1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Algunas razones por las que ya no digo “Estado español”

La reinvención de la idea de país por parte de la izquierda española no debe ser la piedra filosofal de su argumentario pero no podemos seguir ignorándola eternamente

César Rendueles 19/12/2018

<p>Fuga</p>

Fuga

MALAGÓN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Durante mucho tiempo la izquierda española a la que me siento más afín ha considerado que su papel en los conflictos territoriales que han atravesado –con distintas intensidades– la vida política de nuestro país en las últimas décadas era el de acompañar a la izquierda soberanista de Cataluña, Euskadi o Galicia. Nos sentíamos cómodos con la reivindicación del derecho de autodeterminación –una lucha clásica de las tradiciones antiimperialistas–, la denuncia de la pervivencia de inercias franquistas en la vida política y la carencia de un genuino proceso de justicia transicional en nuestra historia reciente. Sobre todo porque a menudo esas reivindicaciones implicaban marcar distancias con la derecha nacionalista del PNV o CIU, que pactaba con el PSOE y el PP políticas mercantilizadoras y en cuya agenda tampoco parecía ocupar un lugar prominente, más allá de declaraciones retóricas ocasionales, la soberanía popular.

Esa posición de la izquierda radical española era difícil y fácil. Era difícil porque te garantizaba no pocos enfrentamientos –no sólo ataques dialécticos sino reproches personales e incluso agresiones–, en especial, durante los años en los que la derecha supo utilizar la movilización popular contra el terrorismo como una vía para deslegitimar cualquier posición ya no antagonista sino ligeramente discrepante con el discurso del “todo es ETA”. Cualquier mínima desviación respecto al relato oficial te convertía en cómplice intelectual de la violencia terrorista.

Pero esa posición también era demasiado fácil porque nos servía para evitar hacernos preguntas incómodas sobre nuestro propio proyecto político y su arraigo en alguna concepción de país. Teníamos algo que decirnos con los independentistas que compartían nuestras coordenadas ideológicas. Pero, en cambio, ¿qué teníamos que decirnos con nuestros vecinos? ¿Con esa gente que afirmaba con toda sinceridad que no era nacionalista pero no cuestionaba la sentencia del Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía o el encarcelamiento de Arnaldo Otegui y a la que la idea de república les sonaba a enfrentamiento y prehistoria política? La respuesta estándar era que no teníamos nada que decirnos con ellos porque eran una turbamulta alienada a la que la derecha postfranquista había lavado la cabeza. Era una respuesta reconfortante pero, al menos en parte, falsa. La realidad es mucho más compleja.

Hace unos años, una profesora en el colegio infantil al que asistía mi hijo mayor propuso que los niños participaran en la fiesta de final de curso vestidos con la camiseta de la selección española y con la cara pintada en rojo y amarillo. Unas cuantas familias políticamente progresistas rechazamos con horror la idea. Uno de los argumentos que dimos es que sería una especie de imposición nacionalista para las familias migrantes, procedentes de muy distintos países. Para nuestra estupefacción, todas las familias migrantes de la clase, sin excepción, nos contestaron que a ellos la propuesta de la profesora les parecía una idea excelente y vivieron con alegría y normalidad aquella orgía españolista. Desde entonces, me esfuerzo por mirar de otra manera a mis vecinos que cuelgan una bandera de España en su balcón. Tal vez no todos sean representantes de la ultraderecha nacionalista. O sí, pero puede que sea porque nadie les ha ofrecido una alternativa desde la izquierda que les permita vivir de otra manera su relación cultural y sentimental con su país.

Durante mucho tiempo no nos dimos cuenta de todo esto porque parecía que no importaba. La derecha apenas se atrevía a recurrir a la idea de España como elemento de movilización, excepto en círculos militantes muy reducidos, porque les relacionaba con la dictadura. Por eso hablaban de la “marca España”, una expresión que siempre me ha dejado estupefacto: si yo fuera patriota, creo que no me haría mucha gracia que trataran mi país como su fuera un producto de supermercado. Desde la izquierda pensábamos que estábamos en una posición envidiable, congruente con el supuesto declive de los estados-nación, las corrientes globalizadoras y la aparición de nuevas formas de ciudadanía desterritorializada: la historia habría hecho por nosotros el trabajo de librarnos del lastre patriótico, que ya no pintaba nada en el mundo de Internet y la globalización. Esa fantasía nos ha estallado en la cara cuando, de repente, todo el país se ha llenado de banderas de España, la ultraderecha ha logrado una movilización social sin precedentes, miles de policías han desembarcado en Cataluña para impedir a la gente votar y la Audiencia Nacional se dedica a encarcelar presos políticos. Más allá de las muestras de solidaridad con las víctimas de la represión, lo cierto es que la izquierda no españolista se ha quedado arrinconada en un espacio puramente defensivo y reactivo.

Mucha gente en Cataluña cuyo criterio político aprecio se ha ido desplazando desde una posición soberanista en la que era crucial la distinción de una vía propia de la izquierda independentista a otra en la que la prioridad estratégica es la ruptura con España para, así, aprovechar la ventana de oportunidad que se abriría con un proceso constituyente desde el que impulsar un proyecto emancipatorio. Es un trayecto político que, en buena medida, tiene que ver con la extendida sensación de que desde España es imposible hacer nada, de que no hay ninguna alternativa para la izquierda en el país de la Gurtel, el GAL y las concertinas en Ceuta. Seguramente hay una parte de realismo en ese diagnóstico, pero creo que sólo una parte. España es también el 15M, Gamonal, las mareas en defensa de los servicios públicos, la PAH o la huelga feminista.

La verdad es que nunca me ha importado gran cosa la unidad de España. Podría vivir sin ella perfectamente. No soy independentista pero sí he sido insumiso y la bandera española es para mí una especie de magdalena proustiana del militarismo y la cárcel. A pesar de todo eso, creo que a la izquierda no españolista nos ha llegado la hora de empezar a explorar la opción incómoda: atrevernos a reconocer la tensión entre nuestro propio proyecto y el independentista y sentar las bases no sólo jurídicas sino también culturales y sentimentales para que ese enfrentamiento pueda ser dirimido con razones y no mediante la fuerza. Es decir, no sólo denunciar la represión política de los independentistas o apostar por una solución dialogada a los conflictos territoriales, sino también articular un “unionismo” –uso deliberadamente un término con connotaciones peyorativas– no nacionalista y democrático que reconozca el derecho a la autodeterminación.

Es un paso que no sólo me da una pereza descomunal sino que está lleno de peligros. Al margen de la posibilidad manifiesta de hacer el ridículo, el primer y más evidente riesgo es que un movimiento como este puede reforzar el marco discursivo que ha logrado imponer exitosamente la derecha españolista, legitimando los términos en los que está planteando el debate territorial y su uso frentista de los símbolos nacionales. El segundo es el de sobrevalorar, como creo que hacen los partidarios de las hipótesis populistas, el papel del patriotismo como catalizador de un proceso de transformación política emancipadora: puestos a jugar a la ciencia (política) ficción, casi me quedo con el obrerismo de toda la vida.

Alguna vez he dicho, en broma, que tal vez deberíamos proponer que la bandera asturiana se convierta la nueva bandera española. Prácticamente no hay un solo acto de masas deportivo, musical o político, en el que no me encuentre a alguien con una bandera asturiana. Puede ser una manifestación antirracista, un partido de futbol, un concierto de los Rolling Stones o una manifestación neofascista por la unidad de España. Cada uno le atribuye el sentido que quiere y se siente legitimado para ello: para unos la bandera asturiana evoca octubre del 34, para otros Pelayo y para todos los demás Fernando Alonso.

Es una broma que nos recuerda que la reivindicación desde la izquierda de una idea y un proyecto de país es un horizonte que nos queda tan lejos política y culturalmente que ni siquiera conseguimos imaginar en qué podría consistir. Pero también lo excepcional que resulta que los símbolos de un país (la idea misma de ese país) haya sido secuestrada por la derecha política. Creo que acabar con esa excepcionalidad, por difícil y poco atractivo que nos resulte, sería bueno para la izquierda española, que podrá desafiar al frente nacionalista español con un proyecto propio. Pero creo que también sería bueno para el independentismo de izquierdas, que necesita un adversario leal, dispuesto a argumentar y no imponer. Lo necesita, entre otras cosas, porque es la única vía para hacer frente a sus propios conflictos: a día de hoy el independentismo catalán es un proyecto masivo y con raíces populares pero no necesariamente mayoritario ni mucho menos hegemónico. Un proyecto constituyente realista sólo puede articularse desde el reconocimiento de esa tensión sobre la que se solapan conflictos sociales.

Las luchas territoriales atraviesan hoy una situación de empate catastrófico de la que sólo sacan partido las fuerzas políticas nihilistas –bastante difundidas por todo el espectro ideológico, para qué nos vamos a engañar– que se alimentan de la autodestrucción del espacio deliberativo y democrático. Necesitamos un cambio profundo que reconduzca toda esta energía por el lado de la deliberación y la resolución dialogada de los conflictos. No creo que la recuperación y reinvención de la idea de país y de algunos de sus símbolos por parte de la izquierda española sean la piedra filosofal de ese desplazamiento. Se trata de una pieza menor que, sin embargo, no podemos seguir ignorando eternamente.

--------------------------------------------

Este texto es una versión ligeramente modificada del artículo que, por invitación de Lluc Salellas, miembro del Secretariado Nacional de la CUP y concejal del Ayuntamiento de Girona, escribí para una recopilación de textos de su padre titulada Sebastia Salellas, Advocat i activista. L’esquerra que va sobreviure a la Transició (2018). 

-------------------------------------------

Este artículo fue publicado originalmente en espejismos digitales

Autor >

César Rendueles

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

23 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Anonimo

    vamos, y con perdon, que eras(eres?) el tipico cliche de "progre", al menos ya reconoces que tus ideas eran simplistas y buscabas lo comodo y facil para sentirte bien contigo mismo. Me gusta como vas exponiendo tu pensamiento, el de tantos "izquierdistas" del país, estado o como prefirais llamarlo, ha sido una buena radiografia para ver como era vuestro proceso mental. Cayendote del guindo cuando en tus esquemas te resultaba raro que un inmigrante se queria unir al proyecto colectivo que es construir su nuevo pais con entusiasmo, tu vecino de siempre no te valia, lo hubieras despachado con un "que facha!". Al final tenia razón el de comentarios mas abajos, sois adoslescentes mentales, chavales de quince años que acaban de salir de ver " V de vendetta", tardo-adolescentes pues ya peinareis canas. En fin, celebro que poco a poco vayais abriendo los ojos, y viendo el porque la izquierda esta hoy huerfana en gran medida, en serio que si. Pena me dan otros comentarios leidos que siguen sin ver de que va esto. Las derechas nunca se llevaran mi voto, pero esta izquierda adolescente, simplista y disgregadora tampoco, izquerda de lema "anarkia y cerveza fria". Siento si me he pasado de duro con el comentario.

    Hace 2 años 3 meses

  2. Joaquim

    Es muy lamentable esta coincidencia entre la visión nacional de la drecha más rancia y de la supuesta izquierda, calro qu no se trata simplemente de izquierad, sinó de "izquierda española", un aopció "sui generis" que no tiene, por lo que parece, demasiada similutud con la verdaera izquierad; aquella quye reconoce el inalienable drecho a la autodeterminación d etodos los pueblos.... Constato lamentablemente la certeza de aquella frase del gran escritor Josep Pla: ·"lo más parecido a un español de derechas es un español de izquierdas.... Para meditar... Saludos.

    Hace 2 años 3 meses

  3. Chaleco Amarillo

    Mientras las condiciones de vida material de la población siguen sin estar garantizadas, la explotación laboral es una realidad y la precariedad el pan nuestro de cada día, a los “pensadores de izquierda no nacionalista” (Errejón y compañía) no se les ocurre otra cosa que decirnos que no nos acomplejemos por pertenecer a un país llamado España con una bandera que simboliza a la monarquía porque con el tiempo podremos hacerla nuestra y todos los problemas al parecer se habrán solucionado. Surrealismo en estado puro. Si seguimos así me largo a Marte.

    Hace 2 años 3 meses

  4. Tonitorres

    El problema de la izquierda no es otro que ha abandonado sus señas de identidad, la izquierda a la que me refiero no es nacionalista, sino más bien internacionalista, comprometida con una lucha por la igualdad que ha quedado en el olvido...ya nadie recuerda que todo se resume a una lucha de clases que ha quedado abandonada también. Sin ideales no existe movilización y éstos han quedado en desuso...no existe ni un sólo grupo activista que reivindique una sociedad sin clases...y así nos luce el pelo. Iniciaron el camino los "socialistas" y les continuaron los "eurocomunistas" yendo a representar una lucha inexistente al Parlamento Burgués con los fascistas de brazo en alto que se acostaron franquistas y despertaron "democratas de toda la vida" en un proyecto al que llamaron Transición y que no fue otra cosa que un continuismo vergonzante de la única dictadura fascista que prevaleció tras la II Guerra Mundial. De aquellos lodos...los barros actuales!

    Hace 2 años 3 meses

  5. c

    Republica federal Española

    Hace 2 años 3 meses

  6. Sergio Guerra

    Dos apuntes: [1] Querer reivindicar a España no es solo una cuestión sentimental y cultural. Querer reivindicar a España también es (y así debería exclusivamente) querer reivindicar al Estado que nos ha hecho posibles, Estado que no se identifica ni con el imperialismo depredador estadounidense, ni con el liberalismo desenfrenado al que se conduce la UE (en su afán de competición con el imperio estadounidense). Querer defender a España puede suponer querer defenderse del imperialismo y el liberalismo que nos acecha. No es solo una cuestión sentimental, también hay un fuerte componente racional asociado con convicciones políticas. [2] Es curioso que casi veinte años después de la publicación de "España frente a Europa" (1999) de Gustavo Bueno, obra por la que se pregonó una suerte de viraje a la derecha de su autor, ahora estén las izquierdas empezando a pensar que lo mismo el secesinismo no es cosa suya, y que hablar de España no debería darles miedo.

    Hace 2 años 3 meses

  7. svalk

    vaya novedad a estas alturas .. la propuesta canovista de ser español a quien no puede ser otra cosa.....

    Hace 2 años 3 meses

  8. Daniel Compostela

    Desde Galicia, por favor señores de izquierdas, llegan tarde, muy tarde. No hagan el juego a la derecha y se envuelvan en la rojigualda porque saldremos todos perdiendo. Hubiera sido bonito tener himno hace 20 años, pero ahora el monopolio de los símbolos es de la derecha. La izquierda debe envolverse en la bandera republicana y, sobretodo, la bandera obrera. Ese es mi consejo. El contrario nos llevará a una guerra de banderas "a ver quien la tiene más grande" donde van a salir perdiendo. Ustedes preocúpense del trabajador y sus condiciones, y busquen la vía emocional a través otros símbolos. La bandera déjenla para ellos.

    Hace 2 años 3 meses

  9. Jasón

    Siempre he defendido el derecho de autodeterminación y la condición plural de España, por lo que también me ha parecido siempre una incoherencia histórica, política y cultural insistir en afirmar un sentimiento catalán o vasco y negar un sentimiento español, aunque incluso hoy en día sean perfectamente compatibles para la mayoría en Cataluña y Euskadi (y no digamos en Galicia, Valencia, Navarra o Baleares). Por ello desde que el Parlament decidió intentar imponer la voluntad de un 47% de los catalanes sobre el otro 53% he insistido en diferenciar entre el estado catalán y Cataluña (con toda su hermosa diversidad de sentimientos, pareceres y lenguas) como siempre he insistido en diferenciar entre el estado español y España (con toda su hermosa diversidad de sentimientos, pareceres y lenguas). Dejar en manos de la derecha la definición de España y de lo patriótico es darle la razón a Franco. También es negar la realidad histórica de tantos españoles que se dejaron la piel, y a veces la vida, defendiendo la libertad de todos desde hace siglos. Lo que hace falta es convocar a los mejores historiadores de todas las Españas para acordar el relato colectivo sobre el pasado mejor documentado y equilibrado y transmitir esa visión, siempre sujeta a la revisión científica, en los manuales de todas las comunidades. Y fomentar el interés por todas las lenguas españolas como patrimonio colectivo. Hazañas hay para todos los gustos: la duda indiana de Bartolomé de las Casas y Francisco de Vitoria frente al expolio de un Pizarro o Cortés (o la magna obra cartográfica, botánica, etnológica y linguística y la difusión mundial y revolucionaria del chocolate, la patata, el tomate y el pimiento frente al espíritu de los encomenderos). Las Comunidades de Castilla frente a la visión imperial de Carlos y su séquito. No estaria fuera de lugar recordar que ni los Austrias (con su desastrosa política en Flandes, que arruinó Castilla) ni los Borbones (con su desastrosa política centralista de tradición francesa) eran dinastías españolas, ni mucho menos los intereses que defendían. Un canon alternativo de lo español ya nos lo dio Menéndez Pelayo en su Historia de los heterodoxos españoles. Por qué tratar al Franquismo como momento fundacional y no las Cortes de Cádiz y el liberalismo parlamentario de un largo siglo antes de la llegada de los supuestos nacionales (un liberalismo con sus evidentes limitaciones, de acuerdo, pero la Revolución Francesa excluyó a la mujer y las lenguas minoritarias y la Constitución norteamericana consagró la esclavitud). Héroes nacionales asumibles para todos los tenemos a mansalva: Ramón y Cajal, Ochoa, Clara Campoamor, Rosalía de Castro, Fernando de Rojas, Cervantes, Góngora, María de Zayas, Goya, Pla, Miró, Jovellanos, los doceañistas, Larra, Ginér de los Ríos, María Zambrano y un largo et al. Recomiendo la lectura de Juan Marichal, El secreto de España (1995), exiliado republicano, profesor en Harvard y "retornado" en los años 80 a quien le parecía contraproducente la obsesión por el Franquismo a expensas de esa otra tradición, ilustrada y liberal, española.

    Hace 2 años 3 meses

  10. luis . e. moreno

    mucha palabra y poco contenido...parece relato ficcion de novelucha barata...y los ejemplos o comparaciones?...ufff....cuanto se aburre usted....izquierda ..derecha...banderas..no se..pero usted esta falto de sesera...o sentido comun...disculpe..pero lo que he leido es un truño y muy grande...se llama adoctrinar..adiios...no escriba mas por dios

    Hace 2 años 3 meses

  11. Redstar

    Esto es muy fácil. Totalmente de acuerdo con Grego. Ese proyecto ya existe. Se llama República Federal Socialista. Es República porque se basa en un proceso constituyente, en la elección del Presidente de la República y en un sistema democrático con separación de poderes. Es Federal porque defiende el derecho de autodeterminación de los pueblos oprimidos (desde el 1 de octubre, Cataluña lo es) y el antiimperialismo. Es Socialista porque defiende la solidaridad y la justicia social desde el sector público y porque está en contra un sistema que sólo quiere producir cada vez más al menor coste salarial, social y ecológico (generando cada vez más pobreza) y porque reparte las plusvalías así conseguidas entre menos manos cada vez (generando cada vez más desigualdad).

    Hace 2 años 3 meses

  12. Chaleco Amarillo

    El proyecto de esa “izquierda no españolista” que el autor busca pero no encuentra creo que está inventado hace tiempo, no consiste en atontar al personal con banderas rojigualdas para que compitan con Vox y así poder recuperar la “patria” como pretende Errejón, tampoco consiste en convertirse en muleta del PSOE y vendernos un salario mínimo de 900 euros como si fuera el gran logro del siglo. Es más simple que todo eso. Eso sí, requiere de una clara voluntad política en apostar de una vez por garantizar a TODA la población sus condiciones materiales de vida al margen del maldito trabajo asalariado. Eso es lo prioritario y lo urgente y para eso se inventó hace ya mucho tiempo la Renta Básica Incondicional y Universal (RBU) para eso, y para poder ser libres y no depender de nadie por el mero hecho de existir. Si hacen falta banderas saquen esa: una que ponga RBU y si quieren aprovechen la R mayúscula inicial para simbolizar también la República en la que deberíamos estar viviendo. No es tan difícil. Pero el tiempo pasa y nos vamos haciendo viejos, no vemos nada de esto, todo son disputas abstractas sobre cuestiones patrias de himnos, banderas y bobadas, mientras la incertidumbre, el paro y la precariedad es nuestro día a día. Es normal que en Cataluña muchísima gente quiera independizarse, yo también lo querría porque estoy harto de que ni la izquierda española nacionalista ni la no nacionalista, ni Rita la cantaora, planteen soluciones al problema material vital de las personas. Todo es seguir centrándose en descubrir “la tecla sentimental” adecuada que aglutine a una población cuyo deficiente nivel de subsistencia no parece ser un elemento lo suficientemente importante como para que sea tomado en cuenta por las mentes pensantes de la autodenominada izquierda.

    Hace 2 años 3 meses

  13. Chaleco Amarillo

    Errata: Es más simple que todo eso (quería decir)

    Hace 2 años 4 meses

  14. Chaleco Amarillo

    El proyecto de esa “izquierda no españolista” que el autor busca pero no encuentra creo que esta inventado hace tiempo, no consiste en atontar al personal con banderas rojigualdas para que compitan con Vox y así poder recuperar la “patria” como pretende Errejón, tampoco consiste en convertirse en muleta del PSOE y vendernos un salario mínimo de 900 euros como si fuera el gran logro del siglo. Es más simple que todo. Eso sí, requiere de una clara voluntad política en apostar de una vez por garantizar a TODA la población sus condiciones materiales de vida al margen del maldito trabajo asalariado. Eso es lo prioritario y lo urgente y para eso se inventó hace ya mucho tiempo la Renta Básica Incondicional y Universal (RBU) para eso, y para poder ser libres y no depender de nadie por el mero hecho de existir. Si hacen falta banderas saquen esa: una que ponga RBU y si quieren aprovechen la R mayúscula inicial para simbolizar también la República en la que deberíamos estar viviendo. No es tan difícil. Pero el tiempo pasa y nos vamos haciendo viejos, no vemos nada de esto, todo son disputas abstractas sobre cuestiones patrias de himnos, banderas y bobadas, mientras la incertidumbre, el paro y la precariedad es nuestro día a día. Es normal que en Cataluña muchísima gente quiera independizarse, yo también lo querría porque estoy harto de que ni la izquierda española nacionalista ni la no nacionalista, ni Rita la cantaora, planteen soluciones al problema material vital de las personas. Todo es seguir centrándose en descubrir “la tecla sentimental” adecuada que aglutine a una población cuyo deficiente nivel de subsistencia no parece ser un elemento lo suficientemente importante como para que sea tomado en cuenta por las mentes pensantes de la autodenominada izquierda.

    Hace 2 años 4 meses

  15. Francisco

    Cuál izquierda? Han guardado silencio cómplice ante el abusivo encarcelamiento de legisladores catalanes democráticamente electos y la querella de Vox, cuyo resultado serán las próximas sentencias como castigo ejemplarizador.

    Hace 2 años 4 meses

  16. Grego

    Que rápido de desecha una república española con ese supuesto vecino que le suena a enfrentamiento y prehistoria política. A mi la bandera del reino no me va a representar jamás, no creo q sea el único, y no voy a feikear para "estratégicamente" representar q si. Tengo mil motivos paq m de asco y no soy ni vasco ni catalán, soy de Badajoz. A mi éste rollo de disputar la patria a la derecha m está cansando ya, pintarlo todo lo simpático que querais pero aquí el problema que tiene la supuesta izquierda es que NADIE está abanderando una ruptura democrática con el estado español ni abriendo un sistema de toma de decisiones y maneras de ejercer el poder que vaya de abajo arriba. Loq veo es peña que está muy agusto con un puesto institucional criticando a losq se juegan el tipo y la cárcel por una verdadera ruptura. A éste paso lo mismo me da español q catalán yo ya puestos me hago portugués que por lo menos no tiene rey.

    Hace 2 años 4 meses

  17. Nachogijon

    Asiento al análisis César, aunque mi problema sea la desmotivación hacia el espíritu que pretende materializarse a través del crucifijo amarillo.

    Hace 2 años 4 meses

  18. porcorosso

    Muy, muy interesante su articulo y su punto de vista, demos por bueno que no todos los que cuelgan una bandera de España son fachas y no todos los votantes de Vox son fascistas, pero ¿y si una parte importante de este país se siente cómoda siendo fascista ? ¿ y si estos 40 años solo han sido un paréntesis?, los votantes de Vox, por ejemplo, se ofenden cuando se les llama fascistas, pero es lo que han votado, aunque lo nieguen, estar desilusionado , no encontrar opciones, estar desorientado ¿ justifica el fascismo?, estoy de acuerdo en que la gran mayoría de votantes de Vox no se han leído su programa ( o quiero pensarlo para mi propia tranquilidad personal) pero este hecho ¿ sigue justificando el voto fascista ?, se puede votar en blanco o no votar. La proclamación de la “unidad indisoluble de España”, la equiparacion del terrorismo con los independentistas o la criminalización y persecución de los que piden la república o simplemente los que piden mas libertad y democracia, la negación de hechos históricos incluso la negación de problemas sociales que necesitan solución (viviendas, genero, aborto,etc) todo eso es fascismo. ¿Que vengan a por mi ?, porque no quiero lo mismo que los demás y pretendo lograrlo por medios pacíficos, porque mis ideas son diferentes, me suena muy cerca del fascismo en el contexto en que lo desarrollan. El problema no es que la derecha fascista crezca es que la izquierda de este país ( si se le puede llamar así ) no hace nada para combatirla ni aquí ni en Europa. ¿ que queda de la izquierda? ¿ que futuro tenemos en este país denominado España, no solo yo como catalán si no el resto de personas que “ no van a por mi”? El fascismo se basa en el totalitarismo y el nacionalismo, solo hay que echar una miradíta a los discursos de los políticos de derechas desde PP a VOX y cumplen sobradamente las premisas necesarias para ser considerados fascistas, esto suena tan mal como decir que estamos donde estamos por culpa de la “transición ejemplar” que consistía en que un policía te pega en comisaria un lunes acusándote de comunista y el martes , que ya se ha hecho la transición” este mismo policía ayuda a ancianitas a cruzar la calle.

    Hace 2 años 4 meses

  19. fer

    Peligros? dar el paso unionista no nacionalista y democratico? Te refieres al peligro que supone quedarse sin trabajo?

    Hace 2 años 4 meses

  20. fer

    He leido el articulo como el que lee la narración de un adolescente que empieza a comprender a sus padres. Creo que ahora mismo España podría ser un objeto revolucionario, emancipador, la bandera española el símbolo del contrato entre una organización administrativa y politica estatal y los ciudadanos, un contrato cuyo cumplimiento se ha de exigir con prioridad a cualquier otra reivindicación. Pues eso ven muchos votantes en VOX, no les preocupa que les acusen de extrema derecha, para ellos eso es lo de menos, tienen otras prioridades.

    Hace 2 años 4 meses

  21. Sabina

    Muy buena reflexión.

    Hace 2 años 4 meses

  22. Rutger Hauer

    Ah, señor Rendueles. Y usted no fue insumiso. Fue un egoísta insolidario. Otros en su situación, objetaron y condujeron ambulancias o hicieron otras cosas por la comunidad. usted se negó.

    Hace 2 años 4 meses

  23. Rutger Hauer

    He tenido ganas de dejar de leer cuando he leído que la audiencia nacional se dedica a encarcelar presos políticos (así, sin más, oiga. Como si ahí no se hubiera condenado a ningún narcotraficante, terrorista o se hubiera conseguido detener a Pinochet). Lo he dejado definitivamente en la parte que señala que la bandera española es militarismo y cárcel. Entiendo que el artículo consiste justamente en hacer enmienda de esas concepciones que el autor tuvo... pero es demasiado.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí