1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GRANDES DÍAS HISTÓRICOS DE AYER Y DE HOY

EL 27-O: ¿Hubo golpe de Estado?

En Cat desde luego no. ¿Y en Esp?

Guillem Martínez 28/10/2018

<p>El rey Felipe VI durante su discurso televisado el 3 de octubre de 2017. </p>

El rey Felipe VI durante su discurso televisado el 3 de octubre de 2017. 

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si quieres contribuir a nuestra libertad y nuestra salud, dona aquí:

A) Y B). El procés, incluso en septiembre-octubre del año pasado, no es más que A) un proceso electoral –es decir, glups, electoralista–, y B) un intento continuado para conseguir elaborar un objeto con el que negociar con el Estado. Lo divertido es que, en el trance de elegir, llegado el caso, entre A) y B), sus promotores no tienen ningún inconveniente en omitir la cosa B), y pasar a ser, simplemente, A) un complejo sistema propagandístico con fines electoralistas. Eso pasó y se verbalizó a gritos el 27-O.

27O. El 26-O había quedado claro que la dinámica iniciada el 6-S y el 7-S –ojo, no antes; el procés no había dado, en los 5 años anteriores, ninguna prueba o indicio de su desobediencia– había concluido sin nada de lo esperado. Lo esperado no era la indepe. Era B) construir un objeto con el que negociar. Habían jugado fuerte –o, al menos, más fuerte que nunca–. A cambio de una A) muy grande, y una B) pequeñita, el Govern se había expuesto a lo que creía que era el delito de desobediencia. Es decir, según sus cálculos, a penas de inhabilitación y, en el peor de los casos, multas millonarias. A tal efecto, algunos de sus miembros habían simulado separaciones matrimoniales ante notario, a fin de garantizar su patrimoni. La sociedad tuvo, en todo caso, menos herramientas. El Govern había expuesto a la sociedad al cargo de desobediencia, con la consiguiente inhabilitación de alcaldes. Algo dramático si el alcalde era funcionario –estadísticamente, lo es; estadísticamente, son maestros–. También habían expuesto a un grueso social a una violencia de la que la sociedad no estaba informada. Piolín, a estas alturas del partido, eran unos 17.000 agentes. En la frontera, o como se llame, de Aragón, estaban dispuestas fuerzas militares preparadas para reconquistar Perejil. Hubo movimiento y labores de limpieza en un antiguo cuartel de Sant Boi –cinturón de BCN–, provisto de celdas individuales. Se suponía que eso iba a ser el Intxaurrondo del futuro sobre el que se reenvagelizaría Cat. La situación era tan grave –no sólo había una sociedad utilizada como escudo humano por parte de un Govern irresponsable y sin conocimientos, sino que la inminente aplicación del 155 suponía desprecintar una dinámica imprevisible que afectaría a todo el Estado–, que hubo movimientos. Desesperados e in extremis. Iglesia, políticos extranjeros, patricios de BCN, Miquel Iceta, Urkullu, Iglesias intentaron mediar entre Govern y Gobierno. El grupo que más lejos llegó –Urkullu+Iceta+patricios+Iglesia– consiguió un pacto con el Gobierno. Mono. Se aprobaría el 155 en el Senado, pero no se estrenaría, a cambio de convocatoria de elecciones autonómicas. No fue posible.

LO IMPOSIBLE. ¿Por qué no fue posible? Por varias razones. La principal: A) Esto era, en esencia electoralismo. Rajarse, con las reglas propagandísticas creadas en 5 años era, para el PDeCAT, darle la mayoría en las siguientes elecciones a ERC. Y no queremos eso. Por otra parte, se dieron cita los grandes ingredientes de la élite del procés: la selección negativa y la escasa preparación. El Govern no entendió la esencia de la política esp en los últimos 40 años. El pacto de caballeros. Pidió –mare de Déu– el pacto de caballeros por escrito. Además, pidió más cosas, como apañar las futuras condenas –creían aún que sería por desobediencia–. En defensa de los cracks procesistas, se debe decir que había precedentes anteriores en la disciplina de mangoneo judicial en aras del pacto político –Banca Catalana–. Pero que, en todo caso, aludían a otra época y a otra situación, lo dicho, lejana. Desde 2011, desde la contestación ciudadana del 15M, desde la reforma constitucional exprés, desde la Ley Mordaza, ya no estamos en el R'78, la cultura política de la élite procesista/la única que conocen. La incapacidad para ver y reconocer un pacto de caballeros, la incapacidad para leer la realidad salvo en los términos propagandísticos creados, la incapacidad para saber leer al Estado, la incapacidad para pensar más allá del rédito electoral, fue la explicación por la que el 26-S se decidió apostar por la DUI. Es decir, que el 27-O se proclamara en el Parlament una DUI. Sin discursos, sin épica, sin medidas, sin nada. Una DUI, por otra parte, sin DUI. Un juego de espejos en el que no se declaraba ninguna República. Un documento que ni siquiera era una DUI y que, leído por cualquier otro Gobierno –cualquier Gobierno europeo, entre ellos el esp– era un ruego a voces para que no se reconociera a un Estado que ni siquiera se proclamaba. Un canto al mundo de que esto iba, solamente, de A).

GOLPE DE ESTADO. ¿Cómo es posible semejante cúmulo de chapuzas y desplanificación, incluso para evaluar las consecuencias penales y personales de los implicados? Sí, selección negativa, incapacidad, deshonestidad. Pero también otra cosa. Una dinámica. Los politólogos anglosajones denominan Group Thinking a las decisiones de grupos de élites encerradas en una habitación. Metafórica. Se trata de meditaciones y decisiones elaboradas por un grupo pequeño, cerrado, autorreferencial, sin aire fresco, sin otras tomas de contacto que ellos mismos, en un crescendo de autoafirmación y para-realidad. Decidir invadir Cuba, convencidos de que los cubanos y cubanas saldrían a la calle a acabar con Fidel, y no a defenderlo, como así fue, fue la primera aplicación, en tiempos, del concepto Group Room, tan Kennedy. Se ha hablado mucho de Golpe de Estado virtual. Pero un Golpe de Estado, a diferencia del sexo o del hambre, jamás es virtual. Tiene repercusiones. De Estado. Generalmente, suponen una rebaja de herramientas, de efectividad y de cultura democráticas. Se ha utilizado, así, el concepto Golpe de Estado aplicado al Govern y Parlament cat. No creo que hubiera golpe alguno. Un grupo de frikis, organizado en Group Thinking, es un peligro moderado para la democracia, más si se piensa que copan algo parecido a una Diputación I+D, denominada Comunidad Autónoma. Es más, en su día describí en tiempo real esta mezcla de selección negativa, de incompetencia, de escasa cultura democrática, de propaganda, de desobediencia no sostenida y de Group Thinking, encaminado, todo ello, a conseguir un objeto con el que negociar/B). Es decir, era posible describirla. Era posible por tanto, dialogar con ella. Era posible saber que no era un Golpe de Estado, sino una pantomima. Que no se hiciera en los grandes medios, no significa que los grandes medios, el Govern, el Gobierno, el rey, no supieran que eso no era un Golpe de Estado, sino una chapuza sustentada en un hecho real: la imposibilidad de la política en Esp. Es más, sabían que, tras esa desobediencia burda y caótica e impredecible, no había nada, salvo un problema político. Es decir, sensible de ser solucionado por la política. Pero el Estado decidió suspender la política y sustituirla por las amenazas y la vía penal dura, equiparando la pantomima cat a lo de Tejero. Tampoco esto fue un Golpe de Estado al uso, aunque desde luego fue menos virtual –es decir, tuvo repercusiones de Estado– y se decidió en otro Group Thinking.

EL OTRO GROUP THINKING. Es preciso señalar que, ante el cúmulo de despropósitos del Govern –un ente con muy poco poder; mucho menos del que se atribuyó mentalmente–, la respuesta del Estado fue otro cúmulo de despropósitos, caóticos y desordenados también, emitidos por algo más complejo que un Govern: un Gobierno, sus servicios de inteligencia, un Senado, la Audiencia, el TS, el TC y el rey. Vamos, el Estado. Graves. Mucho. El 27-S cristalizaron en la emisión de un 155 muy posiblemente inconstitucional. Lo sabremos cuando el TC –una institución seriamente herida, o al menos seriamente modificada tras su reforma, que la aproxima a un juzgado político– se decida –pueden ser años– a resolver el recurso de inconstitucionalidad al 155 presentado por Podemos-Comuns. Por lo pronto, el 155 emitido poco tiene que ver con el artículo 155 de la CE, y mucho menos con su fuente alemana, es decir, con la orientación de su función. Por lo pronto, lo aplicado se parece más al artículo 144 de la Ponencia Constitucional, elaborado por Fraga y descartado posteriormente. Vamos, que se ha utilizado, como constitucional, un artículo que no llegó a entrar en la Constitución. Por yuyu. El Ejército, acantonado, depositado, o como se diga, en Aragón, no llegó a actuar. Al parecer, por una decisión, in extremis, de Soraya SS. Es decir, por una individualidad. Lo que habla de caos en las decisiones, pero también de su ordenamiento: la intervención del Ejército en un problema político estaba culturalmente asumida –es decir, también por su Mando Supremo–, de manera que sólo la impidió una individualidad. La actuación del Estado anterior al 1-O –ausencia de diálogo, utilización de la vía penal, utilización de violencia no proporcionada–, así como la posterior –conculcación del derecho de reunión en otras zonas del Estado, valoración de una posible intervención del Ejército, utilización de las figuras de los delitos, desmesurados, de rebelión y sedición, emisión del 155– tienen un nexo: el hecho de que todas esas medidas quedaran unidas y avaladas por una institución refrendada –es decir, no autónoma–, la monarquía, en su discurso del 3-O.

DELENDA EST. Un discurso, por otra parte, importante. Y no por lo que dice –básicamente, se cuida mucho de decir algo problemático, un itinerario político complejo ante un problema–, sino por lo que no dice. No se utiliza la lengua cat en ningún momento. No se utilizan fórmulas de integración –ex: la Corona admite a todos bajo su amparo, etc–. No se matiza el conflicto, no se le buscan nuevas palabras que impliquen rebaja de la tensión. No cita la violencia vertida por el Estado el 1-O –es decir, la normaliza–. Contrariamente a lo usual en un discurso ante una crisis política, no se busca empatía, ni otras comprensiones. Aún sabiendo que no se enfrentaban a un Golpe de Estado, se optó por el radicalismo. Es más, en el discurso se habla sólo hacia los usuarios de una trinchera. Se buscan las trincheras. Se presenta a la democracia esp como producto finalizado. Y, para la solución a cualquier problema político, se apuesta por la ley. Es decir, por una interpretación determinada de la ley. Ley que ya ha empezado a dibujar un delito de rebelión que, meses después, será desarticulado en Europa. Ley que, en unos días, apostará por leyes no necesariamente constitucionales, como el 155/144. El primer discurso importante del rey, refrendado por el Gobierno, pero redactado, al parecer, por Casa Real, sitúa la democracia esp como un corpus en torno a dos partidos: C's y PP. El PSOE queda en el grupo implícitamente. No está claro que lo esté, o no al menos de forma cómoda y sostenible en el tiempo –ya lo veremos en los próximos años–. El resto del arco parlamentario queda fuera del proyecto. Es decir, de la trinchera. Varios millones de votantes cat –no sólo los procesistas– quedan fuera. Con ese discurso, vamos, creado en una habitación cerrada, con análisis cerrados, queda más ciudadanía fuera de la democracia que dentro. Ese discurso es otra fantasía de Group Thinking, de un grupo cerrado y autorreferencial, con mitos propios, que posee una idea de la democracia esp y de la solución a un problema político no contrastada con la realidad. Como el procés, implica a dos partidos y pico, y no a la mayoría social. A diferencia del procés no es una payasada, un error de cálculo, una emisión sin información, una fantasía ideológica. O, si lo es, posee decisión y capacidad, algo que sólo poseen los Estados. Tendrá repercusiones políticas en el tiempo. No sólo es una emisión de política a gran escala por parte de la monarquía, en un momento en el que podría haber hecho todo lo contrario y ayudar a una solución, sino que es una política refrendada, de forma nítida, tan solo por las dos derechas esp. Y eso es importante. La última vez que la monarquía hizo eso de manera tan ostensible, inició su cuenta atrás. 

MINUTO Y RESULTADO. El 27-O de este año, el procesismo se comporta en sus declaraciones como si, en efecto, hubieran proclamado una República. No lo hicieron. Y C's-PP se comportan como si, en efecto, el procesismo hubiera dado un Golpe de Estado. No lo hicieron, entre otras cosas porque, entre otras incapacidades, tampoco tenían esa capacidad. Si hubo Golpe de Estado, esa irregularidad en la funcionalidad de un Estado que se traduce en cambios, fue en otro sitio. Observen estas frases: "(La Generalitat hizo) pasar a los catalanes amantes de España horas de amargura y humillación, y a los españoles todos, de inquietud y descorazonamiento". Parecen extraídas del discurso del rey el 3-O. Pero en realidad es un fragmento de Miguel Primo de Rivera, después del golpe de 1923, argumentando la suspensión de la autonomía cat. Que, por cierto, había apoyado el Golpe. El Group Thinking procés, fatalmente, no podía llevar a ningún sitio. Ni un solo instante. ¿Hasta dónde nos puede llevar el Group Thinking A-por-ellos-oé?

Hasta ahora, y en breve tiempo, el Estado, a través de cambios estructurales informales o/y discretos, ha cambiado. La Constitución, con la que periódicamente se nos arrea con el lomo, no sólo carece de título territorial, sino que, desde 2012, carece de recorrido social. La libertad de expresión se ha reducido, el límite de la política no es tanto la ley como los jueces –es decir, una interpretación de la ley en Group Thinking–, y el rey parece adquirir cada vez mayor protagonismo. Con la crisis de Régimen, el rey parece haber apostado por ser el rey de quienes apuestan por ese Estado cada vez más autoritario, no previsto necesariamente en la Constitución. No es opinable que ese Estado sea legal. Es opinable que sea justo y democrático, y funcional ante un recorrido democrático de la solución de problemas políticos. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

El 10-O

Guillem Martínez · Barcelona

16 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. braulio

    Es un golpe de estado donde los golpistas avisan del mismo, donde forma parte del meollo toda la población, donde todo dios sabe lo que van a hacer, donde los golpista siguen dando el golpe de estado mientras en las Cortes Fascisto Monarquico captialistas siguen simulando parlamentar los mismos asesinos y parásitos de siempre, donde las instituciones principales del estado al que se le da el golpe siguen intactas, los defensores en las mismas y los golpistas no las quieren, es un golpe de estado donde las armas consisten en levantar las manos y en pretender la verdadera democracia, decisiones del pueblo, referéndums como forma habitual de ejercerla, como la única forma de ejercerla. Es un golpe de estado donde los golpistas son encarcelados por el que se le da el golpe y siguen dándolo desde la cárcel (SIC).... Así son los Group Thinking (los tiranos no, líbreme dios de usar el termino. A que sí Guillem?) en hispanistan; unos cachondos que, no obstante, no dudan en anular la libertad humana enchironando a gente al tuntún con tal de seguir siendo "democracia". Todo un estado de derecho con plena seguridad jurídica. El Imperio de La Ley in vivo y en directo

    Hace 2 años 5 meses

  2. braulio

    Hay que ver como son los de la falsa izquierda. Antes a los tiranos que decidían bajo su cohorte de criminales les llamaban con el nombre correcto y les combatían, ahora que se han vuelto mucho más moderados (SIC), cohorte de tiranos, intrigas palaciegas, oligarquías o mono-arquias se han convertido en el siempre anglosajonizado y mucho más tecno-listísimo termino; GROUP THINKING. Que queda muxo más inteligente, donde va a parar. Es... otra cosa, no?.

    Hace 2 años 5 meses

  3. Dámaris

    Que sí, Torrrro. Que somos egoistas, desagradecidos y nos huele al aliento. Pues dejémoslo correr y cada uno en su casa y Dios en la de todos, ¿no?

    Hace 2 años 5 meses

  4. Torrrro

    Seamos correctos al menos una vez en nuestra vida :)) ¿Llamas a elecciones lo que fue el año pasado? En cualquier país del mundo (democrático o dictadura), una región o ciudad toma decisiones de acuerdo con las leyes estatales. ¿Crees que Maduro hubiera permitido elecciones regionales en Caracas? ¿O una región de Japón o Bélgica o Suiza podría hacer las elecciones como ellos quieren? Esas fueron elecciones? Vinieron con las urnas, otros vacíos otros llenas de votos ... Hay personas que se graban cuando votan más de una vez? ¿Fue el resultado de la elección mayor que el número de votantes 108,3 %? Estas son elecciones democráticas? Bueno, en los países africanos, las elecciones habrían sido más precisas que en Cataluña. Luego diga que Madrid robará ... La Sagrada Familia el año pasado tuvo 4 millones de turistas que pagaron 35 euros, un total de € 130 millones sin impuestos, más los turistas han comprado revistas, calendarios ... tal vez por lo que han superado la suma de 150 millones ... y dices que no tienes dinero para terminar la catedral Teneis Odio a Monserrat Caballe porque que se casó con ¨estrajero¨, un aragonés ... pero usted tenía dos presidentes que estaban casados, uno con una mujer checa y otro con una rumana ... Otro presidente era andaluz, Rufian es andaluz y tiene como el cientos de los miles de catalanes. Hasta 1939, más de 500,000 españoles vinieron de toda España, y ahora le conviertes en catalanes para odiar a sus padres y abuelos. Con dinero español se pagaron los sueldos de los diputados catalanes y la televisión separatista catalana ... Sabeis que no teneis verdad... solo que le paga mas apoyar a una idea tonta que trabajar para el bien de todos.... al final sois unos egoistas que mienten, engañan. Alguien le ha pagado en B (y seguro que es mucho dinero) por apoyar esta estupidez.

    Hace 2 años 5 meses

  5. fattsbackett

    Soy fan de Guillem, pero más de los comentaristas. En el anterior artículo sobre el proces un comentarista hablaba del “lenguaje Trastámara”. Lo creía insuperable, pero lo de “meseteros follacabras” está a la altura. O mejor dicho, a la haltura. Es genial, me lo quedo.

    Hace 2 años 5 meses

  6. Joaquin

    Efectivamente hubo un golpe de estado, pero por parte del gobierno de Rajoy. Se atacò al artìculo 1 de nuestra C.E. precisamente el que nos define como estado, al màs importante: Estado Social y Democràtico de Derecho. Con la excusa de la crisis (despuès se descubriò que no habìa tal crisis con el rescate a la banca, autopistas, etc) se derogò el Estado Social y se optò por el de inseguridad con la màs absoluta precariedad, como ideario ideològico (como nos indica Isabell Leroy). Con respecto a los otros 2 Estados (Democràtico, de Derecho) aun estamos descubriendo hasta donde fueron capaces de llegar. Todos los dìas nos levantamos con un sobresalto. ¿golpe de estado?: Sì, a la Constituciòn. Por cierto el jefe de estado no dijo ni mù. Que Catalunya quiere independizarse del franquismo "democràtico"?: Obvio.

    Hace 2 años 5 meses

  7. Rolando

    Un cop més queda fora un protagonista: la gent. La lectura sería una altra, menys conspirativa i teatral si atribuissim la cursa endavant del govern català i, sobretot, la reacció autoritària i golpista de monarca & C. a la por - o com a mínim inquietud - que sempre provoquen masses de gent que, per molt ignorades i ninguneades per analistes i periodistes, saben què volen (o què no volen), s'arremenguen per canviar les coses i són capaces d'autoorganització i movilització sostingudes. Aquesta lectura ja es fa entre el populatxo, algún dia potser se n'adonerà també algú dels nostrres intel·lectuals - ai las - "orgànics" (al pensament hegemònic).

    Hace 2 años 5 meses

  8. Abraham Benyosef

    El discurso del rey y el 155 funcionaron. Por eso podemos continuar disfrutando de la misma vida que llevábamos antes con un nivel de confort relativamente alto. El peligro del descenso en el caos, que ahora intentamos minimizar, pero existió, ha sido de momento conjurado. Es cierto que el problema de fondo sigue sin resolverse, pero el error es pensar que Rajoy o el rey lo podrían haber enfrentado de otra manera. Es imposible contentar al que no quiere ser contentado. A lo máximo que se puede aspirar es a evitar mayores destrozos, y eso se ha hecho bastante bien.

    Hace 2 años 5 meses

  9. Enrique

    Aburrido. Especulativo.

    Hace 2 años 5 meses

  10. Francisco Franco

    Y os va a financiar vuestra puta madres meseteros follacabras

    Hace 2 años 5 meses

  11. Francisco Franco

    Se me olvidaba mandarte a tomar por culo españolero de mierda

    Hace 2 años 5 meses

  12. Francisco Franco

    Pero, ¿Que te has fumao pa escribir esto? Capullo

    Hace 2 años 5 meses

  13. Francesc

    Hace tiempo que algunos veíamos que se estaba armando una trifulca en las formas parecida a la desgracia de la guerra del 1914-1918, cuyo resultado han sido un montón de monolitos en todos los pueblos de varios países europeos para recordar a los jóvenes pringados que les llevaron a luchar la guerra de las patrias que los grandes patriotas teledirigían cómodamente desde sus despachos.

    Hace 2 años 5 meses

  14. fer

    El 23F no fue un golpe de estado, fue una pantomima, algo mal planeado, un grupo de guardias civiles frikis sin apoyos ni planes, sobre los que el estado sobreactuó. Jajajajajajajajaja

    Hace 2 años 5 meses

  15. Castoriades

    Vaaaaaya. Veo que por fin Martínez se va enterando de qué va el percal. Supongo que después de descubrir que España tenía tropas acantonadas en la frontera de Aragón y que preparaba un Guantánamo en Sant Boi, pedirá disculpas por la bromitas (jijí-jajá) con Marta Rovira. Y, de paso con el resto de represaliados.

    Hace 2 años 5 meses

  16. Uno

    Hombreee, GM empieaza a ver la viga de cemento armado y contrachapado con filamentos de pedruskonio en el ojo del Hestado, en lugar de la pajilla de sorber gintonics con suplemento de frutas Hacendado en el de la Gene. Bien, muy bien. Caramba, vamos pillándolo. Joderkesí.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí