1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Sobre el discurso antitrans. (Todavía no me creo que tenga que escribir este artículo)

Nada bueno puede crecer desde el ataque a personas vulnerables ni desde el miedo a existencias diferentes

Beatriz Gimeno 31/12/2018

<p>'La magia de los peces'. (1925)</p>

'La magia de los peces'. (1925)

PAUL KLEE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

El discurso antitrans que crece a nuestro alrededor, y que se extiende por las redes, revela muchas coincidencias con la manera en que se construyen los discursos racistas o xenófobos. Muchas de las mujeres que lo comparten, y que se dicen feministas, constantemente aseguran que no son transfóbicas, de la misma manera que en Vox dicen que no son racistas, que solo tratan de impedir que los inmigrantes quiten derechos a los españoles. ¿Es o no un discurso tránsfobo? Analizo aquí los argumentos del discurso antitrans.

1. Todo él se levanta sobre la deshumanización y cosificación de las personas trans. Se habla de ellas como si no estuvieran delante, como si no tuvieran voz, como si se las pudiera tratar como un objeto de estudio. No se las escucha. Se habla desde la ignorancia, como si estas personas no llevaran décadas escribiendo o hablando. Se las expulsa de los espacios sin escucharlas, sin tener intención de establecer ningún diálogo: son culpables por ser, lo que digan no importa. La mayoría de quienes dicen no tener prejuicios no conocen personalmente a una sola persona trans ni se han permitido establecer ningún vínculo emocional con ella. Estos discursos defienden una identidad femenina construida sobre una dialéctica de los otros/as, definidas estas en términos de diferencia negativa que inevitablemente se llena de connotaciones esencialistas y letales para las personas a las que se les aplica la marca de “otras” y a quienes se somete a la condición de cuerpos descartables o, menos humanos.

2. Los supuestos peligros para las mujeres que supone el reconocimiento de los derechos trans no se basan en argumentos sino en fake news, en noticias claramente falsas provenientes de medios conocidos por ser distribuidores mundiales de bulos. Sorprende la facilidad con que dichos bulos son creídos, incluso por mujeres informadas, lo que da idea de lo fácil que es creer cualquier cosa que ayude a confirmar los propios prejuicios. Cuando el bulo se desmonta públicamente y se demuestra que la noticia es mentira, quienes lo han lanzado jamás se excusan ni lamentan el daño causado. Se hace obvio entonces que ni el daño ni la verdad son importantes, que cualquier medio es válido si sirve al objetivo del descrédito. Por eso es muy perceptible que por debajo de las supuestas razones hay algo parecido al odio.

Otro de los bulos más extendidos es el que afirma que si se facilita cambiar de sexo sin necesidad de diagnóstico médico (la transexualidad no es una enfermedad), ni necesidad de transformar el cuerpo, eso abrirá la puerta a que miríadas de maltratadores o violadores afirmen ser mujeres para librarse así del agravante de violencia de género. ¿De verdad alguien piensa que eso es posible? Tan posible como las denuncias falsas: hay jueces y fiscales y hay delitos de fraude de ley. Pero, sobre todo, cambiarse de sexo no es simplemente afirmar que se es del otro sexo y, misteriosamente, eso produce efectos legales y sociales. Si eso fuera así… ¿por qué las mujeres no deseamos aprovecharnos de esta facilidad declarándonos hombres para evitar, por ejemplo la discriminación salarial o cualquier otra? ¿Es ridículo este argumento? Pues igual que al revés. Cambiarse de sexo implica, entre otras muchas cosas, que el hombre reconvertido en mujer súbitamente por librarse de una condena llevará en adelante un DNI con nombre femenino y sexo “mujer” y con ese DNI tendría que hacer sus trámites, buscar trabajo, identificarse ante la policía, ante el médico, presentarse a un examen, etc. El cambio de sexo es irreversible y opera en todas las instancias sociales. Pero es que, además, aunque estos casos se dieran (que no se dan) esto no sería un argumento para impedir el reconocimiento de derechos a las personas trans. Si hay delincuentes, váyase contra ellos, pero pretender detener el reconocimiento de derechos sobre la base de un posible mal uso de los mismos es una idea terrible.

3. Se montan auténticas campañas de odio basadas cuestiones que ponen en peligro “nuestra” seguridad sexual al estilo de las peores campañas racistas. “¡Van a entrar en los baños/vestuarios de mujeres!” he leído. Para empezar, hace mucho que las personas trans ya entran en los baños/vestuarios de mujeres. El hecho de mencionar esa cuestión como si fuera a ocurrir a partir de un momento determinado sirve para que un asunto que no preocupa a nadie se convierte en un problema que se agranda sin que la racionalidad pueda jugar ningún papel. Es similar a: “¡hay una invasión de inmigrantes!”. Además, trata de crear pánico sexual: “Necesitamos espacios seguros”, dicen. ¿De verdad van a aumentar las violaciones porque las mujeres trans puedan entrar en los baños/vestuarios de mujeres? ¿Es que si un hombre entra en un baño de mujeres (asegurando que es trans) con la intención de violar a una mujer, le va a detener una muñequita en la puerta? ¿O son las trans las violadoras? ¿Por tener un pene funcional? ¿De qué estamos hablando? ¿De verdad tengo que argumentar sobre esto?

4. Relacionado con el anterior, otro discurso, con reminiscencias claramente fantasmáticas, es el de que las mujeres trans con pene funcional, pasan a ser –en la imaginación de algunas– potenciales violadoras por el hecho de tener ese órgano. Como tienen pene y funciona, lo usarán para violar. Más allá de lo dicho sobre los vestuarios, este argumento se usa también para defender que las mujeres trans no pueden ser internadas en cárceles de mujeres porque allí todas las reclusas están en riesgo de ser violadas. En primer lugar, sorprende el repentino interés por los derechos de las mujeres presas, siempre olvidadas. Además, como en el punto 2, hace décadas que las mujeres trans van a cárceles de mujeres, así que no hay nada nuevo. Lo terrible del caso es que se pretende que las mujeres trans cumplan condena en cárceles de hombres, dónde ellas mismas estarían en riesgo mucho más evidente de ser violadas. Este argumento demuestra que para quienes lo defienden, las mujeres trans no son seres humanos iguales en derechos. La suerte de una mujer trans en una cárcel de hombres no les merece una sola reflexión,  ni empatía, son menos que humanas. El discurso funciona aquí criminalizando a todo un colectivo a partir de los delitos de una parte ínfima del mismo. Exactamente el mismo mecanismo del racismo o la xenofobia

5. Se dice que las mujeres trans no pueden estar en espacios de mujeres porque no han sido socializadas como mujeres. Aunque eso es así, eso solo las convierte en mujeres diferentes a otras, con una visión del patriarcado desde otro lugar. No es más. Las mujeres con una discapacidad vivimos una socialización muy diferente a la de la mayoría de las mujeres. Es muy difícil imaginar lo que significa crecer, reconocerte como mujer y construirte en una sociedad que pone a las mujeres con discapacidad en el lado de las no-mujeres.

6. Se hacen simplificaciones que finalmente todo el mundo repite y que empobrecen extraordinariamente la teoría feminista. Se confunde teoría queer con una especie de caricatura de la misma que incluso gente formada acaba asumiendo acríticamente. Como sabe cualquiera que me conozca, soy poco entusiasta de la teoría queer… o nada. Sin embargo, la teoría queer no es un bloque compacto y muchas de sus aportaciones han sido malinterpretadas, simplificadas y mal utilizadas. Llamamos teoría queer a un compendio de escritos diversos que no ofrecen siempre una visión unificada y coherente de la misma realidad. La teoría queer no es enemiga del feminismo, algunas de sus aportaciones son muy valiosas y otras muchas, discutibles. Creo que lo más valioso de lo dicho por la teoría queer ya lo dijeron antes feministas radicales, pero en todo caso, se piense lo que se piense de esta teoría, esto no tiene nada que ver con la transexualidad más allá de que la teoría queer la haya pensado intensamente. La teoría queer no hace que las personas trans existan. Estas han existido siempre.

7. Se presenta la relación feminismo/transexualidad como una competición de derechos. Se mencionan, por ejemplo, países que reconocen los derechos trans y no el derecho al aborto. Pero la lucha por los derechos no son los “juegos del hambre”. Los derechos no se reclaman compitiendo con otros derechos y si se hace así, dicha reclamación pierde cualquier legitimidad.

8. Se hace a las personas trans responsables del esencialismo de género. Mujeres que son la misma imagen del estándar de género exigen a personas que necesitan un cambio de documentación para poder simplemente vivir que sacrifiquen sus vidas por la abolición de género (y habría mucho que debatir sobre si es útil políticamente poner la abolición del género al mismo nivel que, por ejemplo, la abolición de la prostitución, lo que supone situar ambas en un futuro más que remoto y en un ámbito casi suprapolítico). Muchas personas trans defienden que si los géneros fuesen más flexibles y no existiese la vigilancia de género sería posible que muchas de ellas se identificasen como hombres femeninos o mujeres masculinas sin necesidad de intervenir sobre sus cuerpos ni sobre su primera adscripción sexual;  pero, hoy por hoy, el sistema de género es un sistema muy bien armado que no permite existir en sus márgenes. En realidad, la existencia de la transexualidad lo que hace es confirmar lo que siempre dijo el feminismo, que el género no está ligado al cuerpo. Que estas personas quieran cambiar su sexo legalmente es lo normal teniendo en cuenta que todo el mundo necesita documentos donde se especifique un sexo concordante con su género o, de lo contrario, la vida se convertirá en un infierno. Las personas trans tienen el mismo derecho que cualquiera a tener vidas vivibles.

Estas son solo las cuestiones más evidentes que saltan a la vista y que, ante mi estupefacción, están calando. (Para quien esté interesado en un análisis más profundo puede profundizar en este artículo que escribí hace un tiempo. Finalmente, quien pretenda defender una teoría emancipadora pisando los derechos de otros/as, no percibiendo el sufrimiento ajeno, deshumanizando, cosificando, esparciendo bulos o convirtiendo la desinformación y la ignorancia en argumentos legítimos, no debería tener espacio en el feminismo. Nada bueno puede crecer desde el ataque a personas vulnerables ni desde el miedo a existencias diferentes. Siento que muchas hemos callado por miedo y tengo amigas que no retuitearán este artículo, aun estando muy de acuerdo con su contenido. Muchas hemos cedido posiciones por miedo: miedo a abrir otro debate irresoluble, miedo a la violencia de las redes, miedo a ser excluida de nuestro grupo de adscripción y a quedarse en tierra de nadie, pero callar cuando crece un discurso de odio nos hace cómplices del mismo. Y ya sabemos cómo acaba esto.

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Beatriz Gimeno

Escritora, activista y diputada de Unidos Podemos en la Asamblea de Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. alejandro jose

    Klee era un genio y Beatriz Gimeno también (una genia)

    Hace 3 años 8 meses

  2. Mattia

    Articulo estupendo. Observo que muchos de los argumentos se aplican perfectamente a las thesis abolicionistas. Pena que la autora defienda la postura abolicionista al mismo tiempo que ataca las transfobicas. Un apunte también sobre la teoria Queer: claro esta que las trans existirian y lucharian también sin la existencia de dicha teoria, pero no cabe duda que la teoria Queer es la mejor herramientas ha dado a las trans por entender su condición y emprender su lucha. Es porbable que sin esta teoria, las trans no se reivendicarian feministas de la misma manera.

    Hace 3 años 9 meses

  3. Marta

    Me encantaría saber por qué la autora se manifiesta "nada entusiasta" de la teoría queer. Necesito más información!! De todas formas, gracias Beatriz, por tanta sabiduría. Te saludo!

    Hace 3 años 10 meses

  4. Alicia

    He leído el artículo y no he dejado de preguntarme porqué la autora no incluye ejemplos de la transfobia de la que habla. Como feminista leo muchísimos medios feministas, estoy vinculada a muchos grupos feministas, en fin, que me paso el día entre feministas y nunca me he encontrado con este discurso, presuntamente tan generalizado. Sólo leo de transfobia cuando me encuentro con este tipo de artículos en los que se critica a feministas (sin ejemplos, enlaces, ...nada) presuntamente transfóbicas. Sin datos y sin ejemplos de cómo se materializa aquello que se está criticando, la fuerza de los argumentos de la autora quedan desinflados y se muestran como lo que son, construcciones mentales e intelectuales sin ningún contacto con la realidad. Según mi experiencia, las terfs, sólo existen para ser criticadas. Todavía no he encontrado ni una sola feminista con un discurso en el que pretenda justificar esta presunta violencia hacia personas trans. ¿Dónde están esas feministas? ¿Dónde encuentro esos discursos anti trans de feministas? ¿Dónde se dan o se han dado esas situaciones de discriminaciones violentas hacia trans por parte de mujeres feministas? Busco y busco y no encuentro nada de nada. No digo que no sea cierto lo que cuenta la autora pero para planteármelo necesito ejemplos reales, enlaces a textos y situaciones concretas en sitios concretos. ¿Dónde están?

    Hace 3 años 10 meses

  5. Zits

    Respuesta a Noelia. “Apela a la emocionalidad en vez de analizar los datos duros de por qué las mujeres están defendiendo sus espacios.” De emocionalidad nada. La que escribe es una activista feminista con muchos años a sus espaldas, y sí conoce bien las razones de por qué las mujeres defienden sus espacios. Lo que critica no es el razonamiento general para ello, pues lo comparte, sino los motivos de que una parte de las mujeres vean una amenaza a sus espacios por parte de mujeres trans. “Los hace responsables a las mujeres de encargarnos de otros movimientos en vez del de nosotras.” No, hace responsables a las mujeres, de las que ella por cierto forma parte y se incluye, de no contribuir en su lucha a pisar ni degradar la lucha por los derechos ajenos. Las mujeres y cualquier otro colectivo no tienen que hacerse cargo de la lucha trans, tienen que dejar a las personas trans en paz y reconocer a la mujer trans como una mujer, aunque no tenga la misma experiencia que una mujer cis. Por lo visto para muchas personas es pedir demasiado. “El feminismo es para las mujeres.” Y las mujeres pueden ser trans o cis, con diversidad funcional, negras, blancas o asiáticas. Asúmelo. “dos movimientos que podrían ser mutuamente complementarios y solidarios si no fuera porque uno se está tratando de apropiar del otro.” No es coherente criticar un hombre de paja cuando se cae en uno. Incluso cuando hubiese algún movimiento, o persona, o grupo de personas trans, que siguiera la tendencia que describes, al hablar de movimiento en singular estás generalizando a todo un colectivo, acusándole de apropiarse del feminismo. Tú también contribuyes a romper con esa complementariedad que defiendes. Debes hacer autocrítica. “Decir que las personas trans son parte del feminismo, ignorando la base de opresión y la experiencia de vida tanto de mujeres como de personas trans, es ser o muy ciego o derechamente malo.” Las mujeres trans, como mujeres, sí son parte del feminismo (que debe ser una lucha liderada por mujeres, pero ejercida por toda persona), y su experiencia tampoco es idéntica a la de los hombres trans, y mucho menos a la de los hombres cis. Pero claro, es fácil hablar de una realidad cotidiana que no vives a diario. Tampoco es idéntica la experiencia de una mujer blanca que negra, ni la de una mujer rica que la de una pobre, ni la de una con diversidad funcional que la que no lo es. Precisamente por eso Jimeno pone su propio ejemplo (la diversidad funcional) en el artículo.

    Hace 3 años 10 meses

  6. Zits

    Gracias Jimeno, como siempre rigurosa, coherente y muy valiente.

    Hace 3 años 10 meses

  7. Maverick

    Pues me ha gustado mucho tu articulo

    Hace 3 años 10 meses

  8. Mariel

    Estoy muy de acuerdo con su postura. Me defino como feminista en construcción, a pesar de mis casi 52 años...y digo en construcción, porque siempre estamos aprendiendo, y no puedo entender - nunca lo entendí -, cómo una minoría (y defino a las mujeres como minoría a pesar de ser el 50% de la población, a partir de la desigualdad de poder), digo, cómo una minoría, puede estar en contra de otra minoría (en este caso las mujeres trans)...Hablamos de subjetividades, de un sentirse mujer, por qué entonces discriminamos? Hace poco he tenido una discusión vía redes con una mujer que me decía que en la lucha feminista No entran las mujeres que no nacieron mujeres y yo pienso que eso sólo nos hace más frágiles a la hora de luchar. Muestra nuestras costuras, que probablemente las tengamos - como todos los colectivos - pero deberíamos suavizar si queremos lograr una verdadera causa común.

    Hace 3 años 10 meses

  9. Mar

    Ha sido grato encontrar finalmente un artículo que pusiera en su sitio contundentemente a las terf y sus tonterías. Estoy muy agradecida.

    Hace 3 años 10 meses

  10. Fem

    ¡gracias por el artículo!

    Hace 3 años 10 meses

  11. Akauali

    No existe tal cosa como el "transactivismo", del mismo modo que la derecha invento "ley de identidad de género" para atacar al colectivo LGBT+, las "feministas" transfobas inventaron "transgenderismo", "transactivismo" y "transmujeres", para darle "credibilidad" a su ideología fascista.

    Hace 3 años 10 meses

  12. Rafael

    "El feminismo es para las mujeres..." es una afirmación que amerita análisis. No la comparto. "Las mujeres están defendiendo sus espacios..." es una afirmación que no reconoce a las mujeres trans como mujeres, cosificándolas... es decir, haciendo exactamente lo que dice el artículo. Parece que no lo hubiera leído quien suscribe el comentario anterior.

    Hace 3 años 10 meses

  13. Noelia

    Esta columna está llena de hombres de paja y argumentos circulares. Apela a la emocionalidad en vez de analizar los datos duros de por qué las mujeres están defendiendo sus espacios. Nos hace responsables a las mujeres de encargarnos de otros movimientos en vez del de nosotras. El feminismo es para las mujeres, el transactivismo es para las personas trans, dos movimientos que podrían ser mutuamente complementarios y solidarios si no fuera porque uno se está tratando de apropiar del otro. Decir que las personas trans son parte del feminismo, ignorando la base de opresión y la experiencia de vida tanto de mujeres como de personas trans, es ser o muy ciego o derechamente malo.

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí