1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

La ciencia de las redes sociales

La exposición a la información o a comportamientos e ideas de nuestros contactos condiciona nuestras actitudes y percepciones, y nos empuja a comportarnos de una manera muy distinta a como lo hubiéramos hecho si fuéramos individuos aislados de la sociedad

Raquel Álvarez 21/11/2018

Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

 

Las redes sociales juegan un papel crucial en la mayoría de las actividades diarias que llevamos a cabo: las utilizamos para mantenernos informados de la actualidad y como vía de comunicación con familiares y amigos, y como consecuencia, influyen en nuestro comportamiento y manera de pensar. El estudio de la influencia social, la difusión o contagio de ideas e información, términos frecuentemente utilizados indistintamente, pero con matices diferentes en cuanto a los mecanismos que los producen, trata de determinar cómo las interacciones entre individuos moldean las decisiones de éstos y su comportamiento. La exposición a la información o a comportamientos e ideas de nuestros contactos condiciona nuestras actitudes y percepciones, y nos empuja a comportarnos de una manera muy distinta a como lo hubiéramos hecho si fuéramos individuos aislados de la sociedad.

El rápido crecimiento de las redes sociales durante la última década ha provocado más del 40% de la población mundial haga uso de ellas en 2018. Este escenario es ideal para el estudio del comportamiento humano, gracias al fácil y rápido acceso a datos sobre los usuarios, su actividad y sus contactos. Cualquier organización o individuo con un ordenador, conocimientos básicos de programación y un poco de tiempo, puede acceder a esta información. Desde un punto de vista científico, estas tres perspectivas (usuarios, actividad y contactos) son cruciales para el estudio de la propagación de la información en la sociedad. Anteriormente, a finales del siglo pasado y comienzos de éste, los científicos debían conformarse con modelos teóricos y simulaciones por ordenador, dado que los datos experimentales eran muy limitados. Las principales aproximaciones al estudio de la propagación de ideas eran dos: los threshold models (o modelos de umbral) y la dinámica de rumores. En ambos casos, el mecanismo de contagio se produce cuando un individuo inactivo o ignorante (respectivamente) decide si adoptar un nuevo comportamiento o idea en función de la actitud de sus contactos. Las simulaciones teóricas dependían en gran medida de la topología de la red (¿tienen todos los usuarios el mismo número de contactos en promedio, o por el contrario existen usuarios superconectados mientras que otros simplemente tienen unos pocos seguidores?) y experimentalmente se carecía de esta información. Ahora, sin embargo, dicha información es conocida y podemos combinar modelos teóricos y datos empíricos con la esperanza de aproximarnos un poco más al conocimiento de la influencia social y la difusión de ideas.

Un ejemplo es el estudio de los influencers (aquellos usuarios que “tienen una influencia potencial sobre su interlocutor o audiencia"), principalmente en el contexto de marketing y comunicación, e incluso existen herramientas dedicadas específicamente a localizar a dichos influencers, utilizando para ello métricas como el ratio de engagement, es decir, cuántos nuevos followers gana un usuario al día, o su ratio de retuits. Sin embargo, no hay que olvidar que las redes sociales también han permitido a lo largo de su historia la comunicación y propagación de ideas entre sus miembros desde un punto de vista más conversacional. Buena prueba de ello son los diversos movimientos sociales online, del que quizás el ejemplo más conocido es la Primavera Árabe, en la que un conjunto de protestas y manifestaciones en defensa de la democracia y los derechos sociales expulsó a diversos gobernantes en Túnez, Egipto, Libia y Yemen. Dichas protestas comparten el uso de redes sociales como medio de autoorganización, comunicación y concienciación de la situación social y los intentos de los estados de represión y censura. En este contexto sería incompleto definir la influencia simplemente como el número de seguidores o retuits de un usuario en una red social, dado que en la mayoría de los casos no se retransmite el contenido exacto e invariable de un mensaje, si no que cada usuario aporta su punto de vista sobre el tema de debate.

Entonces, ¿cómo podemos determinar quiénes son los usuarios influyentes en este ámbito? Una aproximación son los modelos de “cascadas de información”, centrados no tanto en la repetición de un contenido fijo si no en el patrón de actividad de los usuarios. Estos modelos asumen que si dos usuarios están conectados y el segundo envía un contenido en un tiempo posterior a un mensaje enviado por el primero (dentro de un cierto límite temporal), entonces el comportamiento del segundo está motivado por el primero. Obviamente, cuando se aplican estos modelos a datos experimentales provenientes de redes sociales es necesario filtrar por temática, es decir, necesitamos restringirnos a un tema de debate en particular, tarea que no es necesariamente complicada, ya que numerosas redes sociales permiten el uso de hashtags, que los usuarios utilizan para resumir el contenido de sus mensajes.

Un ejemplo de la aplicación de estos modelos a datos experimentales fue un estudio de la red social  Twitter en el contexto del movimiento 15M en España (2011), donde  se recogió actividad de distintos usuarios filtrada por los hashtags más relevantes del movimiento (#15M, #democraciarealya, #acampadasol, #spanishrevolution, etc). Partiendo de la topología de la red, es decir, de las conexiones entre los usuarios, y de sus patrones de actividad, se observó que las cascadas de información mostraban un comportamiento heterogéneo, es decir, una gran fracción de ellas eran de pequeño tamaño (involucraban a pocos usuarios en comparación con el tamaño de la red) mientras que una pequeña fracción de las comunicaciones eran capaces de llegar a una fracción macroscópica de usuarios. Por otro lado se estudió la distancia media de una cascada, es decir, cuán lejos era capaz de llegar desde el usuario que la inició, medido en términos del número de usuarios que intervinieron en ella, y su supervivencia en el tiempo. Se observó que aquellos usuarios que generaban las cascadas de información más persistentes y distantes no eran aquéllos con el mayor número de seguidores, quienes por el contrario normalmente actuaban como cortafuegos de la información, sino aquellos con un número más modesto de contactos pero que, por el contrario, se encontraban en posiciones estratégicas de la red. Esto indica que los usuarios superconectados (celebrities o personajes públicos con un gran número de followers) pueden ser muy efectivos en términos de hacer llegar sus mensajes a un gran número de seguidores de forma instantánea, pero por lo general no producen discusiones duraderas en el tiempo y el espacio. Por el contrario, los primeros suelen ser personas anónimas y se les denomina influyentes ocultos, ya que no destacan por su gran número de seguidores pero su localización clave en la red y su actividad les hacen capaces de involucrar a un gran número de usuarios. Estas posiciones clave suelen corresponder a puntos de unión de dos o más comunidades (grupos de usuarios fuertemente cohesionados), y dado que la mayoría de las cascadas de tamaño medio y pequeño generalmente nacen y mueren dentro de la misma comunidad, lo que sugiere la existencia de cuellos de botella en el proceso de propagación, dichos puntos de unión corresponden a localizaciones privilegiadas.

Los modelos sociales pueden también proporcionar conocimiento de los fundamentos microscópicos, es decir, las características psicológicas o cognitivas que hacen que los individuos decidan formar parte de una cascada. Hay numerosos progresos en este aspecto en campos como la psicología experimental o la neurociencia, que sugieren que las emociones y los sentimientos juegan un papel relevante para que una determinada idea o comportamiento se convierta en un fenómeno global. También queda por realizar un estudio más profundo para entender los efectos que tiene en el mundo real u offline el contagio o difusión online. Algunos procesos, como la propagación de una epidemia en un videojuego, no tendrán relevancia en el mundo real, pero otros, como el movimiento 15M, pueden y seguramente tienen un impacto en nuestras acciones cotidianas.  A la inversa, los eventos offline también influyen en el comportamiento online, ya que las redes sociales reflejan la exposición de los individuos a una fuente de contagio externa y, por lo general, común. Poco se conoce a este respecto sobre los mecanismos de transferencia entre ambos mundos, y sin embargo es crucial para un entendimiento más profundo de la manera en la que los individuos planeamos nuestras acciones.

-------------------------

Este artículo se publica gracias al patrocinio del Banco Sabadell, que no interviene en la elección de los contenidos. 

----------------------------

Raquel Álvarez hizo la tesis doctoral en el BIFI (Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas complejos) sobre el comportamiento de redes sociales y propagación de información. Ha estudiado fenómenos sociales como el 15M y las revueltas árabes. Como tantos jóvenes científicos españoles tuvo que marcharse al extranjero en busca de un futuro mejor. Trabaja en Oxford en OxSonics Ltd. como desarrolladora de Software.

Autora >

Raquel Álvarez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí