1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los banquillos son el nuevo techo de cristal para las mujeres

Solo el 11,5% de los equipos femeninos de los diez deportes más importantes en España tiene a una mujer como entrenadora

Ricardo Uribarri 15/11/2018

<p>La entrenadora Anna Montañana.</p>

La entrenadora Anna Montañana.

MONTAKIT FUENLABRADA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

El avance de la mujer en la práctica deportiva en España es incuestionable. Cada vez hay más que se dedican a ello y sus éxitos a nivel internacional son continuos, hasta el punto de obtener mejores resultados en los dos últimos Juegos Olímpicos que los hombres. Pero existen parcelas dentro del sector donde su presencia sigue siendo apenas testimonial. Una de ellas es en los órganos de mando, tanto a nivel de clubes como de federaciones. Y otra, tan llamativa como la anterior, es a nivel de entrenadoras. Un informe elaborado por el Consejo Superior de Deportes refleja un panorama desolador. Apenas el 11,5% de los equipos femeninos de las diez disciplinas más importantes de nuestro país tienen a una mujer al frente del cuerpo técnico. Y sólo hay una al mando de una selección absoluta de un deporte colectivo.

El estudio del CSD revela que apenas 14 de los 122 equipos que militan en las máximas categorías femeninas de fútbol, fútbol sala, baloncesto, balonmano, waterpolo, voleibol, rugby, hockey hierba, hockey patines y hockey hielo están entrenados por una mujer. El que tiene mejor porcentaje es el rugby, en el que se da esa circunstancia en tres de los ocho conjuntos que compiten. Por el contrario, tanto en voleibol como en las tres modalidades de hockey no hay ninguna. En fútbol hay dos de 16; en baloncesto tres de 14, lo mismo que en balonmano; en fútbol sala una de 16; y en waterpolo dos de 10. La situación es aún peor si contamos los equipos nacionales femeninos. Sólo está Claudia Pons al frente del de fútbol sala. Apenas una de diez posibilidades. ¿Cuáles son las causas para que exista este techo de cristal que sólo unas pocas logran romper?

Viendo los últimos cursos de entrenadores nacionales en deportes como fútbol o baloncesto nos encontramos con una realidad aplastante. El número de hombres apuntados es mucho mayor. En el de baloncesto del presente año sólo hubo 8 mujeres de entre los 182 inscritos. En el curso de entrenador que organiza la Federación Española de Fútbol correspondiente a este 2018, en el que había ex jugadores tan conocidos como Raúl, Xabi Alonso, Xavi Hernández y Victor Valdés, tan sólo estaban apuntadas dos: las internacionales Saray García y Elisabeth Ibarra. Con esta proporción resulta complicado que la situación cambie. La pregunta que cabe hacerse es si a la mujer no le motiva la ocupación de entrenadora o si muchas la desestiman, aun estando interesadas, al considerar que las opciones de poder dedicarse a ello después de emplear tiempo y gastarse dinero en la formación, son muy remotas.

Una opinión cualificada en este tema es la de Anna Montañana, la primera mujer que ocupa el puesto de entrenadora ayudante en un equipo de la ACB, el Baloncesto Fuenlabrada, y que acaba de recibir el premio a mejor entrenadora del año por parte de la Asociación Española de Entrenadores de Baloncesto (AEEB), un reconocimiento que para ella “es un símbolo de lo que ha significado mi contratación. Supone que todo el mundo avala este fichaje y parece indicar que hay ganas de que haya más”.

La ex jugadora internacional (128 veces jugó con España) tuvo siempre claro hacia donde quería encaminar sus pasos cuando acabara su carrera deportiva. No en vano, cuando tenía 28 años se sacó el título de entrenadora, además de licenciarse en Administración y Marketing. Ella reconoce a CTXT que “hay mujeres que se echan para atrás porque piensan que con las pocas oportunidades que van a tener no les compensa invertir en su formación. Pero cuantas más haya estoy segura que habrá más posibilidades de trabajo. Es un círculo vicioso que tenemos que romper y que tiene su origen en el machismo que ha habido históricamente en la sociedad y que también ha afectado al deporte, un ámbito que ha estado dirigido por los hombres. Aunque las mujeres veamos barreras, tenemos que tumbarlas, tenemos que hacer como si no las hubiera. Yo misma las vi en su día pero las ignoré. Los detractores dicen ‘si no hay mujeres, cómo van a apostar por ellas’. Y por eso, las que tengan interés deben dar un paso adelante y demostrar que están preparadas para ser entrenadoras, directoras deportivas o presidentas, para que las consideren y puedan ser elegidas para esos puestos”.

Montañana resalta el aspecto de que las mujeres encuentren referentes en este campo para que la situación cambie. “Se da mucho valor cuando la mujer entra en el mundo del hombre pero toda la vida ha sido al revés, ha sido el hombre el que ha estado en el mundo deportivo de la mujer. Por eso digo que nosotros mismas tenemos que hacernos visibles. Lo que pasó conmigo fue importante porque salió en todos los sitios y si las mujeres ven una figura, una referencia, pueden pensar ‘si se puede’. Es fundamental tener esa visibilidad, para que empiece a ser algo dentro de la normalidad y así puedan aparecer las oportunidades”.

Otra de esas referentes es María del Mar Fernández Montero, conocida profesionalmente como María Pry, que lleva desde 2012 entrenando al Real Betis femenino. Hasta la pasada temporada era la única mujer en dirigir a un equipo de la máxima categoría del fútbol femenino, aunque ahora se le ha unido Irene Ferreras en el Rayo Vallecano. María, licenciada en Ciencias del Deporte, considera que “lo más importante es saber qué tipo de persona quieren los clubes en sus banquillos. Esa es la pregunta que nos debemos hacer, porque encontraremos la respuesta al escaso número de mujeres que hay en los banquillos. En el momento que entendamos qué tipo de perfil se busca en cada club, nos permitirá saber si las mujeres tenemos acceso a ellos. Es una pregunta que deberíamos hacer a los responsables de las entidades deportivas. Es verdad que en su momento hubo mucho machismo y que la situación va evolucionando y estamos superando muchas barreras, no sólo en el deporte, sino en todos los aspectos, pero aún faltan otras por romper. Debe ser el momento de hablar de profesionales, sin distinción de género”.

María Pry no entiende a las mujeres que teniendo vocación de entrenadoras no se decidan a formarse y a intentar tener una carrera por el miedo a no encontrar oportunidades. “Bajo mi punto de vista es una decisión cobarde. Yo tenía claro que quería dedicarme a esto pero no sabía a dónde podía llegar. Si hubiera tenido ese pensamiento no estaría donde estoy. Los chicos tampoco lo tienen fácil por el número de licencias tan elevado que hay. Empiezan muchos y a la élite llegan 20. Es verdad que es un mundo muy complicado, que influyen factores que no dependen de ti, pero hay que ser ambiciosas porque nunca sabes cuándo te va a llegar la oportunidad y cuando llegue ese momento tienes que estar preparada. La clave es que cuando nos den la oportunidad sepamos aprovecharla y demos lo mejor de nosotras”.

Nestor García fue el entrenador que apostó por llevar a Montañana al Baloncesto Fuenlabrada. En ese momento explicó que “las mujeres tienen más capacidad en la resolución de conflictos y aguantan mejor la presión”. Sin embargo, tanto Anna como María son reticentes a la hora de valorar qué cualidades pueden tener las mujeres entrenadoras distintas a los hombres que puedan convencer a los dirigentes para elegirlas a ellas. “Está claro que nosotras podemos tener cosas diferentes a los hombres –señala Anna–. Pero no creo que la cualidad femenina vaya a diferenciar el ser una buena entrenadora de una mala. Es verdad que las mujeres, en general, trabajamos duro, tenemos disciplina, empatía, resolvemos problemas… pero hay excepciones, no todas somos iguales. No quiero generalizar, porque pienso que una mujer va a ser mejor o peor entrenadora dependiendo de sus cualidades personales”.

Pry confiesa “Cuando yo llegué al Betis le dije a José Antonio Gordillo (entonces director de la cantera) que me diera un mes y me valorara en ese tiempo. Yo confiaba plenamente en lo que quería hacer y en mi forma de trabajar. Soy una persona muy cabezona a la hora de conseguir las metas, no me doy por vencida con facilidad y tengo claro que hay que trabajar mucho en el día a día, tenemos que estar preparadas a la última para sacar el máximo rendimiento a nuestras jugadoras. También soy dialogante con las futbolistas porque hay que hacerlas partícipes del proceso, ya que al final ellas son las protagonistas. Estas son las características que a mí me han llevado donde estoy, pero tiene que dar igual que seamos mujeres u hombres. Cada entrenador tiene sus características, su identidad y aporta cosas diferentes”.

Hablamos de una problemática que no afecta únicamente a España. En los pasados Juegos Olímpicos de Río, sólo el 11% de los seleccionadores nacionales entre todos los países participantes fueron mujeres, según los datos de la asociación ‘Female Coaching Network’, que se dedica a impulsar la presencia de entrenadoras en el deporte. En este problema global, no son sólo los dirigentes los que, en su inmensa mayoría, ponen muros a las mujeres para llegar a dirigir a equipos o selecciones deportivas. También crean un ambiente adverso algunos deportistas que han mostrado su malestar ante la posibilidad de ser dirigidos por una mujer y muchos aficionados que aún siguen mostrando un comportamiento machista.

Fue muy comentada la carta pública que realizó Pau Gasol el pasado mes de mayo para defender a Becky Hammon, ex jugadora profesional de baloncesto que desde hace unos años ejerce como entrenadora ayudante en el equipo de la NBA San Antonio Spurs. Hace unos meses los Milwaukee Bucks pensaron en ella como futura entrenadora jefe, algo que nunca se ha dado en toda la historia de la competición, y surgieron muchas voces que cuestionaron esa posibilidad. Pau afirmó que “digamos la verdad: existe una presión actual para que aumente la diversidad de género en el espacio de trabajo en prácticamente cualquier industria del mundo. Es lo que se espera. Más importante, es lo correcto. Una gran liga tendría en cuenta todo esto”.

Anna considera que la principal dificultad mirando al futuro será cambiar la mentalidad de los directivos. “En mi caso personal no he tenido ningún problema con el público, ni en Fuenlabrada ni en otros sitios, al contrario, he tenido muy buena recepción. En cuanto a los jugadores me tratan como un entrenador más. Pienso que, generalizando, es en el ámbito de los directivos donde más costará, porque son ellos los que toman las decisiones y son los que realmente tienen el poder”. De la misma opinión es María, que explica que “en el Betis tenemos la suerte de tener varias mujeres en distintas parcelas dentro de los cuerpos técnicos, tanto de chicos como de chicas, y son tratadas de igual forma que el resto. Los profesionales saben que las mujeres que llegan ahí, a un nivel de máxima categoría, están preparadas. Si tú te ganas su respeto y ven que tu forma de trabajar es la correcta, ellos van a muerte contigo. En el campo de los directivos sí que puede haber más reparo a la hora de decidir si eligen a un hombre o a una mujer”.

Hay quién piensa que veremos antes a una mujer como presidenta del Gobierno que a una entrenadora dirigiendo a un equipo masculino en Primera división. Pry no es tan negativa y cree que esa posibilidad no es tan utópica. “Yo espero que lo veamos pronto. Sería una satisfacción para todas nosotras el presenciar algo así. Ese es el futuro hacia el que debemos dirigirnos, dando normalidad a todo. Hay que buscar siempre al mejor profesional sin pensar en su género, tanto para el fútbol masculino como el femenino y el resto de los deportes. Si una mujer está preparada para llevar un vestuario masculino, que estoy completamente segura de que lo haría sin ningún tipo de problemas, porque no darle la oportunidad. Creo que sería bonito y que en ese momento, el club que lo haga romperá muchas barreras y será positivo”. El guante está tirado para el primero que se atreva a recogerlo. ¿Lo veremos?

 

 

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. avadis

    Me parece muy bien que se presione con este tema pero,como se ha apuntado ,¿gusta a las mujeres ser entrenadoras de mujeres? Por otro lado ,vemos que en los hospitales las enfermeras y auxiliares casi todas son mujeres? Protesta alguien? Es discriminatorio? NO. En los jardines de infancia,parvularios ,primeros cursos de primaria son en su mayoría mujeres...es discriminatorio? NO,Yo como profesional de Educación he tenido casi siempre directora o decano. Había discriminacion? NO, pues irán apareciendo entrenadoras ...

    Hace 2 años 11 meses

  2. Tomas

    Vaya mierda de articulo sexista

    Hace 2 años 11 meses

  3. sara

    Habeis preguntado a las mujeres? porque normalmente, son ellas mismas las que no quieren una entrenadora en su banquillo.

    Hace 2 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí