1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Andreu Navarra / historiador

“Eugeni d’Ors era fascista, Ortega y Gasset, no”

Sebastiaan Faber 19/12/2018

<p>Andreu Navarra</p>

Andreu Navarra

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Eugeni d’Ors era un “fascista convencido” que “en ningún momento mostró ni el más leve vector de resistencia dialéctica” ante la dictadura franquista, escribe el joven historiador Andreu Navarra (Barcelona, 1981) en una nueva y completísima biografía del intelectual catalán (La escritura y el poder. Vida y ambiciones de Eugenio d’Ors, Tusquets). Y, sin embargo, cuando después de la muerte de Ors en 1954 se organizó una exposición de homenaje, enviaron su obra, entre otros, Rafael Barradas, Josep Clarà, Pau Gargallo, Josep Guinovart, José Gutiérrez Solana, Frederic Marés, Joan Miró, Antoni Tàpies y Joaquín Torres-García. Su férrea adhesión al régimen y su ideología, que ayudó a legitimar con sus ideas y prestigio, no impidió que D’Ors —que en catalán firmaba sus “glosas” periodísticas como Xènius— inspirara admiración y respeto entre una amplia gama de creadores.

Hoy, la situación es distinta. Aunque su obra nunca se ha dejado de editar —afirma Navarra— la recepción de Ors está adulterada por prejuicios, malentendidos y lagunas. Lo que, a su vez, nos impide comprender de verdad la historia cultural catalana y española de la primera mitad del siglo XX.

Como periodista literario, novelista y crítico de arte, D’Ors tuvo un papel central en el noucentisme catalán de los años diez y veinte —de hecho, fue el que inventó el término—. A partir de los años 20, después de mudarse a Madrid y pasar a escribir en castellano —momento visto en Catalunya como un acto de traición—, se convirtió en protagonista de la alta cultura de la capital. Dejó huellas duraderas. Escritor “elitista, autoritario, antiliberal, imperialista [y] antidemócrata” que era, por ejemplo, fue el que inspiró más que ningún otro intelectual a los jóvenes que en 1934 fundaron la Falange. El régimen no le dejó sin recompensa. Durante la Guerra Civil, Franco le nombra Director General de Bellas Artes; en 1938, ingresa a la Real Academia; en 1953, se le otorga una cátedra.

Navarra nos atiende en Barcelona, el mismo día 2 de diciembre que la ultraderecha española irrumpe en el parlamento andaluz. Quizá sea un buen momento para hablar de un padre fundador del pensamiento reaccionario español.

¿Por qué una nueva biografía de D'Ors ahora?

Porque faltaba un relato de la vida de este escritor: un relato narrativo, no un engranaje teórico. Porque no se había conseguido coser al d'Ors catalán con el castellano. Un relato así es imprescindible para entender la época, pero la inmensidad de su obra escrita y su carácter polémico lo impedían; además, la bibliografía era extensa pero permanecía dispersa. Y, sobre todo, porque se necesitaba una biografía centrada sobre su vida y su persona y no sobre sus glosarios. Una biografía así la vi posible, porque existe un gran legado archivístico que no había sido suficientemente explorado.

Argumenta que la imagen de D'Ors que predomina en la historia de la cultura catalana está basada sobre premisas dudosas. También sugiere que esa imagen tergiversada satisface a ciertos intereses. ¿Qué implicaría para Catalunya asumir el D'Ors que nos presenta usted?

Yo no sería tan duro con los críticos catalanes. Hay sí, la imagen del gran traidor y el clasicista a ultranza de los manuales, pero también están las aportaciones de excelentes filólogos: Xavier Pla, el mejor de ellos, Murgades, Castellanos, Bou, Albertí. Sus visiones son plurales, libres, no las veo dirigidas. De hecho, un problema de la bibliografía castellana sobre Ors consistía, precisamente, en ignorar a los filólogos catalanes, lo cual, metodológicamente, me parece un disparate. Lo que sí existe, claro, es un interés político, o un haz de ellos, interesados en la simplificación de los discursos históricos. Según mi criterio, asumir el d'Ors que propongo no significaría otra cosa que una inyección de verosimilitud que me gustaría que se socializara a través de un libro manejable. Para Catalunya, este d'Ors que surge de sus cartas y sus materiales personales es más comprensible, matizado, rico en contradicciones, y más vulnerable, diferente.

Los historiadores españoles, muchas veces, escriben cosas muy ridículas sobre Catalunya

Argumenta algo similar para el D'Ors que han venido construyendo filólogos y biógrafos en la historia literaria e intelectual española.

Los historiadores españoles, muchas veces, escriben cosas muy ridículas sobre Catalunya, su cultura y su nacionalismo. Leo cosas como, por ejemplo, que Ors y la Lliga Regionalista eran “separatistas”, lo cual es un dislate de enormes dimensiones. Equiparar a Cambó con Estat Català, cosas así. Otro disparate que leí hace poco, en otro libro: que el nacionalismo catalán era materia básicamente carlista. Ignorando que su fundador, Valentí Almirall, era un republicano federal. Ignorando la tradición de Pi i Margall, de todo el republicanismo urbano y rural catalán. También es verdad que tenemos voces como las de Núñez Seixas o Vicente Cacho Viu, que hablan de un fenómeno plural con suficiente apertura de miras y con resultados excelentes.

Esa dificultad de “los dos lados” (Madrid y Barcelona) de asumir una persona que, como D'Ors, era una bisagra entre los dos, ¿es sintomática de cierta dinámica cultural-institucional en la España democrática?

Ors no era bisagra entre Barcelona y Madrid. Ors era bisagra entre Ors y Ors. No funcionó como bisagra, sino como colonizador cultural. Ors buscaba un patrón, se ponía a sus órdenes y empezaba a escribir, en la lengua que tocase, y a dar charlas y a construir instituciones. Lo hizo en Barcelona, Madrid, París, y en menor medida, en Ginebra, Buenos Aires y Roma. Allí donde iba fagocitaba la prensa, desembarcaban el Glosario y la "heliomaquia". En cuanto a la España democrática, no es mi campo de investigación. Aunque, lógicamente, tengo mis lecturas. Lo que puedo decir es que echo de menos curiosidad y respeto mutuo entre culturas o tradiciones que son, si no vecinas, cercanas. Pero es un problema peninsular: nuestras ciudades no se conocen entre sí. Nuestras autonomías funcionan como reinos de taifas, hay desconfianza mutua. Faltan curiosidad, conocimiento y respeto: nuestro Estado es campo abonado para el odio rentable.

nuestras ciudades no se conocen entre sí, nuestras autonomías funcionan como reinos de taifas

Los biógrafos suelen decir que, en el largo proceso de investigación y redacción, la persona biografiada llega a ser una presencia diaria en la vida doméstica del biógrafo. ¿Ha sido así en su caso y, si es así, cómo ha sido convivir con Xènius?

Ante esta pregunta, puedo responder cosas que suenen un poco extrañas. Lo que dice es totalmente cierto, y yo, que hasta ahora no había escrito ninguna biografía, lo he vivido de forma muy radical. Empezar tu andadura con un proyecto sobre d'Ors es atrevido pero extraordinariamente entretenido, puesto que d'Ors era muy reservado en cuanto a su vida privada, y en sus textos memorialísticos era totalmente juguetón y malicioso, por no decir que mentía constantemente. Porque se automitificaba, y porque no debía conceder tanta importancia a su persona como a su obra. Lo escribió varias veces: su biografía era la historia de sus lecturas. El juego consistía en identificar los engaños, las pistas falsas, desentrañar mil y un enigmas. Pero d'Ors mismo me ayudó a veces. Tras pasar todo un día preocupado por un misterio por resolver, me visitaba en sueños. Él, o su Ángel. Como fuera, por la mañana había dado con la solución al acertijo. Sé que si su fantasma deambulara por aquí abajo, se estaría choteando de mí, con una sonrisa. Era un burlón: dejó una biografía por escribir llena de trampantojos y enigmas. A veces, sin embargo, sé que he conseguido vencerle, hallar algunas claves. Pero no lo puso fácil.

Su biografía es dura y al mismo tiempo aboga por que recuperemos a D'Ors, o al menos que lo sigamos leyendo y apreciando. Menciona que no se le lee ni en los institutos ni en la Universidad. Y, sin embargo, no me queda siempre muy claro por qué. Si, de un día para otro, se dejara de reeditar a D'Ors, ¿qué se perdería? ¿Un gran estilista? ¿Cierta visión matizada de la historia del arte? ¿Algo más?

Se perdería la relación, en Catalunya y en Madrid, entre el regeneracionismo autoritario y la extrema derecha republicana. Yo no acudo a una figura histórica para “reivindicarla” o recomendarla. Yo no soy un locutor de Teletienda. Procuro escribir como un historiador, es decir, aportar las claves para la comprensión de unas determinadas figuras de una época. Si se dejaran de reeditar los mejores ensayos orsianos así como sus mejores narraciones, dejaríamos de poder leer a uno de los escritores catalanes y españoles más importantes del siglo XX. Aun así, añado, mi interés fundamental es repensar una época y unos determinados resortes de poder, que me parecían mal explicados o necesitados de una revisión.

A pesar de su famosa rivalidad, se me hace que D'Ors y Ortega tenían más en común de lo que les separaba. No solo el hecho de que los dos vivían de las colaboraciones periodísticas o que, en la Guerra Civil, se pusieron del lado rebelde; sino también cierto diletantismo crónico: limitaciones intelectuales muy claras en comparación con los filósofos, literatos y periodistas genuinos de su generación, fueran españoles, americanos o europeos. Finalmente, me parece que en los dos, la vanidad impedía que tomaran plena conciencia de esas limitaciones, llegando a tener una imagen bastante inflada de su propia capacidad y estatura. ¿Está de acuerdo?

No estoy de acuerdo en absoluto. De hecho, para un trabajo que estoy ultimando, estoy trabajando precisamente este aspecto. Eugeni d'Ors era fascista, Ortega y Gasset, no. Me parece una diferencia fundamental. Ortega forma parte del grupo de escritores mayores (Marañón, Baroja, Unamuno, Azorín) que, sin ser fascistas, apoyaron al bando nacional, convirtiéndose en franquistas. Provenían de un sector liberal de pensamiento. Hubo, en el campo republicano, zozobras parecidas, sobre todo reservas y fobia al comunismo, posturas como de, por ejemplo, un Salvador de Madariaga. El proyecto de centroderecha republicano basado en un “partido nacional” orteguiano no tiene nada que ver con el imperialismo de Ors, que está pensando siempre en una Restauración del Imperio Romano. Romano en lo espiritual o en lo palpable. Ors buscaba la restitución del imperio europeo unificado, federado internamente. Ahora bien, las coincidencias son evidentes: ambos se enfrentan a la crisis del positivismo de hacia 1890 con armas parecidas: razón vital en el caso de Ortega, razón irónica ampliada o dialogismo en el caso de Ors. En el caso de Ortega, creo que su auténtica influencia práctica se produjo, sobre todo, en los años setenta, cuando tocó diseñar el proyecto constitucional. Lean España invertebrada y luego comparen ese proyecto con el Estado desplegado entre 1975 y 1982. Ortega mantuvo discípulos entre el exilio y también entre falangistas, los más cultos o conscientes. La vida de Ors se apagó sin dejar prácticamente más que un puñado de simpatizantes.

Su biografía es refrescante y provocadora. Por un lado, no deja ninguna duda sobre la naturaleza y constancia de las ideas políticas de D’Ors (fascista, imperialista, monárquico); sobre su conducta política (su integración plena en el franquismo); y sobre su oportunismo profesional y actitud crematística (cobraba sumas perversas, por ejemplo, incluso en tiempos de gran escasez). Por otro, como biógrafo, se resiste usted a todo moralismo: empatiza con D’Ors como ser humano y subraya lo que tiene de admirable su obra. Me consta que ha sido una decisión consciente suya esta aproximación, digamos, liberal. En este sentido, cuando empezó a escribir, ¿tenía presente algún modelo, español o internacional, cuyo tono o actitud hacia la persona biografiada le interesaba emular? Cierta biografía, no sé, ¿de Céline?

No pensaba en ninguna biografía concreta. Lo que sí tenía muy claro es que libros que vengo leyendo últimamente —por ejemplo, El equipo de Stalin, de Sheila Fitzpatrick; o París, 1919, de Margaret MacMillan— estaban a años luz de cualquier producción historiográfica española. Excepciones podrían ser Núñez Seixas, o Julián Casanova; otra: Calvo Maturana. Pero percibo temor, falta de atrevimiento, en muchos libros catalanes y españoles que voy leyendo. Se escriben hagiografías, ditirambos, se condena o se eleva a determinados personajes, haciendo que las cosas pasadas encajen en esquematismos presentes. Este presentismo es una plaga, a veces hace que los libros se me caigan de las manos. Lo que menos soporto de un libro es que trate de darme gato por liebre. Cuando una historiadora norteamericana aborda la figura de Stalin, no está pensando en la rentabilidad política o ideológica de “recuperar” a ciertos personajes. Lo que intenta es que se conozca lo que pasó. Lo bueno y lo repugnante. En este sentido, parece que en el ámbito anglosajón se pueda escribir sobre las figuras históricas con más naturalidad, con móviles científicos y no propagandísticos. Las a menudo grotescas luchas partidistas de nuestros días se trasladan al campo científico, y lo degradan de mala manera. Núñez Seixas acaba de denunciarlo en una entrevista para Historia y vida. Quizá no sabía tanto lo que iba a hacer como lo que no quería repetir: era preciso arrancar a d'Ors de nuestras obsesiones actuales, para acercarnos a la persona real o, cuanto menos, verosímil. Algo que sólo podía hacerse a través del archivo. Bueno, miento, rectifico: sí sabía lo que quería hacer: una biografía biográfica, un relato sobre la vida de un hombre y lo que escribió, no (otra vez) un acercamiento a sus glosarios, otro comentario de texto extendido hasta los centenares de páginas. El acceso del público medio a biografías rigurosas y divulgativas me parece ahora mismo una prioridad de nuestro mercado cultural.

parece que en el ámbito anglosajón se pueda escribir sobre las figuras históricas con más naturalidad, con móviles científicos y no propagandísticos

A pesar de lo que acabo decir sobre su refrescante resistencia ante todo moralismo, lo que sí me chirría algo es lo poco que habla de la responsabilidad de una figura como D'Ors, en su papel no solo institucional (es decir: su posición de poder) sino también en su papel más puramente intelectual (por ejemplo, como uno de los inspiradores principales de la Falange). Para decirlo de forma cruda: las ideas y actuaciones de D'Ors resultaron funestas. ¿Le parece que D'Ors —con toda su frivolidad— en algún tiempo de su vida se planteó su propia trayectoria en términos de responsabilidad? ¿Cree que le ha tocado a usted, como biógrafo, llamarle a cuenta?

No lo creo. En algunos de sus aforismos, Ors reniega del arrepentimiento. Él creía que cada nuevo día era un episodio más de la Heliomaquia, y sus responsabilidades debían de quedar dentro de la casilla de la “Anécdota”, no de la “Categoría”. Había que seguir adelante sin tener en cuenta a los heridos. Era un especialista en quemar las naves. Sus escritos y creaciones eran su Categoría, sus miserias y errores y fangos, Anécdota. Quizá tuvo un fugaz momento de replanteamiento cuando escribió, para Cuadernos Hispanoamericanos, en la posguerra, un diálogo fantasmal entre Octavio de Romeu y Juan de Mairena. Ahora bien, hay que hacer precisiones. Me parece que la aportación orsiana a la extrema derecha antiliberal y antidemocrática española es de primera magnitud. Aun así, no era un hombre violento, y cuando estalló la guerra civil se encontraba fuera de España. No espoleó linchamientos ni, que yo sepa, fue el responsable de ninguna muerte o masacre. Sí de alguna depuración. Su perfil se parece al de Pedro Sainz Rodríguez, con quien llegó a trabajar mano a mano.

Vivimos en una época tristemente dominada por la contrarrevolución antiilustrada

Como biógrafo de un fascista en España, quiera que no, entra en cierta compañía: Andrés Trapiello, Jordi Gracia, Javier Cercas, Javier Tusell, Gregorio Morán. ¿Cómo se siente en ese grupo? ¿Qué le distingue a usted de ellos?

Me cita a autores muy consagrados, algunos de ellos muy respetados por mí. Una diferencia: Trapiello nació en 1953; Javier Cercas, en 1962; Tusell, en 1945; Gracia tiene 53 años; Gregorio Morán es de 1947… ¡yo nací en 1981! Me parece evidente que debe de haber una diferencia abismal entre sus experiencias vitales y la mía. Yo no viví la transición. Lo que ha marcado más salvajemente a mi generación fue la llamada crisis, que ha dejado a muchos de mis compañeros en la cuneta, no sólo de la academia, sino también de la vida. Yo me siento muy cercano a autores, historiadores o críticos, llamémosles como queramos, más cercanos a mi edad o intereses: Francisco Fuster, Jordi Amat, Lucila Mallart, Francesc Montero o Mario Martín Gijón. Y resulta extraño, porque yo siento un gran respeto por estos intelectuales que citas, podría añadir a Ricardo García Cárcel, mi maestro, y a referentes intelectuales de primer orden para mí: pienso en Mainer, Fontana, o en Borja de Riquer. Sin embargo, percibo que nos han dejado un espacio público muy degradado, presidido por la desesperación, la desorientación y la incertidumbre. Incluso podríamos pensar, lo he hablado con muchas compañeras y compañeros, que algo o alguien ha tratado de quitarnos de en medio. Por esta razón, escribir y sobrevivir, completar un proyecto ambicioso como La escritura y el poder, o cualquiera de mis anteriores libros, en este medio tan pesimista y negativo, precario, arruinado, puede llegar a convertirse en un ejercicio de afirmación identitaria. Pienso que muchos jóvenes podrían decir, hoy: pese a todo, trabajo. Contra todo, puedo seguir investigando. Y nos va la dignidad en ello.

D'Ors quizá sea el mejor ejemplo de la existencia, en España, de una tradición culta de derechas: tal y como lo representa en su libro, era un fascista, sí; pero era inteligente, educado, un gran estilista, multilingüe, erudito e incluso, a su modo, generoso y tolerante con los que pensaban diferente. ¿Todavía hay una derecha culta así en España? ¿Y en Catalunya?

Yo creo que no, ni en Catalunya ni en España. Los ámbitos públicos están sumamente emocionalizados. Vivimos en una época tristemente dominada por el linchamiento, la tosquedad, la frase rudimentaria, la sentencia campanuda, el cipotudismo, el infantilismo obligado, y la contrarrevolución antiilustrada. Sí conozco a decenas de intelectuales de derechas con quienes dialogo y con quienes mantengo una relación de colaboración científico-humanística. Entre civilizados tenemos que buscarnos y dialogar. En nuestro país falta empatía y sobran apocalipsis cotidianos.

Hoy la derecha española se va derechizando a pasos de gigante. ¿D'Ors es recuperable para una formación como Vox, o el PP de Casado?

Radicalmente, no. Por una sencilla razón: d'Ors proponía un proyecto de despotismo ilustrado. Para el Pantarca, el Estado era el ente que se encargaba, sobre todas las cosas, de proporcionar cultura y socializarla. Eso hizo el tándem Aunós/Ors desde la Escuela Social de Madrid. Los proyectos de partido de nuestras derechas hoy rebosan cutrez y malos instintos, son injertos de ideas recalentadas de afuera. Y también en Catalunya: los populismos más groseros y simplistas tratan de abrirse paso. Existen voces diferentes, razonadas, y son el tesoro que debemos conservar. Porque pronto harán falta los relatos de restauración anímica, los reencuentros. Hay quien ya no siquiera concibe que a uno le interese escribir una monografía científica: todo ha de ser propaganda y de la peor. Me parece que ni un solo partido español o catalán está por la labor de recuperar las infraestructuras de investigación. Parece que todo el mundo, excepto un puñado de individualidades, esté de acuerdo en implantar la cultura del tic, el autoritarismo, la violencia verbal, el caudillaje, el neocaciquismo, la destrucción del espacio de intercomunicación pública, en aras del clientelismo y el lucro más brutal. Lo más inquietante es que parece que nos hayamos acostumbrado a aceptar censuras, insultos, griteríos, boicots, eslóganes totalizados. Pero algunos ya han empezado a ponerse las pilas. De las zonas ajenas a la crispación tendrán que volver los puentes, todos los puentes. Y aún quedan zonas de éstas, aunque desde ellas no se haga tanto ruido.

 

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastiaan Faber

Profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Es autor de numerosos libros, el último de ellos 'Exhuming Franco: Spain's second transition'

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sebastiaan Faber

    Más sobre Ortega, a propósito de otra biografía, aquí: http://www.fronterad.com/?q=biografia-hombre-masa-que-le-debe-espana-a-jose-ortega-y-gasset

    Hace 2 años 9 meses

  2. Andres

    Gracias UNO me ha evitado perder el tiempo leyendo este disparate. No, si va a resultar que Ortega era progre. como una chota.

    Hace 2 años 9 meses

  3. Uno

    Como una chota. Precisamente en La España invertebrada Ortega nos habla, con la sofisticación de un columnista de OKdiario o de un tertuliano de esRadio, de la necesidad de construir una sociedad en que, todos a una, contribuyamos a la formación de un Imperio sin cuestionar nunca al poder en lo más mínimo. Despliega, de hecho, el ideario de Falange. Si eso lo convierte en una monjita de la caridad en lugar de en un fascista (que es lo que son básicamente la mayoría de los citados "escritores mayores"), que baje San Marx y lo vea. Por lo demás de acuerdo en que hay mucho prejuicio y mucho complejo. Concretamente en los catalanes, que se empeñan en estudiar la lengua, la historia y la literatura de un país fascista, y que tan renuentes son a admitir, no se sabe bien si ante ellos mismos o ante los demás, que efectivamente se trata de un país fascista. "No podemos decir que es fascista aunque sea fascista... sería como tener prejuicios... nos mirarían mal y nos sentiriamos peor".

    Hace 2 años 9 meses

  4. Luis Castro

    A primera vista, no me parece que D'Ors sea un autor tan importante, aunque resulte significativo para su época. Su Instituto de España o sus normas de estilo para los monumentos fascistas no fueron más que meras ocurrencias y su influencia sobre Falange más bien visible solo en el grupo de Pamplona en torno a Yzurdiaga. Por otra parte, aunque Ortega no fuera un fascista, su influencia en Falange sí me parece más determinante (y así lo reconocían los propios falangistas, empezando por José Antonio y Giménez Caballero). Reléase la "España invertebrada" y se encontrarán ideas principales de Falange, que no tenía muchas, así como un estilo semejante al de Gentile en la Enciclopedia italiana, cuando define el fascismo. A mi no me recuerda nada la Transición; parece que hemos leído un libro distinto.

    Hace 2 años 9 meses

  5. Francisco

    Los que ahora se lamentan del auge de Vox, vieron impasibles como levantaba querella contra el independentismo y se apandillaron para implantar el 155. Hasta Podemos y los Comunes se lavaron las manos al tiempo que decían no estar de acuerdo con la repugnante medida. Todavía hoy siguen presionando para apoyar a Sánchez, quien hasta tuvo el descaro de burlarse de los que hacían huelga de hambre. Hombre, pero de qué estamos hablando?

    Hace 2 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí