1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Spain is not different

Nueve cuestiones para entender y combatir a Vox

Steven Forti 5/12/2018

<p>Fuga</p>

Fuga

MALAGÓN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Aquí la tenemos. De golpe. Inesperadamente. O quizás no tanto. También España ahora tiene su extrema derecha: visible, desacomplejada, orgullosa de serlo. Se acaba la excepción española en esta Europa sumergida por la ola negra. Spain is not different. Lo único diferente, de momento, es Portugal. Veremos hasta cuándo. ¿Qué es, pues, este objeto aún no identificado que se llama Vox? ¿Qué pasará ahora? ¿Qué se debería hacer? Y, ¿qué no se debería hacer? La comparación con lo que ha ocurrido en otros países europeos en los últimos años puede darnos unas pistas para entender el fenómeno, recapacitar y responder.

1. El éxito de Vox se debe al auge de los nacionalpopulismos de ultraderecha a nivel mundial. De eso no cabe duda. Vox es la declinación española de un fenómeno que se ha asentado ya en Europa, Estados Unidos, América Latina y Asia (no nos olvidemos de la India de Modi y las Filipinas de Duterte). Ese viento ha tardado en llegar por estos lares, pero ha llegado. Al mismo tiempo, Vox tiene características peculiares que dependen de la historia y el contexto político español. Así, en su discurso y sus propuestas políticas, encontramos tanto elementos compartidos por la mayoría de los partidos de la extrema derecha actual en otras latitudes (el ultranacionalismo; la defensa de los valores tradicionales; las políticas securitarias; los ataques a la inmigración, el Islam, el feminismo, los colectivos LGTBI, los derechos civiles, la globalización, la UE, etc.) como elementos peculiares, todo bajo una espesa retórica antielitista que pretende defender a “los de casa”.

Entre las peculiaridades, destaca la reivindicación de Gibraltar –salvando las distancias, ¿os imagináis a Salvini reivindicando a Niza o a los de Alternative für Deutschland a Kaliningrado?–, un confesionalismo que se acerca más a la ultraderecha del Este de Europa –piénsese en los polacos de Ley y Justicia– y la cuestión de la unidad nacional y la lucha contra el separatismo, con Cataluña como tema central, que recuerda muy bien al falangismo joseantoniano. De ahí el tema clave de la recentralización (fin de las autonomías, cierre del Senado, etc.) que se entrelaza, en el discurso de Vox, a la lucha contra la corrupción, el clientelismo y el “despilfarro”. Desde el punto de vista social, el discurso de Vox es claramente neoliberal, desmarcándose al menos en parte de otras ultraderechas que añaden, aunque sea sobre todo retórica, un discurso proteccionista (Trump) o estatista (Salvini). Abascal es mucho más Bolsonaro y Strache que Orbán. 

2. Las razones del éxito de Vox en las elecciones andaluzas se han explicado ya en las últimas horas: el cansancio de casi cuarenta años de gobiernos socialistas, el hastío hacia el susanismo, la desmovilización de las izquierdas, la resaca del octubre catalán, el desgaste del PP, la fragmentación de las derechas, las consecuencias sociales de la Gran Recesión y el aumento de las llegadas de migrantes en los últimos meses, por mencionar los más importantes. De fondo hay una cuestión: la crisis del sistema político de la transición, el mal llamado ‘régimen del 78’. Pensábamos que la transformación había finalizado con el tránsito de un sistema bipartidista a uno tetrapartidista. Nos equivocamos: el sistema de partidos no se ha estabilizado aún. Ahora sabemos que, como mínimo, será pentapartidista y nadie descarta que se produzcan más sorpresas. Basta con mirar las continuas convulsiones que se dan desde hace una década en el sistema político catalán. Vamos hacia un escenario belga u holandés. Lo viejo no desaparece y lo nuevo no lo arrasa todo, pero lo cambia por completo. Veremos cómo y cuánto. Se anuncia una fase de gran inestabilidad.

3. Una de las grandes cuestiones abiertas es qué hará la derecha liberal y conservadora. ¿PP y Ciudadanos elegirán el camino austriaco, donde los conservadores de Kurz gobiernan con el FPÖ de Strache? ¿O se decantarán por el camino francés, donde los Republicanos y el macronismo han mantenido, al menos parcialmente, la barrera de contención hacia el Front National (ahora rebautizado Rassemblement National)? Las premisas parecen bastante claras: hasta ahora PP y Ciudadanos se han derechizado en el discurso y han abierto la puerta a la posibilidad de un acuerdo de gobierno en Andalucía con Vox. Esta vía no acarrea muchos dolores de cabezas a Casado, que apuesta por una reunificación de las derechas mirando el ejemplo de su mentor, José María Aznar (la FAES ha bendecido el pacto de las tres derechas). Sin embargo, pone delante del espejo a Ciudadanos: ¿cómo se puede ser el referente del macronismo en España en el caso que decidas aliarte con los amigos de Marine Le Pen? Si esto pasase, ¿cómo se lo explicará Rivera a Guy Verhofstadt, presidente de los liberales europeos (ALDE), grupo del que forma parte el partido naranja, que ya el lunes tuiteó preocupado por el éxito de Vox? Aquí está la madre del cordero. Pase lo que pase, me temo que para Vox será una batalla ganada: si entra en el gobierno controlará recursos e influirá notablemente sobre las políticas, además de poder martillear constantemente con su propaganda. Véase el ejemplo de la Liga de Salvini que ha entrado en el ejecutivo como socio minoritario y en nueve meses, según todas las encuestas, se ha comido a los 5 Estrellas, llevando su partido del 17 al 36%. Si se queda fuera, podrá capitalizar su discurso en contra de la “casta” desde la oposición, reforzando su implantación, véase los casos del Frente National o de Alternative für Deutschland.

4. Lo de Vox no es un susto pasajero. Ha venido para quedarse. Tengámoslo claro. Si en Andalucía, donde históricamente las izquierdas gozaban de una amplia mayoría, Vox ha obtenido el 11% de los votos, ya nos podemos imaginar los votos que podrá sumar en Valencia, Murcia o en Madrid. Los resultados de la provincia de Almería –casi el 17%– lo demuestran. Además, en España todo será muy rápido: mientras en Alemania Alternative für Deutschland ha tardado unos tres años en entrar en todos los parlamentos regionales y dar el salto al Bundestag, en España bastará menos de un año visto el calendario electoral. Antes del verano tendremos a Vox con representación en todos los niveles: municipal, autonómico y europeo. Y, en las mismas fechas o un poco más tarde, en el nivel estatal, dependiendo de cuando se celebren las generales. Ya ahora tienen derecho a un senador autonómico, igual que Adelante Andalucía. Y, no lo descarten, en mayo tendremos a Vox ya en el gobierno de algunos municipios –en El Ejido, Balanegra, La Mojonera ha sido el partido más votado: dudo que deje de serlo de aquí a seis meses– y posiblemente, en coalición, en el gobierno de algunas comunidades autónomas y, si el pacto de las tres derechas tira adelante, en algún ministerio.

5. Los medios de comunicación tienen una responsabilidad enorme. De cómo se tratarán cuestiones como Cataluña, la inmigración, Europa, la violencia de género o los derechos LGTBI, entre otros, dependerá en buena medida el avance de Vox. No se trata de descargar responsabilidades sobre televisiones, radios y periodistas: es una sencilla constatación. ¿O creemos que no ha influido en casi 400.000 andaluces que han escogido la papeleta del partido de Santiago Abascal la manera en la que se ha tratado y se ha hablado del independentismo catalán en muchos medios de comunicación? Lo mismo puede decirse del tema de los migrantes. Y esto, evidentemente, no quita responsabilidades a los partidos políticos: Casado que tacha de “golpista” a Pedro Sánchez, los independentistas catalanes que tildan a España de país autoritario y franquista, PP y Ciudadanos que piden la aplicación constante del artículo 155, Rivera que se pasea por la valla de Ceuta hablando del “problema de la inmigración ilegal” y un largo etcétera. En Italia, Salvini pudo beneficiarse de un país obsesionado desde hace más de dos décadas con el problema de los inmigrantes, sobredimensionado por los medios de comunicación: su discurso securitario ha podido cuajar con extrema facilidad en una población acostumbrada a ver cada día las noticias de robos o violaciones cometidas por extranjeros en los telediarios y en las primeras páginas de los periódicos. Atención, porque aquí está pasando lo mismo, sobre todo con la cuestión territorial.

6. Un tema directamente conectado es el de qué espacio debemos conceder ahora a Vox. ¿Se debe hablar de ellos? ¿Se debe evitar hablar de ellos en la medida de lo posible? ¿Se les debe invitar a las tertulias o no? Si se les invita, les daremos visibilidad gratuita: llegarán así a las casas de todos los españoles. Si no se les invita, podrán cargar contra el sistema que los “excluye”. La experiencia italiana es sintómatica desde este punto de vista: Salvini pasó del 4% de los votos en 2013 al 17% en 2018 también por haber estado cada día en los programas de televisión como tertuliano o invitado. Ha utilizado la televisión para ganar protagonismo, para difundir su discurso, para que se hable de él, aunque se hable mal. Y los programas lo llamaban continuamente porque aumentaba la audiencia. Todos los programas, no sólo los de Mediaset. ¿Pasaría lo mismo con Abascal? El de Vox no parece un líder muy carismático ni un gran orador, pero lo mismo se decía de Salvini hace un lustro o de Bolsonaro hace tan sólo seis meses. Era fácil reírse de ellos. Parecían una caricatura. Y ahora ahí los tenemos. A día de hoy, no es difícil crear un personaje.

7. Evidentemente, los medios de comunicación tradicionales no lo son todo. El otro elemento crucial son y serán las redes sociales. Vox casi no ha tenido visibilidad en la campaña electoral, excepto por lo que decían sobre el partido de Abascal los demás partidos o, indirectamente, por cómo PP y Ciudadanos han comprado parte de su programa. Como en el caso de Trump, Salvini, los 5 Estrellas o Bolsonaro un peso importante lo han jugado las redes sociales. De hecho, se habla ya de la importancia de la campaña en whatsapp “Eres de Vox y no lo sabes”, sobre la cual es necesario investigar más. ¿Es legal? ¿Hasta qué punto? ¿Quién la ha financiado? Ahí está la mano de Steve Bannon, no cabe duda de ello. El exconsejero de Trump y fundador de The Movement tiene relaciones con Abascal desde el pasado mes de abril.

Volvamos una vez más al caso italiano. Salvini sabe utilizar extremadamente bien las redes sociales, aconsejado por un equipo liderado por Luca Morisi: basta con ver sus perfiles donde mezcla propaganda de su acción en el Gobierno, ataques ad personam a la oposición (muchas veces con memes), victimismo (cuando se lo critica o ataca) y post o tuit sobre su vida cotidiana (comiéndose un plato de pasta, tomándose una cerveza, visitando un mercadillo, etc.). Añádanse, diariamente, los vídeos en vivo de Facebook donde Salvini evita la mediación de los periódicos –tachados de “enemigos”– para llegar al “pueblo”. Los 5 Estrellas han utilizado esta estrategia desde el principio: rechazaban ir a cualquier programa de televisión o radio –por imposición de Grillo y Casaleggio– y se comunicaban únicamente a través de sus canales en las redes, imponiendo el discurso de que los medios de comunicación son la casta y mienten. Por ahí irán también los tiros con Vox.

8. ¿Qué hacer, entonces? Lo que está claro es lo que no se debe hacer: comprar, aunque sea solo parcialmente y de forma táctica, el discurso de la extrema derecha. Sería un error garrafal y un suicidio político por parte de las izquierdas. Sólo se le despejaría el camino. Si la izquierda empieza a hablar de limitar la entrada de migrantes y de cerrar las fronteras, ¿pensamos que la clase trabajadora, urbana y rural, no votará a Vox? Lo mismo puede decirse de otras cuestiones, como el feminismo y los derechos LGTBI. Es siempre mejor el original a la copia, no lo olviden.

Además, esa idea se basa en una posible entelequia. Aún no sabemos quién ha votado a Vox: por lo que se desprende de los primeros análisis, se trata principalmente de un voto de electores decepcionados con el PP, de localidades con una mayor capacidad adquisitiva, de ámbito urbano y en zonas con mucha inmigración. En El Ejido, donde Vox rozó el 30%, el PP obtuvo el 48% en 2015. En el barrio de Los Remedios de Sevilla, donde Vox llegó al 24,7%, el PP sumó el 61% hace tres años. Hay mucho de mito en lo de que los obreros votan a la extrema derecha, también en el caso del Frente Nacional en Francia o de la Liga en Italia. Esto no quita que una parte de la clase trabajadora se haya pasado a la extrema derecha, o pueda hacerlo. Pero, ¿no teníamos en las últimas dos décadas a obreros que votan para el PP?

9. Lo que la izquierda debe hacer es elaborar un proyecto de esperanza que sepa sumar todas las luchas y reivindicaciones existentes, dándoles unidad. Las cosas no van separadas: todo está entrelazado e interconectado. El feminismo no se entiende sin la lucha en defensa de los migrantes; la reivindicación de una sociedad más justa y la lucha contra la precariedad no se pueden separar de la ampliación de los derechos a las minorías. Y se debe tener un discurso claro –ojo: no simplista– para poder llegar a todas y a todos. La izquierda no conseguirá pararle los pies a la extrema derecha hablando de seguridad y soberanía como lo hacen los nacionalpopulismos hoy en día en boga por doquier: la seguridad es un horizonte de futuro compartido en un mundo en rápida transformación, no el cierre nativista y excluyente. No se puede volver a una supuesta Arcadia feliz que jamás existió: la globalización es un hecho y no desaparecerá gracias a una varita mágica. Démonos prisa en entenderlo: se debe lidiar con ella y saber regularla. No hay vuelta atrás por más que se repita cada dos por tres. Y por último, la izquierda no puede comprar el antieuropeismo descargando de forma burda todas las responsabilidades sobre la Unión Europea y el euro como hacen Le Pen, Salvini o Orbán. De esta forma le harían el trabajo sucio. Porque, ojo, Salvini y compañía no quieren salir del euro ni destruir la UE: quieren conquistarla y gobernarla, así como hacen a nivel estatal. Su objetivo es una democracia iliberal, tal y como declaró en más de una ocasión Orbán. Esto es lo que nos jugamos aquí y ahora.

-------------------------------

Steven Forti es profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa. 

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Xurxo Ventos

    Es un análisis bastante completo. Sin embargo me parece que no incide lo suficiente, y hasta olvida diría que conscientemente, el aspecto que a mi juicio es el más determinante en el ascenso del fascismo. En el punto 8 el autor asegura que lo peor que podría hacer la izquierda es comprar el discurso del fascismo, pero pone el ejemplo equivocado: no comprar el discurso hostil a los migrantes. Algo que de momento no ha hecho la izquierda. Aquí procedía en cambio nombrar algo que sí ha hecho la izquierda española, que es comprar el discurso antisoberanista del fascismo. La izquierda, ante el mayor embate que ha sufrido el régimen posfranquista monárquico desde que rige con placidez el país que heredó del dictador, y que le ha obligado a ponerse en evidencia ante la Europa democrática pisoteando todos los derechos civiles y mostrando una justicia bajo control político –medidas extremas que dan fe de la magnitud del desafío que enfrentan-, la izquierda española se ha alineado claramente y sin fisuras con el régimen. Mientras la autocrítica desde la izquierda siga obviando este aspecto capital, que es el que más votos ha dado al fascismo –el anticatalanismo y la defensa de la unidad nacional-, y no vire 180 grados su discurso para empezar a hacer pedagogía política sobre el derecho de autodeterminación y derechos de participación política, ese será su talón de Aquiles y trampolín del fascismo. Pero claro, para eso la izquierda española tendría que desembarazarse primero de su rancio nacionalismo español y entender de una vez el sentido del internacionalismo marxista...

    Hace 2 años 5 meses

  2. cayetano

    Es un artículo bastante acertado, pero respecto a la inmigración la experiencia europea y andaluza dice que hay que explicar que política migratoria tenemos, cual es la realidad de la convivencia de los migrantes en España y su diversidad, que aportan a España. No hay que darle centralidad, está debe ser del proyecto de progreso y transformación de España, de la mejora de las vidas de españoles y españolas; pero hay que desvanecer los fantasmas que sobre la inmigración y el modelo territorial del estado, siembran las derechas todas. Un cordial saludo

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí