1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Raíces y alas

Repensando la tribu

El anti-feminismo, la negación a repensar una sociedad mejor para todos, la neurosis de que se quiere “feminizar” a los hombres, sólo puede venir de una masculinidad muy débil e insegura

Clara Ramas 16/11/2018

<p><em>El cumpleaños de la abuela</em>, de Ferdinand Waldmüller.</p>

El cumpleaños de la abuela, de Ferdinand Waldmüller.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

 “A mi em cuidava Amparo a l'eixir de l'escola
quan a Carmela li s'allargava la faena,
no quedava altra que cooperar,
la Joana, sempre, amb un plat preparat.
Lo que faça falta, xé, suport mutu,
Per a totes elles: amor perpetu.
Deu mares, dèsset germans,
som la tribu, criant en col·lectivitat.
I el matriarcat viu però amagat,
que isca de les cases i impregne tota la societat.
no hi ha ningú allà dalt disposat a ajudar,
compartint eines, ho fem juntes,
regant les llavors de les idees comunes.”
Zoo

Una de las caricaturas más habituales del feminismo por parte de la Reacción consiste en presentarlo como un afán histérico por conquistar las mismas cuotas de poder que hasta ahora han poseído los hombres, guiadas por un odio “misándrico”. Se pierde por completo de vista que el feminismo no es revanchismo, sino un proyecto de subversión radical de la política y la sociedad en su conjunto. Tiene razón Bannon cuando anuncia que “las mujeres van a hacerse cargo de la sociedad” y ello va a representar una “amenaza existencial”. Pero no hacia los hombres, sino hacia una estructura que además de producir sistemáticamente violencia, injusticia y desigualdad hacia las mujeres limita enormemente a los hombres y genera cotas enormes de malestar y resentimiento.

Rita Segato sostiene que, debido a la tradicional exclusión de las esferas de poder público y económico, gobernadas en la modernidad por el imperativo de competitividad, productividad económica e individualismo, las mujeres han estado históricamente expuestas a prácticas colectivas de mayor solidaridad, horizontalidad y cooperación. El trabajo de cuidados, el diálogo o la ayuda colectiva, tradicionalmente realizados por mujeres, son la herencia invisible y menospreciada por la tradición liberal, e incluso por la marxista. Una notable excepción sería la –cómo no, prácticamente olvidada– filóloga Giulia Adinolfi, que se ocupó de estudiar las “subculturas femeninas”, entendidas como elementos materiales de la vida cotidiana, así como usos, costumbres, sentimientos, actitudes, experiencias personales, etc. Subculturas que, por su inserción en una estructura de dominación por sexo-género, ocupan el lugar de la subalternidad; pero no están desprovista de valores universalizables, con potencialidades de subversión respecto del régimen existente y de creación de imaginarios que aporten mayor bienestar y seguridad para la mayoría social. Tradición que, evidentemente, ha de ser asumida críticamente y cribada de los elementos que supongan sujeción o limitación. La misma reflexión realizaba Alba Rico. Ciertamente la mujer ha sido obligada a soportar exclusivamente el trabajo de cuidados; sin embargo, su liberación como sujeto político ha traído a primer plano una evidencia: “En estos momentos entendemos que los cuidados son de alguna manera la base no sólo de la revolución social sino también del bienestar político de la mayor parte de los ciudadanos. Así que conservar los vínculos erosionados o destruidos por un capitalismo que genera consumidores solteros es más que necesario: es prioritario.” Es necesario no eliminar, sino valorizar y extenderlo que las mujeres han realizado hasta ahora: también a los hombres.

No es casualidad que el auge del feminismo haya ido parejo a la evidencia del fracaso de las políticas neoliberales como generadoras de contrato social. Tampoco es casualidad que resurjan los modelos del municipalismo, el ecologismo o las políticas de proximidad. En un momento no solo de crisis económica, sino de modelo de sociedad, la “política de las mujeres” representa una alternativa. No porque las mujeres vayan a tomar el poder depredador y neoliberal que hasta ahora han administrado los hombres, sino porque se presenta otra forma de pensar lo político. Afirma Segato: “La política está cayendo en nuestras manos porque las políticas patriarcales han fracasado todas. […] Esa es la mujer sujeta del arraigo, las mujeres tenemos todas ese protagonismo en la defensa de algo que vincula el cuerpo a un territorio en particular y ve la relación entre la protección de su cuerpo y ese territorio. Ese es el arraigo, y el arraigo es el más grande obstáculo al proyecto histórico del capital”. Como también Federici ha puesto de relieve, y como demuestran los terribles brotes de violencia feminicida que ocurren hoy en  territorios de margen y frontera o a lo largo de la historia en situaciones de guerra o conquista, hay una afinidad entre propiedad, conquista del territorio y control de los cuerpos de las mujeres. No es extraño, por lo tanto, que el protagonismo de las mujeres en política y en el debate público permita poner en primer plano necesidades colectivas desatendidas. 

Fue el caso, por ejemplo, que se produjo con  la discusión de la maternidad que hizo Carolina del Olmo en su excelente ¿Dónde está mi tribu?, señalando la dureza de un modelo de crianza exclusivamente centrado en madre-hijo que refleja la soledad y ausencia de vínculos colectivos de apoyo en una sociedad individualista. Lo señalaba Coral Herrera también: “Desde siempre las comunidades humanas han cuidado a la mamá recién parida y al bebé. Ahora somos tan salvajes que las dejamos solas en su postparto, que es cuando más necesitamos el apoyo de toda la tribu”. Sería necesario replantearnos todo el sistema productivo, continúa, para que no solo la madre, sino el padre y toda la sociedad asuma la parte que le corresponde en los cuidados de los bebés y enfermos o ancianos. Se ve que, lejos de ser una reivindicación “sectorial”, esto implica  una transformación social general que afectaría a los hombres y les permitiría participar en tareas a las que tradicionalmente han sido ajenos. Del Olmo señalaba que le interesa poco seguir discutiendo sobre si hay más o menos directivas en el Ibex 35: lo que importa es “dónde están los padres conscientes, dónde están los hombres no competitivos, dónde los que defienden que la sociedad del cuidado es la buena.”

La apelación a un esencialismo, sea biológico, sea histórico, para sostener la subordinación de la mujer, el reparto desigual de poder o su reclusión en el espacio de lo privado y del trabajo reproductor es, por otra parte, una pura y simple patraña. Como todo espacio de conocimiento, el estudio de la biología, la antropología o la arqueología no ha estado históricamente exento de sesgos. Sin embargo, en parte gracias a la incorporación de una generación de mujeres científicas que detectan puntos hasta ahora ciegos en la investigación, eso va cambiando Por ejemplo, Karin Margarita Frei, profesora de Arqueometría en el Museo Nacional de Dinamarca, mediante estudios químicos de restos fósiles, revoluciona la idea que teníamos de la mujer en la Edad de Bronce: mujeres viajeras, independientes, comerciantes, que portaban tecnologías y nuevas técnicas mientras que hombres y niños se quedaban en casa, o ellas trabajaban junto a los hombres en la mina. Esto obliga a reevaluar, afirma, todas nuestras convicciones: “La historia no es una línea ascendente, hay retrocesos. En la edad de bronce las sociedades eran más igualitarias”. En esta línea se pueden situar las investigaciones de Kristen Hawkes sobre el papel de las abuelas en la evolución humana –cumpliendo un rol social colectivo no limitado a la vida fértil– o los estudios sobre la participación de las mujeres en las tareas de caza –incluso al tiempo que gestan– en algunas sociedades africanas. O el descubrimiento de que los seres humanos cuidaban a sus discapacitados ya en el Paleolítico. Se desploma la imagen mítica del hombre primitivo como guerrero competitivo, individualista que caza mientras la mujer se queda en la cueva cuidando a los niños. Emerge una imagen de grupos humanos que cooperan, se hacen cargo de los más débiles, ponen los cuidados en primer plano y permiten a las mujeres jugar papeles en el grupo que van mucho más allá de la reproducción. 

Del mismo modo, no se trata de impugnar lo biológico como tal y en conjunto, como hace una cierta izquierda que defiende un constructivismo total. La clave es encontrar los prismas que han sido ignorados y que permiten ver lados de la realidad que se escapaban. Del Olmo pone un ejemplo: cuando a los machos de especies que no suelen ser cuidadores les presentan por primera vez a un cachorro, lo rechazan. Pero si se lo presentan unas cuantas veces, acaban cuidándolo. “La respuesta cuidadora la despierta un ser necesitado de cuidados. A eso le llamaría instinto maternal. Y lo bonito es que lo puede tener cualquiera. También los hombres”. 

La resistencia a esto, el anti-feminismo, la negación a repensar una sociedad mejor para todos, la neurosis de que se quiere “feminizar” a los hombres, sólo puede venir de una masculinidad muy débil e insegura. Y está ocurriendo. Esto dará, sin embargo, para otro artículo. 

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Clara Ramas

es doctora Europea en Filosofía (UCM). Investigadora post-doc en UCM y UCV. Tratando de pensar lo político hoy desde un verso de Juan Ramón Jiménez: “Raíces y alas. Pero que las alas arraiguen y las raíces vuelen”.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Antonio

    Si yo pretendo una vuelta a la educación espartana, agogé, y nadie me hace caso salvo unos pocos nostálgicos no insultaría a quien no piense como yo, pretende el feminismo cambiar las bases de la sociedad y que nadie le tosa, ahí peca de ingénuo, aun no ha encontrado resistencia, solo en cuatro gatos, ésta surgirá y en sus manos está el que sea algo bueno o malo, intercambio ideológico o enfrentamiento, no se puede ir por la vida criticando toda la historia de la humanidad, pretender cambiarlo todo de repente y que nadie se posicione en contra,es bastante infantil....todo el artículo dejó de tener trascendencia cuando acabas insultando a cualquier varón que pueda dudar o pensar diferente... Personalmente

    Hace 2 años 11 meses

  2. braulio

    Y con la mala interpretación del feminismo como errónea respuesta al machismo, las clases dominantes pretenden usarlo de idéntica manera. La manipulación, el engaño y la mentira son timbre y seña del buen mafioso capitalista. Por eso veremos a reinas consortes "defendiendo derechos" de amas de casa que les limpian las mansiones mientras son explotadas sistemáticamente. Una mantiene el dominio, la dominación. La otra sigue dominada. Sin embargo, ambas son mujeres. No hablamos ya de mujeres vs. hombres y viceversa. Y sin embargo, nada de la estructura fundamental del Capital habrá sido superada. La manipulación y tergiversación está a la orden del día. Asesinos y criminales son los capitalistas. Y ese es el calificativo que se les debe poner, pues eso es lo que son.

    Hace 2 años 11 meses

  3. braulio

    "Un feminismo sin conciencia de clase, [...], sin proyecto económico que anule otro proyecto económico que fomenta la división y la explotación, un feminismo que diga que todos los hombres son enemigos, no es sino un fragmentador de las fuerzas que han de cambiar el machismo, que es un fenómeno esencialmente de clase. [...]" En términos generales es correcto lo que se postula en la frase. Pero el machismo no es un fenómeno de clase SOCIOECONOMICA, es un fenómeno que atañe a la cultura machista impuesta, impositivamente educada por las clases dominantes de la época a las clases dominadas para tener algo con lo que pelearse entre ellos, por muy infundado y absurdo que sea y con independencia del dolor e injusticia que pueda provocar. El machismo es un fenómeno de "divide y vencerás" basado en una variable infundada, en un sistema de valores falso, para poder separar y controlar a las masas insertando elementos de separación y lucha entre ellas, incluso dentro del núcleo familiar, que no deja de estar inserto en el resto de la arquitectura social de época.

    Hace 2 años 11 meses

  4. jose

    Un feminismo sin conciencia de clase, sin capacidad de establecer prioridades, sin un proyecto económico que anule otro proyecto económico que fomenta la división y la explotación, un feminismo que diga que todos los hombres son enemigos, no es sino un fragmentador de las fuerzas que han de cambiar al machismo, que es un fenómeno esencialmente de clase. Un ecologista que promoviera la sociedad capitalista, la especulación del suelo, el lucro sería un gran despistado. Pues así en lo demás.

    Hace 2 años 11 meses

  5. jose

    La ministra de trabajo dice que no hay prostitución vocacional. Nadie lo ha dicho, como no hay mineros ni jornaleros ni desahuciados vocacionales. Lo que hay son prostitutas/os que dicen, textualmente, que prefieren ganar 50€ en media hora en ese trabajo que fregar para una señorona abolicionista por 800€ al mes durante 10 horas diarias, A ver si los moralistas/estigmatizadores hablan de esto también. En Holanda es un asunto contemplado socialmente, pensando tanto en el la trabajador/a sexual como en el cliente discapacitado. Sería muy oportuno darles la palabra con la misma frecuencia con que se le da a las personas ajenas a la profesión. Hay una asociación incluso premiada por Europa que jamás ha sido invitado a estos foros. Por cierto, el otro día una lumbrera nos recordó que la República la prohibió. Se le olvidó decir que fueron los ministros-curas del bienio negro, gobierno desde donde se organizó todo tipo de represiones.

    Hace 2 años 11 meses

  6. Javier Moraleda

    El neofeminismo es lucha por el poder. Es cambiar el amo de derechas por un amo de izquierdas. Pablo Iglesias no va a dejaros gobernar. Ya lo siento.

    Hace 2 años 11 meses

  7. braulio

    "Una de las caricaturas más habituales del feminismo por parte de la Reaccion consiste en presentarlo como un afan histerico por conquistar las mismas cuotas de poder que hasta ahora han poseido los hombres, quiadas por un odio misándrico." Existen como mínimo dos posibles tendencias de pensamiento deducibles de esta frase que pueden dar a malentendidos y malas decisiones que puedan desembocar en caminos erróneos en el transito hacia otra sociedad. Deducciones que ya se dan en la sociedad presente: 1. Existen mujeres que interpretan el movimiento feminista a través de las ideas de esa caricatura. Es decir, esa caricatura tiene algo de realidad mientras existan mujeres que malinterpreten la lucha feminista en base a las ideas subyacentes a la misma. Ese fenómeno y posibilidad también se da. Es un hecho, y no se da en una baja proporción precisamente. Cuidado con eso. 2. Hay pruebas que de que los mivimientos feministas no se han movilizado precisamente para igualar a las mujeres y los hombres en derechos en ámbitos como los mineros, y sí se han movido mucho y rápido en ámbitos como los financieros y empresariales para seguir manteniendo y ensalzar la supeditación a la patronal, solo que esta vez la patronal sea femenina. Eso en nada mejora la terminación de la explotación del hombre por el hombre. Y lo saben. Cuidado, porque es muy fácil manipular y desviar la verdadera lucha Justa.

    Hace 2 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí