1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los profesores se levantan contra el Gobierno portugués

Las demandas de los sindicatos de docentes parecen una barrera infranqueable para aprobar los próximos presupuestos

Daniel Toledo Lisboa , 12/12/2018

<p>Manifestación de profesores frente al Parlamento portugués. </p>

Manifestación de profesores frente al Parlamento portugués. 

Jorge Caria

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En medio de la incertidumbre por la aprobación final de los presupuestos para 2019, los sindicatos de profesores en Portugal se encuentran en guerra abierta contra el Gobierno de António Costa. Los socialistas necesitan el apoyo de sus socios de Gobierno (Bloco de Esquerda, Partido Comunista, PAN y Os Verdes) para la aprobación del Orçamento de Estado (OE, Presupuestos Generales), pero las diferentes versiones de “izquierda” no hacen sino aumentar la tensión de forma peligrosa.

Son muchos los escollos que debe salvar el Gobierno para conseguir entenderse con el ala más a la izquierda de sus apoyos parlamentarios. En una situación insólita en la historia de la democracia portuguesa, los partidos de la oposición han entregado más de 900 enmiendas al texto económico presentado por el Ejecutivo. El año pasado fueron menos de 300, y retrasó su aprobación hasta bien entrado diciembre.

Este año el Gobierno va a necesitar sortear un arrecife de problemas antes de llegar a buen puerto, pero, sin duda, las demandas de los sindicatos de profesores parecen, en la actualidad, una barrera infranqueable. El sindicato Federação Nacional dos Professores (Fenprof) y la Federação Nacional da Educação (FNE) se encuentran en total oposición al Gobierno de Costa, con la demanda inapelable de que el Estado les reconozca el tiempo congelado en sus carreras desde el comienzo de la crisis.

El problema viene desde enero de 2011, cuando el Gobierno liderado por Pedro Passos Coelho (Partido Social Demócrata) anunció que el tiempo de trabajo de los profesores quedaría, a partir de ese mismo momento, congelado en términos de cotización a la Seguridad Social. En realidad, el colectivo de los profesores fue sólo uno entre tantos otros cuyo servicio iba a quedar paralizado en términos fiscales con la llegada de la crisis, pero, en el caso de los profesores, a todo este tiempo que llevan en esta situación también habría que añadirle los casi dos años que también el Gobierno de José Sócrates congeló sus cotizaciones, entre 2005 y 2007.

El lema de “9 años, 4 meses y 2 días” (el tiempo que exigen los profesores que se les reconozca de forma retroactiva) se ha hecho ya famoso en todo el país. Es una exigencia que los docentes ven como inapelable, mientras que el Gobierno ve como inasumible. En conversaciones con CTXT, el secretario general del Fenprof, Mário Nogueira, el sindicalista con mayor capacidad de convocatoria y que genera más interés mediático en el país, matiza en este sentido: “Yo diría que (los 9 años, 4 meses y 2 días) es el tema más visible y más actual. Sin embargo, no puedo llamarlo el tema principal porque, por desgracia, los problemas que las escuelas, la educación y los profesores en Portugal están muy lejos de limitarse al tiempo de servicio que el Gobierno nos quiere robar”.

En el Ministerio de Educación afirman que el reconocimiento de todo ese tiempo, “tendría un impacto superior a 1.100 millones de euros por año”. A pesar de que los sindicatos insisten en que los presupuestos en Educación para 2019 son un “estancamiento”, desde el Ministerio de Brandão afirman todo lo contrario: “En 2019, el Presupuesto en Educación asciende a 6.421 millones de euros, a diferencia del montante de 6.173 millones de euros de presupuesto inicial de 2018, representando un crecimiento superior al 4%”.

Como si vivieran en universos paralelos, Mário Nogueira asegura que “existen problemas estructurales de las propias escuelas, resultado de años y años de quiebra de inversión. Este Gobierno paró la quiebra, pero no alteró el sentido de la inversión, es decir, no llevó a que se recuperase. Estuvimos 4 años de estancamiento ya a un nivel muy bajo. Tenemos falta de profesores, falta de técnicos, como terapeutas, sicólogos, asistentes sociales: tenemos falta de funcionarios. Y el Gobierno prevé para 2019 una reducción de 4% en recursos humanos. Por tanto, la política de recortes y reducción va a continuar”.

Nogueira no es un dirigente sindicalista más. Tras él está el gremio más sindicado y tenaz de Portugal, con tasas de asociación que superan con creces al resto de colectivos de trabajadores. Como afirma el propio dirigente, “la sindicalización no es obligatoria en Portugal, y los niveles de sindicalización, en general, no son muy elevados. Andará por el 15%, más o menos. Sin embargo, en los profesores la tasa de sindicalización en el total de las organizaciones andará alrededor del 70%, y la Fenprof tiene el 50% de ese porcentaje”.

Mário Nogueira ha convocado las manifestaciones sindicales más multitudinarias de la historia reciente del país. Durante el segundo mandato del socialista José Sócrates, entre 2005 y 2009, la por entonces ministra de Educación, Maria de Lurdes Rodrigues, tuvo que soportar el fuego cruzado de 8 huelgas de profesores, acampadas y vigilias frente a su ministerio, peticiones que alcanzaron las 320.000 firmas y 7 manifestaciones multitudinarias, la última de las cuales, el 8 de noviembre, congregó a unas 120.000 personas solo en Lisboa, según datos de la propia policía.

Ahora, el sindicalista se ha convertido en la piedra en el zapato de un Gobierno al que los medios internacionales a menudo califican como modélico, tanto a nivel de recuperación económica como de progresismo en políticas sociales. Claro que una Troika que parecía ya distante, casi invisible, ha vuelto a asomar el hocico tras el resquicio de la actualidad informativa, recordándonos a todos en Portugal que aún mantienen los ojos bien puestos en sus cuentas de resultados. 

Por otro lado, el Parlamento portugués ya aprobó el texto económico en su generalidad, con el apoyo del Bloco, los Verdes y los comunistas, lo que ha dejado las protestas de los profesores literalmente relegadas al ámbito de la calle. Más allá de que el gremio de profesores pueda interpretar como una traición este movimiento del ala más izquierdista del parlamento, ha quedado claro que los trabajos de cabildeo de los partidos quedan, a menudo, lejos del alcance de la sociedad civil. Así las cosas, Nogueira califica el conflicto entre Gobierno y profesores de “guerra”, y asegura que Costa, “en estos momentos, ya perdió a los profesores”.

El pasado 29 de octubre, un día antes de la primera votación en torno a los Presupuestos (OE), el Fenprof y el FNE convocaron un paro total y una manifestación frente al Parlamento. Fue el mismo día y a la misma hora en que el ministro de Educación, Tiago Brandão, se encontraba convenciendo a los parlamentarios de la idoneidad del programa de Educación para 2019. Mientras el ministro decía Sí en la Cámara, los profesores decían No en la calle.

Si ya será difícil para António Costa alcanzar consenso en torno al OE con miles de profesores protestando en la calle, y en huelga indefinida de horas extra hasta el 17 de diciembre, las relaciones internas entre el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista con el Fenprof hacen pensar que hasta la propia coalición de Gobierno corre serio peligro. En concreto porque el Fenprof pertenece a la Confederação Geral dos Trabalhadores Portugueses (CGTP), cuyas bases y mandos están plagados de bloquistas y comunistas.

Sin ir más lejos, el secretario general de la CGTP, Arménio Carlos, integra también el Comité Central del Partido Comunista. “La CGTP”, asegura Nogueira, “tiene dirigentes que son militantes y de los órganos (de dirección) del PCP, del PS y del BE. La Fenprof es igual, tiene dirigentes del Partido Socialista, independientes, del PCP, incluso de la derecha. Ahora, esta posición del Gobierno está llevando a una situación de revuelta, no sólo a los militantes comunistas o a los bloquistas. Los profesores (allegados) del PS, incluyendo dirigentes, han tomado una posición contra el Gobierno absolutamente arrasadora”. 

El Gobierno sabe que el incendio puede extenderse hasta sus propias filas. Tanto es así que el Ministerio de Educación emitió una nota el pasado 12 de octubre asegurando que las próximas huelgas de profesores, convocadas para el 29 de octubre y 2 de noviembre, no contarían con el apoyo de la legalidad. Esto es, que las ausencias por parte de los profesores de sus puestos de trabajo serían consideradas faltas injustificadas. Habrá que esperar a ver si, en posibles futuras huelgas, el Gobierno intentará ilegalizarlas de raíz. 

Aunque quizá esta jugada se le vuelva, una vez más, en su contra, ya que la reacción del Fenprof y demás sindicatos de docentes fue contundente. “Vamos a iniciar una participación criminal contra el ministro”, afirma, sin inmutarse, Mário Nogueira. “Hay cosas que pertenecen a la Democracia, que son elementos, normas básicas y elementares del Estado democrático. Y una de esas, en nuestra Constitución, es el derecho a huelga. Lo que ocurrió fue que el Gobierno, ya en julio pasado, antes de las vacaciones (de verano), decidió decretar servicios mínimos para una huelga que estábamos organizando. En su momento, los consideramos ilegales (los servicios mínimos). Recurrimos en tribunales y ganamos”.

Lo cierto es que resulta chocante que, prácticamente, a excepción de policías y militares, el único colectivo al que no se les ha restablecido de forma retroactiva la congelación de sus carreras sea a los profesores. Algunos interpretan esto, precisamente, como un enfrentamiento del Estado contra un colectivo que claramente ha alcanzado más poder del que muchos desearían. Esto ha resultado en un diálogo de sordos. Por su parte, para el Fenprof el ministerio de Educación ha perdido su credibilidad como interlocutor: “Tiago Brandão (ministro de Educación) ni es bueno, ni es malo, simplemente no existe. En Portugal no hay ministro de Educación. (…) Portugal en este momento lo que tiene es una delegación del ministerio de Economía como ministerio de Educación”.

Los profesores no son el único colectivo en pie de guerra contra el Gobierno. Últimamente son frecuentes las huelgas de enfermeros, de trabajadores de Infraestructuras de Portugal (ferroviarios), de estibadores en condiciones precarias de trabajo o de funcionarios judiciales. Ya el pasado 26 de octubre se decretó una huelga general en la función pública que alcanzó el 100% de seguimiento en algunos municipios. Sin embargo, los problemas en Educación se prevén como el obstáculo que podrá atrasar considerablemente la aprobación del texto más importante de la legislatura. Un atraso que, si no se soluciona a tiempo, podría dejar al Gobierno de coalición de António Costa seriamente tocado.

En medio de la incertidumbre por la aprobación final de los presupuestos para 2019, los sindicatos de profesores en Portugal se encuentran en guerra abierta contra el Gobierno de António Costa. Los socialistas necesitan el apoyo de sus socios de Gobierno (Bloco de Esquerda, Partido Comunista, PAN y Os Verdes)...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Daniel Toledo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí