1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TECETIPOS

Las tres tradiciones de la izquierda

Gerardo Tecé 5/12/2018

<p>Teresa Rodríguez </p>

Teresa Rodríguez 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

La semana de la llegada de la extrema derecha a las instituciones deja muchas preguntas en el aire. La más interesante de ellas es ¿qué carajo le pasa a la izquierda? Tal vez lo único que le pasa, aunque siempre se la acuse de lo contrario, es su amor por las tradiciones.

Una tradición bien arraigada en la izquierda, la principal quizá, es el infantilismo, como recuerda cada vez que puede –y bien que hace– el expresidente de Uruguay, Pepe Mujica. La izquierda, como niño eterno en edad caprichosa, se queda en casa si el momento social no ha conseguido emocionarla lo suficiente. Que me den épica o que me dejen tranquilo, dice el niño, sabiendo de sobra –ya tiene una edad el nene– que la épica no es siempre posible, ni todos los sueños abarcables aquí y ahora. Otra tradición de la izquierda –consecuencia lógica del infantilismo– es el debate, eterno y ombliguista después del descalabro. Ahora, de forma extraordinaria, toca revisarlo todo, como siempre. Cómo es posible que, teniendo la razón, un porcentaje importante de la población haya elegido opciones políticas de extrema derecha. ¿Habrá sido culpa de la abstención?, se pregunta fumando en pipa el intelectual de izquierdas que se quedó en el sofá el día que había que bajar a votar. ¿Habrá sido culpa de los medios de comunicación, que le han dado extrema visibilidad a un partido de extrema derecha que era ayer minoritario? ¿O será culpa de los que los han silenciado, provocando el efecto contrario? Desde luego, dicen los debatidores eternos, habrá sido culpa de la propia izquierda –hacer autocrítica es la forma más eficaz de conseguir el debate eterno–, incapaz de articular propuestas transversales que blablablá. ¿Será que hemos elegido las instituciones sin estar en las calles? ¿O habrá sido al revés, que de tanta calle damos poca confianza institucional? Debatamos: cuál es la prioridad ahora, ¿parar al fascismo –cómo se para algo que llega en forma de persona normal votando barbarie en una urna– o reconstruir –otra vez– la propia izquierda?

La tercera tradición de la izquierda es la de no reconocer al otro que dice serlo. ¿Cómo se va a poner la izquierda de acuerdo en unos mínimos si no se aclara sobre quién lo es? Ahora la derecha pagará la fragmentación del voto, predijeron algunos al ver por primera vez en el lado diestro más partidos que a la izquierda y no habían acabado sus predicciones cuando la escena de PP, Ciudadanos y Vox fundiéndose en un abrazo fraternal y exitoso le daba la vuelta al mundo.

Quizá la izquierda, políticos, militantes y simpatizantes, debería probar un cambio de estrategia: mandar a la mierda las tradiciones. Quizá la izquierda necesita dejar de lado la épica para enamorarse de lo efectivo. Aceptar que no se acerca uno a la urna para cambiar el mundo, sino para que no le cierren el ambulatorio del barrio. Aceptar que esto no va de sueños sino de –hay tanto que aprender de la derecha– aburrida realidad. Quizá los lemas electorales de la izquierda no deberían, nunca, de ir más allá de “recuerda levantarte de la cama el domingo”. Quizá la izquierda debería perderse menos en pajas autorreferenciales y debatir sobre la sociedad, esa cosa fea y con aristas que no siempre se mueve a golpe de ética ni de sueños. Y quizá la izquierda tendría que enterrar de una vez esa tradición que le lleva a sentirse mejor cuanto más pura sea, es decir, cuanto menos útil sea. Ponerse objetivos realistas –no los hay, no hay norte– que se cumplan a medio plazo y dirigirse hacia ellos, sin guerras internas y egos. Sería una buena forma de empezar.

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    El problema de la izquierda es este tipo de simplismos. https://www.diariosur.es/v/20120705/malaga/doble-voto-bendodo-20120705.html flexipolítico

    Hace 2 años 2 meses

  2. Banano

    Si

    Hace 2 años 3 meses

  3. fer

    Teniendo la razón!!!!! No nos votan teniendo la razón!!!! Votan barbarie!!!!! La izquierda debe entender que los pobres están muy ocupados intentando no ser pobres.

    Hace 2 años 3 meses

  4. jose

    Si algún día la izquierda quisiera volver a ser el partido de las masas, tendría que dejar la lucha de identidades para enfocarse en asuntos más prácticos que afectan la vida de todos los ciudadanos, como mejorar la educación y sanidad pública, luchar contra la precariedad laboral, crear barrios con mejor infraestructura y proteger el medio ambiente.

    Hace 2 años 4 meses

  5. zyxwvut

    Y usted, don Gerardo, con su ridículo artículo contra Ortega Lara y su lavado de cara del fascismo etarra, ¿no tiene nada mejors que hacer que ponerse a pontificar? ¿no ayuda su simplismo a crecer al monstruo neofascista de Vox?

    Hace 2 años 4 meses

  6. cayetano

    Decía Gramsci que mientras una sociedad muere y otra está por nacer, en esos claroscuros surge el fascismo. Añado que esos momentos vienen determinados por el choque entre un nuevo modelo de producción, que surge de nunca cambio radical en los bienes de producción, las infraestructuras. Cambios que provocan un choque entre el modelo de producción nuevo y todas las reformas económicas e institucionales del antiguo intercambio con es decir, la antigua relación social, cultura y modelo de organización. Un cordial saludo

    Hace 2 años 4 meses

  7. Zen

    La coyuntu* fue favorable para que emergiera el sector más reaccionario de la derecha con un vitor propio. *Descomposición de corrupto bipartidismo, Exaltación de nacionalismos patrios, inmigración, etc La opción de izquierda, ya dejó claro en las elecciones generales que no sumaba, generando bastante descontentos, tanto en iu y como en podemos, que optaron por opciones grupusculares o por abstenerse, etc. Ahora será difícil, desandar lo andado, pero se verán exentos de tener que apoyar la continuidad del Susanismo, el mismo que ha sido la punta de lanza para que una izquierda real creciera en el Estado. No todo, es tan simple como citar los tópicos males de una supuesta "izquierda". Salud.

    Hace 2 años 4 meses

  8. José Antonio

    El principal problema en Andalucía es el trabajo y no el feminismo, y eso parece que no han dado cuenta aun.Quieren arreglar muchos problemas pero no van a lo que realmente importa: sanidad,trabajo y educación.

    Hace 2 años 4 meses

  9. Jota

    ¿Podría ser que las izquierdas están tan entretenidas, mirándose el ombligo, y ordenando la vida de los ciudadanos segun los criterios de sus grupos de presion ideologica, que al ciudadano medio le resulte incómodo vivir, y elija una alternativa - vale, un canto de sirena - menos restrictiva, sobre el papel? Ya no vale aquello de " tu partido es mas corrupto que el mío". A los votantes, les ofreces un cambio, sea cual sea, y lo eligen.

    Hace 2 años 4 meses

  10. liliputiense

    la izquierda tiene miedo, por eso se equivoca. Miedo de decir la verdad, porque la tildan de radical; miedo de pensar en profundidad y plantear reales alternativas, porque la vuelven a llamar radical. Además, la izquierda es minoritaria; sí, somos menos. El PSOE NO es izquierda, el Podemos de Errejon No es izquierda, y me temo que el de Pablo Iglesias tampoco. Es izquierda IU, anticapitalistas, la cup, y hasta ERC. Todos claros contra la monarquia, todos a favor de la republica y una españa federal cuando no realmente soberana en sus territorios, todos contra la gran banca y el capital, pero no nos engañemos; somos minoría, la mayoría tiene aún sus huesos en las cunetas, sus nietos y biznietos desmemoriados, y con 80 años de franquismo y posfranquismo.

    Hace 2 años 4 meses

  11. c

    La idea que la izda no se acerca a la clase obrera es falsa y solo creada a parir de que la derecha la repita y de que machaque con lo de que nos invaden la derecha ..1ª provoca la inmigracion pqe protege las multinacionales que arrasan africa y crean exodos ..2ª y tbn la mete aznar quien mas ha metido rahoy patrulleras de senegal averiadas todo asi dice que nos invaden y gana votos pero ademas baja salarios y derechos para mas inri  ls que mas han votado anti migrantes son quienes mas les necesitan en sus invernaderos = engañados ...pqe el programa de vox es el del pp todo para los ricos menos para los pobres la izda sabe que no puede quedarse todo el mundo pero quiere poner limites a las multinacionales para parar exodos que llegan la culpa de que los moros que llegan etc no dejen esa puta religion machista y loca es de que ven que los catolocos son iguales y necesitan hacer piña entre ellos pqe precisamente por el catolicismo ¡ que es igual ! les discriminan los que tienen miedo al islam es pqe quieren una teocracia catoloca en el estado : religion = politica pero ven que los moros se reproducen mas y que no lo van a conseguir son los ultras si el papa tuvo que decir que no matasen indios , en la colonizacion española, pque tenian alma, era pqe les exterminaban y lo hacian para eliminar peligro de rebelion y no hoderles el llevarse oro plata etc entonces trajeron africanos, que compraban a portugueses e ingleses que les cazaban y vendian los moros y otros negros ademas de ellos a causa del darwinismo que hacia creer a la raza aria superior y al blanco en general cuando en oriente ya eran mas avanzados ( al andalus lujo tecnicas agrarias etc ) y occidente surgio de oriente : india persia etc solo que los ingleses fabricaban mas cañones y se empeñaron en mejorar como matar mas

    Hace 2 años 4 meses

  12. luis

    Los partidos políticos de izquierda y los medios de izquierda habéis olvidado a los sindicatos de clase, las organizaciones de izquierda más grandes y más integradas en la vida real de los pobres, de la gente normal, sin ellas no podemos parar la extrema derecha. Nunca nos publicáis nada, ni habláis de nuestra actividad, de las huelgas ni nos mencionáis nunca. El sindicalismo de clase existe y es muy activo sobre todo más allá de CCOO y UGT. Hablo de CGT, SAT, Intersindical, Co.Bas, CNT etc etc

    Hace 2 años 4 meses

  13. Roberto

    Lo que le ocurre a la izquierda es que ha extirpado cualquier posibilidad de reflexión objetiva y sincera del mundo en el que vive insertada. Adolf Eichmann, el arquitecto de "La solución final" nazi, se le evaluó como una persona normal, estándar, sin grandes desviaciones antisemitas. ¿Su mayor rasgo distintivo? Pues que se limitó a obedecer las órdenes de su autoridad contemporánea de la manera más eficiente y diligente posible, y sin pararse a pensar en lo que estaba haciendo. Sin autocrítica y abandonando los valores humanos elementales. Recomiendo la lectura de la obra de Hannah Arendt para entender el fenómeno "Adolf Eichmann", la ausencia de reflexión y autocrítica en la sociedad contemporánea en todos los ámbitos de la vida pública, y los "monstruos" que fabrica la sociedad irreflexiva que ha perdido la capacidad de distinguir entre el bien y el mal. La banalidad del mal.

    Hace 2 años 4 meses

  14. Eduardo Villar

    Lo has dicho bastante bien y claro, pero ¿crees que “ellos” lo leerán? ¿Piensas que, si llegan a leerlo, lo reflexionarán? Por las manifestaciones post-desastre andaluz que han hecho algunos de ellos, me temo que nanay, que la izquierda seguirá perdida en su inmaculada torre de marfil, presumiendo de honestidad mal entendida y los egos de sus parlamentarios continuarán estando por encima, impidiéndoles adelantarse al problema por mucho que se anuncie. Al final, siempre nos jodemos los mismos.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí