1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PREFERIRÍA NO HACERLO / JOSÉ MANUEL GARCÍA MARGALLO

“Cualquier país de Europa aprovecharía el Brexit para recuperar Gibraltar”

Juan Carlos Escudier 25/11/2018

<p>José Manuel García Margallo.</p>

José Manuel García Margallo.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Después de haber visto su retrato de la galería de ministros del Palacio de Santa Cruz (sede de Exteriores) hay algo que desentona en la oficina que José Manuel García Margallo tiene en el Congreso de los Diputados. El óleo le inmortaliza de brazos cruzados con su bisabuelo Juan de fondo montado a caballo y combatiendo en la primera guerra del Rif, en la que murió y a la que llegó a dar nombre. De las paredes de su despacho, en cambio, cuelgan grabados de Gordillo, Canogar y Feito, procedentes de los fondos de la Cámara. “No le pegan mucho”, le digo nada más verle. “No sé por qué dice eso. Yo soy muy vanguardista”.

Como sus antepasados –otro familiar, su tío abuelo Juan, capitán de Infantería, murió en el desastre de Annual–, Margallo libra sus propias batallas, ya sea en Cataluña, en Gibraltar o en su propio partido, donde lleva años encarnando esa voz un poco sabionda que clama en el desierto. Los Margallo son muy guerreros. De eso no cabe duda.

Permítame una curiosidad. ¿Sigue siendo amigo de Mariano Rajoy?

Sí. Supongo que esas son cosas que no se pierden.

Se lo pregunto porque su salida del Gobierno no fue muy pacífica…

Lo que no fue es violenta. Rajoy me dijo que no contaba con mis servicios en el nuevo Gabinete y yo le respondí que tenía que hacer cambios, que entendía que el primero empezara por mí y que sobre ese tema no perdiéramos un minuto más. 

Nadie me ha explicado en qué se manifiesta o de dónde se deduce que haya una deriva a la derecha en el PP

¿Fue Rajoy realmente quien prescindió de usted o se considera una víctima de la entonces vicepresidenta?

Me consta que hubo influencias para que dejara el Gobierno porque había tenido discrepancias importantes con algunos de mis compañeros, no precisaré con cuáles, sobre tres temas: Cataluña, Gibraltar y la reforma de la Constitución.  

¿Cuál es el origen de su animadversión a Soraya Sáenz de Santamaría?

Niego la mayor. No se trata de animadversión, sino de discrepancias profundas sobre una estrategia política de fondo. 

¿Qué hubo de cierto en aquella ‘Operación Monti’ que le situaba a usted como presidente de consenso para salir del impase del Gobierno en funciones?

Carece de fundamento. No sé quién fabuló aquella historia en la que yo nunca tuve nada que ver. 

Pero se dejó querer…

No.

Eso es lo que se entendió cuando aprovechó la presentación de un libro suyo para esbozar casi un programa de Gobierno.

Sigo diciendo que no tiene ningún fundamento. He estado siempre en política para hacer propuestas y ese programa de gobierno era algo que ya había hecho llegar a Mariano Rajoy hacía muchísimo tiempo, desde antes incluso de que fuera presidente. Ahí está el taco de correspondencia que me crucé con Rajoy desde que yo estaba en Bruselas en la que avanzaba cuáles eran las soluciones que proponía a los problemas que yo creía que tenía España. Lo que no entiendo es ser ministro sin hacer propuestas. 

¿Sigue pensando como entonces que lo mejor para el país era una coalición PP-PSOE?

Sigo creyendo que la transición y el tiempo inmediatamente posterior, que nos reportó la época de mayor libertad y prosperidad, fue posible gracias a un acuerdo sobre las cuestiones básicas entre los dos grandes partidos centrales del sistema. Lo mismo que sigo creyendo que la UE ha sido el fruto de la conjunción de esfuerzos entre la democracia cristiana y la socialdemocracia. 

Como los amores, hay acuerdos que matan. Fíjese en lo que está ocurriendo con la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

Me parece un tema bastante menor comparado con lo que ha sido la construcción europea o la transición española. Es obvio que algunos acuerdos acaban mal y otros bien. Éste en concreto no me parece sustancial. Puede que sea la noticia del día, pero ni será la del año ni la del siglo. 

¿Alguien debería asumir responsabilidades por este asunto? ¿Aconsejaría usted la dimisión al portavoz del Senado de su partido, Ignacio Cosidó? 

Azaña decía que si en España uno hablase sólo de lo que sabe se haría un gran silencio nacional que favorecería la reflexión. No he estado en las interioridades de ese acuerdo y, por tanto, sería muy pretencioso por mi parte deducir responsabilidades.

Más allá de la moción de censura, ¿qué tumbó al Gobierno del PP? ¿Fue la corrupción o las ambiciones personales de algunos dirigentes?

La corrupción fue un motivo importante. Otro, la resistencia a hacer cambios en las instituciones del país, cambios que yo sugería iniciar con una reforma de la Constitución para mantener nuestra identidad y modificar lo que no funcionaba. La tercera razón fue la crisis, de la que se salió con importantes desigualdades que nos enajenaron las simpatías de nuestro electorado. Tuvimos corrupción, resistencia al cambio y crisis o, mejor dicho, incapacidad para abordar las consecuencias de la crisis. 

creo que no se planteó nunca la sustitución de Rajoy mientras fue presidente. Otra cosa es que hubiera estrategias personales

¿Niega usted entonces que algunos dirigentes maniobraran para sustituir a Rajoy? 

Yo creo que no se planteó nunca la sustitución del presidente mientras lo fue. Otra cosa es que hubiera estrategias personales para sucederle en el momento en el que dejara de serlo.

¿Ha acertado el PP con la elección de Pablo Casado?

Yo apoyé a Casado frente a Sáenz de Santamaría. No tenía la menor duda. 

Se entiende que Casado era el mejor después de usted, que también aspiraba a la presidencia del PP.

Es obvio. Si no, no me hubiese presentado. 

¿Se siente cómodo con esta deriva del partido a posiciones muy de derechas?

Todavía nadie me ha explicado en qué se manifiesta o de dónde se deduce que haya una deriva a la derecha.  

Mano dura con la inmigración, volver a la ley del aborto de 1985, ilegalizar a los partidos independentistas…

En esos temas lo que ha hecho el partido es volver a sus posiciones tradicionales. 

Volver al pasado entonces, a sus posiciones de hace 30 años. 

En temas de principios y de valores éticos no hay pasado ni presente. Los principios suelen ser bastante permanentes en el tiempo. 

¿Es buena para el PP la influencia de Aznar en este nuevo período?

Lo que está haciendo Casado y su círculo más íntimo no es tanto recuperar las herencias del pasado como definir un espacio propio. En una situación como ésta, él no puede renegar de ninguna referencia. Lo realmente importante es que estamos ante un estilo y un escenario político nuevos.  

¿Aciertan ustedes al exigir de nuevo la aplicación del artículo 155 para Cataluña?

El artículo 155 se ha leído mal. Está previsto que se active cuando se incumplen determinadas obligaciones impuestas por el ordenamiento legal o se atente al interés general. Lo que está ocurriendo sí que atenta contra el interés general tanto de Cataluña como de España. Yo mismo he sido testigo de la crispación, del enfrentamiento entre las dos Cataluñas y creo que esa crispación irá a más a medida que nos acerquemos al juicio del procés y se dicte sentencia.

Usted ha tachado de golpismo lo acontecido en Cataluña y al mismo tiempo consideró un error judicializar el problema. ¿No es esto contradictorio?

No. Un golpe de Estado es un intento de alterar la Constitución por procedimientos no previstos en la Constitución. Aquí lo que se ha intentado es hacer efectivo un ejercicio de autodeterminación o de secesión que no está contemplado, sino más bien condenado. Por eso digo que es un golpe de Estado. No es verdad que el golpe deba llevar aparejado violencia armada. Primo de Rivera dio un golpe de Estado en 1923 sin disparar siquiera una escopeta de caza. 

Mis compañeros de Gobierno que ganaron la partida (en el tema de Cataluña) fueron duros donde había que ser flexibles y flexibles donde había que ser duros

Mi tesis, y una de mis discrepancias con mis compañeros de Gobierno, es que el 155 se debió haber aplicado antes del 9-N del 2014, la primera consulta soberanista anulada por el Tribunal Constitucional. Las urnas y las papeletas se estaban haciendo en una cárcel de Lérida. Hubiese bastado con instar a la Generalitat a su requisa y destrucción y, en el supuesto de desobediencia, poner a los Mossos a las órdenes del Ministerio del Interior 24 horas para ejecutarlo. Y en paralelo, haber abierto una reforma de la Constitución en el sentido que propuse: haber honrado la disposición adicional tercera del Estatut que dice que durante siete años las inversiones en infraestructuras en Cataluña respecto del total deben ser equivalentes a la proporción que el PIB de Cataluña representa en el PIB español; una ley de lenguas; y un cambio radical en el sistema de financiación. Aquí hay dos principios: firmeza y flexibilidad. Mis compañeros de Gobierno, que ganaron la partida, fueron duros donde había que ser flexibles y flexibles donde había que ser duros. El 155 se aplicó tarde y mal. 

¿A quién hay que atribuir responsabilidades por la situación actual?

La principal responsabilidad corresponde a aquellos dirigentes que desde las instituciones embarcaron al pueblo de Cataluña en un camino que sabían que no conducía a ninguna parte. Sabían que jamás serían reconocidos como Estado y que sin serlo no podrían plantear la adhesión a la UE. La secesión no era posible y lo ocultaron, como han reconocido posteriormente. Otra cosa es que la respuesta que nosotros dimos fuese la más inteligente para atajar ese proceso secesionista. Y ahí hubo divergencia de opiniones y la mía no fue precisamente la que triunfó. 

Triunfó la llamada ‘operación diálogo’ de la que usted se burló en reiteradas ocasiones…
Yo no me he burlado de nada. 

Hombre, no sé cómo llama a decir que el diálogo consistió en que la vicepresidenta tuviera un pisito en Barcelona y en organizar visitas a la Sagrada Familia.

Aquello fue una licencia que podría haber dicho Max Estrella en Luces de Bohemia. Sin estas figuras retóricas la política es muy aburrida. Siempre estuve a favor del diálogo en los términos que he mencionado.

Su propuesta de reforma constitucional cambiaba muchas cosas pero no tocaba la inviolabilidad del rey. Para un monárquico como usted, ¿cree que es admisible ese privilegio en pleno siglo XXI?

Si me hubiese parecido lo contrario habría propuesto el cambio. 

¿La monarquía se ha convertido en un problema?

La monarquía es una solución para el país

La monarquía es una solución para el país. España es un país muy centrífugo, lo ha sido siempre, y la monarquía sirve para paliar esa tendencia. El cambio de la dictadura a la democracia no hubiese sido posible sin la figura del Rey y el golpe de Estado del 23-F hubiera triunfado sin un rey en la jefatura del Estado. La monarquía funciona y no veo razón para plantearnos cambiar la forma de Estado. 

¿Por qué ha de privarse a los españoles de pronunciarse sobre monarquía o república?

Ya se pronunciaron cuando se sometió la Constitución a referéndum. 

¿También con Gibraltar es usted la voz que clama en el desierto?

Me choca enormemente que Garzón, Carmena o Errejón pidan la devolución de las Malvinas argentinas y no se ocupen de lo que tenemos al sur de la Península

Sostuve que el Brexit era una oportunidad histórica para corregir los tres grandes problemas que plantea Gibraltar. El primero es el contencioso histórico: Gibraltar es una colonia, algo no muy acorde con el siglo XXI. El segundo es el restablecimiento de la legalidad internacional en los términos establecidos por Naciones Unidas, que ordena la descolonización mediante negociación entre los dos países. Y el tercero es la dependencia del Campo de Gibraltar del Peñón, cuya renta per cápita es seis veces superior. Esa diferencia se explica por las circunstancias especiales de Gibraltar, que es un paraíso fiscal, y que facilitan o, mejor dicho, no impiden el contrabando o el juego on line. Lo que no logro entender es que a la izquierda, tan proclive a eliminar los paraísos fiscales, esto no le llame la atención. En el tema de integridad territorial me choca enormemente que Garzón, Carmena o Errejón pidan la devolución de las Malvinas argentinas y no se ocupen de lo que tenemos al sur de la Península. Mantener una colonia no me parece lo más progresista. 

Parece en cualquier caso que el contencioso de Gibraltar se ha convertido para usted en cuestión personal, casi en una obsesión.

Es verdad que el tema de Gibraltar, el de Cataluña o el de Euskadi los vivo muy pasionalmente. Pero de ahí a decir que se ha convertido en una obsesión… 

¿Es verdad que le negó el saludo al ministro principal de Gibraltar?

Eso es rigurosamente falso. Leí que habíamos coincidido en las exequias de Margaret Thatcher y que me negué a saludarle. Es que no lo ví.  Me han acusado de muchas cosas en política pero nunca de negarle a nadie el saludo. 

¿Se puede negociar un estatus distinto para el Peñón sin contar con sus habitantes?

No lo digo yo. Lo dicen los 193 países de Naciones Unidas que mantienen que el principio de autodeterminación no se aplica en Gibraltar y que fue nulo el referéndum que allí se hizo. Lo que sí dicen las resoluciones de la ONU es que hay que tener en cuenta los intereses de los habitantes de Gibraltar, y en mi propuesta se tienen muy en cuenta. La cosoberanía supone que tengan acceso al mercado interior y puedan mantener su prosperidad. Cuando hablo de la doble nacionalidad, que es una excepción a nuestro ordenamiento, también tengo en cuenta los intereses de la población. Y cuando hablo de crear una zona económica especial que incluya el Peñón, el Campo de Gibraltar y Ceuta para hacerse con el comercio que pasa por el Estrecho estoy teniendo en cuenta a la población. Eso no quiere decir que no haya que acabar con una situación que viene de 1713. Cualquier país de Europa aprovecharía la oportunidad que el Brexit nos plantea para recuperar Gibraltar. No acierto a comprender qué haría el Reino Unido si nosotros tuviésemos una colonia en Dover. 

Se deduce que el Gobierno está jugando mal sus cartas.

Rematadamente mal. Tal es así que ya no saben cómo salir y amenazan con no firmar el Brexit. Estamos en un órdago cuando se podía haber encauzado mucho mejor. Estamos al borde del precipicio. O se aprovecha el Brexit, que es una oportunidad que no habíamos tenido en 300 años, o se tardarán otros 300 años en volver a tenerla. Me niego a pensar que intentar recuperar la soberanía sobre Gibraltar sea una cuestión de derechas o de izquierdas.  

Para concluir… ¿le escucharemos protagonizando alguno de los audios de Villarejo?

Si tiene aparatos que graben muy a distancia, a muchos kilómetros… En mi vida he visto a Villarejo.

Autor >

Juan Carlos Escudier

Periodista. Autor de Zapatero, el rojo y de Florentino Pérez: retrato en blanco y negro de un conseguidor.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    El aeropuerto construido por los ingleses en la zona neutral, creada al efecto de evitar roces, no entraba en ningún tipo de acuerdo. Pero claro, hay que ser China para recuperar Hong Kong.

    Hace 2 años 4 meses

  2. jose

    El texto íntegro de la resolución 2231 dice así: “La Asamblea General, Habiendo examinado la cuestión de Gibraltar, habiendo oído las declaraciones de la Potencia administradora y del representante de España, y habiendo oído a los peticionarios, recordando su Resolución 2070 de 16 de diciembre de 1965, y el Consenso, aprobado el 16 de octubre de 1964 por el Comité Especial encargado de examinar la situación con respecto a la aplicación de la Declaración sobre la concesión de independencia a los países y pueblos coloniales, recordando así mismo su resolución 1514, de 14 de diciembre de 1960, teniendo en cuenta la manifiesta disposición de la Potencia administradora y del Gobierno español para continuar las actuales negociaciones, lamentando que hayan ocurrido ciertos actos que han perjudicado la buena marcha de esas negociaciones: 1. Lamenta la demora en el proceso de descolonización y en la aplicación de la Resolución 1514 (XV) de la Asamblea General a Gibraltar. 2. Invita a las partes a que continúen sus negociaciones, teniendo en cuenta los intereses de la población del territorio y pide a la Potencia administradora que acelere sin ningún obstáculo, y en consulta con el Gobierno de España, la descolonización de Gibraltar, y que presente al Comité Especial encargado de examinar la situación con respecto a la aplicación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales, un informe lo antes posible y, en cualquier caso, antes del vigésimo segundo periodo de sesiones de la Asamblea General. 3. Pide al Secretario General que preste ayuda para la aplicación de la presente Resolución”.

    Hace 2 años 4 meses

  3. MECH

    Vamos a ver, La corona española cedió a perpetuidad Gibraltar (y otas cosas) al Reino Unido, con el tratado de Utrech, en 1713, para que salieran de la guerra de sucesión que había en la peninsula entre los partidarios de los Ausburgo.(básicamente Catalunya) y los Borbones (resto del pais). No entiendo la reclamación, "cedido a perpetuidad" está bien claro. Para revertirlo los dos estados deberían llegar a un acuerdo, siempre teniendo en cuenta la opinion de los habitantes del Peñon, que, por ahora están en contra. De todas formas, hay una incongruencia en la politica exterior española. Reclaman insistentemente Gibraltar , pero ellos están en Ceuta y Melilla. ????? Coherencia por favor

    Hace 2 años 4 meses

  4. Gigio

    Ni el mismo Franco, que dispuso de la ayuda de Hitler, se atrevió a hacerlo. ¿Que c***** pía ahora el Sr. margallo?

    Hace 2 años 4 meses

  5. antonio

    Que gracia, mientras los abuelos franquistas cenaban con las familias adineradas de Gibraltar y los bancos españoles abrían sucursales muy rentables en el Peñon y la CEPSA abría un mega surtidor ahí, el generalísimo y sus muchos descendientes ya sea con carnet de AP, PSOE o PP recién expedido hablaban de la sagrada territorialidad que estaba por encima de toda razón y sentido. Gran cosa es lanzar le migajas de "patria" al pueblo mientras uno se mete billetes en los bolsillos en el bello arte de atribuirse patriotismo mientras se roba. Por supuesto, no hablemos de Ceuta.... que obviamente aunque sea parte de Africa es España...

    Hace 2 años 4 meses

  6. jose

    Vieja raposa, de León Felipe ------------Vieja raposa Abajo quedas tú, Inglaterra, vieja raposa avarienta, que tiene parada la Historia de Occidente hace más de tres siglos, y encadenado a Don Quijote. Cuando acabe tu vida y vengas ante la Historia grande donde te aguardo yo, ¿qué vas a decir? ¿Qué astucia nueva vas a inventar entonces para engañar a Dios? ¡Raposa! ¡Hija de raposos! Italia es más noble que tú Y Alemania también. En su rapiña y en sus crímenes hay un turbio hálito nietzscheano de heroísmo, en el que no pueden respirar los mercaderes, un gesto impetuoso y confuso de jugárselo todo a la última carta, que no pueden comprender los hombres pragmáticos. Cuando abran sus puertas a los vientos del mundo, cuando las abran de par en par y pase por ellas la justicia y la democracia heroica del hombre, yo pactaré con las dos para echar sobre tu cara de vieja raposa sin dignidad y sin amor, toda la saliva y todo el excremento del mundo. ¡Vieja raposa avarienta, has escondido, soterrada en el corral, la llave milagrosa que abre la puerta diamantina de la Historia.... ¡No sabes nada! ¡No entiendes nada y te metes en todas las casas a cerrar las ventanas y a cegar la luz de las estrellas! ¡Y los hombres te ven y te dejan! Te dejan porque creen que se le han acabado los rayos a Júpiter. Pero las estrellas no duermen. Tu imperio es solo una torre artificiosa de ambiciones encadenadas que se las llevará el viento como las cuentas vencidas de un avaro monstruoso. A la larga, la Historia es mía, porque yo soy el Hombre y tú eres sólo un trust de mercaderes. Vieja raposa avarienta, has amontonado tu rapiña detrás de la puerta, y tus hijos ahora no pueden abrirla para que entren los primeros rayos de la aurora del mundo... ¡Eres un gran mercader! ¡Eres un gran mercader! Sabes llevar muy bien las cuentas de la cocina y piensas que yo no sé contar. ¡Sí, sé contar! He contado mis muertos. Los he contado a todos, los he contado uno por uno. Los he contado en Madrid, los he contado en Oviedo, los he contado en Málaga, los he contado en Guernica, los he contado en Bilbao.... Los he contado en todas las trincheras; en los hospitales, en los depósitos de los cementerios, en las cunetas de las carreteras, en los escombros de las casas bombardeadas (resbalando en la sangre, tanteando en las sombras y en las ruinas). Contando muertos este otoño, en el Paseo del Prado, creí una noche que caminaba sobre barro, y eran sesos humanos que llevé por mucho tiempo pegado a las suelas de mis zapatos. Los he contado en las plazas y en los parques. He visto a un niño con la cabeza rota y doblada sobre un velocípedo, en una plaza solitaria, cuando todos habían huido a los refugios. El 18 de noviembre, solo en un sótano de cadáveres, conté trescientos niños muertos. Los he contado en los carros de las ambulancias, en los hoteles, en los tranvías, en el metro, en las mañanas lívidas, en las noches negras sin alumbrado y sin estrellas..... Y en tu conciencia todos ¡Raposa!.... y todos te los he cargado a tu cuenta..... ¡Ya ves si sé contar! Eres la vieja portera del mundo de Occidente... Tienes desde hace mucho tiempo las llaves de todos los postigos de Europa, Y puedes dejar entrar y salir por ellos a quien se te antoje. Y ahora por cobardía, Por cobardía y avaricia nada más, Porque quieres guardar tu despensa hasta el último día de la Historia, has dejado meterse en mi solar a los raposos y a los lobos confabulados del mundo para que se sacien en mi sangre y no pidan enseguida la tuya. Pero ya la pedirán, ya la pedirán las estrellas. La Historia es larga, el Hombre eterno, y tu eres sólo la sombra pasajera de la avaricia. Oye, Raposa: Yo soy el grito primero, cárdeno y bermejo de las grandes auroras de Occidente. Ayer sobre mi sangre mañanera, el mundo burgués edificó en América todas sus factorías y mercados. Sobre mis muertos de hoy, el mundo de mañana levantará la Primera casa del Hombre. Y yo volveré, volveré porque aún hay lanzas y hiel sobre la Tierra. Volveré, volveré con mi pecho y con la aurora otra vez.

    Hace 2 años 4 meses

  7. jose

    "Para entenderse con los ingleses hay que ser finos, muy finos". ¿Finos es un seudónimo de ladrones y pérfidos? (mejor leer a León Felipe sobre el asunto). En su tiempo se propuso crear una provincia con el campo de Gibraltar y en virtud de ello desarrollarla al máximo, para debilitar la posición de los llanitos, por cierto, ciudadanos de segunda en el Reino Unido.

    Hace 2 años 4 meses

  8. jose

    Rivera: "I want to be free, quiero liberarme por llevar la bandera" --- He aquí un ejemplo de sentido de oportunidad y de patriotismo. En Inglaterra dándonos palizas por no hablar inglés, soportando la humillación de Gibraltar y nuestros patriotas de bandera y humo hablando en inglés para expresar sus más patrióticos deseos. ¿La otra frase era "el inglés como idioma vehicular en España"? ¿Qué es un cipayo?

    Hace 2 años 4 meses

  9. c

    Por lo mismo qe E clama por G ls vascos p-ej o muchas regiones de la UE, por su tierra : fueron conquistados por las armas

    Hace 2 años 4 meses

  10. Vicente

    Aqui en España , la monarquia y la derecha, nunca han entendido lo de Gibraltar. Ni han entendido nunca a los ingleses. Creo que no entienden nada en como no sea afanarse. Que no vengan con cuentos que cuando han gobernado las cosas con el Peñón siempre siempre se han agravado. Para entenderse con los ingleses hay que ser finos, muy finos, y la derecha carece por naturaleza de estas cosas. Creen que la fuerza bruta prevalece. y asi estamos. Que espan pues estas · lumbreras" que para eso tenemos que ser mas fuertes que los ingleses. Y aqui solo estamos con los milagros.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí