1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TECETIPOS

Curro no está en tu casa, está el racismo

Gerardo Tecé 26/12/2018

<p>La supuesta imagen de Curro que ha circulado por redes sociales.</p>

La supuesta imagen de Curro que ha circulado por redes sociales.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

 

La extrema derecha ha descubierto el product placement, la publicidad por emplazamiento. La técnica, como la política de extrema derecha, es tan facilona como antigua. En su versión más simple, el asunto consiste en que el protagonista de una serie de esas para toda la familia desayune cada mañana un tazón de cacao de marca que se preparará a ojos del espectador. Mirando a cámara y tras discutir con su hijo menor porque este va a llegar tarde al cole, el prota le dará un buen trago a su taza  –mmmm, riquísimo–, encontrando así un momento de placer y relax entre tanto estrés mañanero. También existen versiones más complejas que el posado ante cámara. En Náufrago, con Tom Hanks convertido en Robinson Crusoe, el product placement tocaba techo con la empresa de mensajería FedEx, capaz de llegar a cualquier sitio, tanto a una superproducción de Hollywood como a una isla perdida en mitad del pacífico. Una buena campaña de este tipo requiere que la historia que se narra resalte los valores de la marca que paga. En el caso de la mensajería, la capacidad de llegar a cualquier rincón. En el caso de la extrema derecha, patriotismo, rechazo al de fuera e indignación por el abandono al que, supuestamente, se ven sometidos los españoles de bien cuando llegan inmigrantes.

“Entran a robar a tu casa, con intención de matarte si se tercia, tu perro se defiende y un... decide que hay que matarlo.
No voy a ser políticamente correcta, ese tío no merece el aire que respira.
Decir que das asco, es quedarme tan corta...
Qué prisa os dais para lo que os conviene... Vaya mierda de sociedad. Ojalá nunca le encontréis, ojalá os pase a vosotros que os creéis dioses con toga.
Ánimo a los dueños. La gente buena está con vosotros”.

Es uno de los miles de mensajes de indignación generados por una noticia que ha corrido por las redes esta semana. El protagonista es Curro, un perro alano español –con un pequinés llamado Chang o un husky ruso llamado Serguéi, la historia no hubiera tirado igual ni de lejos–. El perro alano español, de carácter muy noble, según conocemos por las informaciones, posa con su correspondiente collar con la bandera de España al cuello en la ilustración de la noticia. Resulta que Curro defendía el jardín de su casa de los invasores, como hacía cada noche cuando, de repente, un malo de quien conocemos su origen rumano y su multirreincidencia (más de 70 veces fue detenido, especifica la noticia incapaz de situar en el mapa la localidad en la que se produjo el suceso) entró al jardín de una familia española, para, fuertemente armado, llevarse lo que no era suyo. El perro Curro –de nombre tan español como campechano– estaba educado en los valores de la propiedad privada, así que no dudó en tirar de bravura española defendiendo su hogar ante el asalto del extranjero. Curro mordió al rumano –era rumano, no olviden el dato– en su mano armada con palos y navajas, frustrando así su intento de fechoría. El asaltante –de origen rumano– se vio obligado a huir al tiempo que sacó un rato para denunciar a Curro ante la justicia, cómplice del caco rumano. Ahora, según estas informaciones, Curro ha sido condenado a muerte por una justicia que, ya se sabe, protege a los delincuentes extranjeros mientras abandona y persigue a las familias y perros españoles. Indignante es poco.

Lo escriben en Disney y se esmeran más en el relato. Un público con una edad con capacidad crítica de seis años te lo tumba por básico y estereotipado. La historia de Curro acaba por todo lo alto. No podemos ver a Curro –que ha resultado no ser el de la foto, alguien ha descubierto que está sacada de un banco de imágenes– porque está escondido, según informan las mismas webs propagadoras de bulos, en algún lugar a muchos kilómetros de su casa. No podemos ver al perro ni conocer a la familia, para evitar que lo encuentren y lo sacrifiquen. La historia, cargada de valores que se identifican con la marca Extrema DerechaTM, ha sido un éxito. Peticiones con miles de firmas dirigidas a los juzgados, –así, en general– para que no sacrifiquen al pobre perro y para que se dediquen a perseguir a los extranjeros delincuentes. Páginas de cazadores de animales piden que no maten al animal. Taurinos que se preguntan en masa dónde están ahora esos del partido Pacma, cuando Curro, el perro Disney, sufre. Miles de personas haciendo tendencia en redes sociales el hashtag #CurroEstáEnMiCasa como una forma de darle cobijo emocional a la nueva víctima de este país, España, que persigue a los españoles de bien. Una avalancha de indignación en la que se mezclan todo tipo de mensajes contra extranjeros, jueces y políticos que defienden “a los de fuera antes que a los de aquí”.

La historia del perro Curro y quienes se han indignado con su historia también podría dar para una peli de Tom Hanks. El actor, convertido en viejo cazador de bulos nacionalistas, desayunaría una taza de leche con dos cucharaditas de pensamiento propio mientras lee el enésimo bulo que corre por Internet. Mirando a cámara, Hanks diría: “Curro no está en tu casa, en tu casa están el racismo y las fantasías victimistas contra los extranjeros que te apetece oír”. Tom Hanks bebe de su taza. Una voz fuera de plano lo acusa de separatista. Fundido a negro.

 

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto. Es autor de 'España, óleo sobre lienzo'(Escritos Contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rivaldo

    no tí@, te la han colado

    Hace 3 años 10 meses

  2. cambo

    Cuanto rollo ultra de algunos posts defendiendo a un rico cn villa particular por que un perro tiene una banderita y que poco esta misma gente se preocupa pqe el PP ha metido quien ams gente en españa m.rahoy no arregl´ço las aptrulleras de SEnegal en 6 años y ahora ns austan cn que nos invaden ellos mismos y ademas matando a menores españoles d hambre, dejando a gente sin casa y sin tajo rescatando a ricos, robando del estado y privtizando y dejando a la gente pasar frio y arruinarse por cocinar al no poder pagar la luz = Pputas banderas

    Hace 3 años 10 meses

  3. Esperanza

    Estoy de acuerdo con el análisis de la noticia, pero para ser riguroso de verdad vendrá bien que nos dijerá qué hay de cierto en ese suceso, si poco, nada o todo. ¿Ese episodio se ha producido así o de forma parecida? Supongo que se podrá comprobar y contrastar.

    Hace 3 años 10 meses

  4. asdffasdf

    menudo artículo de mierda Asco que dais todos los putos progres extendiendo vuestra basura allá donde vais. Y luego seguro que te preguntas el por que se vota a vox. Seguro que piensa que todos son unos tontos fachas menos el, todo un intelectual. Ojalá te manden a Somalia y te dejen una nueva y grande cavidad anal

    Hace 3 años 10 meses

  5. Sebas

    Qué máquina!!

    Hace 3 años 10 meses

  6. jarijari

    Ha nacido otro medio progre. ¿Falconetti en su falcon con gafas de sol de piloto cuando no da el sol ni es piloto es otro caso de product placement ?

    Hace 3 años 10 meses

  7. c

    Que preocupacion d ls fachas por "el asalto a su castillo" pero nada de que el PP que ha pactado con Vx y C$ por tener mismos programas economicos, ha creado la crisis, ha robado, ha rescatado a ls ladrones y ha arruinado a la mayoria premienando a la minoria - No es que no pueda pasar es que es un fake,

    Hace 3 años 10 meses

  8. Un visitante

    ¿Qué clase de seres con hipoxia cerebral comentan la publicación? Señores/as el perro Curro no existe, es todo una patraña para dar bases al racismo que ustedes escupen. Ni perro de raza española, ni nombre español, ni familia española, ni rumano... Aunque viendo que no habéis caído en la cuenta de que es una noticia falsa puedo entender qué tengáis esa mentalidad, así nos va.

    Hace 3 años 10 meses

  9. Hasta los cojones de los progres demagogos.

    Muy bonito lo de criticar el racismo. Pero hay gente que vive con miedo por culpa de delincuentes que casualmente siempre son inmigrantes. Hay gente que no duerme por las noches porque tienen que hacer guardia en sus propiedades por culpa de rumanos que están haciendo estragos en huertas y granjas. En muchos pueblos no pueden dormir tranquilos. Ancianas asaltadas en su propia casa qué casualidad que también todos los casos que conozco los cometieron extranjeros. No todos los inmigrantes son delincuentes pero en proporción los inmigrantes delinquen más. Llámalo racismo o como te de la gana. Qué fácil criticar el racismo cuando tú no has visto asaltada tu propiedad incluso VARIAS veces siempre por inmigrantes, como le ha pasado a mucha gente.

    Hace 3 años 10 meses

  10. Paloma

    Pero qué narices has escrito?? Qué tiene que ver con que sea un rumano!. Como si es español, ladrón y armado entra en una propiedad y le ataca un perro. Que los medios periodísticos hayan dado esos titulares sensacionalistas dando la procedencia de la persona te invite a pensar que muchos españoles que no estamos de acuerdo con el sacrificio del animal, por la injusticia del caso en concreto, somos unos racistas me parece alarmante. Qué no habría revuelo si fuera un pequinés o un sharpei ? Tu en que mundo vives que comparas razas pequeñas con razas de presa?? Me explicas el sentido? Te has pasado de moderno

    Hace 3 años 11 meses

  11. Oso panda

    Muy bien, pero... yo me opongo a que se mate el perro sin importar: - sexo, identidad sexual o grado de fluidez del ladrón. - nacionalidad del ladrón (o de su familia). - raza, color de piel, de pelo o de ojos... del ladrón. - orientación sexual del ladrón. - afiliaciones políticas, balonpédicas o culinarias del ladrón. ¿Por qué se me tacha de racista? Yo estoy a favor de la doctrina "mi casa es mi castillo y lo defiendo", eso no es racismo. ¿Que es un bulo? Tal vez, pero en España las leyes están hechas a medida de los ladrones y no me extrañaría que fuera verdad, no será la primera persona que se haya visto en problemas por defender su vivienda dentro de ella. Porque tema aparte es si persigues al ladrón huyendo por la calle y le agredes, aquí hablamos de que estás defendiendo tu casa, tu familia, tus pertenencias... y te castigan por algo que en mi opinión es un derecho legítimo. Creo que el hogar debería ser un refugio de tranquilidad para cualquier persona, y violarlo me parece muy grave. Es decir, no nos indigna el perro, sino la desprotección de las leyes españolas contra los que asaltan viviendas. Luego que gana la derecha... ¿No os planteáis de que la izquierda comete un error si no pone leyes que castiguen como es debido los asaltos de viviendas, o que no te castiguen por defenderte si te asaltan? Mucha gente no vota a la derecha por ser racista o homófoba, la vota porque la derecha sabe jugar unas cartas que la izquierda no sabe jugar, y esas cartas son el miedo. Que tampoco es cuestión de permitir a la gente tener un AK-47 en casa, pero si de que si para defenderte de un asaltante le arreas un sartenazo, que el juicio sea rápido y favorable, que bastante tienes con el asalto, como para que encima te metan en la cárcel por ello. Insisto, la derecha juega la carta del miedo, ese instinto nos lleva a cometer verdaderas estupideces si nos manipulan bien. Esta noticia es una prueba palpable: miedo a que te entren en casa + miedo a los mataperros de Visavet, o mejor dicho, Kill-a-pet, que tenemos muy presente el recuerdo de Escalibur. ¿Ha habido leyes nuevas para evitar tanto asesinato de mascotas? ¿Hay leyes que te garanticen el derecho a la tranquilidad en casa? Que les pillan y al día siguiente están en la calle... insisto otra vez, la derecha juega esas cartas, la izquierda las ignora y luego pasa lo que pasa cuando llegan las elecciones, y como mucho decimos que si somos fachas, que si hay tongo o tontadas similares, nadie se plantea todo esto que digo, que la derecha juega con los miedos que la izquierda no cubre. Ah, luego me llamáis racista por decir esto, cuando yo he dejado claro que no miro el color de la piel ni nada que sea asunto personal del hipotético asaltante. Solo miro la tranquilidad de mi hogar y eso no es racismo. Tengamos dos dedos de frente, por favor, que nos jugamos mucho, que intentamos ser tan buenos que parecemos TONTOS, porque además, perdonar a un asaltante no es ser bueno, es ser malo con quién vive dentro y se le ha violado su derecho a la tranquilidad.

    Hace 3 años 11 meses

  12. nose

    https://www.club-caza.com/actualidad/actualver.asp?nn=8247 no es cierto entonces?

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí