1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

A 40 años de la Constitución. Y el régimen vivito y coleando

Eso que llamamos democracia española no deja de ser una pantalla en las que los habitantes de esta modesta provincia europea nos entretenemos en cuitas internas a las que damos el nombre de izquierda y derecha

Emmanuel Rodríguez 5/12/2018

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

A la espera de investigaciones que den cuenta de los sentidos del voto por Vox, cabe pensar el efecto de esta irrupción en la ya conflictiva relación entre nación y democracia en España

6 de diciembre. 40 años de la Constitución. La democracia española va camino del medio siglo. Enhorabuena.

La celebración de este aniversario ha quedado sin embargo en nada. Escaso presupuesto, poca atención mediática, ningún interés internacional. No parece que esté el horno para bollos. ¿Tan malos son los tiempos de la democracia española? ¿Tanto como para no recordar los hechos fundacionales del “gran acuerdo para la convivencia política y social”? 

Seguimos en medio de la crisis política. Las elecciones andaluzas solo lo han ratificado. Desde mayo de 2011, se han ido laminado los principales pivotes de la circulación de élites que caracterizan a toda oligarquía liberal. En el caso español: el turnismo (socialistas-populares) y el arreglo entre las élites de Estado y las de los nacionalismos catalán y vasco. Efectivamente, de un lado, el turnismo se ha quebrado en el actual cuatripartito, que podría llegar a ser un “pentapartito”. Del otro, el arreglo entre las clases políticas, que servía de punto de equilibrio al bipartidismo, se ha desecho en la crisis catalana. 

La pregunta es lógicamente ¿y ahora qué? ¿Andamos en tránsito hacia una nueva reforma constitucional, los primeros pasos de un nuevo “régimen”? ¿O eso que llamamos régimen del 78 se ha acabado por recomponer lampedusianamente “cambiar algo para no cambiar nada”? Antes de responder conviene, no obstante, hacer una breve valoración de esta corta década. En los dos puntos señalados (el turnismo que organiza el sistema de partidos y los arreglos territoriales entre clases políticas), el régimen político español ha sufrido un fuerte temblor, a veces de la mano de la reforma, otras de la ruptura. En ambos aspectos el fracaso de los proyectos de cambio ha sido rotundo.

En cuanto al primero, el turnismo terminó, al menos en apariencia. Vivimos en tiempos de cuatro partidos (PP, Cs, Podemos, PSOE), que parecen condenados a enfrentarse y negociar, competir y colaborar. El motor de esta quiebra está, sin duda, en la crisis económica y en su primera expresión social, el 15M. En cuanto a la naturaleza de este complejo movimiento, se pueden aventurar hipótesis distintas, pero conviene reconocer cuál fue su consigna: “democracia”, ergo, reforma del Estado, democratización de sus aspectos más imperfectos (desde la independencia de la justicia hasta las derechos sociales). 

¿Era Podemos, el partido jacobino de Iglesias, luego degenerado en la autocracia de finca y dacha, la única salida del 15M? Desde luego que no. En el curso de esta evolución se observa una reducción progresiva de las aspiraciones: del proyecto de reforma (¿proceso constituyente?) a la impugnación del turnismo, de la impugnación a “ganar” y tomar el gobierno, de la imposibilidad de gobernar a la representación del “cambio” (algo parecido a una nueva izquierda) y de cualquier atisbo de novedad a la subordinación al PSOE de Sánchez. Resultado paradójico: si Podemos creó a Ciudadanos, Podemos es hoy solo la forma reencontrada de esa muletilla antes llamada Izquierda Unida. Poco o nada hay ya de impugnador en los morados. Su asimilación a la forma típica del partido de la democracia española es ya completa: centralismo, burocratismo, estructura política limitada a cargos y liberados (o aspirantes a serlo), permanente lucha fraccional, desconexión social y completa dependencia del presupuesto público. 

En lo que se refiere al arreglo territorial, la discusión responde a otra pregunta ¿pudo Cataluña haberlo cambiado todo? Cataluña propuesta como el gran desestabilizador del régimen, el lugar donde se inauguraría un nuevo proceso constituyente y desde ahí la quiebra de los “candados del 78”. Hipótesis sofisticada, por no decir bizarra, que la izquierda indepe (las CUP principalmente) y parte de la española sostuvieron durante un tiempo. Su lectura llamaba a desbordar las contradicciones de los ex-convergentes y sus hermanos menores (ERC) por medio de un proceso “popular” del que se encuentran atisbos en los primeros días de octubre del año pasado y en experimentos como los CDR. Desgraciadamente en su análisis quedaron fuera dos cosas, las dos obvias. La primera: que una parte importante de ese “popular” ni estaba ni se la espera en el proyecto nacional catalán. Esa parte era abstencionista o votaba socialista, hoy es esas dos cosas y además vota Cs. La segunda: que el efecto dominó de Cataluña sobre el resto del Estado no se podía producir de la mano de los exconvergentes y contra el resto del Estado (por resumir el “Espanya ens roba”).

De forma parecida a Podemos, este segmento sincero del independentismo es hoy del todo subsidiario a la forma más enloquecida y banal de los herederos de Pujol, lo que llamamos procés. Y como sucede en política, cuando la apuesta es fuerte y se pierde, la derrota suele ser peor. Si se puede hablar de recomposición del régimen, esta, sin duda, ha tomado la polarización con el soberanismo catalán como el alfa y omega de su estrategia. Y con éxito. 

Derrota de los proyectos de impugnación. Y sin embargo la crisis sigue. Cinco años de cuatripartito y dos gobiernos débiles. Y nueva sorpresa: Vox, último efecto de la crisis. ¿Es este partido la gran amenaza con la que se le representa, la salida autoritaria a la crisis política?

Para mal y para bien, al igual que en Ciudadanos, y también en Podemos, en Vox se concretan todas las contradicciones antes vistas. Sin duda, el partido no tiene propuesta para un nuevo arreglo territorial (amenazar con su supresión apenas vale para enquistarlo), pero puede vivir indefinidamente en el enfrentamiento de bandera a bandera, de nacionalismo a nacionalismo. Es un viejo recurso de la democracia española, a la vez agónico y estabilizador, como lo que fue el nacionalismo etarra. Valga señalar sus efectos: estar entretenidos ante los grandes peligros que amenazan la unidad nacional, convertir nuestra Constitución en paraguas de cualquier cosa y legitimar a una clase política impotente y corrupta.

En lo que al turnismo respecta, Vox parece más bien el extremo del “turno conservador”, radicaliza el aznarismo neocon y enfrenta la “izquierda” como una guerra contra “el hembrismo, el terrorismo islamista y la criminalidad migrante”. Son, como dicen ellos, la derecha sin complejos. Pero antes que una política propiamente constituyente, como sería la propia de un neofascismo popular que jugara a atacar el establishment, la banca y la clase política, Vox parece responder a una vasta estrategia de batalla cultural contra “lo progre”, basada en la construcción de enemigos internos y grandes peligros. En todo lo demás, Vox es neo-liberalismo convencional: bajadas de impuestos, privatizaciones, amén a Bruselas y a la banca.

Parece, por eso, que la estrategia para enfrentar a esta nueva derecha es justo la contraria de la que imprime el susto progre. No se trata de empujar al PSOE a un antifascismo que abandonó en los setenta todo lo rápido que pudo. No es tiempo del Frente Popular, menos aún de polarizar con una formación de pacotilla a fin de alimentarla. Formado dentro de la clase política (Abascal es solo un pupilo listo y chulo de Aznar y Aguirre, cargo público y subvencionado desde sus veinti pocos años), Vox tiene que volver a la clase política, cuanto antes. Experimentar los efectos y desgastes del gobierno, aprobar su integración política, disputar pronto sus primeros casos de corrupción, para enfrentarse de nuevo con la crisis de representación, la crisis política en sentido lato, la cual pretendía capitalizar. Marcado en su ADN con el mal de Podemos, debe infectarse a todavía mayor velocidad. De hecho, Vox es ya y se verá pronto la muletilla de las derechas. Atiendan a lo que dice Aznar que las gobierna.

Leídos estos párrafos, se dirá bien... larga parábola para volver a lo de siempre. El régimen sigue de forma agónica, decadente y cada vez más corrupta, con degeneraciones autoritarias, pero incólume en lo fundamental. El mecanismo de circulación de élites apenas ha sido modificado, la vieja oligarquía (que incorpora nuevos segmentos) continúa al mando, no ha habido reforma de Estado, y aún menos democratización del mismo. Y en efecto así es. Seguramente porque eso que llamamos democracia española, o el régimen del 78, no deja de ser una pantalla o una cortina de humo en las que los habitantes de esta modesta provincia europea nos entretenemos en cuitas internas, en distinciones territoriales, culturales y morales a las que damos el nombre de izquierda y derecha. Seguramente, nos falte una crisis (parece que hay una cerca), para volver a reconocer, como ocurrió en 2011, quien manda realmente y recordar de nuevo cómo se le enfrenta.

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    El paternalismo de izquierdas se resiste a abandonar su voluntarismo histórico-paternal que consiste en autorrogarse la responsabilidad del pueblo, la clase, el bloque social de progreso,.... Paternalismo que indefectiblemente llega a la arrogancia y soberbia del sabio sobre el populus que no sabe, que no es consciente. Se estiran los modelos materialistas del en sí y para sí, como el ser y la consciencia del ser sobre bases materialistas, y se las hace depender de la sabiduría ideológica o política, a fin de cuentas una variante de idealismo. De esa forma llegamos a pensar que el Régimen está vivito y coleando 40 años después, sólo debemos mirar los NO$DOS y la realidad de hoy para ver cuan vivito y coleando esta el Régimen, de hecho Vox era innecesario de tan vivo y coleando que estaba el Régimen. Pero continuando con la argumentación anterior, pensamos que sólo con llamar con más ardor o intensidad a la movilización, esta ocurrirá, o que de no ocurrir es por errar en el discurso que debe ser más nítido, claro, alto, para que las gentes se enteren. Pero la realidad es que las movilizaciones no requieren de paternalismos, ni son actos voluntaristas de vanguardias organizadas, sino expresión del pueblo. El voluntarismo organizado de vanguardias contribuye a la resistencia si reconoce el momento de la cinética movilizadora, se trata de orientar y organizar la movilización que es del pueblo para conseguir conquistas, porque cuando estas son espontaneas y sin dirección alguna las reacciones suelen traer retrocesos en lugar de conquistas. Comprender mirando a la calle que estamos en un momento de reflujo y adaptarnos a él, apoyando las movilizaciones que existan e intentando extender la conciencia y organización es el papel que debemos jugar, no por voluntad sino por que hay otra, y ello desde el conocimiento de que estamos en un momento de refluyo que se enmarca en un espacio, onda o ciclo largo de transformación y crisis, que traerá más pronto que tarde nuevas movilizaciones. Nuestra preocupación debe centrarse en que la catarsis de las clases populares y medias no se oriente al neofascismo, y ser conscientes que las letanías de ayer no sirven por mucho que gritemos, aunque el 15-M haya servido para transformar mucho y parte de nuestros discursos siguen vigentes, pero otra parte hay que adaptarla a la realidad de la movilización, conciencia y organización del pueblo. Si perdemos el sentido de que la vanguardia metafórica a de estar a la cabeza pero junto a, y nos separamos no contribuiremos a que las nuevas etapas movilizadoras se lideren desde el progreso. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 7 meses

  2. c

    POST FRANQUISMO DEL PP-C$ . http://www.zeleb.es/tv/el-hilo-de-ismael-serrano-que-desmonta-el-mito-de-la-pacifica-transicion . https://federacion.republicanos.info/2018/09/08/el-engano-de-la-democracia-espanola-por-jose-antonio-gomez/ . Ahora que desaparece la eta, la FFF sigue y el PP le da dinero homenajes y privilegios. El PP consigue los votos de los franquistas a base de huntar a los dirigentes de la FFF, para que coman el coco a los socios con mentiras y demas. Les engañan con todo. El pp es quien mete gente, el pp es quien precariza etc etc etc . Vender la idea, como de hecho intentan PP y Ciudadanos, que las heridas de la guerra civil y la posterior dictadura están cerradas y hacer justicia es abrirlas , es posicionarse del lado de l@s fascistas y es ningunear la justicia tipico del fascismo y del PPuerC¨$. . Dicen que no se puede cambiar por que no les interesa la verdad, que es lo que una dictadura sanguinaria evidente y logicamente oculta. . Y mientras , a la mayoria nos pillo con miedo y el paso cambiado y en falsete... Por ejemplo que el golpe de estado fué por que la Rep era un pifostio y ya hubo un golpe de estado en el 34 : Lo del 34 en Asturias fué una revolución de mineros contra el gobierno de la CEDA de derechas ( por que la República no excluye gobiernos de derechas ), para protestar por la explotación-etc que sufrian. Y por ser durante el periodo de derechas, se usa desde el franquismo para justificar lo del dictador-criminal, pero a la vez tapar el detalle que fué durante la derecha, tapar el único golpe de estado que fué de un tal Sanjurjo de derechas y atacar al regimen repúblicano. Luego la derecha mató a DOS guardias republicanos socialistas, Faguado y Castillo, por que apartaron del mando a quienes mandaron la represión contra los mineros de la revolución de Asturias, (que fué un acto brutal de torturas incluso contra menores alentado por la CEDA-derechas que calentaron la cabeza a los refuerzos y mandaron mandos de derechas ) y estos mataron a Calvo Sotelo ( que quería la vuelta a la monarqía absolutista lo cual no le interesaba ni al fascismo pero lo usó también como excusa ). . Como puedes ver, nosotros tenemos nª "versión" y su gracia es que se corresponde con la realidad y las evidencias. Si yo dijese de homenajear a la eta solo por como hizo en la dictadura, "igual" seria terrorismo, pero si los franquista lo hacen de franco, no les pasa nada. Solo existen sus victimas, sus presoss, sus homenajes y lo de los demas es apologia, terrorismo y violencia, aún si : la eta nación por la dictadura, franco durante la transición mató mas gente que la eta, la poli postfranco pudo desmantelarla pero no lo hizo ( Mikel Legarza topo de eta llamado "el Lobo" ) y ademas en la transición solo salieron los presos de drchas con delitos de sangre. Cuando pasa esto nos estan diciendo que semos un gente inferior-etc y que nos "arrodillemos". TRANSICION La familia del dictador asesino franco, se acuerda de la democracia solo si le interesa : para que no le quiten lo que su maldito antepasado robó a la gente etc . La Cámara Alta fue una imposición previa que la oposición al franquismo tuvo que aceptar como tantas cosas a cambio de que llegaran de una vez a España unas elecciones democráticas: http://ctxt.es/es/20180905/Politica/21483/Braulio-Gomez-Fortes-analisis-camara-territorial-senado-Espa%C3%B1a-Constitucion.htm . http://www.zeleb.es/tv/el-hilo-de-ismael-serrano-que-desmonta-el-mito-de-la-pacifica-transicion . https://federacion.republicanos.info/2018/09/08/el-engano-de-la-democracia-espanola-por-jose-antonio-gomez/ Son cosas de la modelicaydemocrahstika transicion : 1ºuna ley electoral que : perpetua el bipartidismo, que da mas valor al voto rural donde hay menos gente y que no deja votar a los sin techo aun siendo nativos 2º una monarquia puesta por un dictador y un monarca que no da opcion a la ciudadania a elegirle democraticamente 3º una policia post franquista que no desmonto eta pudiendo ( MIkel Legarza ver la peli El LObo ) 4º privilegios economicos y juriricos perpetuos para ex-politicos Y FINANCIACION DE FUNDACIONES FRANQUISTAS. ( pensiones aforamiento sueldos dietas etc ) 5º https://federacion.republicanos.info/2018/07/26/en-respuesta-al-coronel-octavio-vazquez-sotelo-el-combate-por-la-republica-por-m-ruiz-robles/ etc etc etc: https://elasombrario.com/libros-transicion-ejemplar-pacifica/ 6º La Cámara Alta fue una imposición previa que la oposición al franquismo tuvo que aceptar como tantas cosas a cambio de que llegaran de una vez a España unas elecciones democráticas: http://ctxt.es/es/20180905/Politica/21483/Braulio-Gomez-Fortes-analisis-camara-territorial-senado-Espa%C3%B1a-Constitucion.htm 7º solo salieron los prresos de derechas con delitos de sangre . http://www.zeleb.es/tv/el-hilo-de-ismael-serrano-que-desmonta-el-mito-de-la-pacifica-transicion . https://federacion.republicanos.info/2018/09/08/el-engano-de-la-democracia-espanola-por-jose-antonio-gomez/ . https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2018/10/25/la-transicion-espanola-no-fue-modelica-respuesta-a-nicolas-sartorius/ . http://diario16.com/comic-desmitifica-la-transicion/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_term=http%3A%2F%2Fdiario16.com%2Fcomic-desmitifica-la-transicion%2F&utm_content&utm_campaign=Novedades+en+Diario16+%282%29 - El PPIB franquista está basado en armas, y luego ladrillo y turismo, algo relacionado entre si y solo controlado por ellos desde 1950. https://www.meneame.net/m/mnm/ley-franquista-impide-conocer-comercio-armas-espana/c06#c-6 Y de aca que el PP haga leyes para que se pueda destruir mas litoral con hoteles y que s epueda construir en terrenos que ardieron Y luego privatiza las acciones de bomberos forestales a sus amigos, para gastar mas dansoselo a ellos y alquilando los helicopteros que vendieron a esas empresas que ya tenian ...todo con la "casualidad" de que hay cada vez mas incendios provocados Y desde luego "estas cosas" si pasaban cn f-racio , como que los pantanos se siguen haciendo mal donde no se debe y se infla el presupuesto etc para ls Ppelotazos y la corruPPcion como el caso Redondela, en Galicia, adulterando aceite para matar pobres y https://www.eldiario.es/sociedad/Audiencia-Nacional-condena-Franco-impuestos_0_813319380.html y http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2018/09/18/politica/la-chapuza-de-corazon-del-marques-de-villaverde El rey JC Iª, franquista , por puesto por franco, no nos dio a elegir entre monarquia o republica El PP con ayuda d C$, protege financia, permite homenajes y condecoraciones a franquistas etc pero luego a ls franqistas les roba igual : compra a ls diirgentes d las Asoc franquistas para que digan a ls franquistas que voten PP... y esas ayudass y festines se las reparten entre los dirigentes de la FFF Desde el franquimo en esPPaña todo sigue igual de atado y por los mismos que se quedan lo que es de todos y mientras justo nos dan de comer Especulacion de objetos publicos de arte robados : https://www.eldiario.es/galicia/politica/Franco_0_825568478.html Los restos de franco y la supuesta profanación al sacarlos de donde estan : https://blogs.publico.es/dominiopublico/26186/la-profanacion-de-la-democracia/ - FFF Los dirigentes de la FFF estan sobornados por el PP para que digan a ls franquistas que voten PP, pero luego El PP emPPobrece igual a los votantes franquistas que a los demas pero les engatusa con homenajes, condecoraciones, repatriaciones y demas que al final solo disfrutan los dirigentes de la FFF https://www.publico.es/internacional/eurocamara-pide-ilegalizar-fundaciones-exalten.html

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí