1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Misterpiro / artista urbano

“Que pinte en la calle quien quiera que para eso es de todos”

Gabriel Méndez-Nicolas 21/11/2018

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Al contemplar las obras de Misterpiro (Madrid, 1994) llenas de colores, combinando el spray con la acuarela, mezclando lo real con lo psicodélico, el impacto visual es inmediato. Su trabajo no necesita de filtros intelectuales para la transmisión de una energía sin complejos. La obra de este joven artista contrasta con su carácter calmado y pausado, amigable en el trato. Considerado uno de los referentes actuales de la nueva ola de arte contemporáneo y urbano de la escena madrileña, fue seleccionado el año pasado por Forbes España para figurar en su lista de los 30 jóvenes españoles menores de 30 años con mayor influencia. Nos encontramos en La Causa Galería (Malasaña, Madrid) hogar de su primer Solo Show:‘Golden Clouds’ para una charla entre ‘millenials’.

¿Cómo te metiste en el mundo del arte?

Yo nací aquí en Madrid, pero cuando era muy pequeño, con dos años, nos trasladamos a Plasencia en Extremadura. Crecí allí, me desarrollé allí y cuando era pequeño pintaba a todas horas, en academias o en casa. Nunca me sentí como un artista, un niño artista.

¿Siempre has tenido la necesidad de pintar?

Siempre he pintado, todo lo que veía, pero cuando tenía once años, en el 2006, como muchísimos jóvenes me empecé a interesar por el grafiti. Muchísima gente pintaba en España, era un movimiento joven. Y empecé a hacer bocetos de grafitis y letras con mi nombre. Me puse Piro por aquel entonces para salir a pintar y liarla, todavía me dura. Abrieron una tienda en Plasencia de rollo hip hop, ropa, música y sprays, íbamos siempre mis amigos y yo. Me compré mi primer spray y fui a una nave en un polígono con un colega y empezamos a pintar. En Extremadura se pintaba mogollón por aquel entonces, tenía muchos referentes mayores que yo que pintaban y eso me ayudó. Eso y la cantidad de gente que pintaba en España.

¿Y cómo pasas de eso, del primer grafiti, a tu estilo actual?

Pues en realidad yo siempre he pintado con acuarela, técnicas más de estudio, más tranquilas. Yo empecé en el grafiti porque era la moda y todo el mundo ponía su nombre en la pared y a mí me tocaba poner el mío, pero en realidad nunca ha sido mi pasión. Los fines de semana íbamos unos treinta colegas a pintar murales, hacíamos murales enormes. Pero a mi cada vez me gustaba menos hacer piezas y letras. Un día intenté pintar una foto, pero tampoco me gustaba mucho la ilustración. Siempre he pintado con mucho color y empecé a hacer realismo, caras, a investigar un poco y ahí decidí quedarme con eso.

En realidad tu estilo es una mezcla de realismo con psicodelia multicolor, si se puede llamar así.

Sí, fue porque estudié diseño aquí en Madrid, nunca quise entrar en Bellas Artes, no encajaba en el molde y pensé: “Pues voy a hacer diseño”. Pero tampoco me gustó el diseño, no podía estar en un ordenador mucho tiempo, no iba a clase nunca, no me enteraba de tipografía, de diseño técnico, lo odio. Yo era el asistente de Okuda cuando vine aquí a Madrid, y en uno de los viajes en los que le acompañé fuimos a la India. Yo, el grafiti lo tenía en mente como una técnica de spray, una técnica cerrada. Cuando llegué a la India nadie pintaba con sprays. De hecho, en todos los anuncios de películas o de marcas, los carteles los hacen pintándolos. Lo pintan con pincel todo, a mano. Ahí me di cuenta de que había posibilidades. Entonces cuando volví empecé a probar con pintura de pared de colores y a hacer lo que hacía en papel, ilustraciones con lápiz y acuarelas. No tenía nada que ver.

Decidiste plasmar lo que hacías en lienzo o en papel directamente en muro.

Claro, cuando pintaba en la calle nunca me he sentido muy a gusto, yo hacía bocetos en acuarela, pero luego nunca era igual cuando lo pintaba. Entonces pensé en usar pintura al agua con brocha que al final es lo mismo. Empecé a sentirme más a gusto y fui tirando por la abstracción, manejando colores. A veces es verdad que pinto figuración, pero me siento muy a gusto en el abstracto.

Empathy XXI / Facebook Misterpiro

Y toda esa psicodelia, ¿cómo la creas? ¿Es improvisación?   

En realidad, me dicen mucho lo de psicodelia, pero no me encuentro en ella. Cuando veo una imagen de esos colores y formas no me veo ahí, no sé por qué, pero no me veo ahí. De hecho, no me gusta nada, no lo pondría en mi casa. No pondría un cuadro mío en mi casa.

¿No te gusta tu estilo?

Sí, claro que sí, pero, yo no podría estar viéndolo todo el rato, no tengo ningún cuadro mío ni nada. Me acabaría cansando verlo todos los días. Siempre estoy obsesionado con evolucionar, y ver una pieza durante un año y darte cuenta de que estás haciendo algo muy parecido, me molesta. No quiero encasillarme. También me ayuda a separar el trabajo de la vida personal. Pero volviendo a la creación, mi estilo al crear es totalmente impulsivo, no pienso nada nunca, ni los colores que voy a usar, cuando estoy en el taller abro toda la gama de colores, me pongo a improvisar y según se va secando la pintura voy corrigiendo.

Siempre con muchísimo color.

Sí, ahora estoy haciendo usando colores más pasteles porque estoy un poco cansado. Mi proceso es preparar un montón de lienzos y voy haciendo fondos. Lo dejo reposar, vuelvo al día siguiente y pinto de fotos que tengo en el móvil o cosas que me apetece plasmar, voy trabajando sobre ese fondo. Meto capas en profundidad o degradados, voy jugando. Como coger una mancha y darle forma, darle color, darle textura, profundidad. Después si le quiero meter una cara o un brazo, lo voy viendo. Pero tengo que empezar a darle formas sobre un fondo. Eso lo hago impulsivamente, sin pensar en nada y cuando tengo ese fondo ya empiezo a pensar un poco lo que voy a hacer. Muchas veces cuando pinto murales, vuelvo a una parte y pienso: “Ostia no me acuerdo de haber pintado esto” (se ríe).

Hay artistas que buscan en su obra reflexiones o mensajes, pero yo lo que busco es que a la gente que vea la obra le cause una sensación

Hay muchos artistas que piensan una idea, la maduran y le dan muchas vueltas a sus obras.

A mí eso me da ansiedad, tener un cuadro mucho tiempo. De hecho, muchas veces lo considero acabado y de repente le doy otra vuelta, lo tapo, lo vuelvo a hacer, pinto otra cosa o lo repito. Pero cuando empiezo con un cuadro en blanco lo tengo que ver bastante avanzado.

Tu estilo es muy creativo en lo visual, pero tienes pocas obras reivindicativas ¿no?

Estoy concienciado con el tema medioambiental pero nunca haría obra social o política. Hay artistas que buscan en su obra reflexiones o mensajes, pero yo lo que busco es que a la gente que vea la obra le cause una sensación. Más que una reflexión, una sensación.

yo creo que los grafiteros no se consideran artistas, se consideran grafiteros

En un plano más general, el arte urbano se ha abierto más al público, es más conocido. Desde telediarios, casas de subastas, galerías. ¿Qué te parece esa democratización?

Dicen muchos que todo ha derivado en un postgrafiti. Hay gente que se ha quedado con el grafiti, que no ha querido salir de ahí. Igual lo que digo es una burrada, pero yo creo que los grafiteros no se consideran artistas, se consideran grafiteros. No hacen arte, hacen grafiti. Un día tuve un debate sobre esto y se montó un lío... (se ríe). Hay otras personas que han evolucionado, que, con ese grafiti o arte público, al final estás creando una obra en un espacio público. ¿Qué es un mural? ¿Qué es un grafiti? A mí me gusta llamarlo arte público porque está en la calle y todo el mundo puede verlo y hacerlo. Me parece muy bien que todo el mundo pinte en la calle, que lo llamen como quieran, no tengo ningún problema. De hecho, mola que gente que no es artista, diseñadores, ilustradores, acuarelistas, o una señora que lleva pintando paisajes toda la vida se ponga a pintar murales.

¿No te parece una intrusión?

Para nada, me parece bien. Que pinte en la calle quien quiera que para eso es de todos. Me gusta, es una sensación bonita compartir las calles. El otro día estuve con Mercedes Bellido que es amiga mía y le estuve preguntando muchas cosas porque iba a hacer un mural en una tienda. Me parece bien, por ejemplo, que ella que es ilustradora, de repente haga sus ilustraciones en formato enorme.

Todos los artistas querréis evolucionar para hacer cosas nuevas, pero es verdad que el estilo MisterPiro se detecta muy rápido. ¿Tienes pensado seguir en esa línea?

Mi estilo le gusta a la gente, aunque me da un poco igual que guste, pero estoy muy cómodo en lo que me sale. No podría ponerme a hacer líneas rectas, algo en blanco y negro, ni superrealista, porque no sería yo. Ha dado la casualidad que lo que hago le ha gustado a la gente, es muy vistoso y encaja en muchos sitios. Gracias a eso puedo vivir de mi trabajo, pero me da un poco de miedo repetirme. La verdad es que estoy con un estilo de pintura que a la vez se reconoce muy bien y es muy adaptable a cualquier formato. Me gusta mucho cuando pinto cosas que no son planas y ahora estoy investigando mucho con nuevos formatos.

¿Conseguir abrirte camino en el mundo del arte es suerte o empeño?

Las dos. Hay que tener suerte, pero al final si te quedas en tu casa pintando y las obras las ve tu madre cuando viene a verte del pueblo, pues no vas a hacer nada. Yo uso mucho las redes sociales, salgo mucho, acabo conociendo a gente. Tienes que dejarte ver, conocer gente para hacer colaboraciones. Yo soy muy de salir (se ríe). Pero también tuve suerte, fui a una tienda, a un showroom y hablando con la dueña conseguí que mi primera exposición fuese allí.

Autor >

Gabriel Méndez-Nicolas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lute

    Si querían clics con esa estupidez de titular, quizá lo han logrado. Ahora bien, en vez de leer con interés sobre el artista urbano, leo a un ser con una inteligencia cívica justita. El argumento lo he oído a gente que arranca la plantas de jardines públicos, que sube el coche a la acera, a los alumnos que pintan y vandalizan el mobiliario y las instalaciones del instituto, a los adultos que tiran colilllas, fuman en espacios públicos. etc. Lo de todos es mío, y tengo derecho a hacer lo que me da la gana. No se puede pintar como no se debería poder ocupar las aceras con mesas para fumadores, ni abrumar la vista con cartelones horrendos, ni cegar con leds de luminosos, ni tantas agresiones que se cometen cada día en la ciudad "porque es de todos", la primera, la ocupación del vehículo privado de casi todo el espacio horizontal y el aire que respiramos todas.

    Hace 2 años 4 meses

  2. ghkghk

    Que cada uno defeque donde quiera, que para eso la calle es de todos... Valiente tontería.

    Hace 2 años 4 meses

  3. Peio

    Tengo un gran concepto de ctxt ypor eso me he quedado sorprendido al leer en el titular de este artículo una gran estupidez. La calle consta de dos partes y si bien se puede aceptar que la horizontal es de todos esto no se cumple en la vertical. Las paredes de los edificios y las persianas de las tiendas son propiedades privadas y los presuntos artistas deberían pedir autorización para pintar en ellas en lugar de destrozarlas pintando una y otra vez sus chorradas narcisistas.

    Hace 2 años 4 meses

  4. Antuán

    Hombre, si el colectivo grafittero fuera tan bueno y responsable como Bansky, aún. Pero la mayor parte del grafitti es puta basura. Y no por ser de todos la calle, tiene nadie derecho, en general, a llenarla de nuestras historias. Aún en muros de obra y poco más entiendo que lo hagan. Pero es que hay infinidad de subnormales que, aparte de pintar mal, son capaces de pintarte la furgoneta....

    Hace 2 años 4 meses

  5. jose

    No. Precisamente porque la calle es de todos no hay que pintarla. Si pueden pintar todos, por una obra decente se pintarán cien indecentes (en sentido artístico).

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí