1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ecofeminismo y socialismo

Cristina Narbona 8/11/2018

Lukas Bieri

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si quieres contribuir a nuestra libertad y nuestra salud, dona aquí:

“El ecofeminismo es un movimiento ambicioso, porque se plantea una sociedad sin ningún tipo de dominación, ni de sexo, ni de clase, ni de raza... ni de especie. La naturaleza nos está dando señales de alerta: se nos dice que iremos necesariamente hacia una sociedad más austera, menos consumista. Para cuando eso ocurra, deberemos haber construido un modelo social más igualitario, más justo”.  Alicia H. Puleo, Un futuro ecofeminista, El País, 19 de marzo de 2018.

1. El socialismo y los movimientos sociales

El socialismo, como fuerza política comprometida con la igualdad y con el progreso de la humanidad, ha ido incorporando las reivindicaciones y los planteamientos de los principales movimientos sociales. 

Desde su inicial vinculación con el movimiento obrero y con las organizaciones sindicales, a la creciente “feminización” de las propuestas socialistas y al combate contra todo tipo de discriminación por razones étnicas, religiosas o de orientación sexual..., el socialismo se ha ido impregnando y enriqueciendo con las aportaciones de muy diferentes variantes de la lucha por la igualdad.

La relación entre socialismo y ecologismo ha sido menos evidente, en la medida que solo en época relativamente reciente se ha puesto dramáticamente de manifiesto tanto el coste económico como la dimensión ética de la crisis ambiental. 

Hoy nadie puede negar que los efectos del cambio climático, de la contaminación o de la escasez de agua potable resultan especialmente graves para los ciudadanos de menores ingresos, para los países con instituciones públicas más débiles...; ni tampoco se cuestiona ya que el calentamiento global y la pérdida de biodiversidad son la consecuencia de un determinado modelo económico, que no ha tenido en consideración lo que los expertos denominan los “límites planetarios”, es decir la incidencia de la actividad humana sobre los ciclos bioquímicos de la naturaleza y sobre la disponibilidad efectiva de recursos naturales. 

Por el contrario, el socialismo ha aceptado el paradigma dominante, según el cual el objetivo principal de la política económica es el crecimiento del PIB, desde el convencimiento de que solo a partir del aumento de la riqueza se puede redistribuir la misma, para cumplir con el propio ideario de justicia social y de solidaridad.

En general, desde los partidos de izquierda apenas se ha cuestionado, hasta fecha muy reciente, la insostenibilidad ambiental (y por ello también social) de este modelo, que ha provocado una creciente desigualdad –no sólo entre países ricos y pobres, sino sobre todo dentro de los países considerados como desarrollados– así como la degradación, en algún caso irreversible, de los equilibrios ecológicos que garantizan nuestra supervivencia en el planeta.

2. El ecofeminismo desde una mirada socialista.

Feminismo y ecologismo serán los dos movimientos sociales determinantes del siglo XXI: el primero, porque una vez que las mujeres han alcanzado la formación y la concienciación necesarias, será imposible detener sus reivindicaciones; y el segundo, porque resulta cada vez más evidente la inviabilidad social y económica del paradigma dominante.

El ecofeminismo surgió en la década de los setenta del pasado siglo, en un proceso de convergencia de las reivindicaciones pacifistas y ecologistas con las demandas de emancipación de las mujeres.

Es significativo, de hecho, el papel jugado por las mujeres en la denuncia de los efectos de la contaminación asociada al desarrollo de determinadas tecnologías: el libro Primavera silenciosa (1962), de la bióloga americana Raquel Carson, representó el primer grito de alerta frente a las consecuencias del uso de los pesticidas sobre la salud. 

Los movimientos feministas también fueron especialmente beligerantes en la lucha antinuclear, tras el incidente de la central estadounidense de Three Mile Island (1979) , así como en la exitosa defensa pacifista de la conservación de los bosques del Himalaya por parte de las mujeres Chipko, de las que fue portavoz la prestigiosa científica y activista india Vandana Shiva. En los últimos años, se ha multiplicado en América Latina el activismo ecofeminista, con referentes muy importantes incluso en el ámbito político –Marina da Silva, ex ministra de Medio Ambiente con Lula y candidata del Partido Verde a la presidencia del gobierno de Brasil–, y con víctimas mortales como la activista hondureña Berta Cáceres, asesinada en 2016 tras enfrentarse con éxito a la construcción de un gran embalse que habría inundado las tierras de la etnia lenca. 

Recordemos aquí, también, a muchas líderes africanas, muy bien representadas por quien fue ministra de Medio Ambiente de Kenia, Wangari Matthai, que se empeñó en implicar a muchas mujeres keniatas en la construcción del “cinturón verde africano”, es decir la mayor operación de reforestación del continente, diseñada para frenar el avance del desierto y al mismo tiempo empoderar a las mujeres que protagonistas de dicha actuación. 

Sin embargo, la convergencia entre feminismo y ecologismo ha sido, hasta la fecha, relativamente marginal: ni todas las feministas se consideran ecologistas, ni tampoco los ecologistas han integrado el feminismo en su análisis de la realidad.

Entre otras cuestiones, cabe destacar que la emancipación de la mujer respecto de la carga de muchas tareas domésticas es el resultado del modelo económico dominante, basado en el consumo de bienes y servicios con un importante impacto ambiental (desde los productos de limpieza a la intensidad energética de los electrodomésticos, pasando por el creciente recurso a alimentos procesados...). 

Y por parte del movimiento ecologista ha primado el combate contra las actuaciones depredadoras de los ecosistemas, sin tener suficientemente en cuenta que las mujeres son especialmente vulnerables en cuanto a los efectos negativos del paradigma económico. Hoy sabemos, por ejemplo, que la salud de las mujeres sufre con mayor frecuencia e intensidad las consecuencias del uso de determinadas substancias químicas presentes en la alimentación, en la ropa o en el aire, dado el mayor porcentaje de células grasas en sus cuerpos, que actúa a modo de bioacumulador de la toxicidad, aumentando la incidencia y la gravedad de la fibromialgia, el cáncer o la sensibilidad química aguda.

El proceso de convergencia entre feminismo y ecologismo es, por lo tanto, gradual, pero imparable.

Por un lado, la perspectiva de género se impone en cualquier enfoque ecologista crítico con la sociedad de consumo; y por otro, las reivindicaciones de las mujeres conducen a entender la analogía entre la dominación del hombre sobre la mujer y la dominación de la “cultura” de la humanidad sobre la naturaleza. Feminismo y ecologismo coinciden, cada vez más, en la exigencia de una aproximación a los avances de la ciencia y de la tecnología desde una premisa de precaución, que otorgue la debida prioridad al interés general frente a intereses económicos individuales. También coinciden en el reconocimiento de la interdependencia entre todos los seres vivos, y entre estos y los procesos físicos y químicos de las leyes de la naturaleza. 

Es obvio que la opresión de las mujeres y de la naturaleza no ha sido tenida en cuenta en el análisis económico dominante, que ha infravalorado la contribución material tanto de las mujeres como de los servicios prestados por los ecosistemas.

De hecho, las tareas desempeñadas tradicionalmente por el género femenino (la atención gratuita al mantenimiento del hogar, a los hijos, a los mayores y a los enfermos...)  no computan en el PIB, y se consideran tareas asociadas a la  “reproducción” y no a la “producción”. El PIB tampoco mide la aportación imprescindible de la seguridad climática, del acceso al agua potable, la calidad del aire o la fertilidad de los suelos: es más, el PIB aumenta gracias a la actividad económica necesaria para corregir las consecuencias negativas de la polución o del cambio climático (por ejemplo, depurando las aguas residuales cada vez más contaminadas, reponiendo las playas afectadas por la subida del nivel del mar, o compensando con nieve artificial la reducción de la cuantía de nieve necesaria para practicar determinados deportes...).

Por otro lado, la evidencia de que las mujeres más pobres de los países más desfavorecidos son las principales víctimas de todos los procesos de degradación ambiental ponen de manifiesto que las demandas de igualdad y de justicia –compartidas por el feminismo y el ecologismo– solo serán satisfechas cuando se aborden, de forma holística, las graves consecuencias de una globalización del capital frente a las que no se ha desarrollado una globalización de los derechos.

Es en esa perspectiva en la que cobra pleno sentido la convergencia entre el ecofeminismo y un socialismo profundamente renovado, adaptado a los desafíos del siglo XXI, que cuestiona algunos de los fundamentos del sistema capitalista en su fase actual. 

Un socialismo que persiga la satisfacción de las necesidades básicas –alimentación, agua potable, trabajo decente, acceso a la sanidad y a la educación...– de todos los ciudadanos del planeta, hombres y mujeres, los que viven hoy y los que nacerán mañana, reduciendo las dramáticas desigualdades existentes y adaptando la actividad económica a los “límites planetarios”.

Para consolidar la deseable renovación del socialismo hay que insistir, en particular desde la reorientación de la política económica, en la lucha contra cualquier forma de dominación al servicio de nuestros ideales básicos de la igualdad, la libertad y la solidaridad, a los que hay que añadir la sostenibilidad ecológica como garante de un auténtico progreso para el conjunto de la humanidad: un progreso más justo, más seguro y más duradero.

------------------------

Cristina Narbona es presidenta política y economista, especialista en transición ecológica, y Miembro de la Red Española de Desarrollo Sostenible.

Autora >

Cristina Narbona

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Arrimategui

    Fanfarria socioliberal extremadamente rancia. Qué sabrá una ex-ministra del P$O€ de socialismo?

    Hace 2 años 5 meses

  2. cayetano

    Respecto de la ecología, no se le puede pedir decrecer económicamente a un sistema que funciona a través de la competitividad y concentración-crecimiento económico. Ahora bien, un sistema como el actual que mutó hace tiempo fraudulentamente los sistemas de valorización y acumulación, vía desposesión por especulación financiera, está tocando su fin. No sabemos si con ello, está tocando el fin de Todo. De momento las alternativas que se estan extendiendo como fantasmas no son socialistas, sino nacional-racistas, y depredadoras tanto intrahomine como con el medio. Y es que el sistema de valorización que ya no se sustenta hegemónica y aplastantemente sobre el trabajo, cada vez más marginado en la producción global, institucional y culturalmente sigue dominando la escena política y de las abstracciones conceptuales de las relaciones humanas. Pero al igual que ocurre con el movimiento feminista y la realidad institucional y cultural anterior, pasa peor aun con el valor del trabajo como medio de relación o vínculo social. El problema es grande, pues la principal fuente de valorización que alimenta a las corporaciones financieras o no, es la especulacicón vía intervención y/o manipulación en los precios, que si bien alimentan procesos de crecimiento -en la actual fase- generan después auténticas catástrofes económico-sociales. Quizás por ello, algunos económistas como Stiglitz o Krugman, hayan detectado que estamos en un largo período con Crisis cada vez más recurrentes, recuperaciones más débiles y recaidas más graves. Así las cosas, o intervenimos ayudando al parto del postcapitalismo, o madre y nasciturus falleceran entre dolores. Sin embargo, hay esperanza, al no versar el valor de relación y vinculo social sobre el trabajo, al no existir necesidad de crecimiento demográfico y económico, cabe plantearse su viabilidad. Pero de momento estamos asistiendo a la gestación, y la irrupción del neofascismo internacionalmente sólo aventuran dolores, ya veremos que capacidad de reacción tienen los cuerpos sociales ante este fenómeno, de ello, en gran parte depende la vida. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí