1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Los de arriba no se pierden ni una fiesta de la democracia

El nuevo precariado político, fruto de la desigualdad, se suma a la abstención mientras los grupos de renta más alta siguen votando. Así entra Vox en las instituciones

Braulio Gómez Fortes 5/12/2018

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Los Remedios es uno de los barrios con la renta media más elevada de Sevilla, 42.984 euros por habitante. En las elecciones andaluzas del pasado domingo fueron a votar el 74,86% de sus habitantes. Vox fue la segunda fuerza en este distrito alcanzando el 24,6% del voto. En las elecciones andaluzas de 2015, participaron también el 74,86% de los vecinos de Los Remedios, según la web oficial de la Junta de Andalucía.

Cerro Amate es uno de los distritos más pobres de Sevilla, Andalucía y España, con una renta media de 18.800 euros. Cuando abrieron las urnas el domingo para contar las papeletas se encontraron con que había votado el 52,18% de los habitantes censados en este barrio. Vox quedó en 5ª posición con el 7,72% de los votos. En 2015, la participación fue más elevada, llegando al 62,4%.

La tentación más inmediata y razonable puede llevarnos a observar la bajada de participación en la barriada más humilde en comparación con la participación persistente del distrito más acomodado de la ciudad. Y sí, descubrir que la falta de participación dañó sobre todo a las fuerzas de izquierda, PSOE y Adelante Andalucía, que eran y siguen siendo las dos primeras fuerzas del distrito más empobrecido de la ciudad. En el distrito de renta más elevada, los partidos de izquierda obtienen los mismos malos resultados que en las elecciones de 2015.

Una valoración de la participación centrada en su inesperada y decisiva caída, respecto a las elecciones de 2015, nos aportaría importantes claves para explicar la debacle de la izquierda en Andalucía pero nos alejaría del problema estructural de la desigualdad política en la participación que no solo afecta a estas últimas elecciones y que no es un problema exclusivo de Andalucía. Ahí es donde creo que hay que concentrar más la mirada.

Los pobres participan menos que los ricos. Da igual el año que mires. Es lo mismo el tipo de elección. La abstención extrema siempre se concentra en los suburbios de las ciudades. Es una realidad sabida, demostrada y que comparten la mayoría de las democracias occidentales. Para acercarnos a su versión más cruda no hay que recurrir al clásico ejemplo de los guetos norteamericanos como paradigma de la desigualdad. En España existen barrios donde el 75% de sus habitantes no vota. Y existen zonas de las ciudades, casualmente caracterizadas por un poder adquisitivo por encima de la media, donde el 75% no se pierde nunca la fiesta de la democracia. En la siguiente tabla se pueden ver con datos extraídos de la encuesta FOESSA 2018 cómo tan sólo poco más de la mitad de los ciudadanos que viven en condiciones precarias reconocen que suelen votar en todos los procesos electorales.

¿Por qué es importante que no existan desigualdades en la participación electoral? Lo explica muy bien con datos un estudio realizado en 14 países que demuestra que allí donde participan más los pobres tiene como efecto un incremento de la redistribución. Por el contrario, el incremento de participación en el grupo de personas más ricas aumenta la probabilidad de que disminuyan las políticas redistributivas. Es algo que esperaban los defensores de la existencia de una relación entre el voto y el mandato que reciben los representantes. Los representantes pueden dar la espalda a las preferencias de los más necesitados porque nunca entran en el sistema, ni tampoco están esperando a la salida del ciclo electoral para castigar o premiar a los que nunca dieron su voto. Ni mandan instrucciones, ni controlan, desapareciendo los incentivos para que los partidos políticos recojan sus intereses en sus programas y sus políticas.

Lo peor es que no solo no se han tomado medidas para disminuir la brecha que separa la participación de los que más tienen de la de los más frágiles, sino que sigue aumentando. Durante los últimos años ha cobrado forma lo que se ha venido a denominar precariado político, umbilicalmente relacionado con el crecimiento de la desigualdad. Los nuevos trabajadores empobrecidos están haciendo crecer los tradicionales y estructurales agujeros de la democracia y ya no se trata solo de la preocupante abstención extrema concentrada en determinados guetos o suburbios sino que el problema afecta a los tramos intermedios que se han empobrecido. Lo que existe en la mayoría de las ciudades es una desigualdad electoral interurbana que correlaciona de forma intensa con la renta. En Sevilla, Málaga o Córdoba la correlación está cercana o supera el 90%.

Una parte de los nuevos perdedores de la crisis mostraría interés por la oferta de los nuevos partidos anti-establishment que han surgido en toda Europa. Pero otra parte se está sumando a los que ya habían caído en la exclusión antes de la crisis acrecentando los espacios abstencionistas y esto está teniendo menos atención tanto entre los académicos como en el debate público. El crecimiento de los partidos antisistema oculta cómo el nuevo precariado político se sale voluntariamente del cuerpo electoral otorgando con ello más peso e influencia a los grupos de más renta cuya participación política no ha menguado tras la crisis económica. Esto hace que la brecha entre ricos y pobres se ensanche no solo en el plano social y económico sino en el político. Y precisamente de estos grupos, por lo que puede verse en los primeros análisis con datos agregados, proviene el mayor músculo electoral que ha mostrado Vox en las pasadas elecciones andaluzas. Todo parece indicar que los principales responsables de haber traído a Vox a las instituciones son los de arriba, más allá del enésimo debate que se necesita abrir en la izquierda para intentar atraer a las urnas a los de abajo y equilibrar el partido antes de que empiece.

Autor >

Braulio Gómez Fortes

Es politólogo. Autor de Andalucía sin tópicos (Almuzara, 2010) y coautor con Joan Font de¿Cómo votamos en los referéndums? (Libros de la Catarata), entre otros libros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Imgenuo

    Nada nuevo bajo el sol. Repasemos la participación en América: Colombia, USA, etc. Creo que se repite la historia. Que en el referéndum más importante de la historia colombiana vote el 34%, mucho menos en las zonas desfavorecidas, nos debe hacer pensar en el futuro, si creemos en el poder de decisión de los votos.

    Hace 2 años 4 meses

  2. acascarla

    La derecha creo un sitema electoral y parlamentario a su medida, por eso participan, porque entre mierda y mierda yo no elijo mierda. No voy a votar a la derecha (P$O€) para que no salga la ultraderecha (PPodridos, Cuñaos, Voxenetas). Mi esfuerzo lo dedico a crear organizaciones en las que se puede participa de verdad sin ser un rehén o lacayo ni de oportunistas, ni de corruptos, ni de facciosos.

    Hace 2 años 5 meses

  3. braulio

    Gonzalo, no sé exactamente a qué comentario me estás respondiendo puesto que has sido el primero en comentar en este articulo ¿?. Inquietante... Es posible que se deba a los "problemas" que está teniendo está pagina con algunos de nosotros. Señores, los censores, al igual que en la edad de las tinieblas siguen acechando pero no tienen cojones para plantar cara de frente y afrontar sus consecuencias.

    Hace 2 años 5 meses

  4. Francisco

    Excusarse en la derrota es perder dos veces, la gente de los barrios humildes no va a votar porque les da igual 8 q 80, están tan acostumbrados a vivir a salto de mata y de la paguita-subsidio del Gobierno de turno q les da igual todo. Están anestesiados y esclavizados por la cultura del subsidio y lo malo es que encadenan a toda su progenie. Y no hablo de oidas, nací allí en pleno cerro-amate, concretamente en Juan XXIII, viví 24 años hasta q conseguí escapar.

    Hace 2 años 5 meses

  5. Rojo1971

    Hace falta mucha más pedagogía, sobre todo en los barrios más desfavorecidos. Los ciudadanos están bombardeados continuamente por la propaganda neoliberal, que vende que el capitalismo es la única opción viable e identifica como enemigo a todo el que se atreve a decir lo contrario. Por eso habría que crear asociaciones obreras o centros culturales en todos los barrios y regiones, para educar a la gente en socialismo y movilizar las conciencias, tal y como hacía el anarquismo a principios del siglo XX. Tenemos que empezar a movernos y crear un movimiento antifascista antes de que sea demasiado tarde...

    Hace 2 años 5 meses

  6. José Lázaro

    En línea con el comentario de Jan, creo q "los ricos" siempre tienen en el menú de la fiesta de la democracia algún plato de su agrado.. A veces, incluso todos o casi todos.. Así q algunos "pobres" a los q la dignidad les pesa ya más q la esperanza, pasan de legitimizar el cachondeo con su presencia. Dejémonos de mandangas, pongamos programas en todo el arco ideológico y quitemos siglas y partidos.. y veríamos si se moviliza o no el electorado..

    Hace 2 años 5 meses

  7. braulio

    ¿Votasteis alguna vez por la existencia y uso generalizado y obligatorio del Capital como herramienta valida para condicionar toda vuestra existencia? No. ¿os preguntaron? No. ¿Os tenían que preguntar? Puede. ¿Debieron imponerlo? No. ¿Os van a dejar decidirlo? NO. ¿Os deben dejar decidirlo? No, el Capital se combate, no te permiten o dejan de permitir. De la misma forma que una monarquía, una autarquía u organización criminal tiránica no se decide libre e igualitariamente pues no seria tiránica si no. No habéis decidido NADA de lo que existe y realmente vertebra o resquebraja la nefasta e inexistente civilización humana. Porque la Realpolitiks no es para la plebe, en "democracia". Así que espabilad o morid, porque el Capital no pregunta.

    Hace 2 años 5 meses

  8. jan

    Que solo salgan 5 partidos de derechas a todas horas por la tele y los periodicos igual ayuda a que solo se conozcan y voten 5 partidos de derechas, que se lo digan sino al 6º (upyd, que dejaron de salir y desaparecieron). Mientras tanto los que no son de derechas, ni idea de a quien votar que no sea de derechas... y por lo tanto mucha abstencion para no legitimizar a ningun supuesto representante que solo viene a representar a un tirano o a una oligarquia.

    Hace 2 años 5 meses

  9. CeX

    ¿Qué es la democracia? ¿Por qué hay fascistas antidemócratas que no aceptan el resultado de las urnas y quieren imponer su dictadura marxista-leninista? Los extremos se tocan. El futuro será chungo si no aprendemos historia de la humanidad, porque algunos quieren hacernos caer en las garras de los sistemas que han destrozado y destrozan en la actualidad otros países. Tales sistemas muy bonitos en teoría, pero no funcionan porque van contra la naturaleza humana. Es un fracaso estrepitoso del sistema educativo.

    Hace 2 años 5 meses

  10. Gonzalo

    Muy buenas Braulio, Muy interesante el artículo. No obstante, me queda la duda de si existe una correlación que explique en mayor medida la brecha de voto entre distritos. La educación quizás sea una variable más poderosa que la renta, aunque de todas maneras, una de las variables de la educación es la renta. De igual manera, es preocupante el dato de 7% de votos para Vox en barriadas probres. Creo que hay mucho que reprochar a los políticos por no convencer a clases obreras y, por otra parte, aplaudir a las clases altas por ejercer su derecho de voto. En vez de criticar a una clase obrera que no se moviliza y recriminar a la clase alta una elección libre y democrática.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí