1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Siete best-sellers

Resumen de un peculiar viaje a través de la literatura ‘mainstream’

Leonor S. Martin 6/01/2019

<p>Librería Traficantes de Sueños, en Madrid.</p>

Librería Traficantes de Sueños, en Madrid.

Álvaro Macías

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace ya demasiado tiempo recibí el encargo de escribir para este Ministerio una suerte de “ruta del best-seller”: diez novelas mainstream de los últimos diez años, cuya lectura pudiera recomendarse a un lector de alta literatura sin prejuicios, que quisiera darle una oportunidad al “género” sin necesidad de abrirse las venas después.  

Se trataba de un encargo en apariencia sencillo para mí, ya que es el terreno en el que me muevo por mi trabajo. Pronto descubrí que no lo era tanto. Hay algo en recomendar libros que me resulta inquietante. En primer lugar, por la conciencia de algunos sesgos evidentes en mis elecciones: el número de novelas que he podido leer es ridículo comparado, por ejemplo, con los noventa mil títulos que se publicaron solo en 2017; y además esas novelas tienden a pertenecer a los sellos que me quedan más “a mano”. Por fuerza me he perdido cosas buenas, seguro. Como ven, no soy pesimista.

Los primeros pasos los dediqué a hacer listas: libros que me gustaron, libros que han triunfado, libros que jamás recomendaría, libros que ni fu ni fa… Una cantidad tal de material que casi perezco en el intento. Por no hablar de la primera lista, la de los libros que me habían gustado tiempo atrás, que quedó reducida casi a cero después de una relectura. Esto último, que me satisfacía por aquello de constatar la evolución y el aprendizaje, me ponía en serios apuros.

Seguro que no soy la única que cuando era joven se leía los libros hasta el final, le gustaran o no, por ese prurito personal de terminar todo lo que se empieza. Pronto descubrí que el tiempo en esta gran biblioteca es tan limitado, que solo merece la pena dedicarlo a lo que merece la pena, y perdonen la redundancia. Esto ha provocado esa deflación de la primera lista antes mencionada.

Por otro lado, parte de la inquietud de la que les hablaba más arriba proviene también de que pienso que cada uno debe de acercarse por sí mismo a los textos y extraer sus propias conclusiones; lo que no quita que haya novelas que, con criterios objetivos, se puedan desmontar y resultar poco aconsejables. Así que he leído y he releído, y he aquí mis “hallazgos”. 

Recomendaciones relativas: pasen y lean

Empezaré in media res, por las recomendaciones relativas, es decir, por aquellos libros que no puedo ni recomendar ni dejar de hacerlo, así que en sus manos lo dejo.

Hay un dato, obtenido de los informes de la Federación de Gremios de Editores, que me ha sorprendido: en los últimos diez años hay un libro que aparece de forma pertinaz entre los tres más vendidos. ¿Adivinan cuál es? En efecto: se trata de Los pilares de la tierra, de Ken Follett. Estarán conmigo en que mantenerse entre los más vendidos año tras año desde 1989 tiene su mérito. Yo leí el libro hace bastante más de veinte años y –sospecho que ya era un poco esnob– no me convenció. No podía comprender que todo el mundo a quien preguntara hablara de la novela poco menos que como si fuera el Quijote. Reconozco que me ha dado cierto morbo releerla de nuevo ahora, con más experiencia y formación; que tenía ganas de reafirmarme en mi opinión de que todo el mundo estaba equivocado. Para mi sorpresa, no puedo hacerlo. Tampoco recomendarla, pues la novela me parece muy incorrecta en ciertos aspectos, efectista; pero ya sea por la épica que hay detrás de las grandes catedrales, o por un buen elenco de personajes que, a pesar de la acción, resultan humanos en sus reacciones, o vaya usted a saber por qué, la novela tiene “algo”, ese “algo” que quizá fue la verdad personal de Ken Follett en el momento de escribirla, su autenticidad. Por eso considero que es una novela a la que se puede dedicar algo de tiempo, con el propósito de decidir por uno mismo. Aunque solo sea por conocer de primera mano lo que le gusta a la humanidad.

En la misma línea, por la verdad y genuino impulso narrativo que se percibe detrás, me viene a la cabeza otro título que ha sido también muy vendido (tanto como para granjearle a su autora el ser finalista del premio Planeta en 2017): La casa de los amores imposibles, de Cristina López Barrio. Y ya que lo menciono, añado que mi periplo por la galería de los premios Planeta, las novelas comerciales patrias por antonomasia, ha supuesto una estación de esas con parada y fonda para las que, lamentablemente, no me habría hecho falta alforja alguna.

Otra de esas galerías que he transitado en este viaje ha sido la de las grandes damas del mainstream español. Me animo a incluir un título de Julia Navarro: Dispara, yo ya estoy muerto. Lo hago porque me parece un loable intento de explicar para todos los públicos, a través de la ficción, el conflicto entre palestinos e israelíes. También porque detrás de una técnica narrativa muy mejorable, y de una longitud que se me antoja excesiva, se percibe una mirada compasiva y madura sobre el ser humano, algo que en los tiempos que corren se agradece. 

Imposible dejar de mencionar a Almudena Grandes y a sus “episodios nacionales”. Tengo algunas dudas sobre si mucha gente, o incluso ella misma, englobaría sus novelas en esta categoría de mainstream, pues mantienen cierta aura de literatura “literaria”. Sea como fuere, después de leer algunas de las novelas de su serie, encuentro que, pese al sentimentalismo y a una parcialidad llamativa para alguien que pretende ilustrar “lo que pasó”, son novelas dignas para un gran público que busque una literatura entretenida y no del todo banal, pese a los tópicos, de una autora comprometida con su proyecto. 

También he transitado durante este viaje por una peculiar galería de la literatura comercial: la de las presentadoras de televisión. Comprendo que para una editorial fichar a una cara famosa supone, además, ahorrar en publicidad. No creo que lo de escribir novelas sea un mal endémico de los platós televisivos: me resulta más fácil pensar que la manía de escribir se les contagió en la facultad de Periodismo. Más allá del mérito que por sí mismo tiene escribir una novela, en esta galería hay de todo: por lo que he catado, más ganas de epatar que exigencia técnica o artística. Entre todas ellas, quizá un paladar más exquisito pudiera sacar algo de la rareza de La vigilante del Louvre, de Lara Siscar.

Hace unos años, en el 2014, un periódico nacional se refirió al nuevo libro de Donna Tartt, El jilguero, como “un vuelo entre la alta y la baja literatura”. Afirmaban que borraba la distancia entre ambas, que su obra era ese unicornio: el best-seller de calidad. No me negarán que es una buena estrategia de ventas. En España fue editado por Lumen, un sello cuyo catálogo suele conjugar con éxito calidad y ventas. Podría ser un thriller literario, o algo así, pues supone una curiosa mezcla de temas y ritmos narrativos de mainstream, con una construcción de personajes puntillosa y la sugerencia de algunos conflictos no demasiado mainstream. El jilguero es un artefacto de excesivo metraje, en mi opinión, pero de lectura interesante. Así como los anteriores textos de la autora: Juego de niños y El secreto

Para terminar con esta etapa del viaje, me parece de ley mencionar las que han sido escogidas por los medios como novelas del año en 2017 y 2018. Me refiero, claro, a Patria, de Fernando Aramburu, y a Ordesa, de Manuel Vilas. 

Confieso que siento pudor al incluir estas dos novelas dentro de este apartado de recomendaciones relativas, y al atreverme a hablar de ellas. Todos ustedes ya saben que han vendido mucho, y han sido muy leídas y aclamadas por crítica y público. En el caso de Patria, parece bastante evidente que su éxito obedece a que necesitamos hablar del terrorismo de ETA, por las hondas cicatrices que nos ha dejado, en especial a quienes lo sufrieron más de cerca. Imagino que hacía falta que esta narración viniera de la mano de un escritor “serio”, como Aramburu, con una trayectoria detrás, a pesar de que el artefacto me invita a repetir en buena medida lo dicho sobre Almudena Grandes (no en vano comparten estos dos autores sello editorial, Tusquets): es, en mi opinión, una novela mainstream con el marchamo de novela literaria. Pero ese éxito de ventas y de crítica demuestran que era necesaria, no solo para su autor. Su eficacia para enganchar a los lectores, y el que haya funcionado con ella el boca-oreja, se podría explicar por el uso de tópicos accesibles para la sensibilidad de la mayoría, por un ritmo narrativo de thriller, que logra una gran tensión que atrapa al lector, también por una retórica un tanto impostada a veces, que puede haber creado en muchos la sensación de estar leyendo algo “muy literario”; y, por supuesto, por un testimonio de veras valioso, bajo mi punto de vista,  de una época que ojalá haya quedado atrás para siempre.

Ordesa tiene poco o nada que ver con Patria, ventas aparte, o ni siquiera. Para empezar, cuesta pensar en el libro como una novela. No me gustaría pecar de ingenua con esto de la autoficción, pero en el libro de Vilas parece haber poco de ficción y bastante de confesión, o de desahogo. No voy a entrar a juzgar la calidad de la escritura, que me parece fuera de cuestión; pero sí sospecho que, si preguntáramos a quienes lo han comprado si han logrado leer entero el libro, nos llevaríamos alguna sorpresa. La lectura provoca pudor e incomodidad, emociones no demasiado mainstream; por eso resulta muy interesante en este caso la eficacia del ya mencionado boca-oreja, pues no es precisamente un libro que entretenga y haga pasar un buen rato. Por suerte, existe la empatía, y como todos hemos sufrido pérdidas, obsesiones y adicciones, Ordesa ha funcionado entre el gran público. Son buenas noticias, para el autor y para la editorial. Para todos, en realidad. Por su éxito extraño, por su humanidad, por ser una poco mainstream confluencia astral, empujada por esta moda de "lo real”, sí… por todas estas razones creo que Ordesa merece algo de tiempo y que cada uno saque sus conclusiones personales.  

Y antes de saltar a la siguiente etapa, no me resisto a comentarles, así, de pasada, que me he reído con Maldito karma, de David Safier. Aunque, en materia de risa, puede que sea útil buscar en los baúles públicos de Eduardo Mendoza, premio Planeta aparte.

Recomendaciones francas, sí

Y por fin llegamos a la parte más agradable de mi ruta del best-seller: los libros con los que he disfrutado, y con los que me gusta pensar que casi cualquiera podría pasar un buen rato, pensar un poco y quizá algo más.

El primero tiene trampa, pues no es una novela, sino cinco. Y muchos esperamos que pronto sean seis. Me refiero a Canción de hielo y fuego, de George R.R. Martin, la famosa saga de Juego de tronos, que ya era famosa entre el público lector antes de que la serie de televisión la convirtiera en un fenómeno. La sorpresa es que las novelas se leen solas: su calidad podría hacer dudar al censor más esnob. Calidad en el uso de los elementos de su género (fantasía épica), esa mezcla de lo realista y lo fantástico, que recuerda a Tolkien por su naturalidad. Y calidad narrativa: en realidad, es una novela de personajes; personajes que, a la natural complejidad de la trama, con sus idas y venidas, unen una complejidad psicológica inaudita en otros best-sellers. Su caracterización es cuidadosa, siempre a partir de sus conductas. Todos ellos tienen conflictos internos que resolver y van evolucionando conforme la trama general (¿quién se sentará en el trono de hierro?) avanza. Destaca la coherencia, tanto en las voces de los narradores múltiples como en el complicado entramado argumental. También la ausencia de tópicos y de sentimentalismo, y, aunque suene masoca, la escasa complacencia hacia el lector. Quizá parte del enganche se deba a esto, a la incomodidad constante en la que nos mantiene durante la lectura: sabemos que no dudará en contrariar nuestros deseos, e incluso esto se convierte en un elemento para el suspense. Es una gran obra de género, incluso a pesar de haber triunfado. Y disculpen la ironía. 

La siguiente novela es cosecha nacional: Monteperdido, de Agustín Martínez. Se trata de una novela de intriga, un thriller ambientado en un pueblo del pirineo oscense que fue publicado en el año 2015. Es uno de esos libros cuyo recorrido ha ido de menos a más: poco a poco se ha consolidado, hasta que ha llegado a lo que, hoy por hoy, parece el culmen de toda obra literaria: convertirse en serie de televisión. Pronto podremos ver Monteperdido en su versión televisiva, pero les consejo que antes le den una oportunidad a una novela que maneja los recursos de la intriga a la perfección. La situación es algo –por desgracia– de actualidad: los siniestros secuestros de jóvenes para uso y disfrute del psicópata de turno. El texto –con algunos lógicos defectos de manejo de la técnica novelística, pues el autor viene del mundo del guión– destaca por el excelente ritmo narrativo y, sobre todo, por la construcción de una atmósfera magnífica, tanto física como, sobre todo, humana. Las buenas obras literarias ayudan a conocer un poco más el mundo, así como a los seres humanos. Monteperdido ofrece un estudio de personajes que merece la pena conocer. Amén de que el libro es de esos que atrapan el pensamiento y no nos deja parar hasta que llegamos al final. Supongo que por empatía, pero también por morbo.

Por cierto que el dominio de las teclas de la intriga o del suspense, entendidos estos en un sentido amplio –como todos los recursos nobles que logran que el lector se interese por el destino y vivencias de los personajes–, no debería de ser territorio solo de los autores más comerciales, en mi opinión. No creo que haya una sola gran novela que no una el manejo de estos recursos al resto de sus bondades. 

No me parece demasiado aventurado suponer que cualquier amante de la literatura gozará con la lectura de El gran imaginador, de Juan Jacinto Muñoz Rengel. Una novela que es un gran homenaje a Cervantes, escrito desde la imaginación, por y para la imaginación. El periplo del Gran Imaginador nos lleva por lugares de la historia de la literatura que da gusto visitar, y en los que se percibe la sonrisa de fondo del autor, que es el primero que ha disfrutado del viaje. Es una aventura llena de acción, con algunos puntos gamberros, sí, pero también una lectura llena de referencias literarias y de ironía, y también de algo de surrealismo. Enreda las tramas y enreda también la ficción y la realidad con un desparpajo asombroso, en un discurso sólido, guiado con mano firme, que filtra a través de un narrador omnisciente, propio del best-seller. Es imaginativa no solo en las situaciones que plantea, sino también en la forma de hilar el discurso, ocurrente y original. Y utiliza ese humor sutil, una ironía de fondo muy cervantina. 

Elizabeth Strout se descolgó en el año 2008 con una novela, Olive Kitteridge, que le valió un premio Pulitzer. No es una novela mainstream, sino una dura ilustración de la vida en la América profunda. Una obra de arte incontestable, aunque también tenga serie de televisión. En 2016 publicó el texto que incluyo en mi lista personal: Me llamo Lucy Barton, que, quizá por la fama que precedía a esta autora, se convirtió en un best-seller, que aquí publicó un sello más bien comercial, Duomo. Este es un hecho que resultará peculiar al que se acerque a la novela y espere encontrar los lugares comunes que suele haber en los libros con esa etiqueta. Sin renunciar al telón de fondo de esa América profunda (que podría ser el territorio, creo, de casi cualquier país de cultura occidental), el libro explora las relación madre-hija con una sensibilidad y una brutalidad asombrosas. Habla de las heridas de la infancia, del amor imperfecto de los padres, de la incomunicación. Strout nos cuenta una historia breve y profunda, lejos de la pretenciosidad. Se trata de una novela imperfecta, con algunos problemas técnicos al final que Strout resuelve “de aquella manera”. Defectos que ponen a prueba a nuestro esnobismo: ¿podría la técnica perder importancia frente a la sinceridad y al poder de emoción de la historia? ¿Qué importa un narrador algo errático al final frente a la posibilidad de revisitar nuestra infancia y hacer las paces con ciertos amores imperfectos?

Mi siguiente recomendación es un cuento gótico: La leyenda de la isla sin voz, de Vanessa Monfort. Dudo que este libro, pese a la vocación de su editorial (Plaza y Janés), se haya convertido en un best-seller, si bien sería una buena noticia. Su autora sí que ha triunfado en ventas con su siguiente novela, Mujeres que compran flores. Les invito a que disfruten de la mano del protagonista –ni más ni menos que Charles Dickens– de una historia escrita con el tono envolvente de los cuentos maravillosos, llena de coherencia y de amor por la literatura, con un estilo impecable. Una novela entretenida, escrita con calidad, que derrocha Dickens por los cuatro costados.

Y de un cuento gótico salto a un cuento de terror, de un indiscutible autor de best-sellers: Stephen King. Justo he escogido un texto, de los chorrocientos de este autor, que se salta todas las premisas autoimpuestas para esta lista: es un relato, no una novela. En rigor no es un best-seller, pues el autor lo colgó en su web para la libre descarga, y fue publicado en el 2000. Me refiero a Montado en la bala, un relato que es una demostración del valor expresivo de la literatura, en cualquiera de los géneros y voces que la forman. El lenguaje de King se mueve en un registro popular, utiliza motivos adaptados al género fantástico y de terror, y sin traicionar nada de esto logra un relato entretenido, sensible y profundo, sobre un tema que atañe a todo bicho viviente. 

Para cerrar la lista, una nueva trampa: otra saga, una novela que son cuatro en realidad: la historia de las dos amigas abierta por La amiga estupenda, de Elena Ferrante. Esta historia en cuatro tiempos no está escrita desde las premisas genéricas del best-seller; ni, como ya hemos comentado, Lumen es un sello especializado en aquéllos, pero espero que me permitan la licencia de recomendarles esta historia al alcance de cualquier público, tanto por estilo como por la temática, llena de intensidad, de verdad y de veneno. Se trata de otro ciclo novelístico que ha sido bendecido por la televisión. Porque la historia interesa, es asequible, tiene su dosis de suspense, sin necesidad de que medien cadáveres ni investigadores –que nada tienen de malo, por otro lado–, ni efectos especiales. Pura literatura, a mi modo de ver, sin sentimentalismo, que también podrían haber tratado de vender como best-seller de calidad.

Seguro que se han dado cuenta de que la que les propongo es una lista corta. Con ella llegamos al final de este periplo. Imagino que habrán echado de menos numerosos títulos: a pesar de la relevancia pública de sus autores y/o de las ventas, he preferido abstenerme de mencionar siquiera a muchos, lo cual no implica desprecio, ni juicio de valor alguno, sino que es la consecuencia de mis preferencias personales, en unos casos; en otros, lo ha causado la limitación tanto de mis lecturas, como ya reconocí, como del espacio de este texto. Algunos comentarios sobre la colección de Harry Potter o alguno de los títulos para adolescentes de John Green; La sombra del viento, de Ruiz Zafón; la trilogía de la ciudad blanca de Eva García Sáenz de Urturi, etc., podrían haber formado parte de ese nutrido pelotón. 

Otras ausencias sí que son deliberadas: ni por su calidad, ni por su contenido –esa perpetuación de los sueños sentimentales femeninos basados en roles machistas–, podría recomendar la lectura de novelas como la serie Cincuenta sombras de Grey o Crepúsculo. Intuyo que mi opinión, de llegar al conocimiento de dichas autoras, no amenazaría en absoluto su autoestima ni sus ventas, y por eso me permito mencionarlas. Tampoco creo que Dan Brown se duela porque no lo escoja para este baile. También es de ley mencionar que me he topado con mucha crueldad malsana, mucha cursilería y mucho baile de pollos sin cabeza. 

Les invito a que lean y opinen. El éxito traducido en ventas es algo misterioso. Ojalá la calidad, lo valioso, recibiera ese premio. Ojalá lo popular, lo que queda al alcance de todos, fuera tratado con otros baremos, sin menospreciar la capacidad, ni el gusto del gran público. Ya habíamos reflexionado sobre ello en este espacio. Permítanme unas líneas más para subrayar mi optimismo y expresar un deseo, espero, no demasiado ingenuo: creo que es posible hacer literatura popular con calidad literaria suficiente como para que el criterio de rechazo de los paladares más exquisitos sean el gusto personal, y no la dejadez –o la desfachatez– de la escritura, en todos sus aspectos. Para ello haría falta un compromiso serio. Entre los escritores y los editores, por supuesto; pero también hacen falta lectores comprometidos: para pagar por los libros, para leerlos, para regalarlos; para probar sabores nuevos que refinen su paladar y fortalezcan su criterio, más allá de las modas; para rechazar lo banal, la crueldad gratuita, las mamarrachadas, y así obligar al resto de la cadena a no que no nos menosprecien y a que produzcan artefactos que merezcan la pena, independientemente de quien los firme.

Dicho queda. Como ven, este viaje termina casi con formato de carta a los Magos de Oriente. Solo me queda desearles, mainstream o no, que sus lecturas les hagan muy felices en este año que comienza.

Libros mencionados: 

Fernando Aramburu, Patria. Tusquets, 2016.

Elena Ferrante, La amiga estupenda. Lumen, 2011.

Ken Follett, Los pilares de la tierra. Plaza y Janés, 1989.

Stephen King, Montado en la bala, 2000

Cristina López Barrio, La casa de los amores imposibles. Plaza y Janés, 2010.

George RR Martin, Canción de hielo y fuego, 5 tomos. Ediciones Gigamesh, 2002-2003-2005-2007-2012.

Agustín Martínez, Monteperdido. Plaza y Janés, 2015

Vanesa Montfort, La leyenda de la isla sin voz. Plaza y Janés, 2014

Juan Jacinto Muñoz Rengel, El gran imaginador. Plaza y Janés, 2016

Julia Navarro, Dispara, yo ya estoy muerto. Plaza y Janés, 2013

Donna Tartt, El jilguero. Lumen, 2013.

David Safier, Maldito karma. Seix Barral, 2007.

Elizabeth Strout, Me llamo Lucy Barton. Editorial Duomo, 2016.

Manuel Vilas, Ordesa. Alfaguara, 2018.

-------------------------

Leonor Sánchez Martín es máster en estudios literarios (UCM). Trabaja como profesora de escritura creativa en los talleres Fuentetaja (Madrid). Es colaboradora externa del grupo PRH. También habla sobre escritura, vida y milagros en todoesnovela.com.

Twitter: @todoesnovela

 

Hace ya demasiado tiempo recibí el encargo de escribir para este Ministerio una suerte de “ruta del best-seller”: diez novelas mainstream de los últimos diez años, cuya lectura pudiera recomendarse a un lector de alta literatura sin prejuicios, que quisiera darle una oportunidad al “género” sin necesidad...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Leonor S. Martin

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Muriel

    Leonor Sánchez Martín: Ha leído los libros traducidos que cita en su artículo gracias al trabajo de unos profesionales que no menciona en su lista y que no debería escatimar a los lectores. No cuesta nada. Sus lectores se lo agradecerán. Elena Ferrante, La amiga estupenda. Lumen, 2011. Trad. Celia Filipetto Ken Follett, Los pilares de la tierra. Plaza y Janés, 1989. Trad. Rosalía Vázquez Tomás / Anuvela Stephen King, Montado en la bala, 2000. Trad. Jofre Homedes George RR Martin, Canción de hielo y fuego, 5 tomos. Ediciones Gigamesh, 2002-2003-2005-2007-2012. Trad. Cristina Macía Donna Tartt, El jilguero. Lumen, 2013. Trad. Aurora Echevarría David Safier, Maldito karma. Seix Barral, 2007. Trad. Lidia Álvarez Grifoll Elizabeth Strout, Me llamo Lucy Barton. Editorial Duomo, 2016. Trad. Flora Casas

    Hace 2 años 10 meses

  2. Gabinoz

    Lo correcto es 'in medias res'. http://lema.rae.es/dpd/srv/search?key=res

    Hace 2 años 10 meses

  3. Godfor Saken

    Lees un montón de libros y luego escribes un artículo para la revista de filosofía. Pero los tipos que escribieron los libros que tú has leído debieron de leer otros libros antes de escribir los suyos. Y ésos que escribieron todos esos otros libros debieron de leer otros libros más antiguos, y así seguimos hasta llegar a un tipo muy antiguo que no tenía nada que leer antes de escribir su libro, quiero decir que no tenía nada salvo el Libro de la Naturaleza. Me confunde... ¿por qué no puedes acudir directamente al Libro de la Naturaleza, por qué debes leer todos esos libros intermedios? Stephan Themerson, “El misterio de la sardina”.

    Hace 2 años 10 meses

  4. Godfor Saken

    De la novela "Necrosfera", de César Martín Ortiz (editorial Baile del Sol, Tenerife, 2017): Los sapiens tienden a repetir lo que ya han hecho antes, tanto si es bueno como si es malo. Los sapiens carecen de criterio moral; están fatalmente ligados a la costumbre, a la de su grupo y a la de cada uno en particular, de ahí que sea imposible rehabilitar a un criminal o a un simple canalla sin una severa reprogramación. El único modo de que un sapiens no sea dañino es acostumbrarlo a que no lo sea, condicionarlo para que no pueda elegir hacer el mal; pues si se le deja libertad de elección, tarde o temprano terminará por convertirse en un virus mortífero. La situación ideal sería aquella en la que fuese el propio grupo humano el encargado de desalentar la maldad como pauta de conducta aceptable, pero en toda la historia del sapiens nunca han existido comunidades de ese tipo, un hecho que han reconocido algunos de los sapiens más honrados y perspicaces y que se debe, probablemente, a que solo los peores sapiens sienten inclinación hacia el gobierno de sus iguales para así abandonarse a la fantasía de que no son sus iguales. No obstante, la transmisión escrita de la cultura hizo posible durante algún tiempo la existencia de comunidades humanas virtuales, formadas por personas que nunca se conocieron directamente y que estaban, en su mayor parte, muertas. El sapiens que poseía libros y los frecuentaba desde su juventud pertenecía con mayor arraigo y lealtad al grupo formado por los escritores de libros que a la comunidad física en la que había nacido y con la que usualmente mantenía relaciones débiles cuando no hostiles. El trato con el grupo de los mejores sapiens muertos constituía un ejemplo y una educación para los vivos, un impulso de mejora, y este es el motivo de que rechazaran cada vez con mayor repugnancia la sociedad de sus conciudadanos próximos. Desgraciadamente, esta posibilidad y esta esperanza fueron efímeras. A los que se consideraban a sí mismos propietarios de todo lo existente les convino que los otros sapiens aprendiesen a leer para de este modo servirse no solo de sus cuerpos sino también de sus intelectos. Llegó un momento en el que cada vez más gente leía libros. Millones de sapiens descubrieron, a través de la lectura, una manera de eludir el destino de bestialidad y servidumbre que los propietarios les presentaban como el único a su alcance. Y como la lectura estimula el pensamiento y el pensamiento anhela la expresión, muchos de estos lectores se convirtieron en escritores que, de generación en generación, apoyándose en los hombros de los que los habían precedido, aprendieron a mirar más lejos y fueron volviéndose cada vez más sutiles y audaces a la hora de examinar, interpretar y condenar la realidad prefabricada por los propietarios. Gracias a los libros, mucha gente empezó a soñar con la rebelión y a acariciar con dedos de esperanza un argumento no escrito con tinta sobre papel sino con gestos sobre el tiempo. Los poderosos prohibieron libros, los censuraron, los quemaron, cerraron editoriales. Encarcelaron y a veces corrompieron a los escritores y eliminaron a los que no pudieron comprar, pero con esto solo consiguieron que la comunidad virtual del libro se volviera más apasionada y secreta, más consciente y segura de su verdad. La furiosa reacción de la clase dominante había sido la propia de una bestia herida. Solo el presagio de muerte que trae consigo un intenso dolor podría explicarla. La cultura los desgarraba como una lanza a un cerdo salvaje y la comunidad virtual del libro afilaba en secreto la hoja. Los propietarios no tuvieron más remedio que cambiar de táctica: empezaron ellos mismos a escribir libros. No personalmente, claro está: después de siglos de endogamia y degeneración vital, los propietarios estaban incapacitados para cualquier clase de trabajo, incluso el que desempeñaría con desenvoltura un disminuido psíquico, y escribir un libro es un trabajo duro. Lo que hicieron fue pagar con esplendidez a algunas personas para que escribieran libros estúpidos e inundar el mercado de modo continuo con toneladas de aquellos libros, de modo que los verdaderos libros se tornasen imperceptibles. La posibilidad de encontrar un libro auténtico entre aquella catarata de estupidez se fue haciendo cada vez más pequeña, hasta la irrelevancia estadística. Los nuevos lectores jóvenes, sin ayuda de un maestro, ya no tenían la menor oportunidad de encontrar un libro que los hiciera mejores, más libres y esperanzados. No puede haber buenos lectores sin buenos libros, y a la inversa. La comunidad espiritual de los buenos lectores desapareció ahogada en numerosa imbecilidad, y con ella la última perspectiva de autorregeneración que le quedaba al sapiens.

    Hace 2 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí