1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

#CarlsenCaruana2018

Zweig, Steiner, Nabokov… qué tendrá el ajedrez que suscita tanto interés literario incluso entre las personas que apenas saben mover las piezas. Lo que sigue es un intento de dar “cobertura literaria” al último campeonato del mundo

Begoña Huertas 2/12/2018

<p>Henrietta y Margaret Lutwidge jugando al ajedrez.</p>

Henrietta y Margaret Lutwidge jugando al ajedrez.

Lewis Carroll

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

El tablero blanco de Yoko Ono

Era inevitable que en cuanto Fabiano Caruana abrió la posibilidad de disputarle el título al actual campeón mundial de ajedrez, el noruego Magnus Carlsen, se pronunciara el nombre del jugador americano más famoso de todos los tiempos, ¿sería Fabi el nuevo Bobby Fisher? Tenía sentido, ya que, de ganar él, Estados Unidos volvería a ocupar el primer puesto en la élite ajedrecística.   

Pero la mención de Bobby Fisher es algo recurrente a cada nueva vuelta del torneo. Cuando Magnus Carlsen se enfrentó al indio Vishy Anand, en 2013, de él mismo también se dijo que era el nuevo Fisher, que era el joven genio rebelde desafiando la sobria tranquilidad del campeón en activo. Y es que la mítica figura del genio-loco americano, como un agujero negro, se traga todo lo que circule por sus bordes. No hay conversación de ajedrez en que no se le saque a colación. Cosa comprensible, por otra parte, dado el atractivo de ese personaje insólito, con un coeficiente intelectual más alto que el de Einstein, y que terminó enfermo mental. 

La imagen del Mundial celebrado en Reykjavik en 1972, en plena Guerra Fría, en el que Fisher jugó contra el soviético Boris Spassky, es tan potente que ha colonizado casi todo el imaginario del ajedrez contemporáneo. Esa derivada política que puso al ajedrez en primer plano continuó con el combate Kárpov-Kaspárov, donde este último encarnaba la Perestroika frente a la línea ortodoxa del régimen soviético. En el encuentro de 2018, que ha tenido su sede en Londres, hubo un brevísimo episodio que vino a recordar aquellos tiempos cuando un vídeo informal del equipo de Caruana dejó ver, durante unos segundos, las partidas que estaban siendo analizadas en la pantalla de su ordenador.  Pero lo que hubiera podido ser una filtración, no resultó ser más que un descuido. Esa anécdota podría reflejar de algún modo la diferencia entre la épica que animó torneos pasados y el talante “inofensivo” de la competición más reciente. 

¿Podría Magnus representar la socialdemocracia escandinava/europea y Fabi el “trumpismo”? Parece que no

Fabiano Caruana no es un genio atormentado como Bobby Fisher, y lo cierto es que si juega en el bando estadounidense es gracias al talonario del potentado ultraconservador Rex Sinquefield, que lo sacó de la federación italiana. Los días previos a este torneo él y su equipo se alojaron en la casa de campo que el multimillonario, cercano a Trump, tiene en Misuri, mientras que Carlsen siempre ha proyectado una imagen familiar muy poco ostentosa. ¿Podría Magnus representar la socialdemocracia escandinava/europea y Fabi el “trumpismo”? Parece que no. Por la razón que sea, ese relato no cuaja, no hay lectura política de este encuentro. A las puertas del edificio de Londres donde se está celebrando el torneo no se ha producido ninguna protesta, ni siquiera el asunto se menciona en las redes. Acostumbrados a comprar –entre otras cosas– deportistas de élite, supongo que esto es ya algo tan asimilado que ni se ve. Todos estamos inmersos en esa economía de mercado. Se llamó globalización. 

El ajedrez blanco que Yoko Ono hizo en 1966 (un tablero sin casillas negras y en el que todas las piezas, de uno y de otro bando, son de color blanco) tenía una motivación pacifista, pero yo no puedo dejar de ver en él el símbolo de este tiempo, en que todo se blanquea para ocultar que los dos colores, que el enfrentamiento, en fin, sigue existiendo.  En el hecho de que no se distingan las piezas en juego me parece que hay, más que ausencia de conflicto o neutralidad, una confusión interesada. En el ajedrez blanco de Yoko Ono ha ganado un color.  Afortunadamente los buenos jugadores de ajedrez son capaces de jugar a ciegas.  

El caso es que el transfondo político que en tantos momentos ha proporcionado un protagonismo histórico al ajedrez brilla en este momento por su ausencia. Y si, por otra parte, la omnipresente figura de Fisher no nos sirve porque Carlsen no es egomaníaco ni Caruana un genio estadounidense, ¿de qué va este mundial? 

Magnus, lo normal extraordinario 

De “genio con mayúsculas” ha calificado Leontxo García a Magnus Carlsen. Un crío que a los cuatro años y medio podía enumerar todos los países del mundo con su correspondiente capital y población fue, no obstante, un niño normal. Dicen que el pequeño Montaigne era despertado cada día por un grupo de músicos alrededor de su cama porque su padre quería asegurarse de que tuviera una vuelta a la conciencia apacible y armoniosa. Los padres de Magnus decidieron que éste se levantara cada mañana junto a sus hermanas y acudiera al colegio como cualquier otro niño hasta los dieciséis años. 

Sus primeras victorias en el ajedrez las celebró yendo con su familia a comer a un burguer. En el documental El Mozart del ajedrez se le puede ver con ocho años leyendo un cómic del Pato Donald mientras espera el comienzo de un torneo, o levantándose medio aburrido mientras su contrincante se devana los sesos frente al tablero (¡y el contrincante era Kaspárov!).  En el Mundial de 2013, en el que ganó el título de campeón –que ha mantenido hasta hoy–, llamaba la atención su manera desenfadada de sentarse, recostándose en la butaca o dejándose caer a un lado; todos pudimos ver sus gestos espontáneos, su desenvoltura, frente a un Vishy Anand repeinado y formal que daba pequeños y educados sorbos a su taza de té. El “talante Magnus” llegó a su máximo apogeo con el gesto final de tirarse a la piscina vestido tras ser proclamado campeón.

Carlsen siempre habla bien de sus contrincantes, parecen amigos, y se dice que la mayoría realmente lo son. Por si esto fuera poco, también ha recuperado la faceta más cool del ajedrez, posando para fotografías publicitarias con una atractiva imagen de guapo-bruto, de intelectual con un físico fuerte, una especie de Marlon Brando más feo pero también más inteligente. Un chico normal al que le gusta hacer chistes. En este torneo ha bromeado con los periodistas y ha llegado a subir una foto a su Instagram con un ojo morado (un percance sufrido mientras jugaba al futbol) con el comentario: “The match is heating up”. Impulsivo y sincero, son famosos sus arrebatos de mal humor y sus enfados cuando las cosas se tuercen. Al día siguiente de esa broma, la partida no fue como él quería y en la rueda de prensa contestó de mala gana, con monosílabos. Normal. 

Con semejante personaje, este torneo de 2018 podría haber sido la pugna entre dos personalidades bien diferentes. Porque Fabiano Caruana es un tipo delgado, tímido, que puede recordar a Woody Wallen con sus camisas de cuadros, gafas de pasta y pelo oscuro rizado. De madre italiana y padre estadounidense, Caruana, criado en Brooklyn, mantiene a raya sus emociones y da la sensación de ser una persona sencilla a la que todo le pareciera bien. El enfrentamiento entre ambos caracteres podría haber marcado el espíritu de este encuentro, y sin embargo tampoco este asunto ha cuajado. Magnus ha dicho de Fabi: “Es tranquilo, sencillo, un chico simpático”. Me encanta. Pero reconozco que algo así no ayuda a crear conflicto. Nos falta drama.  

La cara B del ajedrez

¿Quién que se dedique a cualquier forma de arte no ha utilizado alguna vez el ajedrez como motivo? A poco que sepas mover las piezas, el ajedrez te engulle con su capacidad infinita para generar metáforas. Desde luego este juego ha inspirado obras excelentes, pero también muchas mediocres y verdaderos bodrios.  

“En su grave rincón, los jugadores

rigen las lentas piezas. El tablero

los demora hasta el alba en su severo

ámbito en que se odian dos colores.”

(Borges)

Y es que, seamos sinceros, el ajedrez tiene dos caras, y una es muy fea. En esa cara B huele a cerrado, a testosterona y a sudor. 

Por mucho que la reina sea la pieza más poderosa, por mucho que las imágenes en los tratados antiguos muestren a señoras sentadas frente a un tablero y por mucho que Santa Teresa de Jesús sea su patrona, el ajedrez ha sido también, como casi todo lo interesante, un mundo copado por los hombres, en el que éstos se han atrincherado a conciencia. Entrar en un club de ajedrez y que te miren como los asiduos de un saloon del Medio Oeste mirarían al forastero que acaba de atravesar las puertas batientes es una sensación que, al menos las mujeres de mi generación, hemos tenido que sufrir muy a menudo. Igual que en tantos otros ámbitos, el ritual de la masculinidad vetada a las mujeres se llena de condescendencia y mansplaining. Muchos clubes y aficionados necesitarían algo más que renovar chapa y pintura.  Para qué engañarnos, el ajedrez es todavía un mundo machista en el que perdura esa cara oscura, rancia y de aroma viejuno que equipara el juego con lo cerebral, lo serio, la lógica, o sea, según ellos, con el hombre.

En muchas fotografías con motivo ajedrecístico, si hay una mujer cerca de un tablero tiene todas las papeletas de aparecer desnuda o en ropa interior

La mujer entra en este imaginario ajedrecístico como lo han hecho las mujeres en los museos: desnudas, para servir de material al artista y de goce al espectador. En la película El caso Thomas Crown hay una secuencia ejemplar en este sentido. En ella, el protagonista, Steve McQeen, juega con Faye Dunaway una partida de ajedrez. Enseguida entendemos que se trata de un juego sofisticado y seductor. Vale. Es una escena de 5 minutos en silencio alrededor de un tablero. Nada que objetar. El problema radica en que es ella la que en un momento dado comienza a desplazar sus manos de las piezas a sus brazos –mientras él se concentra en la partida–, es ella la que entre movimiento y movimiento se contonea –él continúa centrado en la partida–, es ella la que después de deslizar un alfil desliza la blusa sobre su hombro dejando la piel al aire hasta que él se levanta, claro, y dice con toda su lógica de hombre: “Vamos a jugar a otra cosa”. 

En muchas fotografías con motivo ajedrecístico, si hay una mujer cerca de un tablero tiene todas las papeletas de aparecer desnuda o en ropa interior. 

Esto tendrá que cambiar, como tendrá que cambiar el lugar de la mujer en todos los ámbitos. El problema con el ajedrez es que impulsa a la despreocupada observación de que “es el deporte más democrático que existe, uno de los pocos en los que hombres y mujeres, viejos, jóvenes y niños compiten en igualdad de condiciones” (leído en la prensa). (Risas). Actualmente sólo una mujer, la china Hou Yifan, está entre los cien mejores jugadores del mundo. Judit Polgar estuvo entre los diez primeros. Las ajedrecistas tienen menos Elo sencillamente porque hay menos mujeres que se dediquen al ajedrez. No hay mucho misterio. 

#CarlsenCaruana2018. Lecturas colectivas en directo 

Los detectores de metales se pasan por mesa y butacas. Llegan los dos contendientes. Estrechan las manos. Un cristal insonorizado los aísla del público. Un cristal que permite que los espectadores les vean a ellos pero a través del cual ellos no pueden ver a los espectadores. El árbitro pone el reloj en marcha. Cinco minutos para que los periodistas tomen sus fotografías y ambos se quedan solos. Silencio y concentración durante horas en esa especie de urna aislada de todo. La puesta en escena continúa siendo espectacular:

Seguir una buena partida de ajedrez puede ser tan absorbente como leer una buena novela. Como ésta, una partida también es un mundo cerrado en sí mismo, con un principio y un final. Un mundo con sus propias reglas y donde no existe el azar. De la misma manera que durante la lectura de un relato, el tiempo transcurre de forma diferente al habitual, para los jugadores por descontado, pero también para los espectadores/ lectores. 

En esta época de retransmisiones en tiempo real y redes sociales, el cambio respecto a los torneos del pasado se ha dado no tanto en la trama o en los personajes, sino en el espectador, en la manera de leer/de seguir las partidas. Las cámaras instaladas dentro de la pecera permiten ver a los jugadores en directo, las pantallas retransmiten en tableros digitales el movimiento de las piezas mientras los comentaristas analizan las jugadas, los aficionados, al tiempo que ven ambas cosas, pueden participar en chats o redes sociales organizándose así una especie de lectura colectiva online. El primer torneo que yo seguí de esta manera fue el Mundial de 2013, en el que Magnus Carlsen arrebató el título a Vishy Anand. Las partidas podían seguirse por streaming y un par de cámaras ofrecía diferentes planos de los jugadores (No siempre es así; por ejemplo, en esta ocasión la retransmisión premium de cada partida costaba 20€, si bien en Noruega el canal público de televisión lo ha emitido gratis). El juego, durante ese Mundial de 2013, no había perdido ni un ápice de interés, pero la novedad era que ahora, de una punta a otra del planeta, se podía bromear sobre el brillo y la pulcritud del pelo de Vishy o se compartían memes sobre las extrañas posturas de Magnus. El ajedrez es todo lo contrario a la urgencia digital y sin embargo resulta ser un espectáculo que combina perfectamente con ella. Las partidas pueden durar más de siete horas. Un jugador puede estar pensando su próximo movimiento durante más de treinta minutos. Hay tiempo de sobra para comentar el discurrir de la obra con otros lectores y también para editar, cortar, tunear y compartir imágenes y memes: un gif con la mirada penetrante de Magnus ante una jugada inesperada, la curiosidad de verle jugar con el plumas puesto sobre la americana, los calcetines de diferente color. Ver cómo y cuándo se levantan y vuelven a sentarse. La manera de mover las piezas. El gesto con que se ofrecen las tablas. Se sigue la partida, sí, pero el ritmo de juego permite la atención intermitente. ¿Otra manera de leer?

Es cierto que en este mundial el transfondo político ha brillado por su ausencia y el enfrentamiento de dos personalidades diferentes no ha dado tampoco mucho juego. Pero lo que sí ha suscitado este encuentro han sido algunas preguntas casi filosóficas: ¿qué motivación puede tener quien ya está en lo más alto? ¿Quién debe arriesgar y por qué? ¿Cómo han cambiado las máquinas el juego de los humanos? Y, para mí, la cuestión más sugerente: la certeza de que las combinaciones más bonitas surgen del error. El juego defensivo y prudente entre dos contrincantes de máximo nivel tiene el riesgo de aburrir en su perfección. O sea, que en definitiva alguien tiene que equivocarse un poco para que aparezca la belleza sobre el tablero.

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Begoña Huertas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    ¿No publican el comentario en el que se dice que la grandiosidad de Fisher se limita por la vía de los hechos a un triunfo en 1972 --y con malas artes, diría yo; no se puede tener esperando dos horas al otro contrincante--? ¿Que lo que Vds. tratan como una guerra no es más que una batalla? ¿Que esa guerra que Vds. plantean infantilmente estuvo dominada absolutamente por la escuela rusa, antes y después de su adorado Fisher? Lo lamentable es que se repite --troquela-- una y otra vez la inexactitud. Veamos: EEUU, 4 veces campeón. Rusia, 26 veces. ¿A tal grado llega la farsa? Hay otro dato fundamental y gigantesco que también manipulan. Si antes hechos así no se puede confiar ¿en qué confiar? ¿Esa es la lógica ajedrecística?

    Hace 2 años 4 meses

  2. jose

    Dale con Fisher, que ganó una vez. Por lo visto, la definitiva para los que llevan orejeras, La realidad: "La siguiente época fue absolutamente dominada por la denominada escuela soviética, y con la excepción de la victoria de Bobby Fischer sobre Borís Spaski en 1972, los siguientes cincuenta años vieron exclusivamente campeones formados en dicha escuela, incluso años después de la desintegración de la U.R.S.S."

    Hace 2 años 4 meses

  3. Román

    Cuando veo una película en que el protagonista es un jugador de ajedrez, enseguida noto que no es jugador habitual. Siempre hay varios detalles que rechinan, como la manera de pulsar el botón del reloj. Y es lógico, los jugadores de club pueden jugar varias decenas de partidas blitz a la semana, lo que significa que presionan el reloj decenas de miles de veces al año. Prácticamente todos adquieren una fluidez en la ejecución de ese gesto que no se puede alcanzar por alguien que no sea del "gremio". Con este artículo me ha ocurrido lo contrario. La autora escribe sobre el tema con una inimitable familiaridad. Quizá nunca ha jugado partidas "relámpago", pero a mí me es imposible distinguirla de los que se tiran las tardes haciéndolo. Saludos

    Hace 2 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí