1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MANUELA D’ÁVILA / Excandidata a la vicepresidencia de Brasil

“La falta de unidad fue el error central. Subestimamos la fuerza de nuestro adversario”

Andrea Ana Gálvez / Gustavo Mehl Figueiredo Buenos Aires , 28/11/2018

<p>Manuela D'Ávila durante una intervención en la conferencia Clacso 2018 celebrada en Buenos Aires.</p>

Manuela D'Ávila durante una intervención en la conferencia Clacso 2018 celebrada en Buenos Aires.

CLACSO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Manuela D’Ávila no viene sola. Baja del coche y amaga con encaminarse hacia la puerta lateral del hotel, abierta por un portero que la espera. Se detiene. Da media vuelta y acaba siguiendo a la pequeña Laura, de tres años, que prefiere la entrada principal, de pesada y bonita puerta giratoria.

D’Ávila es de esos personajes en que vida y obra se confunden. Sus pantalones negros de lino y sus zapatos de tacón le dan un cierto aire solemne. En las camisetas de algodón –la de ella y la de su pequeña– una frase que la presenta mejor: “Luche como una chica”. Sí, porque, con apenas 37 años, es mucho más que una candidata derrotada en las elecciones a la presidencia de Brasil. Es una de las figuras jóvenes que deben liderar una reconstrucción de las izquierdas en Latinoamérica. No será una tarea fácil.

Hace menos de un mes, el mundo se sorprendió con la victoria electoral del exmilitar Jair Messias Bolsonaro. El futuro presidente triunfó con un discurso que combina la defensa de la dictadura civil-militar (1964-1985), apología de la tortura, criminalización de los movimientos sociales, restricción de los derechos laborales y ultraliberalismo económico –entre otros elementos, digamos, polémicos–.

D’Ávila abraza de manera integral la misión que la coyuntura le impone. Lo hace con su bebé en brazos, desde los lugares que la identifican como persona: mujer, feminista, madre. “No logro no estar entera en lo que hago”, dice.

Hija de una familia de clase media –madre jueza, padre ingeniero y profesor universitario–, empezó adolescente en el movimiento estudiantil y en el Partido Comunista de Brasil (PCdoB). Tuvo rápida ascensión: en 2004, a los veintitrés años se convirtió en la concejala más joven de la Historia de Porto Alegre, importante metrópolis de más de cuatro millones de habitantes en el sur de Brasil. Desde entonces, fue la diputada más votada de su estado por tres veces consecutivas. Es, definitivamente, un fenómeno electoral.

Este año, llegó a ser presentada como candidata a presidencia por el PCdoB, pero con la prisión de Lula da Silva, D’Ávila renunció de su candidatura propia y asumió la vicepresidencia en la fórmula encabezada por el exministro de Educación Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT). Recorrió todo el país en campaña, siempre junto a la pequeña Laura, razón por la cual fueron al mismo tiempo odiadas y admiradas.

El odio venció. Aunque avalados por el líder popular y expresidente encarcelado, Haddad y Manu sufrieron una dolorosa derrota. Representando el legado de trece años de gobierno de centroizquierda –con reconocidos avances sociales–, perdieron ante un fascismo que salió del armario.

La joven política es una de las presencias destacadas del Primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico, que se organiza en Buenos Aires por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. Este espacio se propone ser la contracumbre del G20, que se reúne dentro de pocos días en la capital argentina.

¿Cómo explicar el fenómeno Bolsonaro a los lectores españoles?

Son muchos los elementos que posibilitaron su ascensión. Primero, hay un proceso muy largo de deconstrucción de la política, de desacreditar las instituciones en Brasil. Segundo, hay también una ausencia de respuestas concretas a un tema muy importante para el pueblo brasileño: la seguridad pública. En nuestro país tenemos 72.000 muertos por año en situaciones de violencia. Es un índice de guerra. Por último, tenemos una nueva crisis del capitalismo, con catorce millones de desempleados, una caída importante del consumo, pérdida de trabajos en el sector servicios y un país que hoy está desindustrializado.

Nosotros perdimos la discusión y la disputa sobre quién es el responsable de la crisis. Entonces, una parte grande del pueblo brasileño –bueno, la mayoría, como esta elección mostró– cree que la crisis es responsabilidad de los gobiernos de izquierda, que es culpa del PT. O es culpa de un concepto del neofascismo que conjuga el descrédito en la política con el miedo de la violencia: el “bandidaje”. Bolsonaro supo trabajar esto muy bien, el fascismo siempre construye una idea general de enemigo. Entonces, los bandidos en el Brasil de hoy son desde los narcotraficantes armados, que hacen que la vida se perciba con mucho miedo en los centros urbanos, hasta los políticos, que en última instancia hacen que uno no tenga empleo, acceso a la salud y a la educación. Y algo más: ideológicamente, los bandidos son también los “comunistas” –que ni necesitan serlo realmente para ser tachados de comunistas, basta que seas contrario. Bolsonaro dio respuestas muy sencillas a problemas muy complejos.

¿Qué se puede esperar del gobierno de Bolsonaro?

Si encuentras a alguien que lo sepa, me lo dices. (risas)

Claro, bueno, dejando a un lado el hecho de que las consecuencias son incalculables.  

Creo que es un Gobierno absolutamente imprevisible. Porque es un Gobierno fuera del conjunto de los espacios e instituciones que nosotros construimos desde la democratización del país. Y que tiene contradicciones en sí mismo. Por ejemplo, su súper ministro, Paulo Guedes, es un economista ultraliberal de la Escuela de Chicago, que quieren presentar como una opción moderna. Pero, que al mismo tiempo, daba clase en Chile durante la dictadura de Pinochet. Es un hombre que parece no ver mal cualquier tipo de autoritarismo, como si pensara: “Esto no es relevante para mí, yo no actúo sobre esas cosas, actúo sobre las cosas de economía”.

Estas contradicciones quedan aún más claras en otro pilar del futuro Gobierno de Bolsonaro: las fuerzas armadas. Históricamente vienen de toda una trayectoria vinculada al nacionalismo, a una especie de defensa nacional, que es absolutamente contraria al neoliberalismo. Es una contradicción eminente. De hecho, este es el gran elemento nuevo del neoliberalismo moderno, que puede ser antidemocrático en su apariencia, no solo en su esencia. Más que esto: Bolsonaro habla abiertamente de eliminar derechos laborales. Es la primera vez que en nuestro país –como en España también, ¿no?– que trabajo y dignidad ya no se vinculan. 

¿Y cómo cree que Bolsonaro conseguirá apoyo para implementar su agenda?

Va a buscar pactar con un sector del centro derecha democrático entorno al modelo económico, o sea: privatizaciones y reforma neoliberal en el sistema de pensiones y jubilaciones. Al mismo tiempo, intentará construir una agenda que dialogue con esa radicalización conservadora de parte de la sociedad. Como, por ejemplo, alrededor de un proyecto peligrosísimo que llaman “escuela sin partido”, que no es nada más que el acoso hacia los maestros y la censura al libre debate de ideas en las escuelas públicas. Con acciones de este tipo, Bolsonaro contentará a un sector evangelista fundamentalista que lo apoyó, y que siempre disputó la idea de educación en casa, porque la verdad es que lo que quieren es que la educación sea en las iglesias.

Existe un debate entre personas que están defendiendo un momento de cautela y otros que apoyan una movilización más presente en las calles ¿Cómo será la postura de la oposición?

No veo este debate como central. Nuestro problema real es la unidad. La tradición partidaria hace que estemos tratando al Gobierno de Bolsonaro como apenas un episodio de la política brasileña y no es eso. Hay una fisura en la sociedad brasileña. Frente a eso, ¿qué hacemos? ¿Vamos a esperar a que lleguen las elecciones de 2022 y vemos quién es más de izquierda? ¿O vamos a prepararnos juntos para 2019? A mí me interesa esto último. Yo lo que noto es que a veces las personas parecen estar más preocupadas sobre quién conduce que sobre el proceso. Esto forma parte de la vieja política. Hay una disputa de egos también, esto de “yo estoy más en las calles que tú, yo soy más de izquierda que tú”. No hay contradicción entre estar en las calles y estar en el Parlamento. Cuando uno está en las instituciones también está en la lucha. Lo importante es que haya unidad frente a un Gobierno que nos amenaza y avanza contra los derechos de la población.

¿Y cómo encaja la lucha feminista en este contexto?

Bueno, otra falsa contradicción que percibo es la que opone las luchas específicas –que algunos llaman identitarias– con un proyecto nacional de izquierda, porque no hay como tener un proyecto nacional de desarrollo en mi país sin tener en cuenta el combate contra las desigualdades, no hay como combatir las desigualdades sin hablar de género y de raza. Porque la desigualdad en Brasil es así. Puede no ser así en España, pero la brasileña es así. Sólo sirve a la derecha esto de crear una división y una contradicción donde no la hay. ¿Por qué las mujeres son las que más se movilizan en tiempos de crisis? Porque la disminución del Estado significa la disminución de las estructuras de cuidado. Y en una sociedad machista, el machismo no se manifiesta solamente con el dedo en la cara de una mujer, se manifiesta todos los días cuando la mujer no consigue trabajo por la falta de guardería. Cuando la mujer falta más al trabajo porque es ella la que va al hospital a buscar atención cuando no hay camas para todos. La bandera feminista es fundamental. Lo importante es que estemos muy movilizados en torno a nuestras agendas comunes, unidos en la defensa de la democracia y de los trabajadores, no buscando nuestro protagonismo individual.

¿Cómo se da esta búsqueda de protagonismo?

No creo en gente imprescindible, yo tengo muy claro que nuestros errores pasaron por un concepto mesiánico de líderes y por personas que se juzgaron imprescindibles y no fueron capaces de tener fuerza para enfrentar las cosas. Me refiero a cosas que vienen de lejos en las izquierda, no es dirigido a nada actual. 

En estas elecciones hubo una palabra clave: autocrítica. Autocrítica al PT y al PCdoB por el papel que tuvieron en el Gobierno de coalición que formaron, donde, por ejemplo hubo casos relevantes de corrupción. ¿Te propones hacer una autocrítica más profunda?

Antes que nada, es importante decir que yo soy comunista, ¿sí?, y que este término es generado dentro de mi ideología. Solo hace autocrítica el que hace crítica, el que no tiene pensamiento crítico no tiene condiciones de hacerlo. No hay nada más central en la reflexión sobre el proceso de autocrítica que la frase de Lenin que dice: la práctica es el criterio de verdad. O sea, para mí la autocrítica es algo que se hace en la lucha social. Parar para hacerla, como determinadas personas de la derecha nos exigían, no es nada más que dejar de ordenar los rumbos mientras se camina. Como se dice en Brasil: es necesario cambiar las llantas con el auto en marcha. Y no necesito comunicar a nadie que las estoy cambiando. Lo que necesito es ir enderezando el camino. La sociedad ya nos dio la respuesta. Cuando gran parte de la población estuvo en la calle en la recta final de la segunda vuelta de las elecciones. Cuando enfrentamos divergencias y críticas puntuales los unos a los otros, ignorando posicionamientos equivocados de nuestros líderes y construyendo unidad. Fuimos todos y todas a la calle, humildemente, a escuchar críticas, dialogando y admitiendo: “No, el proyecto no es perfecto y tiene límites. ¿Vamos a construirlo juntos?”. Para mí este pueblo es el que sobrepasa consciente e ideológicamente lo que los partidos consiguieron producir en el Brasil que nosotros vivimos hoy. Ellos son los que nos dan una línea política.

¿Pero entonces hubo errores?

Para mí la falta de unidad fue el error central. Teníamos cuatro candidaturas del mismo campo. Y creo que sí, subestimamos la fuerza de nuestro adversario, la fuerza del neoliberalismo, la fuerza del capitalismo. Pero no dejamos de enfrentar grandes temas relacionados a la autocrítica exigida por la sociedad, y no por estos sectores organizados que nos querían retrasar.

¿A qué temas se refiere?

El tema de la corrupción en las empresas estatales. Por ejemplo: la única persona que presentó un debate sobre esto fue Haddad en cuanto coordinador del programa de Lula para la presidencia, cuando afirmaba que existía un espacio vacío en la legislación con relación al patrón de fiscalización, que en las estatales no es tan rígido como lo es en los ministerios. ¿Ves? O sea, ¿qué quería que dijéramos esta derecha organizada? Esta insistencia en que hiciéramos autocrítica, en última instancia, era una manera de decir que el conjunto de denuncias que nosotros hicimos sobre el Estado brasileño y sus estructuras estaba errado. Y que asumiéramos una culpa como responsables por la histórica corrupción brasileña, algo que a fin de cuentas, serviría para justificar la prisión arbitraria e injusta de Lula.

Además, ¿cuál fue la candidatura que representó más transformación y enfrentamiento al viejo sistema político brasileño que la de Haddad y la mía? ¿Cuál? Haddad es un profesor universitario, formado por fuera de la estructura partidaria, un hombre joven en la política brasileña, nunca fue parlamentario, esta fue apenas la tercera elección de su vida. ¿Y yo? ¿cuántas mujeres de mi edad, sin ser hijas o apadrinadas por políticos, llegaron donde yo llegué, desde el movimiento social? ¿Entiendes? ¿Esto no es una autocrítica? Sobre una manera de hacer política, sobre un tipo de organización partidaria, sobre quien deseamos tener como interlocutores en este proceso para que avancen determinadas agendas.

Esta campaña electoral estuvo marcada también por llamadas fake news producidas por la ultraderecha. ¿Cómo crees que la izquierda debe encarar este fenómeno?

El campo democrático, entre izquierdas y derechas, tiene que entender a fondo qué significa esta red de fake news y de odio. O más bien, ¿qué significa internet para la sociedad moderna? Nosotros lo tratamos mayoritariamente como un espacio de comunicación. Como si simplemente la plataforma de la televisión hubiera migrado para la red. Es mucho más que eso, es una especie de asamblea popular permanente, el pueblo está reunido todo el tiempo. Es un espacio de la sociedad y no es irreal. Este espacio se materializa en el voto, en la formación de pensamiento, en la organización, en la forma en la que nuestra gente acepta participar en política y para mí no es casual que nuestras mujeres jóvenes sean las que más se movilizan porque ellas están ahí también.

Gran parte de los ataques difamatorios con noticias falsas fueron dirigidos personalmente hacia ti, con un grado muy alto de odio que muchas veces tocó a su familia e incluso a su hija. ¿Qué cree que representaba para ser el blanco de tanto odio? 

Yo creo que la misoginia y la homofobia son los temas que despiertan más miedo en aquellos quieren conservar el poder. Quizás por eso fui tan castigada. Fue duro, pero también fue la primera vez que fui acogida por un movimiento de mujeres que jamás permitirá que las otras mujeres jóvenes que llegan a la política pasen por lo que yo pasé. Para mí también fue un proceso de mucha esperanza. Porque ví que cosas que yo vivo hace mucho, fueron comprendidas en la dimensión política y no en la dimensión personal. Nunca ví los desafíos y las experiencias que viví como individuales.

Generó mucho odio, pero generó mucha admiración también.

Fue un largo camino. Sufrí machismo desde la izquierda y desde la derecha. Hace quince años que son machistas conmigo, hace quince años que soy interrumpida al hablar, hace quince años que la gente dice: “¡Guau, me sorprendiste!”. Con esa sorpresa se revela una determinada visión: algunos hasta hoy piensan que soy una guapita, una niñita... “Ay mira, ella habla sobre economía!”. Yo soy diputada hace quince años, ¿cómo no voy a saber hablar de economía? 

Hay gente que se convierte en presidente sin saber hablar de economía, ¿no?

Mujer no. Nunca. Jamás.

Ya venía construyendo su carrera política con mucha visibilidad, pero en esta elección se presentó con mayor liderazgo. Fue una tremenda responsabilidad.

Sin dudas, pero, como dije, no creo en personas imprescindibles. Aunque sepa muy bien el papel que cumplo, creo que apenas somos uno más en el proceso colectivo. Lo importante es que jamás dejé de ser yo. Siempre me reía de esto cuando el PCdoB me escogió para ser candidata a presidente. Yo decía: ¿os acordáis de quién soy? Soy esa persona que tiene tatuajes que decidió criar a su hija de una determinada manera... Yo expreso cosas todo el tiempo. No hay forma de sacar de mí lo que soy. Tengo un pasado y no empieza hoy. 

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Andrea Ana Gálvez / Gustavo Mehl Figueiredo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alain

    No podía ser más actual este artículo.

    Hace 4 años 2 meses

  2. Brad

    A ver si tomamos nota y dejamos un poco de lado algunas pretensiones particulares en aras de formar grupos políticos que frenen a la basura fascista que tenemos en este país. Dejar de lado la atomización del voto de la gente progresista, que se desvirtúa en innumerables partidos animalistas, marihuanistas etc. etc. Los respetables colectivos etnico-feministas, marihuanistas, vegano-animalistas y tal, parece ser no se dan cuenta el horror que tenemos enfrente, y se atomizan buscando un ideal perfecto del cuál saca réditos la homogénea y disciplinada en voto, derecha.Y así nos va.....

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí