1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL HACHA

Atleti: al que no le guste, que no mire

Simeone está ocupado para atender memeces. Esa manera de ser, esa identidad propia, está siendo complicada de entender en un país en el que está de moda gustar antes que ganar

Rubén Uría 28/11/2018

<p>Griezmann durante el partido Atlético de Madrid - Borussia Dortmund. </p>

Griezmann durante el partido Atlético de Madrid - Borussia Dortmund. 

Ángel Gutiérrez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Se escribe cada semana, se pregunta cada jornada, se insinúa tras cada victoria, se pide después de cada título y se coloca como exigencia antes de cada temporada: el Atleti tiene que jugar como le gusta a una parte de la opinión pública. Un ente que no responde a un holograma, sino que está compuesto por la crítica especializada –con sus intereses y colores–, por la ingente legión de fiscales que desprecia todo lo que huela a Simeone –integrada por los que desean que el Atleti se despeñe y por los que dicen que no consumen pero se hinchan a consumir–, por los aficionados que no se sienten identificados con un juego de defensa y contragolpe, y, naturalmente, por aquellos hinchas que no suelen ver más de dos o tres partidos del Atleti a lo largo de la temporada. Asumido.

Que Simeone no despierta la mayor de las simpatías entre el resto de aficionados, es un hecho. Que el Cholo se ha convertido, de un tiempo a esta parte, en el enemigo público número uno de la legión de madridistas racionales e irracionales de este país, es otro hecho. Que al argentino lleven queriendo moverle la silla todos los veranos echándole en cara tal o cual cosa con pellizcos de monja a través de las terminales mediáticas de siempre, es otro hecho. Y que existen corrientes de opinión que confunden jugar bonito con jugar bien, el culo con las témporas, la ambición con el rigor y el resultadismo con el ventajismo, es otro hecho. Asumido.

Si hay atléticos que no se sienten satisfechos con el estilo del equipo de Simeone, están en su derecho. Si hay periodistas que sienten la necesidad imperiosa de atribuirle sistemáticamente al Atleti una prótesis de feo, defensivo y aburrido, porque ya no les sirve el traje del Pupas, porque Simeone se lo ha pisoteado estos ocho años, están en su derecho. Si mil, dos mil o tropecientos hinchas de otros equipos consideran que ver jugar al Atleti es tan doloroso como comerse un bocadillo de chinchetas recién levantado, están en su derecho. Y si quien sea, desde su punto de vista, sea aficionado, gacetillero, fiscal, paisano o simplemente, odiador profesional, tiene a bien decir que el Atlético de Madrid tiene el mismo encanto que una botella rota de cerveza, está en su derecho. Asumido.

Entonces ¿Cuál es el problema? Pues es muy sencillo. En que la afición del Atleti idolatra a Simeone, en que siguen convencidos de que su partido a partido señala el camino y en que todos creen que, si se trabaja y se cree, se puede. En que una abrumadora mayoría colchonera, planteamiento arriba o abajo, cambio arriba o abajo, está dispuesta a arropar, seguir y apoyar al tipo del traje negro que ha refundado todo un club, que ha dado la vuelta a todo un equipo y que ha puesto en fila de a uno a toda una afición. Sí, oigan, el Atleti algunas veces podrá jugar mejor. Sí, es posible que ahora tenga jugadores de mucho talento. Sí, a veces se le puede pedir algo más. Y sí, algunos de sus partidos no son una oda al fútbol. Asumido.

Sin embargo, Simeone jamás ha engañado a nadie. Lleva ocho años jugando del mismo modo, siempre ha tenido el mismo estilo, nunca ha prometido títulos, ni fútbol ofensivo, ni siquiera espectáculo. El Atleti del Cholo no aspira a ganar ningún concurso de popularidad, ni tampoco de estética. Así que, llegados a este punto, convendría que aquellos que detestan el estilo del Atleti tengan a bien convenir que las cosas no van a cambiar, porque el Atleti no juega para gustar, sino para ganar, porque tiene un entrenador que no trabaja para contentar oídos, sino para levantar títulos. El Atleti juega como juega. Su estilo es competir. Pelear. Así gana más que pierde. Así ha reescrito su historia, así siente el fútbol y así lo practica, porque este, todavía, sigue siendo un país absolutamente libre, aunque a veces no lo parezca.

Así que sería conveniente que, de una vez por todas, todos aquellos colegas de profesión, jugadores y exjugadores que le dicen a Simeone cómo tiene que jugar, asumieran y procesaran que el Atleti va a seguir jugando como hasta ahora. Entre otras cosas, porque de boca de Simeone jamás ha salido una sola palabra sobre cómo tiene que jugar el Barcelona, el Madrid o el Betis, o sobre si le gusta más cómo ataca el Sevilla o el Celta. ¿Le dice el Cholo a otro colega si le gusta cómo juega su equipo? No. ¿Le dicen los jugadores del Atleti a los del Barcelona, Madrid o Real Burgos cómo tienen que jugar ellos? Tampoco. Entonces, ¿qué da derecho a los demás a tener que opinar día sí y día también sobre el estilo del Atleti? Es, cuanto menos infantil.

Miren, Simeone está ocupado para atender memeces y pamemas. No se detiene a contemplar el paisaje y no tiene tiempo para según qué rebuznos. Y esa manera de ser, esa personalidad, esa identidad propia, está siendo complicada de entender en un país en el que está de moda gustar antes que ganar, en uno donde todos creen estar capacitados para decirle al prójimo cómo debe jugar, cuando no le aconsejan de manera paternalista sobre qué tienen que decir, hacer u opinar. Conclusión: al que no le guste cómo juega el Atleti, que no mire.  

Autor >

Rubén Uría

Periodista. Articulista de CTXT y Eurosport, colaborador en BeIN Sports y contertulio en TVE, Teledeporte y Canal 24 Horas. Autor de los libros 'Hombres que pudieron reinar' y 'Atlético: de muerto a campeón'. Su perfil en Twitter alcanza los 100.000 seguidores.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luiso45

    Opino lo mismo que Medina48 estoy arto de ver el fútbol tacaño de este señor que lo que me ha dado es más disgustos que alegrias , os recuerdo que va a ser el mejor pagado del mundo , para que ? Para aburrir a las vacas? Después del sábado con el Barça me a demostrado que no va a cambiar en la vida golito y a colgarnos del larguero para que? Para no ganar una mierda este año teníamos que aprovechar que los vikingos y culés están fatal y mirar donde estamos . Deja de vender humo ya hombre. Y empieza a jugar a algo que me entretienen todos los equipos menos el mío llevo 30 años de socio y antes por lo menos cuando jugábamos mal con poco presupuesto por lo menos echaban al entrenador ahora será el mejor pagado y me ha echado de lo que queda de año del estadio. Esperemos q en reyes nos regalen mejor juego. Y os digo que así no pasamos de cuartos en champions. SEÑOR SIMEONE y URIA DEJAR DE VENDER HUMOOOOO

    Hace 2 años 4 meses

  2. Medina48

    De verdad te crees Uria lo que dices ? Lo primero q tienes que hacer es no insultar y respetar las opiniones por ejemplo de los que como yo llevamos 27 años de socio. Yo no lanzo rebuznos cuando digo q el juego del cholo es insufrible. Y te lo dice uno q se rompió las manos aplaudiendo los 2 primeros años del cholo y que no se canso de gritar ole ole cholo Simeone. Aquel fútbol era más dinámico con menos jugadores y en algunos casos peores que los de ahora y a balón parado éramos una maquina de hacer goles. Pero a partir de la final de Milán mi opinión sobre el cambiò. Aquella copa nunca se nos debió escapar y se nos escapó por esa manera racana de jugar que tu tanto aplaudes. Por no ir a comernos al madrid en la prórroga que estaban muertos. Esa no se la voy a perdonar mientras viva. Te recuerdo q a parte de aburrirnos con su juego nos tiramos 3 años sin ganar nada o sea que tu argumento de q aunque se juega mal se gana tampoco se sostiene. El otro día con el Barça es lo peor que he visto en mi vida al atleti agazapado atrás todo el partido en su estadio contra el peor Barça de los últimos años. Se está convirtiendo en un destroza jugadores le han traído buenos jugadores y hace daño a la vista verlos de mitad de campo para atrás casi todo el partido. Entre el tiki taka y el juego del cholo hay un término medio. Yo estoy convencido que con los jugadores que tenemos jugando más alegres ganaríamos tambien. De momento voy a hacerte caso y para recuperarme de lo del sábado contra el Barça voy a tirarme una temporada sin mirar como tú pides regálate el abono a algún amigo lis próximos partidos. Yo no aguanto más este sopor.

    Hace 2 años 4 meses

  3. Respeto al Atleti

    Si eres del Atleti, NO tienes derecho a criticar al Cholo, NO tienes derecho a criticar a quien nos ha devuelto a la élite. NO tienes derecho a criticar a quien nos hace competir por todos los títulos y NO tienes derecho a criticar a quien ha conseguido que se levanten 7 títulos en seis años y medio. Si te subes al carro de las buenas, NO tienes derecho a criticar el como llegan esas buenas.

    Hace 2 años 4 meses

  4. Manitu69

    Esto cada día me recuerda mas al debate de Rafa Nadal, que si es un pasa pelotas que si Federer es un estilista y Rafa un bruto, que si la abuela fuma. El Atleti siempre que ha competido contra el Mandril y el trampes lo ha hecho desde el mismo estilo, lo fue en los 60, en los 70 y ahora con el Cholo. Algunas veces se jugo mejor otras peor, pero en todos las épocas grandes del club fue un juego de defensa y contrataque. La mayoría de socios, opinan que es cierto que a veces el equipo se echa para atrás pero igualmente opinan que el Cholo es indispensable para seguir compitiendo. Si los que pagan sus cuotas opinan así, que el resto siga rebuznando que nos da lo mismo.

    Hace 2 años 4 meses

  5. 1903

    Por supuesto que estás en tu derecho de criticar pero si nos ves los partidos del Atlético, entonces no eres aficionado.

    Hace 2 años 4 meses

  6. Aficinado ATLE

    Pues por eso, yo como aficionado del Atletico no veo los partidos de mi equipo. Pero tendré derecho a criticar no?.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí