1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Asediando el Pazo

Marcha cívica frente a Meirás para exigir que los Franco devuelvan el pazo o que el Estado se lo quite

Xosé Manuel Pereiro 17/11/2018

Isa Romero

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

La columna, medio millar de componentes, se había hecho esperar, pero por fin se vislumbraba, abajo al fondo, remontando una cuesta considerable. Habían sido cuatro kilómetros, y los últimos cientos de metros bordeando la muralla. El esfuerzo de la subida había disgregado el conjunto, y los de la cabeza esperaron a que se compactase de nuevo para afrontar el asalto definitivo. Pese a la pendiente, las consignas y los gritos que dan los caminantes se redoblan al ver el objetivo y al otro medio millar de personas que los esperan.

El vecino –debe de serlo, ha llegado a pie por un camino–, pregunta qué pasa aquí. “Aquí” es la explanada que hay en la entrada principal del Pazo de Meirás (Sada). “Una concentración para que la familia de Franco devuelva el Pazo al pueblo”, contesta uno de los presentes. “¿Entonces no es suyo, después de 40 años?”, responde el inquirente. “No. Lo tienen de forma ilegal”. “¿Después de 40 años?”, insiste el hombre, yéndose pero sin desviar la mirada. Es de suponer que sabe de sobra “qué pasa aquí”. Entre otras cosas porque, desde 2005, son cinco las marchas cívicas que se han organizado ante el edificio que presidía el NO-DO en verano, para exigir que los Franco lo devuelvan, o para que el Estado se lo quite, lo que pase antes. Esta, el 11 de noviembre pasado, la convocaron 37 organizaciones, políticas, culturales y vecinales, desde la Comisión para la Recuperación de la Memoria Histórica de A Coruña hasta los Riazor Blues.

Los Franco han puesto a la venta la propiedad ya un par de veces, por ocho millones de euros, sin encontrar a ningún comprador que se arriesgue a adquirir una ganga que se le puede esfumar de la noche a la mañana

En la concentración están las previsibles personas mayores, como Dolores García Costa, de 74, que parece contestar los argumentos del vecino reticente y partidario de la propiedad como derecho del usufructo. “Esto es una vergüenza. Parece mentira que 40 años después siga esto así”. Dolores no las tiene todas consigo sobre que el Pazo vuelva a manos públicas, “pero al menos así ellos no están tan tranquilos”. Ellos son los Franco, y no están excesivamente tranquilos. Esta año han puesto a la venta la propiedad ya un par de veces, por ocho millones de euros, sin encontrar a ningún comprador que se arriesgue a adquirir una ganga que se le puede esfumar de la noche a la mañana. Francis, el nieto al que cambiaron los apellidos para que fuese Francisco Franco II (y no por ello dejó de ser Martínez Bordíu II) ha vendido su parte a una empresa de su propiedad, Prístina, en un intento de obstaculizar la posible reversión.

A pesar de la convicción del vecino reticente, la investigación histórica arroja dudas más que fundadas de que la comisión de notables que adquirió las Torres que habían sido propiedad de la escritora Emilia Pardo Bazán, para regalárselas en 1938 al entonces líder de los sublevados las hubiese adquirido legítimamente. El teórico crowdfunding promovido por el banquero Pedro Barrié de la Maza en compañía de otros resultó ser voluntario en algunos casos, obligado en otros, y de oficio en unos terceros, como a los funcionarios a los que la solidaridad patriótica se les descontó del sueldo. También los dueños de los terrenos adyacentes fueron desalojados, en todos los casos por las malas, pero en unos pagando algo y en otros no. Como a Josefa, la abuela de Carlos Babío Urkidi, cuya vivienda quedó dentro de los muros que se construyeron alrededor del pazo, destinada a vivienda de los guardeses, mientras ella quedó fuera. Carlos Babío, que fue concejal del BNG en Sada, está hoy en la concentración, como siempre, y es coautor del libro Meirás. Un pazo, un caudillo, un expolio (Fundación Galicia Sempre, 2017).

De hecho, de la legalidad no estaba seguro ni el Franco original, a pesar de que no solía reparar en esas nimiedades. En 1941, para soslayar la Ley del Patrimonio Nacional, que había firmado él mismo un año antes, simuló con Pedro Barrié un contrato de compraventa del Pazo que había recibido públicamente tres años antes (declarando que lo aceptaba, venciendo su natural reticencia al boato, “porque es un regalo de mis paisanos”). No solo lo había recibido, sino que Carmen Polo ya lo visitaba cuando podía, para dirigir su reconstrucción (con fondos públicos) y para depositar en él lo que urraqueaba por doquier, en anticuarios o en lugares históricos.

Como las cosas de palacio van despacio, y a veces en dirección incierta, se han concentrado un millar de personas frente al portalón de Meirás, entre los recuerdos, la desconfianza de que se vaya a poder recuperar, y la celebración.

Un informe jurídico elaborado el pasado mes de febrero a instancias de la Diputación de A Coruña establecía precisamente que el falso contrato era motivo suficiente para revertir la propiedad. El Parlamento gallego designó en noviembre del pasado año un comité de expertos que llegó a la misma conclusión, la de que es viable incorporar el edificio a la propiedad pública. Aunque el proceso tiene un nombre endiablado, demanialización, la explicación es sencilla: “el pazo se mantuvo por la fuerza del uso y el empleo reiterado entre 1938 y 1975 como inmueble del dictador como jefe del Estado, y que para su mantenimiento y funcionamiento, incluidas las expropiaciones, estas propiedades fueron tratadas como residencia del Estado”, rezaba el informe del comité que presidía el historiador Xosé Manoel Núñez Seixas, catedrático de Historia Contemporánea en las Universidades de Santiago y Múnich. En base al dictamen, el Parlamento gallego, con el voto unánime del PP y de las tres fuerzas de izquierdas y nacionalistas que componen la oposición solicitaron al Gobierno que iniciara los trámites necesarios para ello. La Dirección General de Memoria Histórica encargó hace mes y pico un informe –otro más– a la Abogacía del Estado sobre si es factible o no.

Como las cosas de palacio van despacio, y a veces en dirección incierta, se han concentrado un millar de personas frente al portalón de Meirás, entre los recuerdos, la desconfianza de que se vaya a poder recuperar, y la celebración. Recuerdos como los de María, que tiene 84 años, que viene con Mercedes, su hija, de 60, que le vigila lo que habla “porque el otro día habló de las pensiones y tuvo problemas”. Pese a los problemas por lo de las pensiones, María dice que viene “de una familia ya sabes, de aquella manera” (es decir, que a su padre le fusilaron dos hermanos y dos tíos), y recuerda “toda esta carretera con banderas españolas y a los falangistas yendo al faro de Mera con las manos así levantadas”. O los de Xan Fraga, que era un niño cuando Franco veraneaba cerca de su casa, y cuenta que ni podían jugar a los vaqueros, no fuesen a confundir los Winchester de juguete con un arma de verdad. “Por imponer, imponía respeto hasta lo que llamábamos 'la rubia', un coche ranchera que era lo que utilizaban para ir a por víveres o a la farmacia, y con la que había que tener cuidado porque iba y venía a toda leche”. [El mancebo de la farmacia, Moncho Rodríguez Ares, fue después alcalde de Sada 27 años]. Xan tenía muchas veces enfrente de casa a los guardias civiles que cubrían la carrera, es decir, estaban apostados a lo largo del camino que iba a recorrer, o no, Franco. “Un día que estábamos deshojando judías y teníamos mucho follaje en la entrada, un guardia me dijo: '¡niño, tráeme una banqueta!' Le llevé una silla, pero no le servía, y al final le llevé el taburete que se usaba para sentarse a ordeñar. Lo cubrió con las hojas y se sentó, y cuando oía que venía un coche se levantaba y se ponía firmes”, se ríe.

La desconfianza corre a cargo de Marta y Emilio, pareja con niña, que viven al lado de Meirás. “No tengo muy claro que se consiga”, dice él, “pero de recuperarlo, debería ser para que el ayuntamiento haga algo público, un parque, una residencia de ancianos o lo que sea”. Marta es la originaria de la zona, y cuenta que su abuelo “salía a cazar lo más cerca que podía del Pazo, para molestar”, mientras los integrantes de la Guardia Mora iban a su casa para pedirle menta de la huerta para hacer té. Su hija, que tiene once años, se lo tiene que pensar un momento para responder quien vive o vivía detrás de ese portalón.

la comparsa Os Maracos ha sacado los disfraces de Guardia Mora para acompañar a los “propietarios” del Pazo. Él, un ‘Franco’ considerablemente más estilizado, aunque clava los gestos, es el encargado de dar el discurso de fin de fiesta

Después de la lectura del manifiesto habitual, la celebración la ponen los integrantes de la comparsa Os Maracos, toda una institución coruñesa, que han sacado los disfraces de Guardia Mora para acompañar a los “propietarios” del Pazo. Él, un ‘Franco’ considerablemente más estilizado, aunque clava los gestos, es el encargado de dar el discurso de fin de fiesta, mezclando latín, gallego, castellano y algo de inglés. “Los nuevos fascistas no van de uniforme. Van de traje y son más peligrosos de lo que lo fui yo”, dice en el palco, acompañado de una Carmen Polo más llena de salud que la original, antes de despedirse “Hasta la próxima resurrección”. El ‘cardenal’ que completa el trío da los gritos de rigor: “¡Arriba Sada!”. El falso Franco se llama Antonio y se declara apolítico, aunque considera que devolver el Pazo “sería algo de justicia”.

La concentración se disuelve, en algunos casos hacia el bar Lilo, enfrente mismo de la puerta de Meirás. Antes, su propietario era un recurso seguro a la hora de obtener declaraciones a favor del veraneante ilustre. Por ideología o porque los parroquianos eran mayoritariamente guardias y empleados del Pazo, como atestigua la botellería etiquetada con esos nombres que se han ido retirando del callejero (aunque hay una de marca ‘Felipe González’). Ahora la clientela ha cambiado, y hay guiños como un billete del Ché. En la barra está el vecino reticente del principio, que ha debido de pasar todo el tiempo reafirmándose, porque le espeta al ‘cardenal’ en cuanto entra: “¿A qué venís aquí a hacer el payaso?”. Monseñor, en la vida civil, se mueve en ambientes portuarios, y no se arruga a las primeras de cambio. “A lo que sea que vengamos, ya se puede ir acostumbrando.”

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí