1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

¿Ele não? Demasiado tarde

La torpeza económica de Dilma Rousseff, la corrupción del PT tras 12 años en el poder, y la criminalización de la política por parte de los jueces explican el inquietante ascenso de Jair Bolsonaro

Danilo Thomaz SÃO PAULO , 27/10/2018

<p>Dilma Rousseff durante una conferencia en el Palácio do Planalto. </p>

Dilma Rousseff durante una conferencia en el Palácio do Planalto. 

Jonas Pereira

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si quieres contribuir a nuestra libertad y nuestra salud, dona aquí:

La imagen del Cristo Redentor de Río de Janeiro despegando del Corcovado y volando hacia las nubes en la portada de la revista The Economist persigue a los brasileños casi diez años después de su publicación. La ilustración era el símbolo del primer país que salía de la recesión tras la crisis mundial de 2008. Mientras la desigualdad aumentaba en las mayores economías del mundo, en Brasil el país se desarrollaba y crecía reduciendo la pobreza y las desigualdades. Lula, líder carismático del Partido de los Trabajadores (PT), el presidente que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, era uno de los políticos más influentes del mundo y parecía tener la clave de la solución para los países en crisis.

Ahora, en 2018, la revista liberal –muy influyente en la elite cultural y financiera de Brasil– ha publicado en su portada el retrato en verde y amarillo del candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), un militar jubilado que hizo su carrera política en la Cámara de los Diputados defendiendo la dictadura y la exclusión de las minorías. La revista lo describe como una amenaza democrática para un país dividido por el odio político después de una recesión profunda, de la destitución de la presidente Dilma Rousseff (PT) y de la entrada de Lula en la cárcel. Las preguntas aún no respondidas son: ¿cómo es posible que el país que hace poco era ejemplo de combate a las desigualdades y desarrollo económico ahora no pueda ni siquiera garantizar su estabilidad democrática? ¿Cuál es la responsabilidad del PT –el partido que gobernó el país más de 13 años– en una crisis que no parece tener solución? ¿Que hicieron Lula, Dilma Rousseff y el PT para generar un odio tan grande que pone la democracia brasileña en riesgo?

Según la directora de estudios latinoamericanos y mercados emergentes de la universidad John Hopkins, la economista Monica de Bolle, los errores del PT empezaron “en el segundo Gobierno de Lula”, con la continuidad de las políticas de estímulo a la economía después de que la recesión causada por la crisis de 2008 ya se había pasado. “Hasta el final del primer Gobierno de Lula la política económica estaba ordenada”, explica De Bolle.

En 2011, el primero año del gobierno de Dilma Rousseff (PT), que sucedió a Lula, hubo una nueva profundización de la crisis económica en la zona euro. “El Gobierno de Rousseff aprovechó el escenario internacional para bajar los tipos de interés de manera brusca”, recuerda la economista. Bajar el tipo de interés al 2% era uno de los objetivos de la política económica de Rousseff para mantener el desarrollo económico. Sin embargo, mientras bajaban los tipos, el Gobierno aumentaba el gasto público. “En 2012, (la presidenta) empezó el proceso de exenciones contributivas (a las grandes empresas), hechas de modo discrecional en un esfuerzo de reindustrialización. Ahí empezaron también las ‘pedaladas’ fiscales (la manipulación de las cuentas públicas) y el control de precios”, cuenta De Bolle. “Con eso, el crecimiento fue decreciendo y la credibilidad del Banco Central de Brasil se perdió. Fue un activismo muy intenso. Y la economía se desbarató”.

La campaña por la reelección de Rousseff, en 2014, quedó marcada por una gran polarización de posiciones. En la primera vuelta la principal disputa fue contra la candidata Marina Silva, una exintegrante del PT que, en 2014, se afilió al Partido Socialista Brasileño (PSB). Para derrotar a la candidata de la oposición, el PT creó una serie de vídeos en los que se decía que, con la victoria electoral de Marina, los banqueros iban a tomar el poder y la gente perdería los beneficios sociales, como la Bolsa Familia.

Silva acabó en tercer lugar y Rousseff disputó la segunda vuelta contra el candidato Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), de centroderecha. En la narrativa creada por el PT su candidata representaba la agenda de los pobres y el candidato del PSDB la de los bancos. La estrategia, otra vez, se mostró correcta desde el punto de vista electoral. Rousseff fue reelegida con el 51,6% de los votos.

En la época de la reelección de Rousseff, según De Bolle, aún “había un sentimiento de bienestar” en la población brasileña. “El paro estaba bajo y la inflación no estaba alta”. Pero eso cambiaria pronto, por la elevación de la deuda pública. En 2014, por primera vez, el Gobierno acabó el año con déficit en las cuentas públicas (0,63% del PIB brasileño). El crecimiento de la economía fue de 0,1%, el menor desde 2009, cuando el país enfrentó la crisis de 2008.

Para solucionar el déficit fiscal y recuperar el prestigio político con el mercado financiero, Rousseff cambió de pronto su directriz económica. Abandonó la política de aumento del gasto y empezaron los recortes: lo mismo que criticó durante la campaña electoral. La presidenta designó para el ministerio de la Hacienda el ingeniero Joaquim Levy, un ejecutivo del Bradesco, uno de los cinco grandes bancos de Brasil. “El ingreso de Levy en el Gobierno es lo que mejor expone la improvisación (de Dilma Rousseff). A Levy nunca le fue dada la oportunidad de hacer bien su trabajo. Su mérito fue dejar claros los problemas fiscales y eliminar el control de precios”, cuenta De Bolle.

La crisis fiscal y la recesión fueran profundizadas por la crisis política. El diputado conservador Eduardo Cunha (MDB) ascendió a la presidencia de la Cámara de los Diputados en oposición a Rousseff. Entretanto, la Operación Lava Jato, que investigaba casos de corrupción y blanqueo de capitales, destrozó la credibilidad y la popularidad del PT. El paro y la inflación se elevaron mientras políticos y empresarios ligados al PT entraban en la cárcel por corrupción. Los partidos políticos y los movimientos de oposición al Gobierno empezaron a pedir la destitución de Dilma, que dejó la presidencia en agosto de 2016 condenada en el juicio político por las pedaladas fiscales. “Para el elector brasileño, 2015 y 2016 fueron dos años horribles. Muchos de los que habían mejorado su nivel de vida volvieron a vivir una mala situación.” Esto explica, según de Bolle, porque muchos electores del PT ahora apoyan al candidato Bolsonaro. “El elector cree que lo peor de la crisis fue culpa de los errores del PT.”

El psicoanalista Tales Ab’Saber –autor de libros sobre los gobiernos del PT– afirma que el Gobierno Lula “fue democrático” y que era Lula (y no las instituciones democráticas) el que mediaba en el pacto social” entre los miserables y los más ricos, el fundamento en el que se mantenía la estabilidad de su gobierno. Pero en ese pacto social no había espacio político para las fuerzas progresistas. “Con su aproximación al MDB y la continuidad de la tradición corrupta de la política brasileña, el PT se puso lejos de las fuerzas progresistas”.

Eso explica, según Ab’Saber, por qué el Gobierno Dilma no encontró ayuda entre las clases populares ante los movimientos de derecha que salieron a las calles para pedir su destitución en 2015 y 2016. “La dispersión de las fuerzas democráticas progresistas profundizó la crisis del partido”.

Los seguidores del PT acusaron a los jueces de la Operación Lava Jato de practicar ilegalidades judiciales. Muchos piensan que la independencia del sistema judicial durante los gobiernos del PT tuvo la culpa de la crisis institucional. “El Ministerio de Justicia no controla ni el sistema judicial ni a los fiscales del Estado”, afirma Conrado Hübner Mendes, profesor de Derecho de la Universidad de São Paulo. “La crisis institucional se produjo por el ataque del sistema judicial contra el sistema político para combatir la corrupción. Los jueces no cumplieron las reglas judiciales ni se preocuparon por las consecuencias para la democracia cuando se criminaliza la política”. El inquietante liderazgo de Jair Bolsonaro lo evidencia.

Autor >

Danilo Thomaz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. arnaldo martin

    Si en algo se equivocó el PT fue en no llevar las reformas económicas y sociales más allá y realizar una verdadera revolución, un verdadero cambio. Entre revolución y reforma, Lula escogió reforma y no llegó el verdadero cambio. Harta de esta situación Brasil votará cambio, el que sea, cualquier cosa mejor que la situación actual. La izquierda tiene que hacer que las cosas cambien, no reformitas sin cambio verdadero. Y el otro gran problema es el hiperliderazgo de Lula, el culto a la personalidad, el borbonismo. El comportarse como un principe electo mas que como un presidente democrático y eso lo hemos visto en España en líderes como Felipe Gonzalez, Aznar, Rajoy o, el mayor de todos Pablo Iglesias. En una republica las decisiones se toman colectivamente, en una monarquia individualmente. Lula, Chavez, Iglesias se autoconciben como monarcas, no como líderes republicanos.

    Hace 2 años 5 meses

  2. Ricardo

    ¡Impresionante la colección de reduccionismos, sesgos ideológicos y equivocaciones en este artículo! Al parecer, el autor quiere probar que si la receta neoliberal fuera utilizada en toda su "eficacia", el PT hubiera logrado éxito económico. Quizá el autor no sepa que ha sido precisamente la gerencia económica neoliberal de Joaquin Levy la que produjo la bestial crisis económica en la que Brasil vive hoy. Resulta escandalosa la lectura estrictamente ideológica (pro-neoliberal) del autor, sobre todo después del análisis hecho por la economista Laura Carvalho ("Valsa brasileira: Do boom ao caos econônico"). Toda la historia de este artículo está muy mal escrita. Está todo muy sesgado. Como alternativa muy distinta a esta versión, les sugiero, para empezar, mis artículos antiguos, publicados en Periódico Diagonal. Saludos. Ricardo Cavalcanti-Schiel (profesor de la Universidad Federal de Río Grande del Sur, Brasil)

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí