1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Franco, Queipo, la Iglesia… y la España soñada

Lo que se espera de un Estado supuestamente aconfesional es que actúe en consecuencia. Para empezar convendría revisar el Concordato

Francisco Espinosa Maestre 28/11/2018

<p>El general Queipo de Llano junto al cardenal Pedro Segura y Sáez, arzobispo de Sevilla, y otras autoridades de la ciudad. </p>

El general Queipo de Llano junto al cardenal Pedro Segura y Sáez, arzobispo de Sevilla, y otras autoridades de la ciudad. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

La Iglesia, al igual que la derecha española, nunca ha roto amarras con el franquismo ni ha hecho examen de conciencia por su papel clave en la consolidación del golpe militar, al que con su apoyo dio carácter de cruzada. Tiempo después, el modelo de transición le permitió pasar de la dictadura a la democracia sin más coste que algún pequeño gesto para demostrar que, pese a haber sido soporte fundamental del régimen surgido del golpe militar de 18 de julio de 1936, ya no se encontraba en esa onda. Estos efluvios renovadores le duraron lo suficiente como para asegurar su posición en el nuevo orden, en el que consiguieron consolidar su situación de privilegio. Su evolución desde entonces la conocemos y la padecemos por su constante injerencia en la vida pública española a través de los presidentes de la Conferencia Episcopal y de algunos obispos y cardenales de todos conocidos por sus reaccionarias cuando no estrafalarias declaraciones.

Dada su estrecha relación con el fascismo español, la Iglesia nunca ha tenido problema alguno en dar cobijo durante décadas a criminales de guerra como Franco o Queipo, entre otros, a los que la autoridad eclesiástica considera simples cristianos que murieron en la fe. Se insiste una y otra vez en que hechos como que, a día de hoy, el dictador disfrute de un mausoleo faraónico cercano a Madrid o que los restos de un genocida como Queipo permanezcan en una basílica en Sevilla serían impensables en países europeos como, por ejemplo, Alemania. Y al hacer esto se olvida una y otra vez el hecho fundamental de que, a diferencia de Alemania, nuestro fascismo primigenio se perpetuó durante varias décadas adornándose con nuevos trajes que fueron variando según las circunstancias hasta conseguir controlar el proceso de salida al modo gatopardesco. Debía cambiar todo para que lo fundamental permaneciera y dentro de  “lo fundamental” estaba la Iglesia, cuya directa implicación en el control político social e ideológico  de la sociedad española no le pasó factura alguna. Hay que tener en cuenta que en los cientos de miles de consejos de guerra celebrados en España durante años, no podían faltar cuatro informes, que eran los del comandante de puesto de la Guardia Civil, el alcalde, el jefe de Falange y el párroco, y que los de estos últimos no brillaron precisamente por inspirarse en el mensaje evangélico.

En el caso de Queipo hace ya tiempo que desde el movimiento pro memoria se viene insistiendo en que sus restos salgan de la nave principal de la basílica que lo albergó tras su muerte en 1951. Lo que se consiguió con ello fue un lavado de cara que consistió en realizar dos cambios en la lápida: donde se leía “Excelentísimo Sr. Teniente General” pasó a leerse “Hermano Mayor Honorario” y la fecha clave de “18 de julio de 1936” se tapó con el símbolo de la Hermandad. En el caso de Franco ha sido el Gobierno, con escasa reflexión previa sobre las dificultades que podían surgir –el contencioso entre el ejecutivo, la familia y la Iglesia roza el esperpento–, el que ha planteado que había que sacarlo del Valle de los Caídos. Las diferencias entre ambos lugares son muchas pero el factor común es que los dos se encuentran en recintos eclesiásticos. Se parecerán más en el caso de que Franco acabe en la Almudena.

Frente a estas actitudes siempre he sido de la opinión de que tanto Franco como Queipo se encuentran donde tienen que estar, es decir, con los suyos. Los dos se identificaron e hicieron todo lo que estuvo en sus manos por beneficiar a la Iglesia de la Cruzada. Franco se implicó personalmente en la construcción del Valle de los Caídos y Queipo en la de la basílica de la Macarena, levantada sobre un lugar simbólico de la clase obrera sevillana. El del Valle de los Caídos tiene otra dimensión por el hecho de albergar a José Antonio Primo de Rivera y a cerca de treinta y cuatro mil víctimas de la guerra civil. En el caso sevillano, además de Queipo y su esposa se encuentra allí el auditor de la Segunda División Francisco Bohórquez Vecina, Hermano Mayor durante muchos años y cuya firma aparecía con la de Queipo al final de cada consejo de guerra. Parece pues lógico que tanto la orden benedictina como la Hermandad de la Macarena, que deben estar convencidas de que se trata de hombres buenos que cumplían su deber, deseen que sus benefactores permanezcan allí donde fueron enterrados.  

Entiendo que haya creyentes a los que no guste que estos individuos ocupen espacios religiosos tan visibles, pero no parece que haya habido muchas quejas en este sentido. Pienso por otra parte que a los que nos hallamos al margen de la Iglesia católica nos debería resultar indiferente que esta albergue a la plana mayor del golpe militar del 36 o que haya imágenes que porten fajines, medallas, varas de mando y otras reliquias fascistas. ¿Es aceptable esto en una sociedad democrática? Ellos desde luego están convencidos de tener pleno derecho a hacer lo que les apetece, desde adornar a las  imágenes con los símbolos falangistas hasta celebrar misas por Franco, Queipo y toda la casta africanista. Llevan haciéndolo desde 1936. Y esto se explica porque en España el fascismo nunca fue derrotado y por el hecho de que cuando se pudieron tomar algunas medidas orientadas a que desaparecieran dichas anomalías (¡24 años de PSOE!), no se hizo. Ya se han visto ahora las dificultades que plantea cualquier reforma en este sentido. Evidentemente hay cuestiones que quedaron atadas y bien atadas.

En estas circunstancias lo que se espera de un Estado supuestamente aconfesional –una de las ficciones de la Constitución–  es que actúe en consecuencia. Para empezar convendría revisar el Concordato. Se trata de una cuestión aplazada y con la que sería posible superar las limitaciones con las que se realizaron los acuerdos previos a la Constitución. Así mismo parece ya tiempo de que, al igual que en otros países –Portugal sin ir más lejos–, el patrimonio monumental eclesiástico pase a manos del Estado, que es realmente a quien pertenece y quien lo mantiene, por más que la Iglesia pueda seguir utilizándolo como ha hecho hasta la fecha. También de que la Iglesia se plantee por fin  autofinanciarse, tal como se comprometió en la transición. Además habría que pensar en llevar al ámbito que corresponde, que es el de la parroquia, la enseñanza de la religión. En este mismo sentido, en un plazo razonable de tiempo, la enseñanza privada, religiosa o no, debería dejar de ser subvencionada por el Estado. Una vez que se inicie este proceso nos dará igual que quieran seguir adorando a Franco en su mausoleo o que en la lápida de Queipo vuelva a verse lo que taparon. Como si los quieren canonizar.

Es probable que si se plantean estas cuestiones haya quien diga que en qué mundo vive quien piense que tales propuestas pueden llegar a buen puerto en este país y seguro que hay motivos para pensar así. Otros pensarán que si se iniciara semejante proceso se produciría un caos tal que podría acabar en otra guerra civil. Es normal que esto ocurra. La sociedad española tiene grabado a sangre y fuego que hay que tener cuidado con ciertas cosas y una de ellas es la Iglesia. Una parte tiene asumido que, en caso de que tal cosa ocurriera, la derecha permanente saldría a la calle en defensa de las esencias patrias dispuesta a lo que fuera y la otra que hay que ser muy cautos porque ya se sabe de lo que es capaz esa gente. Esta es la memoria oculta de la guerra civil. De fondo la experiencia de la II República, pero no para aprender de sus aciertos y errores en este terreno, sino para asociar sus proyectos reformistas a su destrucción final, responsabilizándola de la guerra civil. La voz interna dice: ¿Pero es que no habéis aprendido la lección? A nivel de partidos políticos la pregunta sería: ¿Vamos a atrevernos a perder parte del electorado por cuestiones que no preocupan a la gente?

Con la Iglesia ha ocurrido algo curioso. Ante la inhibición de los diferentes gobiernos, ha tenido que ser la propia evolución de la sociedad en democracia la que haya socavado su influencia. Cada vez un mayor número de personas organizan su vida al margen de sus ritos y preceptos. En lo cual debe haber influido bastante la actitud reaccionaria que sus representantes manifiestan una y otra vez sobre cuestiones que la mayoría social ya ha superado hace tiempo. Sin embargo, cada año el Estado sigue derivando religiosamente hacia la Iglesia una gran cantidad de dinero, que se suele calcular en torno a doce mil millones de euros, que no sabemos si cubren la totalidad de lo que realmente manejan. Si este dineral lo pagaran los fieles no habría problema. Lo que pasa es que lo pagamos todos. Y ya se sabe que la Iglesia católica, maestra en victimismo, es insaciable en su afán de dinero y propiedades.

Los tres frentes son, como se ha dicho, la propiedad de patrimonio material, que han ido ampliando de manera escandalosa gracias al favor que les hizo Aznar; la financiación, que sigue creciendo año a año, y la enseñanza, pilar fundamental del dominio que ejercen desde la primera ley general del siglo XIX. Para todo ello habría que partir de la revisión del Concordato. No resulta admisible que propuestas como la estatalización del patrimonio, la autofinanciación tanto de la Iglesia como de los centros privados católicos y la salida de la religión de la enseñanza pública sean tachadas de anticlericales. Solo estamos ante el viejo ideal krausista de la secularización. Iglesia y  Estado se enfrentarían a una nueva realidad que sin duda sería beneficiosa para ambos. La enseñanza pública es la base de cualquier país democrático y sin duda la nueva situación repercutiría beneficiosamente en los graves problemas que en este terreno padece nuestro país. La situación actual distorsiona la vida española. Sería más justo, equitativo, igualitario y democrático si la base de la educación fuese una enseñanza pública garantizada por el Estado. La libertad de enseñanza ampararía en todo momento que las órdenes religiosas siguieran dedicándose a estos menesteres, solo que la subvención del Estado no podría ser como hasta ahora.

Surge la pregunta de si España está preparada para llevar adelante estas reformas. Ya sabemos que tal cosa no vendrá de la derecha y que el PSOE nunca se ha tomado en serio este asunto, por más que sepa que esas reformas vendrían bien al país. Desecharlas equivaldría a reconocer que, a estas alturas y ya perdidas las ocasiones que se presentaron anteriormente, la mayoría social no permitiría ir en ese sentido. O sea que habría que resignarse a que todo siga igual y a que lo máximo que se consiga, volviendo a Franco, sea que, a cambio de a saber qué, la Iglesia rechace finalmente que sus restos acaben en la Almudena. Es decir, el tiro por la culata. No obstante, debe tenerse en cuenta que el bipartidismo se encuentra en vías de extinción y que al abrirse el campo político también surgen esperanzas de que estas reformas puedan ser realizadas en un tiempo no muy lejano. Leyes como las del divorcio, el aborto y la enseñanza provocaron en su momento y aún provocan la movilización permanente de la derecha y de la Iglesia y sus muchos medios afines. Pero una vez más, ante el pesimismo de la razón, debe prevalecer el optimismo de la voluntad.     

Autor >

Francisco Espinosa Maestre

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ozemanuel

    Y nunca tendremos el derecho a la eutanasia porque la iglesia católica es el principal propietario de las residencias (asilos de pago) con mano de obra gratuita (monjitas) Y es que la voracidad de la iglesia católica no conoce límites

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí