia.com/politica/20170929/431610717899/referendum-1-o-en-directo.html ¿Donde están los anuncios del Govern indicando que no habría referendum? No recuerdo ninguno y ahora no encuentro ninguno. https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/programa/entrevista-al-president-de-la-generalitat-13092017/video/5688108/

    Hace 2 años 3 meses

  10. zyxwvut

    Hace unas 7 horas escribí dos comentarios a esta noticia. No han aparecido y en cambio aparecen otros posteriores. Si hay "moderación" que los filtra según el contenido CTXT debería avisarlo. Así no perdmos el tiempo opinando.

    Hace 2 años 3 meses

  11. zyxwvut

    Por supuesto el artículo omite la que ha sido la constante en 39 años de imposición pujolista en Cataluña: el doble lenguaje empleado desde el nacionalismo. Un lenguaje en Cataluña y otro en el resto de España, un lenguaje para correligionarios y otro para foráneos, un lenguaje para creyentes y otro para infieles, un lenguaje victimista y otro soberbio y orgulloso. Ese doble lenguaje reduce a la nada casi todas las "argumentaciones" del anónimo articulista, porque eran las maniobras pactadas, que nunca se explicaban a la masa de seguidores que debían hacer de fuerza de choque. Un aspecto del doble lenguaje es el del cálculo político en frío (para eludir responsabilidades) hecho en comités cerrados de elegidos a dedo, y en voz baja, y, en esos mismos comités cerrados, el plan de discursos emocionales, victimistas, y las arengas a favor de los "derechos" de las clases acomodadas. ¿Saldrán éstas en el juicio? Ya se encargarán las defensas de que no.

    Hace 2 años 3 meses

  12. zyxwvut

    1) Que alguien tenga que firmar con pseudónimo un artículo de opinión perfectamente legítimo ya da una idea del clima de violencia selectiva que han impuesto en Cataluña los partidarios de la secesión. 2) Que CTXT acepte ese formato ya da una idea de la hegemonía del pensamiento secesionista asumida por una parte del llamado "progresismo". 3) Que el primer párrafo del artículo sea "Poco después de aprobadas las “leyes de desconexión”,(...)", indica el nivel de maquillaje de esa violencia, pues la aprobación de las "leyes de desconexión" fue un golpe parlamentario en toda regla; basta hacer la "prueba de la inversión", imaginar que PP y C's, con una mayoría parlamentaria pisotean todos los reglamentos del Congreso para imponer una resolución sobre la supresión de las CC.AA. mediante un referéndum, ¿cómo se catalogaría ese hecho desde las izquierdas o desde el "progresismo"? ¿Como una "bufonada política" que es como adjetiva el golpe en el Parlament? ¿Y los documentos que no pudieron destruir para enmascarar la voluntad del secesionismo de llevar la situación a un extremo que justificase una imposición mediante la violencia? ¿Y el desprecio y la burla continuada al 62% de la sociedad de Cataluña que no apoyaba la secesión?, etc... 4) Ahora han puesto en marcha una estrategia para liarla y levantar cortinas de humo sobre los hechos implicando la "república", la "democracia", la "monarquía", todo vale para disimular los seis años largos de mentiras, medias verdades y manipulaciones de toda clase, y hay dinero en abundancia (de fondos públicos y fortunas privadas) para salirse con la suya. La mayoría social en Cataluña que no apoyamos a los impresentables de los neoCDC, ERC y CUP, simplemente no existimos.

    Hace 2 años 3 meses

  13. Jordi

    Yo creo que el leit motiv del artículo es lo inútiles que han sido los políticos procesistas y eso nadie lo puede discutir.

    Hace 2 años 3 meses

  14. Juan Fran

    Ayer deje dos comentarios, uno apareció unos minutos, otro no apareció. Vaya, parece que hay algo de censura.

    Hace 2 años 3 meses

  15. Fernando

    No se preocupe, los procesistas tienen los mejores abogados. Estos otilizarán todos los recursos habidos y por haber para que a sus clientes tenga la mínima pena. A no ser que tengan otros intereses, que no creo.

    Hace 2 años 3 meses

  16. juan

    Para Juan Fran, supremacismo en España es el castellano, el que ha impuesto su lengua al resto. Impensable en Suiza donde los germanoparlantes siendo el 70% están de igual a igual con los francófonos que son el 20% y ambas lenguas son cooficiales.

    Hace 2 años 3 meses

  17. Assumpció CANTALOZELLA

    "Un sector que voreja l'extrem, format per persones que no es juguen res personal, desitja mantenir la ficció procesista per recollir els fruits de la seva gran mentida". Considero que és una bona síntesi de la gran fal.làcia d'aquest article. Hi ha una colla de persones "que no es juguen res personals" que són a les presons des de fa un any....Bé...n' hi ha prou amb aquesta magnífica frase per a entendre tot l' article.

    Hace 2 años 3 meses

  18. jaume

    Un articulo vomitivo. impropio de un diario progresista. Por momentos pensaba que estaba leyendo la Razón, o el Pais.

    Hace 2 años 3 meses

  19. Jorge

    Entiendo que haya muchos ciudadanos cabreados con lo ocurrido en Cataluña. Pero no mezclemos política con justicia. Leámonos por favor la resolución del Landesobergericht de Schleswig-Holstein. Los jueces alemanes hubieron de leerse los numerosos informes e incluso visionar vídeos del referéndum con las cargas policiales que les envió el juez instructor del Tribunal Supremo, el señor Llarena, que hizo todo lo posible con el fin de convencerles de la culpabilidad del señor Puigdemont. Pues bien, después de analizar la ingente documentación enviada por el juez Llarena, la justicia alemana se pronunció. Los jueces alemanes no entraron a valorar si los hechos descritos por Llarena eran o no eran ciertos, pues una extradición no es un juicio. Lo que los jueces alemanes determinaron fue que esos mismos hechos, descritos por Llarena, si se hubiesen producido en Alemania, de acuerdo con el código penal alemán (que, por cierto, es un referente internacional en el ámbito judicial) no serían constitutivos ni de delito de rebelión ni de sedición. Ni tampoco se le podría imputar a los organizadores del referéndum un delito de altercados públicos. Por cierto, en muchas manifestaciones en España se producen altercados públicos, y no por ello los organizadores están en prisión. Todos los ciudadanos tenemos derecho a convocar manifestaciones. Ahora bien, los participantes individuales que durante la manifestación decidan destrozar mobiliario público deben pagar por ello, pero no los organizadores. De lo contrario, ya nadie convocaría una manifestación por miedo a acabar en la cárcel por culpa de cualquier espontáneo subversivo. En cuanto a la peligrosa ley de desconexión, un parlamento puede debatir y aprobar con absoluta libertad las leyes que considere. Como por ejemplo decretar que la Tierra es plana o reinstaurar la esclavitud. ¿Qué significa, si no, la inviolabilidad del parlamento? En una democracia un parlamento es la casa del debate libre y sin censura. Ahora bien, si el contenido de una ley aprobada por un parlamento no se ajusta a la Constitución, ya existe un Tribunal Constitucional que la puede suspender y anular, como de hecho se hizo inmediatamente. Y si se persistiese en la aplicación de una ley suspendida, ya existen los tribunales y un código penal para obligar al cumplimiento de la legalidad constitucional. ¿Se aplicó la ley de desconexión? ¿Alguien lo vio? ¿Dónde están las pruebas? Alguien podrá pensar que un parlamento no puede perder el tiempo aprobando leyes ficticias. Pues bien, son los ciudadanos con sus votos quienes deciden si es correcta la actuación de los diputados. Y eso lo vimos en las elecciones del 21-D, donde más de dos millones de electores con su voto ratificaron la mayoría independentista en el parlamento. ¿Alguien cree que dos millones de ciudadanos van a abandonar sus ideas por lo que digan los tribunales? Es, por tanto, un problema político y, lógicamente, debe resolverse políticamente. La cancillera alemana Angela Merkel lo dijo públicamente: los gobiernos español y catalán deben dialogar.

    Hace 2 años 3 meses

  20. Espartero

    Opinión personal, no veo que se argumente en ningún dato objetivo. Toda su reflexión se basa en impresiones subjetivas y partidistas. Muy significativo hablar de mayorías sin aportar ni una triste encuesta o resultado de referéndum alguno. Impresiona ver cómo se justifica la represión en este escrito mediante condicionantes y futuribles posibles. No se juzga lo acontecido si no lo que para el autor habría acontecido según su subjetiva visión. El autor y su escrito son ejemplo claro de esta supuesta ‘izquierda’ acomodada, nada progresista y muy reaccionaria que se ha instalado en la monarquia española. Bonita opinión, sin fundamento pero bien redactada. Como la de cualquier otro ciudadano más.

    Hace 2 años 3 meses

  21. Juan Fran

    Sólo por el hecho de haber sacado a la bestia ( el fascismo de Vox ) del agujero de la historia, merecería ser condenados a largas penas de prisión, han dinamitado la Democracia Española por su egoísmo supremacista.

    Hace 2 años 3 meses

  22. Juan Fran

    Hubo una Rebelión y un Golpe de Estado en grado de tentativa. En otras palabras, tuvieron vértigo, se acojonaron y salieron corriendo a Bélgica unos y a entregarse otros.

    Hace 2 años 3 meses

  23. Pablo Moreno

    - Las leyes de desconexión suponen por sí mismas un echo muy grave: similar a lo que ha hecho Maduro en Venezuela para hacerse con el poder, o a la ley Habilitante de Hitler en Alemania (Ermächtigungsgesetz). - A pesar de la prohibición del referéndum, el Govern continuó con su organización. - A pesar de que el referéndum se saltaba todos los estándares democráticos, se declaró la independencia. Esto podría haber generado desórdenes públicos. - Todo esto estuvo aderezado con desórdenes puntuales para evitar la acción del estado: ataque a hoteles donde se alojaba la policía, ataque a un coche de policía cuando investigaban una consejería, etc...

    Hace 2 años 3 meses

  24. PESURO

    ayer escribir un comentario a este diario en esta noticia y todavia no ha salido censura o vagancia, me da igual

    Hace 2 años 3 meses

  25. PESURO

    por favor llamen a las cosas por su nombre y no pierdan el tiempo analizando legalmente lo que es simplemente un proceso politico, es un debate esteril porque aqui todos sabemos de que va esto. debatir sobre si hubo o no rebelion, sobre si se debe defender por aquí o por allá, sobre si utilizar esta estrategia en lugar de la otra a mi entender solo va a contribuir a crear un debate que a lo unico que va a contribuir es a alejar la atencion del verdadero meollo. son presos politicos y esto es un proceso politico pero que en lugar de estar siendo llevado a cabo politicamente como se hace en las democracias, se esta llevando a cabo judicialmente con unos jueces puestos ahí expresamente ad hoc

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí