1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Chalecos amarillos: aproximaciones desde la izquierda

Pilar Aguilar Carrasco 19/12/2018

<p>Manifestación de los chalecos amarillos en Belfort, el pasado día 1 de diciembre.</p>

Manifestación de los chalecos amarillos en Belfort, el pasado día 1 de diciembre.

Thomas Bresson

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

El movimiento chalecos amarillos tiene características complejas e inusuales. Y, por ello, al menos en un primer momento, desconcertó no solo a la derecha (aunque la extrema derecha “se apuntó” rápidamente) sino a la izquierda.  Desconcertó por su espontaneidad, su ausencia de estructuras o de “cabeza dirigente” y también por el desconocimiento total sobre quiénes eran: su perfil socio-demográfico, edad, sexo, profesión, categoría socio-profesional, ideología política... 

Seguro que pronto llegarán los estudios sociológicos exhaustivos, pero, por ahora, el único sondeo –serio pero limitado– es el que realizó el instituto de opinión Elabe con una muestra de 1.000 personas representativas de la población francesa mayor de 18 años. 

- De los 1.000 entrevistados, un 20% se considera chalecos amarillos, lo que en proyección daría un resultado de casi diez millones de franceses que se identifican como tales.

- Otro 54% no se considera chalecos amarillos pero apoya sus reivindicaciones. Lo que supone, pues, que el movimiento cuenta con la simpatía del 74% de la población.

Entre los que se consideran chalecos amarillos abundan los empleados y los obreros (un 26% y 29% de esas categorías respectivamente se consideran tales, frente al 13% de funcionarios y profesiones intelectuales). 

También entre los que se reivindican chalecos amarillos abundan proporcionalmente más los habitantes de zonas rurales o periurbanas.

Y, lógicamente, un 27% de las personas que confiesan tener dificultades para llegar a fin de mes se declaran chalecos amarillosmientras que, entre las que no tienen ese problema, solo 13% se reivindican como tales. 

También resultó algo desconcertante que una movilización tan potente y decidida estuviera provocada por la subida de la gasolina. Las organizaciones sindicales se decían: “Con las que llevamos aguantando sin conseguir una movilización contundente y, ahora ¿por esto?”. 

Qué quieren los chalecos amarillos

La subida de la gasolina fue la gota que colmó el vaso pero no se debe olvidar que es una gota que afecta a amplias capas populares, sobre todo en zonas rurales, en poblaciones relativamente pequeñas o periféricas pues es ahí donde es necesario desplazarse en coche privado, sin alternativa ni elección posible. O dicho de otro modo: en muchos lugares de Auvergne resulta casi imprescindible tener vehículo propio mientras que en París se puede vivir perfectamente (e incluso mejor) sin él. Pero ¿quién vive en París? Pues dado el precio de la vivienda, fundamentalmente y cada vez más, clase media-alta. Sin olvidar que muchas revoluciones (la francesa sin ir más lejos) se iniciaron en revueltas populares de indignación ante una subida de tasas o impuestos puntuales. 

Dicho eso, debemos constatar que el movimiento ha afinado y ampliado sus reivindicaciones, concretadas, hoy en día, en 42. La mayoría de ellas siguen girando, como es lógico, en torno a sus condiciones de vida y tienden no a hacer la revolución, pero sí a reajustar siquiera someramente el abismo que separa los más de los menos favorecidos.   

El movimiento chalecos amarillos encarna lo que E. P. Thompson llamó “concepto de economía moral”, un fenómeno fundamental en todas la movilizaciones populares desde el siglo XVIII, una moral económica que la mayoría de la población tiene interiorizada, una especie de “tabla de mínimos” que incluye evidencias tales como que el precio de los productos debe ser proporcional al coste de su producción, que los más débiles han de estar protegidos, que quien más gana tiene que aportar más al bien común, que los que roban y timan has de ser castigados, que el trabajo se tiene que remunerar adecuadamente, etc. 

Los chalecos amarillos encarnan un profundo descontento ante la arbitrariedad y la injusticia, pues esa “tabla de mínimos” –que tan evidente resulta– viene siendo pisoteada persistentemente y con total descaro por las tremendas políticas de austeridad. Es lógico que los afectados no soporten ya más gravámenes para sí mismos mientras siguen viendo pasar suculentos manjares y prebendas hacia la mesa de los ricos.  

Además de explotadas, las clases populares se sienten olvidadas, despreciadas y ninguneadas. Piensan que quienes manejan el cotarro, atentos a cuestiones y divertimentos propios, viven en otra esfera, enredados en sus asuntos y que solo en periodo electoral los miran para lanzarles mítines viejos y panfletarios. Y por eso, también, algunas de las 42 reivindicaciones de los chalecos amarillos exigen una mejora de la democracia, una participación más directa del pueblo.

La izquierda y los chalecos amarillos

Otro aspecto interesante para evocar aquí es el repelús que en un primer momento sintieron muchas personas de izquierda al ver cómo algunos chalecos amarillos enarbolaban banderolas y chalecos con lemas nacionalistas, xenófobos, homófobos, machistas… Pedían la expulsión de los emigrantes, “acusaban” a Macron de marica y a Brigitte Macron de puta, etc..

Parece lógico que, en un movimiento descentralizado, sin responsables, sin estructura y que surge, como es bien sabido, del rechazo a la subida de la gasolina, se oigan cosas así.  Pero sería absurdo deducir que esos lemas reflejan la ideología del movimiento. Y sería igualmente absurdo pensar que no están también en él (máxime teniendo en cuenta el porcentaje de votos que obtiene el partido de Le Pen entre las clases populares).

La izquierda no puede caer en dos necios excesos: uno, creer que “el pueblo” no sabe nada (o casi nada) y dos, creer, por el contrario, que “el pueblo” es clarividente y que sus posiciones son, per se, revolucionarias. 

¿Qué tienen que hacer partidos, sindicatos, gente de izquierdas? Pues implicarse y, desde esa implicación, lanzar debates, agitar, exponer, convencer, etc. Y ojo, la implicación no significa llegar y colgar las propias banderolas, ni menos aún enzarzarse entre sí (eso de “echarse muertos” unos a otros y ponerse zancadillas, cosas a las que tan proclives son las organizaciones de izquierdas). Ni puede tratarse de una implicación meramente verbal. Ha de ser, por el contrario, muy “corporal”, por así decir. Estar ahí, donde están los chalecos amarillos: en las calles, en las rotondas, en las plazas, en las permanencias.

O sea, la izquierda debe cumplir con su tarea de izquierda. Esa que se nos olvida: la militancia. La militancia dónde y cómo se pueda. Es la única manera de proponer horizontes ampliados a los movimientos populares. 

Y esto sirve para Francia y para España. 

Y en España

Yo no creo que en España se vaya a dar un movimiento como el de los chalecos amarillos. No lo creo porque no venimos de la misma cultura política, no venimos de una revolución, no tenemos colgado encima de todos los edificios públicos Liberté, Égalité, Fraternité. Que sí, que en Francia tampoco se cumplen esos lemas, pero aquí carecemos de una conciencia similar de ciudadanía, de ser sujetos de derechos y deberes. Venimos, por el contrario, de una tremenda derrota (la guerra civil) y del fascismo. Cierto que acabó hace cuarenta años, pero dejó profundas huellas.

En fin, por decirlo brevemente, creo que nuestra “economía moral”, esa que proclama las normas de una comunidad, es menos exigente.  Razón de más para que la izquierda anduviera militando con denuedo, igual que hizo (a pesar de la represión) digamos en los ocho últimos años del franquismo y en los dos o tres primeros de la democracia. Pero creo que, en este terreno, en el de acabar con la militancia y desmontar la vitalidad de las organizaciones de barrios, de centros de trabajo, de sectores laborales y sociales, fue donde realmente la derecha nos ganó la partida (con la colaboración de alguna izquierda y por agotamiento de muchos militantes). 

De hecho, creo que, hoy en día, solo el movimiento feminista sigue la dinámica de agitar constantemente, de interpelar sin descanso. Solo el feminismo desea, antes que nada, “contagiar”, hacer “mancha de aceite”, convertir en agitadora a cada mujer que se acerca a él.

Y sería tan esencial que la izquierda obrara así…

En España es urgente que las organizaciones y partidos de izquierda acaben con sus broncas internas y dejen de contemplarse el ombligo. Están ensimismados y, cuando salen de sí mismos, es para mirar con ira al oponente (es decir, a los de otras izquierdas).

La izquierda no gana las elecciones en campaña electoral. No digo que lo que ocurra en esos procesos no influya pero, si solo se trata de enfrentar publicidad contra publicidad, la derecha nos gana. Nos gana porque tienen más poder, más dinero, más voceros, más plataformas y porque la sociedad nos educa desde que nacemos en el conservadurismo, de modo que, ir a contrapelo siempre es un trabajo arduo, difícil y complicado.

Solo la izquierda puede evitar que la gente crea que la desaparición de lo público puede beneficiarle, que “más mano dura” arregla algo, que los delincuentes deben ser votados, que hay que resignarse ante la subida de impuestos indirectos (luz, gas, IVA…), y protestar por los directos (declaración de la renta, impuestos sucesorios, etc.), que los avances de las mujeres son peligrosos para la sociedad, que “cada cual tiene lo que se merece”, que quien no emprende es porque no quiere, etc. etc. 

Solo la izquierda y solo militando.  

---------------

Pilar Aguilar Carrasco es ensayista y crítica de cine. Feminista.   

Autora >

Pilar Aguilar Carrasco

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí