1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La justicia negada a Giulio Regeni

La familia del joven asesinado hace dos años en El Cairo está convencida de la participación del Estado en el suceso y de que el propio presidente Al Sisi estaba al corriente

Ismael Monzón 26/12/2018

<p>Acto en recuerdo de Giulio Regeni.</p>

Acto en recuerdo de Giulio Regeni.

Alisdare Hickson

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Tres años después, Paola Deffendi y Claudio Regeni eligen sus apariciones públicas de forma selectiva. Pocas entrevistas, escasa exposición mediática y un alto grado de concentración en todo lo que contribuya a la persecución de justicia para su hijo protagonizan su vida. En todo este tiempo han esquivado el morbo. Por eso, cuando llegan a la sede de la federación de periodistas italianos son tan respetados. El acto debe durar dos horas: una hora y media para la conferencia y otros treinta minutos para los reconocimientos mutuos. Paola no deja de agradecer el esfuerzo a abogados, fiscales y a la prensa. “Nos hemos convertido en un equipo”, asegura. Sin ellos, piensa, la memoria de su hijo, Giulio Regeni, se habría perdido entre las efímeras páginas de la crónica negra. Desde principios de 2016 la familia lleva luchando para que el asesinato del joven, secuestrado y torturado en Egipto, tenga unos culpables. Cientos de plazas de toda Italia lucen carteles en los que se lee “Verdad por Giulio Regeni”. El recuerdo sigue intacto. En las últimas semanas, la Fiscalía de Roma ha inscrito a cinco agentes de la Policía y de los servicios secretos egipcios en la lista de investigados por su muerte. Pero el expediente judicial que debe descansar en algún cajón de El Cairo, el único lugar en el que los asesinos pueden cumplir realmente una condena, también permanece inmutable ante la inacción de sus autoridades. “Vemos que el escenario se va definiendo y aunque nos veáis bastante normal, realmente sigue siendo igual de difícil”, reconoce el padre del chico. El caso avanza lentamente, se van destapando certezas siempre camufladas, pero las posibilidades de que haya justicia no han dejado de ser remotas. 

Giulio Regeni era un estudiante italiano de 28 años, nacido en Trieste y criado en la provincia de Udine, que había llegado en 2015 a El Cairo con la intención de estudiar el movimiento sindical egipcio para su doctorado en Cambridge. Alumno brillante, ganó varios premios a nivel europeo, antes de que la universidad británica le otorgara una beca de 10.000 libras para que completara sus estudios, en colaboración con la Universidad Americana de El Cairo, la más prestigiosa de este país. El joven se manejaba en árabe, por lo que mantenía de forma autónoma una red de contactos con distintos representantes de los vendedores ambulantes, el sector en el que había centrado su investigación. Las agrupaciones de trabajadores jugaron un papel importante durante las revueltas que acabaron en 2011 con la dictadura de Hosni Mubarak, de modo que Regeni quería comprobar cómo se habían transformado tras la vuelta al régimen militar de manos de Abdelfatah Al Sisi. Tradicionalmente estos sindicatos eran una suerte de movimientos verticales, controlados por figuras del aparato gubernamental. Y precisamente, el líder de uno de estos colectivos fue quien le traicionó. En un vídeo grabado por este hombre –que fue estudiado por el fiscal general egipcio– se ve cómo Giulio se niega a entregarle un dinero que éste le pide. Fueron las últimas imágenes que se han podido ver del estudiante con vida. Después, el representante de los vendedores ambulantes reconoció haberlo denunciado a la Policía como un servicio a la patria. 

El 25 de enero de 2016 se perdió la pista de Regeni. Ese día se conmemoraba el quinto aniversario del inicio de las protestas que acabaron con Mubarak, una fecha simbólica en la que el régimen ha aumentado siempre el celo para evitar siquiera que los egipcios recuperen la memoria. El joven tenía previsto asistir a una fiesta de cumpleaños cerca de la emblemática Plaza Tahrir, el corazón de la revolución, pero nunca llegó a su destino. Nueve días más tarde, su cadáver fue encontrado en la cuneta de una carretera que une El Cairo con Alejandría, con evidentes signos de tortura. Tenía contusiones por todo el cuerpo, varias costillas rotas, decenas de huesos fracturados y quemaduras producidas por cigarrillos. Su madre confesó más tarde que había reconocido a su hijo “sólo por la punta de la nariz”. Sin embargo, la primera versión del Gobierno egipcio fue que se había tratado de un accidente de tráfico. Mantuvieron incluso la teoría hasta los imprescindibles análisis forenses. Y después, obligados por las evidencias, se abonaron a todo tipo de conspiraciones, como que el joven actuaba en realidad como espía, que traficaba con drogas, que había sido víctima de un crimen entre homosexuales o que cayó en manos de una milicia de los Hermanos Musulmanes. Un par de meses más tarde, dieron el caso por cerrado. Los servicios secretos egipcios comandaron una operación que acabó con la muerte a tiros de cuatro supuestos miembros de una banda criminal que habría asesinado al joven. En su piso encontraron perfectamente ordenada una bolsa de deporte con la bandera italiana, junto con el pasaporte, tarjetas de crédito y carnés de la universidad de Regeni. La versión fue desmontada, naturalmente, por los fiscales italianos. Aunque para la abogada de la familia, Alessandra Ballerini, “el hecho de que colocaran allí toda su documentación es un indicio bastante fuerte para pensar que el aparato de inteligencia estaba implicado en el crimen”. 

Italia retiró en aquel momento a su embajador de El Cairo y abrió una investigación en paralelo, al comprobar que la colaboración por parte de sus colegas egipcios sería inexistente. Las grabaciones de las cámaras de seguridad del metro, por donde Giulio había pasado poco antes de ser secuestrado, se habían borrado. Incluso varios expertos jurídicos especializados en derechos humanos, que investigaban el caso desde el país árabe, fueron arrestados posteriormente. Tras la llegada al poder del mariscal Al Sisi, las ONG han reiterado que decenas de miles de egipcios han desaparecido, muchos de ellos internos en cárceles militares que oficialmente ‘no existen’. La represión también ha provocado miles de muertos. Pero el régimen militar habría traspasado la línea roja de acabar con la vida de un occidental, que simplemente quería conocer cómo funcionaban las entrañas del Estado.  

Durante algunos meses el Gobierno de Roma mantuvo la presión, pero a medida que fue pasando el tiempo la política fue ganando terreno a las demandas de justicia. Andrea Dessi, experto en el Mediterráneo y Oriente Próximo del Instituto de Relaciones Internacionales italiano, reconoce que “al principio la opinión pública reclamaba que el Ejecutivo ofreciera una reacción fuerte”. “Sin embargo, los intereses estratégicos y económicos se han ido imponiendo. Italia no puede perder el apoyo de Al Sisi en el control de las fronteras con Libia, donde además tiene una relación fundamental con el jefe militar Jalifa Hafter. Y además, la empresa pública ENI tiene inversiones a las que no está dispuesta a renunciar en los yacimientos de gas al norte del país”, añade el analista. Un año después de la retirada del embajador, Roma terminó enviando un sustituto.

El pasado noviembre, Abdelfatah el Sisi fue uno de los pocos jefes de Estado que aceptó la invitación a la cumbre sobre Libia que organizó Italia en la ciudad de Palermo. Su presencia era una condición imprescindible para poder reunir en una misma mesa al jefe del Gobierno de Trípoli, Fayez al Sarraj, y al mariscal Hafter, que controla militarmente la región de Cirenaica, al este del territorio. Aunque el encuentro terminó siendo un fiasco tras la espantada prematura del militar y la retirada de Turquía. Italia siempre ha intentado sostener a Al Sarraj –reconocido por la comunidad internacional– marginando a Hafter, pero desde que se propuso controlar los flujos migratorios que pasan por Libia comprendió que la estabilidad del país sólo puede pasar por la integración de los distintos protagonistas, nunca dejando fuera a uno de los pocos hombres fuertes. En este proceso juega además un papel fundamental Francia, uno de los actores fundamentales en la caída de Gadafi, que ya ha movido ficha para intentar despojar a Italia de su histórica influencia en el país norteafricano. “Si Italia rompiera con el régimen de Al Sisi no sólo abandonaría el papel de primer socio comercial de Egipto en Europa, sino que estaría dejando un espacio en Libia que podría ser ocupado por otros”, insiste Andrea Dessi. Egipto cuenta con el apoyo financiero de Arabia Saudí y político de Rusia. Además, la Administración de Donald Trump ha acabado con todos los remilgos de Barack Obama a un presidente como Al Sisi, llegado al poder a través de un golpe de Estado. Y mientras, Francia y Reino Unido esperan su oportunidad en Libia. 

El propio Trump ha animado al primer ministro italiano, Giuseppe Conte, a ejercer su liderazgo en Libia. Y éste no puede ser empleado si no es de la mano de Egipto, que a su vez juega un papel estratégico para mantener el statu quo en la región a través de su acuerdo con Israel. Pese a que el nuevo Ejecutivo italiano –liderado por el Movimiento 5 Estrellas y la Liga– mantiene unas posiciones más proisraelíes, como demuestra la reciente visita del vicepresidente Matteo Salvini a Jerusalén, el investigador del Instituto de Relaciones Internacionales italiano no cree que el nuevo acercamiento a Egipto se deba a un cambio de caras en los palacios de Roma, sino a la tendencia que marca la realpolitik. Medio Gobierno italiano ha pasado ya en estos primeros seis meses de mandato por El Cairo sin incidir en el caso Regeni. “Yo he criticado a mi propio Gobierno por la inercia de su comportamiento”, afirma Luigi Manconi, expresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado y diputado por el Partido Democrático en la anterior legislatura. El dirigente considera que ya el anterior gabinete socialdemócrata fue demasiado indulgente, pero “pasar de considerar a Al Sisi un interlocutor para definirlo como un amigo supone un salto hacia una indecorosa indignidad”. El periodista Alberto Negri, asociado al Instituto para los Estudios Políticos Internacionales italiano, escribe simplemente en el diario digital Linkiesta que si Italia ha fracasado en la defensa de un connacional es debido a su “escasa relevancia en la escena internacional” y a que “no tiene medios o prefiere no usarlos para elevar su presión al régimen egipcio”.

El presidente de la Cámara de Diputados, Roberto Fico, líder del ala más izquierdista del Movimiento 5 Estrellas, sí que ha realizado un gesto al romper oficialmente relaciones entre el Parlamento italiano y el egipcio, tras la investigación de cinco agentes del país árabe por la Fiscalía de Roma. También esta decisión tiene un carácter más simbólico que práctico, porque resulta impensable que El Cairo aceptara que miembros de sus fuerzas de seguridad fueran juzgados o cumplieran condena en Italia. De hecho, Egipto ya rechazó oficialmente en un comunicado la investigación a sus agentes. La abogada Alessandra Ballerini subraya que la lista de sospechosos que ella maneja contempla una veintena de nombres, entre los que se incluye el jefe de la seguridad nacional y altos mandos de los servicios de inteligencia y de la Policía. Sin embargo, apela casi a la buena voluntad o a la mala conciencia de los implicados para que puedan ser castigados: “Cada vez que cojan un avión, deben saber que pueden ser arrestados y no volver a sus casas”. La abogada opina que “conociendo el férreo control de Al Sisi resulta altamente improbable que no estuviera al tanto de lo que ocurrió”. Aunque la psicosis colectiva implantada en Egipto para apuntalar un Estado que ha hecho de su razón de ser la lucha contra los Hermanos Musulmanes, considerados responsables de todo mal que afecta al país, también deja la puerta abierta a que a un puñado de culpables se les fuera de las manos el castigo contra Giulio Regeni y acabaran asesinándolo. Una cadena en la que estarían desde el sindicalista soplón hasta las cloacas del Estado. La familia confía en que los tribunales italianos hagan por fin justicia, pero son muchos los elementos que juegan en contra para que los asesinos de Regeni paguen por lo ocurrido. 

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ismael Monzón

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí