1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Impuestos verdes, chalecos amarillos

La mejor ciencia disponible apunta ya una verdad que negacionistas y tecnoutópicos tendrán cada vez más difícil rebatir: sin una economía poscrecimiento no habrá sostenibilidad

Emilio Santiago Muiño / Héctor Tejero 19/12/2018

<p>Manifestación de los chalecos amarillos el pasado 24 de noviembre en los Campos Eliseos, París.</p>

Manifestación de los chalecos amarillos el pasado 24 de noviembre en los Campos Eliseos, París.

BENOIT TESSIER

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

La revuelta de los chalecos amarillos en Francia es solo el tráiler de la película de la crisis ecosocial que lo va a cambiar todo en las próximas décadas. El siglo XXI se va a caracterizar por un profundo ajuste de cuentas entre la civilización moderna y los límites biofísicos de la Tierra, del que solo estamos viendo sus primeras consecuencias. Desde el inicio de la revolución industrial, y especialmente durante los últimos 40 años, el crecimiento económico nos ha llevado a una situación de extralimitación ecológica. Hoy día la humanidad necesita un planeta y medio para vivir, cifra que se dispara en ciertas regiones del mundo, como Estados Unidos o las monarquías del golfo pérsico, pero también en Europa. Esta insostenibilidad tiene dos caras: el agotamiento de recursos finitos e insustituibles y el cambio climático, exponente más peligroso de la saturación de nuestros sumideros ambientales.

Si esta extralimitación ecológica tiene un talón de Aquiles son los combustibles líquidos y el sistema de transporte. Nuestras sociedades van a crujir primero por esa costura. Por un lado, vivimos en un hábitat disperso y en una economía deslocalizada hasta el delirio. Por otro lado, el 95% del transporte hoy depende del petróleo, un recurso finito que ya presenta rendimientos decrecientes en su extracción, y que es el principal responsable del cambio climático. Por si esto fuera poco, la quema de petróleo también tiene un efecto directo en el empeoramiento de nuestra salud. Según el informe Air Quality in Europe 2017 Report de la Agencia Europea de Medio Ambiente, se calcula que casi 39.000 personas mueren prematuramente cada año en España debido a la contaminación del aire, de la cual una buena parte se debe a los coches, especialmente los diésel. Sin embargo, aunque no se hable tanto de ello, la primera variable, la de la finitud y el descenso de su rentabilidad energética, es clave.

Se calcula que casi 39.000 personas mueren prematuramente cada año en España debido a la contaminación del aire

De hecho, el discurso oficial respecto al diésel es reduccionista y solo enfoca una parte del problema real. De los petróleos no convencionales (líquidos derivados de gas natural, petróleos de esquisto extraídos mediante fracking) no se refina diésel. Y como el petróleo convencional ya está en declive geológico, el auge de los no convencionales trae aparejados problemas de suministro. Por tanto, al escándalo del Dieselgate y la creciente, aunque escasa, concienciación respecto al cambio climático, tenemos que añadir además que vamos encaminados hacia horizontes de escasez. Lo que quizá explica por qué se aspira a sustituir el diésel con tanta urgencia. Es más complejo, pero lo explica de manera genial Antonio Turiel en este post. También se hace eco de ello el Financial Times.

Muchas han sido las voces que desde el ecologismo social han extraído una lección clara de las movilizaciones de los chalecos amarillos: si la transición ecológica no es socialmente justa, no será. Pero ¿qué significa esto más allá del eslogan? ¿Cómo podemos hacer políticas de transición ecológica serias y justas y, a la vez que construimos movimiento popular, ganamos elecciones y revalidamos gobiernos?

En el caso concreto del sector del transporte, tenemos un estrechísimo cuello de botella: con la tecnología existente actualmente la mayor parte del transporte no se puede electrificar

La transición ecológica, si la queremos socialmente justa, presenta un reto mayúsculo. Esencialmente porque el choque de intereses que siempre marca cualquier cambio social se enreda aquí en un nudo gordiano tecnológico. De una complejidad tal que la espada de la voluntad política solo podrá romperlo con rapidez arriesgándose al desastre. Pero aunque no tengamos mucho tiempo hay que deshilar fino y con paciencia estratégica. En el caso concreto del sector del transporte, tenemos un estrechísimo cuello de botella: con la tecnología existente actualmente la mayor parte del transporte no se puede electrificar. Ni siquiera el parque de automóviles privados del mundo se sustituirá al 100% porque no hay reservas minerales que puedan soportar mil millones de automóviles eléctricos (litio, níquel, platino y cobre). Pero este es el problema “menor”. “Menor” entre comillas. Es posible imaginar que lo gestionamos cambiando el uso social del coche y con transporte público. Aunque esto solo valdría para las grandes ciudades como Madrid o Barcelona: en el mundo rural o en áreas metropolitanas extensas de provincia sin infraestructuras de transporte público, es un problema enorme. La dificultad es aún mayor para el gran transporte de mercancías, maquinaria agrícola, maquinaria pesada de minería, aviación y en general todo vehículo cuya relación carga-potencia hace extremadamente difícil, sino imposible, su electrificación. Al menos en el corto plazo, salvo que interviniera una revolución tecnológica profundamente disruptiva, que tendría la tarea casi milagrosa de hacer en pocos años descubrimientos que se han resistido tras décadas de investigación. Y, además, debería ser capaz de masificarlos y comercializarlos en un tiempo récord sin verse afectada por ninguna escasez material en los componentes de los nuevos vehículos. 

La solución real pasa por una reordenación ecológica del territorio a gran escala, y sin precedentes, que combine transformaciones radicales y muy rápidas en el modelo productivo, en la forma de habitar y en el sistema de transporte. En este último caso, que es el que nos ocupa, algunas posibles líneas de actuación serían: 

1) Relocalizar la producción y la vida de modo muy intenso: fomentar un urbanismo de contención que produzca ciudades vivibles a pie, en bicicleta y transporte público. Poner en marcha políticas que reviertan el éxodo rural y estimulen una repoblación agroecológica de los desiertos demográficos de nuestro país y lo reequilibren territorialmente.

2) El ferrocarril debe ser el vertebrador social del territorio y el sistema fundamental del transporte de mercancías. Un ferrocarril que sea asequible para todos y no para una minoría. Esto en España implica dar la vuelta al modelo de la alta velocidad. El tren que necesitamos no es el AVE; son el cercanías y la media distancia, que llevan sufriendo décadas de abandono. 

3) También sería fundamental repensar el transporte marítimo, que es la base del comercio internacional. Cuando pensamos en energías renovables, tendemos a imaginar exclusivamente su empleo eléctrico. Pero el uso mecánico tradicional es más eficiente y tiene mucho futuro. Especialmente en el sector de la navegación, donde ya existen procesos de innovación que buscan desplegar una nueva generación de veleros para las marinas mercantes

4) Reducir mucho la movilidad privada motorizada (de combustión pero también eléctrica) para poder priorizar aquella socialmente útil: maquinaria agrícola y pesada; flotas de servicios públicos (transporte, bomberos, ambulancia, policía); sistemas logísticos capilares en entornos dispersos. Esto último es fundamental: imaginemos la distribución de mercancías en un hábitat rural tan diseminado como el de la cornisa cantábrica. O el mantenimiento y la reparación de las nuevas infraestructuras de generación de energía renovables, como campos eólicos, que pueden ocupar amplios espacios poco accesibles en regiones despobladas. Si nuestras sociedades tienen que racionar la movilidad motorizada en pos del interés general, estas funciones socialmente imprescindibles deberán ocupar el lugar más alto de la jerarquía. 

5) Reducir drásticamente la aviación, el transporte más insostenible. Esto tendrá graves implicaciones que deben preverse en la industria turística y en el epicentro del modelo de felicidad neoliberal ofrecido a las clases populares: soportar la precariedad a cambio de un mundo low-cost.

Todas las medidas que hemos planteado son cambios estructurales profundos que requieren al menos un par de décadas, unos movimientos sociales que inicien una transformación profunda de nuestro sentido común de época, y un Estado capaz de intervenir a nivel nacional, autonómico y municipal en la economía con otras herramientas que no sean solo la monetaria y la fiscal. Es decir, requieren algo así como una economía de guerra ecosocialista. 

No hay forma de que todo esto no genere, en sistemas democráticos, una inmensa fricción social y muchísimas resistencias. Y si algo muestra la revuelta de los gilets jaunes es que, en democracias liberales como las europeas, la viabilidad técnica o económica de cualquier medida de transición está necesariamente supeditada a su viabilidad política. Y esto vale tanto para los sueños pospolíticos de los tecnócratas como Macron como, desgraciadamente, para los que se piensen que la necesaria descarbonización profunda de nuestras sociedades nos da algo así como la varita mágica de la revolución ecosocialista. Por esto es necesario que la evidencia científica sobre las causas y consecuencias de la crisis ecológica se convierta en una verdad política, capaz de afectarnos socialmente, de posicionarnos políticamente y de cambiar individualmente nuestros hábitos y percepciones. Esto pasa por articular rápidamente un amplio y heterogéneo movimiento que va a tener que librar una guerra de posiciones ecosocial en todos los frentes. Disputando, conquistando y defendiendo cualquier nodo de poder a nuestro alcance: en la calle, en las instituciones y en el orden simbólico. Va a necesitar generar un ecosistema de organizaciones y estrategias, cuya convivencia no estará exenta de roces pero que, en sus desacuerdos, deben ser capaces de comprender que la tarea a la que se enfrentan es gigantesca y las consecuencias de fracasar terroríficas. 

Este movimiento deberá ser capaz de generar una simpatía mayoritaria aunque seguramente distante y articularla con el apoyo explícito de las minorías militantes. Y además tendrá que evitar que la indiferencia de muchos se acabe sumando a los sectores abiertamente contrarios a una transición ecológica socialmente justa. La tarea política fundamental hoy es, por tanto, identificar estos grupos, sus necesidades, miedos y deseos y poner en marcha un proyecto ecosocial sincero y responsable, pero suficientemente ilusionante políticamente como para, dadas estas líneas de fractura social, aspirar a ganar. 

La clave de los impuestos verdes es otra: son una herramienta políticamente defectuosa porque es complicado diseñarlos para que sean fiscalmente progresivos

Es en este sentido que los impuestos a las emisiones en general, y a los combustibles fósiles en particular, deberían ser una herramienta entre otras muchas del arsenal político ecosocial. Solo son centrales en la utopía socioliberal, en la que sutiles intervenciones en el mercado permiten que la mano invisible haga su magia. Dejando a un lado el hecho de que para evitar las peores consecuencias de la crisis ecológica tendrían que ser muy elevados, mucho más de lo que está sobre la mesa en Francia o en cualquier otro lugar de Europa, la clave de los impuestos verdes es otra: son una herramienta políticamente defectuosa porque, en general, es complicado diseñarlos para que sean fiscalmente progresivos. Y aun en este caso, es necesario que haya alternativas reales para poder influir en el comportamiento de las clases populares (si a tu barrio no llega el transporte público, lo hace con muy baja frecuencia o tarda una eternidad, no podrás dejar de usar el coche). Finalmente, es difícil que los más ricos se vean suficientemente afectados como para obligarles a variar sus comportamientos, lo que genera una evidente sensación de injusticia. 

¿Cómo operar en el corto plazo, y con el suficiente pragmatismo para hacerlo de un modo políticamente viable, dentro del marco de las economías capitalistas que hoy sufrimos para que estas comiencen a mutar hacia alternativas sistémicas más sostenibles y más justas? Una idea que se está abriendo paso globalmente es la de un nuevo Pacto Ecosocial, lo que en Estados Unidos está liderando Alexandria Ocasio-Cortez bajo el nombre Green New Deal. Este Pacto Ecosocial iniciará la descarbonización profunda de la sociedad creando empleos verdes con buenas condiciones laborales en sectores ecológicamente sostenibles: energías renovables, transporte público, aislamiento de edificios, sanidad pública y cuidados. Es en este proyecto mayor donde debe integrarse la fiscalidad verde, para la cual proponemos algunas ideas: 

a) La subida de la carga fiscal ecológica debe acompañarse por una fuerte subida de la carga fiscal de las grandes fortunas y las grandes empresas. Los más ricos son los que más contaminan y deben ser, por tanto, los que más pagan. Las grandes empresas no son solo las principales responsables históricamente de la contaminación sino que durante años han hecho tarea de lobby y financiación de grupos negacionistas para retrasar la transición ecológica. Lo que no se puede tolerar es el modelo Macron: suben carburantes que son primera necesidad para pobres y bajan los impuestos de patrimonio.

b) Para evitar que, aunque progresiva, la carga fiscal verde sea excesiva para las clases populares, tendremos que implementar bonificaciones para los de abajo. Estas pueden venir bajo la forma de una Renta Básica Universal, de Servicios Básicos Universales (sanidad, educación, transporte, vivienda accesible) o bien a través de subvenciones fiscales y ayudas a bienes y servicios sanos ecológicamente producidos, tanto «de primera necesidad» (alimentación, energía doméstica) como aquellos que permitan desarrollarnos cultural, afectiva y físicamente bajo una premisa de km 0 (educación, deporte de base, vida comunitaria, sexualidad, ocio, música, arte y otras pasiones creativas). Esta última dimensión tiene una importancia política capital: debe abrir brecha a una nueva idea de felicidad desligada de las pautas de consumo vigentes, que aunque socialmente muy arraigadas, son ecológicamente suicidas.

c) Como defiende Florent Marcellesi, debemos asegurar que cada euro recaudado por la fiscalidad ecológica se destina a la transición ecológica, especialmente a financiar las medidas de fondo de reordenamiento del territorio y el sistema de transporte. Es imprescindible que las clases populares cuenten con alternativas laborales cercanas o de transporte sostenible reales antes de que se vean afectadas por cualquier carga fiscal directa. 

d) Debemos ensayar formas igualitarias de limitar nuestra huella de carbono y que no estén basadas en lo que uno pueda permitirse pagar. Bajo el para nada radical Gobierno laborista de Tony Blair se propusieron algunos esquemas de tarjetas digitales de emisiones que ponían un límite máximo a la contaminación individual independientemente de los ingresos personales.

Finalmente, un apunte sobre el primero y el último de nuestros problemas. El primero porque es el más importante y el último por ser el más difícil de solucionar. La mejor ciencia disponible apunta ya una verdad que negacionistas y tecnoutópicos del más diverso signo tendrán cada vez más difícil rebatir: sin una economía poscrecimiento no habrá sostenibilidad. Y como el capitalismo es inherentemente expansivo, eso implicará una transformación sistémica que a mediados de siglo habrá dejado atrás nuestro orden económico tal y como lo hemos conocido. De este hecho cabe derivar muchas interpretaciones políticas posibles. De momento van con ventaja las que como Trump, Bolsonaro o Vox, prefiguran un cierre autoritario alrededor de un supremacismo nacionalista que, a beneficio de las élites, se lance a la lucha mortal por el control de recursos escasos y la externalización de los daños ambientales. Nuestra opción ecosocialista está en el polo opuesto: un nuevo pacto ecosocial resuelto a favor de los de abajo, que se encamine a construir pueblos generosos, cuidadores e internacionalmente solidarios. Con una nueva economía orientada en la senda del decrecimiento energético y material, que logre avanzar en la sostenibilidad ecológica, pero asegure también una vida digna para toda la población. Esto implicará combinar sustitución de tecnologías con mercados socialmente contenidos y planificación democrática de la producción y el consumo bajo nuevas formas de propiedad pública y comunal. Pero tengamos cuidado: tras el fracaso del socialismo real en siglo XX nadie tiene recetas poscapitalistas ni respuestas fáciles. Y la transición ecológica socialmente justa tendrá más que ver con las victorias concretas de la guerra ecosocial de posiciones en cualquiera de sus frentes, que son siempre humildes, precarias y contradictorias, que con la voluptuosidad discursiva de la gran impugnación revolucionaria. 

---------------------

Héctor Tejero es investigador científico y militante de Contra el Diluvio.
Emilio Santiago Muiño es doctor en Antropología Social y máster en Antropología de Orientación Pública.

Autor >

Emilio Santiago Muiño / Héctor Tejero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ander

    Uff!.. Viendo el devenir de la civilización en lo que a uno le ha dado tiempo por edad todo lo planteado en el artículo parece una utopía que no sirve tan siquiera para caminar. Sabemos que la riqueza económica se concentra en poquísimas manos, que los fondos de inversión han estado y están acudiendo a acaparar los beneficios de sectores primarios, secundarios y terciarios de la economía: agricultura, materias primas energéticas-geológicas, tecnológicas, generación de energía, extracción mineral, transportes, medicina e industria farmacéutica. Y que acaparan también la industria aeronáutica-militar y los mal llamados medios de comunicación. Sabemos también que esos mismos grupos dominan la escena política en la sombra favoreciendo la privatización,el extractivismo, la elusión y evasión fiscal en sus llamados paraísos fiscales, que lo son para esos pocos nada más... Sabemos cómo está organizado el Mundo, y que sus élites controlan los poderes políticos financieros militares etc, ¿y pretendemos posible un cambio de paradigma por la acción ecosocialista a través de procedimientos democráticos? ¿¡Pero de qué DEMOCRACIA hablan!? Los que mandan agotaran a los pueblos y a los recursos naturales, que no son suyos ni nuestros, y harán lo posible por mantener el "statu quo". Lo llevan haciendo a costa de África y de otras partes del Planeta ante la impasibilidad de la sociedad y la clase política del mundo "desarrollado y democrático", ¿por qué habrían de cambiar ahora? La debacle es clara, y su proximidad inevitable no impedirá que quienes manejan el Planeta a su servicio lo sigan haciendo mientras puedan a costa de todos y de todo. El acrecentamiento inevitable de la situación podría producir -ojalá- una revolución de los pueblos, al estilo de lo iniciado en Francia, pero si no se logra extender, masificar y organizar esa resistencia poco se podrá hacer, y eso contando con que la presión revolucionaria consiguiera llevar a su parte a alguno de los poderes fácticos y políticos, cosa difícil de creer tal y como ha demostrado la historia reciente. Miren la tele, las noticias o los titulares de la prensa: están a otra cosa, no se plantea desde los poderes la emergencia civilizatoria en que estamos entrando. Llego a pensar que los concienciados somos unos locos alarmistas... O que simplemente ya tienen dispuestos planes para ellos y nosotros, pero están el la Agenda Oculta del Poder. En fin, parece que nos vamos al garete. Yo no tengo hijos pero sí sobrinos. Lo lamento por ellos.

    Hace 2 años

  2. andera

    Uff!.. Viendo el devenir de la civilización en lo que a uno le ha dado tiempo por edad todo lo planteado en el artículo parece una utopía que no sirve tan siquiera para caminar. Sabemos que la riqueza económica se concentra en poquísimas manos, que los fondos de inversión han estado y están acudiendo a acaparar los beneficios de sectores primarios, secundarios y terciarios de la economía: agricultura, materias primas energéticas-geológicas, tecnológicas, generación de energía, extracción mineral, transportes, medicina e industria farmacéutica. Y que acaparan también la industria aeronáutica-militar y los mal llamados medios de comunicación. Sabemos también que esos mismos grupos dominan la escena política en la sombra favoreciendo la privatización,el extractivismo, la elusión y evasión fiscal en sus llamados paraísos fiscales, que lo son para esos pocos nada más... Sabemos cómo está organizado el Mundo, y que sus élites controlan los poderes políticos financieros militares etc, ¿y pretendemos posible un cambio de paradigma por la acción ecosocialista a través de procedimientos democráticos? ¿¡Pero de qué DEMOCRACIA hablan!? Los que mandan agotaran a los pueblos y a los recursos naturales, que no son suyos ni nuestros, y harán lo posible por mantener el "statu quo". Lo llevan haciendo a costa de África y de otras partes del Planeta ante la impasibilidad de la sociedad y la clase política del mundo "desarrollado y democrático", ¿por qué habrían de cambiar ahora? La debacle es clara, y su proximidad inevitable no impedirá que quienes manejan el Planeta a su servicio lo sigan haciendo mientras puedan a costa de todos y de todo. El acrecentamiento inevitable de la situación podría producir -ojalá- una revolución de los pueblos, al estilo de lo iniciado en Francia, pero si no se logra extender, masificar y organizar esa resistencia poco se podrá hacer, y eso contando con que la presión revolucionaria consiguiera llevar a su parte a alguno de los poderes fácticos y políticos, cosa difícil de creer tal y como ha demostrado la historia reciente. Miren la tele, las noticias o los titulares de la prensa: están a otra cosa, no se plantea desde los poderes la emergencia civilizatoria en que estamos entrando. Llego a pensar que los concienciados somos unos locos alarmistas... O que simplemente ya tienen dispuestos planes para ellos y nosotros, pero están el la Agenda Oculta del Poder. En fin, parece que nos vamos al garete. Yo no tengo hijos pero sí sobrinos. Lo lamento por ellos.

    Hace 2 años

  3. ander

    Uff!.. Viendo el devenir de la civilización en lo que a uno le ha dado tiempo por edad todo lo planteado en el artículo parece una utopía que no sirve tan siquiera para caminar. Sabemos que la riqueza económica se concentra en poquísimas manos, que los fondos de inversión han estado y están acudiendo a acaparar los beneficios de sectores primarios, secundarios y terciarios de la economía: agricultura, materias primas energéticas-geológicas, tecnológicas, generación de energía, extracción mineral, transportes, medicina e industria farmacéutica. Y que acaparan también la industria aeronáutica-militar y los mal llamados medios de comunicación. Sabemos también que esos mismos grupos dominan la escena política en la sombra favoreciendo la privatización,el extractivismo, la elusión y evasión fiscal en sus llamados paraísos fiscales, que lo son para esos pocos nada más... Sabemos cómo está organizado el Mundo, y que sus élites controlan los poderes políticos financieros militares etc, ¿y pretendemos posible un cambio de paradigma por la acción ecosocialista a través de procedimientos democráticos? ¿¡Pero de qué DEMOCRACIA hablan!? Los que mandan agotaran a los pueblos y a los recursos naturales, que no son suyos ni nuestros, y harán lo posible por mantener el "statu quo". Lo llevan haciendo a costa de África y de otras partes del Planeta ante la impasibilidad de la sociedad y la clase política del mundo "desarrollado y democrático", ¿por qué habrían de cambiar ahora? La debacle es clara, y su proximidad inevitable no impedirá que quienes manejan el Planeta a su servicio lo sigan haciendo mientras puedan a costa de todos y de todo. El acrecentamiento inevitable de la situación podría producir -ojalá- una revolución de los pueblos, al estilo de lo iniciado en Francia, pero si no se logra extender, masificar y organizar esa resistencia poco se podrá hacer, y eso contando con que la presión revolucionaria consiguiera llevar a su parte a alguno de los poderes fácticos y políticos, cosa difícil de creer tal y como ha demostrado la historia reciente. Miren la tele, las noticias o los titulares de la prensa: están a otra cosa, no se plantea desde los poderes la emergencia civilizatoria en que estamos entrando. Llego a pensar que los concienciados somos unos locos alarmistas... O que simplemente ya tienen dispuestos planes para ellos y nosotros, pero están el la Agenda Oculta del Poder. En fin, parece que nos vamos al garete. Yo no tengo hijos pero sí sobrinos. Lo lamento por ellos.

    Hace 2 años

  4. ander

    Uff!.. Viendo el devenir de la civilización en lo que a uno le ha dado tiempo por edad todo lo planteado en el artículo parece una utopía que no sirve tan siquiera para caminar. Sabemos que la riqueza económica se concentra en poquísimas manos, que los fondos de inversión han estado y están acudiendo a acaparar los beneficios de sectores primarios de la economía: agricultura, materias primas energéticas-geológicas, tecnológicas, generación de energía, extracción mineral, transportes, medicina e industria farmacéutica. Y que acaparan también la industria aeronáutica-militar y los mal llamados medios de comunicación. Sabemos también que esos mismos grupos dominan la escena política en la sombra favoreciendo la privatización,el extractivismo, la elusión y evasión fiscal en sus llamados paraísos fiscales, que lo son para esos pocos nada más... Sabemos cómo está organizado el Mundo, y que sus élites controlan los poderes políticos financieros militares etc, ¿y pretendemos posible un cambio de paradigma por la acción ecosocialista a través de procedimientos democráticos? ¿¡Pero de qué DEMOCRACIA hablan!? Los que mandan agotaran a los pueblos y a los recursos naturales, que no son suyos ni nuestros, y harán lo posible por mantener el "statu quo". Lo llevan haciendo a costa de África y de otras partes del Planeta ante la impasibilidad de la sociedad y la clase política del mundo "desarrollado y democrático", ¿por qué habrían de cambiar ahora? La debacle es clara, y su proximidad inevitable no impedirá que quienes manejan el Planeta a su servicio lo sigan haciendo mientras puedan a costa de todos y de todo. El acrecentamiento inevitable de la situación podría producir -ojalá- una revolución de los pueblos, al estilo de lo iniciado en Francia, pero si no se logra extender, masificar y organizar esa resistencia poco se podrá hacer, y eso contando con que la presión revolucionaria consiguiera llevar a su parte a alguno de los poderes fácticos y políticos, cosa difícil de creer tal y como ha demostrado la historia reciente. Miren la tele, las noticias o los titulares de la prensa: están a otra cosa, no se plantea desde los poderes la emergencia civilizatoria en que estamos entrando. Llego a pensar que los concienciados somos unos locos alarmistas... O que simplemente ya tienen dispuestos planes para ellos y nosotros, pero están el la Agenda Oculta del Poder. En fin, parece que nos vamos al garete. Yo no tengo hijos pero sí sobrinos. Lo lamento por ellos.

    Hace 2 años

  5. ander

    Uff!.. Viendo el devenir de la civilización en lo que a uno le ha dado tiempo por edad, lo planteado en el artículo parece una utopía que no sirve tan siquiera para caminar. Sabemos que la riqueza económica se concentra en poquísimas manos, que los fondos de inversión han estado y están acudiendo a acaparar los beneficios de sectores primarios de la economía: agricultura, materias primas energéticas-geológicas, tecnológicas, generación de energía, extracción mineral, transportes, medicina e industria farmacéutica. Y que acaparan también la industria aeronáutica-militar y los mal llamados medios de comunicación. Sabemos también que esos mismos grupos dominan la escena política en la sombra favoreciendo la privatización,el extractivismo, la elusión y evasión fiscal en sus llamados paraísos fiscales, paraísos para esos pocos nada más... Sabemos cómo está organizado el Mundo, y que sus élites controlan los poderes políticos financieros militares etc, ¿y pretendemos posible un cambio de paradigma por la acción ecosocialista a través de procedimientos democráticos? ¿¡Pero de qué DEMOCRACIA hablan!? Los que mandan agotaran a los pueblos y a los recursos naturales, que no son suyos ni nuestros, y harán lo posible por mantener el "statu quo". Lo llevan haciendo a costa de África y de otras partes del Planeta ante la impasibilidad de la sociedad y la clase política del mundo "desarrollado y democrático" ¿Por qué habrían de cambiar ahora? La debacle es clara, y su proximidad inevitable no impedirá que quienes manejan el Planeta a su servicio lo sigan haciendo mientras puedan a costa de todos y de todo. El acrecentamiento inevitable de la situación podría producir -ojalá- una revolución de los pueblos, al estilo de lo iniciado en Francia, pero si no se logra extender, masificar y organizar esa resistencia poco se podrá hacer, y eso contando con que la presión revolucionaria consiguiera atraer a su parte a alguno de los poderes fácticos y políticos, cosa difícil de creer tal y como ha demostrado la historia reciente. Miren la tele, las noticias o los titulares de la prensa: están a otra cosa, no se plantea desde los poderes la emergencia civilizatoria en que estamos entrando. Llego a pensar que los concienciados somos unos locos alarmistas... O que simplemente ya tienen dispuestos planes para ellos y nosotros, pero están el la Agenda Oculta del Poder. En fin, parece que nos vamos al garete. Yo no tengo hijos pero sí sobrinos. Lo lamento por ellos.

    Hace 2 años

  6. ander

    Uff!.. Viendo el devenir de la civilización en lo que a uno le ha dado tiempo por edad, lo planteado en el artículo parece una utopía que no sirve tan siquiera para caminar. Sabemos que la riqueza económica se concentra en poquísimas manos, que los fondos de inversión han estado y están acudiendo a acaparar los beneficios de sectores primarios de la economía: agricultura, materias primas energéticas-geológicas, tecnológicas, generación de energía, extracción mineral, transportes, medicina e industria farmacéutica. Y que acaparan también la industria aeronáutica-militar y los mal llamados medios de comunicación. Sabemos también que esos mismos grupos dominan la escena política en la sombra favoreciendo la privatización,el extractivismo, la elusión y evasión fiscal en sus llamados paraísos fiscales, paraísos para esos pocos nada más... Sabemos cómo está organizado el Mundo, y que sus élites controlan los poderes políticos financieros militares etc, ¿y pretendemos posible un cambio de paradigma por la acción ecosocialista a través de procedimientos democráticos? ¿¡Pero de qué DEMOCRACIA hablan!? Los que mandan agotaran a los pueblos y a los recursos naturales, que no son suyos ni nuestros, y harán lo posible por mantener el "statu quo". Lo llevan haciendo a costa de África y de otras partes del Planeta ante la impasibilidad de la sociedad y la clase política del mundo "desarrollado y democrático" ¿Por qué habrían de cambiar ahora? La debacle es clara, y su proximidad inevitable no impedirá que quienes manejan el Planeta a su servicio lo sigan haciendo mientras puedan a costa de todos y de todo. El acrecentamiento inevitable de la situación podría producir -ojalá- una revolución de los pueblos, al estilo de lo iniciado en Francia, pero si no se logra extender, masificar y organizar esa resistencia poco se podrá hacer, y eso contando con que la presión revolucionaria consiguiera atraer a su parte a alguno de los poderes fácticos y políticos, cosa difícil de creer tal y como ha demostrado la historia reciente. Miren la tele, las noticias o los titulares de la prensa: están a otra cosa, no se plantea desde los poderes la emergencia civilizatoria en que estamos entrando. Llego a pensar que los concienciados somos unos locos alarmistas... O que simplemente ya tienen dispuestos planes para ellos y nosotros, pero están el la Agenda Oculta del Poder. En fin, parece que nos vamos al garete. Yo no tengo hijos pero sí sobrinos. Lo lamento por ellos.

    Hace 2 años

  7. Veleta

    Bien, ¿pero cuándo vamos a abordar sin miedo de una vez la cada vez más imperiosa necesidad de reducir la superpoblación? El consumo no puede reducirse hasta cero. Todo humano va a necesitar consumir, y las matemáticas no parecen ponerse de nuestra parte. Es un disparate que en un planeta del tamaño del nuestro haya más de 2.000 millones de humanos si queremos que todos vivan aceptablemente, necesitaríamos 3 tierras y media para que toda la población viviera dignamente. Hay que implantar medidas de planificación familiar obligatorias y limitar los hijos a uno por pareja como hizo China durante tantos años y que ahorró el nacimiento de unos 400 millones de personas. Por cierto, quiero creer que el artículo no es en realidad un panfleto capitalista disfrazado de ecologismo y que al escribir "socialismo real" se les olvidó a los redactores entrecomillar el término, porque no ha habido ningún socialismo real a gran escala en ningún país, lo de la URSS era capitalismo de estado.

    Hace 2 años 3 meses

  8. Futuro

    Veremos prácticamente desaparecer la aviación

    Hace 2 años 3 meses

  9. matriouska

    Interesante artículo, inteligente análisis y valiente/necesaria propuesta... Un puntualización: La iniciativa de Ocasio-Cortez de momento essólo un plan para la elección de un conjunto de panelistas que eleboren un plan de transición ecológica (Hay demasiadas dudas, especialmente cuando el plan se pretende desarrollar en el corazón del Capitalismo)

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí